Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

viernes, 16 de enero de 2015

Cristianos Tibios

La iglesia de Laodicea.

Apoc.3:14-22 Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto:  Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente.

¡Ojalá fueses frío o caliente!  Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.  Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.  Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. 

Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete.  He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.  Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.  El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.

Hablaremos del pecado que hace que Dios se enferme. Este libro fue escrito por Juan estando exiliado en la Isla de Patmos. El Señor le pidió que escribiera 7 cartas a 7 iglesias de Asia Menor y casi todas tenían el mismo tema.

Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto:
El Señor Jesús se presenta como el Amen, (así es) o eso es verdadero o así sea. También Amen, es uno de los nombre de Jesucristo. Pero aquí también él dice que es el Testigo Fiel, esa palabra significa que es: digna de confianza. La pregunta es: ¿puede Dios confiar en nosotros? La otra palabra “verdadero” significa que es de verdad, genuina y la palabra “testigo” es una persona que da testimonio de eso.
Porque llegará un día que, el Señor dará testimonio a favor o en contra de nosotros. Él continúa diciendo que él es el principio de la creación de Dios. Esto quiere decir que Cristo es la causa activa de la creación, todas las cosas tienen sus bases en él.
Jn.1:3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

Todas las cosas consisten en él. Esta carta empieza presentarnos a Jesús y el reconoce a una iglesia por algo y los confronta también y le da la corrección para solucionar sus problemas. Lo hizo con las 6 primeras iglesias y llega a esta séptima pero a estos no les da ninguna palabra de reconocimiento, solamente corrección.
Y ¿Por qué? Porque yo creo que ésta era la peor de las 7 iglesias. Efeso había perdido su primer amor. Pergamos había permito que las falsas doctrinas entraran en ella. Tiatiara, había cometido fornicacion e idolatría.

¿Qué pecado más grande habría que estos? Sin embargo él enfatiza el grave problema de esta iglesia. Porque dice: que él quería vomitarlo de su boca. ¿Cuál era el pecado que esta iglesia había enfermado a Dios? Era el pecado de ser TIBIO. Veremos cual es la fuente de ser tibio y la solución para ese pecado.

Vs.15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente!
Dios conoce todo acerca de nosotros, el ser tibio es cuando tú estas frío, para ser caliente, y caliente cuando tienes que ser frío. Esto seria como ser insípido. Cuando los de Laodicea recibieron esta palabra entendieron bien su significado. Porque esa ciudad lo tenia todo, pero una de las cosas que NO tenían era una buena fuente de agua. Ellos tenían que ira a Colosas que quedaba a varios Km. para poder tomar   agua fresca, y cuando la llevaban  hacia Laodicea, esa agua se volvía tibia en lugar de ser fresca. En la otra dirección había una ciudad que se llamaba Hierapolis. Y allí había agua mineral pero caliente.
Y muchos iban allí, para bañarse y cuando trataban de llevar esa agua a Laodicea, llegaba tibia. Así que nadie se quería bañar y nadie quería tomar esa agua. El ser tibio, es ser indiferente en las cosas de Dios.

Es tener una apatía hacia las cosas de Dios. La iglesia de Laodicea, creía en la cruz, pero no era movido por ella. Ellos sabían la realidad del pecado, pero no le molestaba que la gente siguiera viviendo en el pecado. Ellos creían en el infierno, pero no le importaba tanto que la gente se fuera al infierno.
Ellos querían ganar almas para Cristo, pero no había celo para ganarlas. Esa apatía hacia que Dios se enfermara con esa iglesia. Por eso dice: “por cuanto eres tibio te vomitaré de mi boca”. Imaginémonos cuando a nosotros nos pasa una situación así, como para vomitar, no es una cosa suave, más bien violenta.
Tú no te lo querías sacar, pero si estabas en público, no era muy cortes vomitar. Y aquí, Jesús no está hablando al vecino de enfrente, que es una persona fría, ni tampoco está hablando a un cristiano fogoso, sino que esta hablando a aquellos creyentes que no tienen interés en las cosas de él.

Esos son los tibios y Dios ve la indiferencia y eso lo enferma. 

¿Por qué el ser tibio Dios lo aborrece tanto? Hay varias razones. Una de las razones es que no se puede confiar en esa persona, porque quiere estar bien con Dios y con el otro.Tú lo amas con tus labios pero tu corazón está lejos de él. Algunos de los que nosotros invitamos a la iglesia no quieren ir, porque dicen que está llenos de hipócritas, porque ellos durante su vida han conocido a cristianos tibios. El ser tibio, es una de las peores formas de blasfemar al Señor.

Vs.15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente!
Dios le está diciendo yo prefiero que tu estés en fuego por mi, o con un corazón duro y que no vivas para mi en lo absoluto, que tratar de mantenerte en el medio de las dos. Ahora, ¿Cómo puedes tu saber si te has convertido en un cristiano tibio?
Porque es fácil ser una persona tibia en tu santificación, y no querer ser transformado como Cristo. Porque hay veces que no podemos ver la diferencia entre los cristianos y los inconversos.
Nosotros vamos a los mismos lugares, contamos los mismos chistes, beben lo mismo, escuchan la misma música, miran los mismos programas y se visten de la misma manera, estos no son tan malos, no roban, no cometen adulterio, pero se gozan cuando otros lo hacen.

No son tan malos, pero tampoco tan buenos, son “tibios” es posible que nos hemos convertido en cristianos “tibios” en nuestra manera de vivir. Pero eso no seria nada, con un creyente común, sino que los ministros actúan de la misma manera. “si va, va y sino….” Eso es convertirse en un cristiano tibio en tu servicio.
Es muy fácil, convertirse tibio a Las Escrituras. Porque a veces pasas más tiempo en otras cosas de la vida que leyendo la Palabra de Dios, eso es volverse tibio. También en la oración, solo oramos cuando estamos en la iglesia, nunca tenemos tiempo en nuestro hogar. También en eso somos tibios.
Pero cuando estamos en problemas queremos que Dios nos escuche y rápido. Pero no nos damos cuenta de que estamos cometiendo el pecado que enferma a Dios y es el de ser tibios. ¿Cómo puede ser que estando en fuego con el Señor, pasamos de repente a ser tibios?

Vs.17 Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.
La tibieza de ellos se produjo por su ignorancia, porque fueron arrogantes, ellos creían que no tenían necesidad de Dios. Porque ellos no se estaban viendo a si mismo como Dios los estaba viendo a ellos. Decían: nosotros somos de Laodicea, que significa la justicia del pueblo o el pueblo gobierna la famosa democracia griega. Ellos pensaban que estaban a cargo de su propia vida.
Pero Dios dice NO. Yo soy el principio de la creación, el hecho de que tu puedes respirar aire, aun eso es un regalo mio.

Fuente: facebook.com