Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

domingo, 26 de junio de 2016

A los hombres que oran Dios los necesita

¿Cómo Oraban? Los hombres de otros tiempos que obtenían mayores resultados de la oración, que lograban realizar cosas de gran importancia a través de Dios, eran aquellos que se habían dado íntegramente a Dios en su oración.


Dios quiere y necesita todo lo que hay en el hombre para poder contestar sus oraciones. Dios debe tener un hombre abierto y Sincero a través del cual ejecutar sus propósitos y planes para bendecir al mismo hombre. Dios no acepta hombres de doble ánimo. Ni los pusilánimes y vacilantes. No pueden hacer el tipo de oración que es necesaria aquellos hombres cuya lealtad oscila entre Dios y el mundo.

La oración abarca al hombre entero. La oración tiene que ver con el hombre entero, la oración abarca todo el ser del hombre, mente, alma y cuerpo. Es necesario que sea el hombre entero el que ora. Así como la naturaleza entera del hombre entra en la oración de la misma manera su ser entero se beneficia de la oración. El hombre entero debe ser ofrecido a Dios al orar. Los mayores resultados los obtienen los que se entregan a Dios con todo su ser, con toda su alma y cuerpo postrado ante la presencia del Señor, esta es la condición de la oración triunfante. La clase de oración que rinde frutos copiosos.

La Santidad en su totalidad. Sí; se necesita la santidad en su totalidad para habitar en la presencia de Dios. Por lo tanto Dios necesita hombres santos, hombres abiertos, transparentes y verdaderos para su servicio y para la obra de oración. Hombres y mujeres que amen la santidad de Dios “y el Dios de paz os santifique enteramente; y ruego a Dios que todo vuestro espíritu, alma y cuerpo sean preservado sin tacha para la venida de nuestro Señor Jesucristo”. Estos son los hombres que Dios quiere como caudillos para las huestes de su iglesia.

Dios requiere la unidad en el hombre cuando ora. El hombre es trino y uno, y, sin embargo, no es una trinidad ni una dualidad cuando ora, sino una unidad. El hombre es uno en todo lo fundamental, alma espíritu y cuerpo, cuando el hombre íntegro se postra y se rinde en oración. El hombre entero debe orar. El hombre entero, vida, corazón, temperamento, mente. Cada uno y todos se juntan en el ejercicio de la oración. La duda, la doblez de ánimo, la división de las afecciones, todas ellas son ajenas a la verdadera comunión de la oración. La integridad moral y espiritual, así como el carácter y la conducta sin mancha más blancos que la nieve y la lana, son potencias poderosas sin estorbo en la vida del hombre, y son lo más hermoso para la hora y las luchas de la oración.

¿Por qué a muchos se les dificulta orar? Al analizar este razonamiento nos encontramos que pueden ser varios los obstáculos que puede tener una persona para no hacerlo pero el principal de ellos es; La falta de disciplina. En la vida nada se consigue ni se tiene éxito si no se tiene una disciplina constante. La oración de la misma manera requiere de una constancia y entrega total. El avance que vemos en el mundo natural de alguien que trabaja y lucha, es evidente cuando este tiene un progreso en las cosas que realiza debido a su constancia y tenacidad. Igualmente lo es en lo espiritual. La lectura de la biblia, la asistencia a la iglesia o la participación en algún ministerio no hace al hombre espiritual. Donde se ganan o se pierden las batallas es en la oración. La tenacidad y constancia en la oración hace la diferencia. Muchos hombres pueden tener fama y ser reconocidos en el mundo religioso pero no en el infierno. Pero un hombre espiritual es temido por Satanás porque sabe, que con el, siempre lleva las de perder.

¿Cuánto se debe orar? Se necesita al hombre entero para orar, hasta que todas las tormentas que agitan nuestra alma son acalladas, hasta conseguir la calma, hasta que los vientos y las olas cesan bajo la benéfica mano de Dios. Hasta que tengamos la convicción de que por la fe, tenemos ya, por lo que hemos orado. Necesitamos orar hasta que las fuerzas malignas que han tenido cautiva a nuestra familia o ciudad sean quebrantadas y los hombres y mujeres caigan rendidos a los pies del Señor. Si; Se necesita todo el hombre para orar hasta que la opresión del mismo infierno sea desecha y nuestros enemigos destruidos, hasta que los tiranos crueles y los gobiernos injustos cambien su naturaleza y sus vidas, así; como su forma de gobernar o dejen de gobernar.

Se necesitan hombres y mujeres espirituales. Podemos tener un gran conocimiento de la palabra de Dios, y memorizarnos capítulos enteros, pero esta no se hace viva a menos que nuestra alma se postre y conozca en la intimidad al dador de la misma. Hasta sentir que estamos ardiendo en la misma presencia de Dios. Se necesitan hombres y mujeres espirituales con celo de Dios y amantes de las cosas santas y de la santidad de Dios. Los hombres y mujeres espirituales producen gente espiritual, hombres y mujeres carnales producirán gente carnal. ¿No dice la biblia que por sus frutos los conoceréis? ¿No dice que la letra mata más el Espíritu vivifica? Todo lo que el hombre sembrare eso segara, lo que tu tienes eso transmites, es por esto que todo lo que hagamos en el Señor llevará nuestro sello espiritual y serán el reflejo de lo que nosotros somos. Se necesitan pues hombres y mujeres piadosos, para que estos se entreguen enteramente a la oración con tal intensidad y profundidad que sientan que en ello se les va la vida.

La influencia y los efectos de la oración. La oración llega muy lejos en su influencia y en los efectos de su gracia. Es un asunto profundo que se refiere a Dios y a sus planes y propósitos, porque está en juego el destino eterno de la humanidad. La biblia dice; “Y Cristo en los días de su carne, habiendo ofrecido ruegos y suplicas, con gran clamor y lagrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su piedad” (Hebreos 5:7)

David brainerd escribió en su diario “Dios me permitió agonizar en oración hasta que estaba sudando, aunque estaba a la sombra y en un lugar fresco” El hijo de Dios en Getsemaní estaba agonizando en oración, que puso en acción todo su ser, “Cuando llego a aquel lugar, les dijo: Orad que no entréis en tentación. Y él se apartó de ellos a una distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodilla, oraba diciendo: padre, si quieres aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle. Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre engrumecidas que caían sobre la tierra” (Lucas 22:40-44).

¿Qué tan importante es para ti la oración? La intensidad con que lo hagas determinara tu entrega y vida espiritual, hoy puedes tener un cambio de perspectiva al leer este libro. Dios está buscando hombres y mujeres dispuestos a una entrega total, tal vez nunca sabremos el alcance de nuestra oración hasta aquel día cuando el Señor nos muestre sus efectos alcanzados. Pero así como Naamán, impresionante general leproso se tuvo que bajar del caballo y despojarse de sus ropas, humillarse y entrar al rio para poder ser limpio de su lepra, es lo mismo que el Señor espera de hombres y mujeres que estén dispuestos a descubrirse delante de su presencia para ser limpiados y santificados, para que así, podamos llevar a cabo sus propósitos eternos.

Fuente: http://unciondeloalto.jimdo.com/

2 comentarios :

  1. " a los hombres que oran, Dios los necesita" ????

    ResponderEliminar
  2. Anonimo porque pregunta? Dios es Dios y él creó a millares para su servicio, y aunque el es suficiente no obstante pide y llama a servirle pero voluntariamente, pues no son mecanicos sus siervos ni él tampoco, Dios igual necesita de nosotros asi como nosotros de ël Amen

    ResponderEliminar