Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

lunes, 9 de noviembre de 2015

¿Es la homosexualidad aceptada por Dios?

La homosexualidad no es aceptada por Dios.


Dios solo permite relaciones sexuales entre hombres y mujeres, y dentro del matrimonio. En la actualidad el tema de la homosexualidad se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para nuestra sociedad, dado que muchos están a favor y otros tantos están en contra.

¿Pero acepta Dios la homosexualidad?

Contrario  a lo que muchos afirman, es bien claro que la homosexualidad no es aceptada por Dios bajo ningún aspecto, como lo menciona muchas veces en la Biblia: Levítico 18:22, Levítico 20:13, Romanos 1:26-27, 1 Corintios 6:9, solo por mencionar algunos. Pero independientemente de lo anterior, la principal razón es simplemente porque las relaciones sexuales solo son permitidas por Dios entre hombre y mujer y dentro del sagrado vínculo del matrimonio, no de otra manera.

Esto por supuesto echa por la borda toda relación que esté fuera de este contexto, tales como relaciones sexuales entre hombre y mujer no casados, personas del mismo sexo, personas con animales, orgías, pornografía, intercambio de parejas, prostitución, incesto, pedofilia, etc. Menciono todas las anteriores, porque una de las principales razones por las cuales muchos dicen que Dios acepta el homosexualismo, es porque Él nos ama y quiere que seamos felices. De tal manera que si dos personas del mismo sexo se enamoran y son felices Dios no las condena.

Pero eso mismo podrían alegar aquellos que se satisfacen con animales por ejemplo, o los que se satisfacen con niños. ¿Estaría bien eso entonces? ¿Aceptaría Dios tales situaciones simplemente porque esas personas sienten placer en estos casos y no en otros?
¿Sabías por ejemplo que hoy existe una asociación denominada Nambla, cuyo link en internet es www. nambla.org y que aboga por las relaciones íntimas entre hombre y niño? ¿Debería entonces Dios y el mundo aceptarlo simplemente porque a unas personas se les ocurrió semejante barbaridad para ser felices? Yo creo que no y tú, que crees?

Es por eso que ninguna de las anteriormente mencionadas relaciones sexuales tienen justificación ni son aceptadas por Dios, puesto que se salen del plan inicial del Creador que fue Hombre y Mujer, pero dentro del matrimonio. Esa fue la única opción, Él no dio otra. Todo esto es denominado por la Biblia como inmoralidad sexual y por supuesto que está condenado por Dios de manera absoluta. Sin embargo, y aunque el punto que estamos tratando aquí es la homosexualidad, es importante aclarar que Dios no solamente condena esto.

En realidad lo que Dios condena es el pecado y tanto la homosexualidad, como la mentira, la ira, la blasfemia, la idolatría y todo lo que vaya en contra de los preceptos de Dios son pecado y están condenados por Dios, de tal manera que ante esto, ninguno se salva, porque todos somos pecadores.

La buena noticia es que Dios nos perdona si nos arrepentimos y ponemos nuestra fe en Jesucristo, dejando el pecado atrás y sometiéndonos a su Santa Voluntad, viviendo para su gloria y honra.

Fuente: porqueseguirajesus.