Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

lunes, 9 de enero de 2017

Calvino y su falsa doctrina de la Predestinación

La predestinación Calvinista es falsa  ¿Que es la predestinación Calvinista?


Pero la biblia dice: "El cual quiere que todos los hombres sean salvos" I Timoteo 2:4

El calvinismo (la enseñanza de Juan Calvino, fundador de la Iglesia Presbiteriana) presenta al mundo "otro evangelio" aparte del evangelio predicado por los apóstoles (Gál. 1:8,9). Enseña que antes de la fundación del mundo Dios eligió o predestinó a cierto número de hombres para vida eterna y cierto número de hombres para condenación. 

Esta lla­mada "elección" se hace incondicionalmente (es decir, sin tomar en cuenta la obediencia o desobediencia, la sujeción o rebeldía de los hombres).

La Biblia habla de la presciencia de Dios. Creo de todo corazón que Dios sabe todo, su conocimiento no es limitado en ninguna forma. El habla del futuro como si fuera historia. Pero la predesti­nación calvinista no se refiere a la pre­sciencia de Dios, sino a que Dios predes­tinó o predeterminó la salvación o la perdición de cada individuo. Hay gran diferencia entre la presciencia de Dios, y la teoría de que Dios haya predetermi­nado y prefijado el destino final de cada individuo que jamás haya nacido o que nacerá en el futuro. Dios sí ha predestinado o predeterminado algunas cosas, y es importante estudiar los textos que lo afirman (véanse sermones sobre el propósito de Dios, Romanos 8:28-30; Efes. 1:4-11), pero no ha predestinado la salvación o perdición de ciertos individuos sin tomar en cuenta la voluntad y el carácter de ellos. En este estudio vamos a observar varias obje­ciones a la predestinación calvinista.

La Predestinación Calvinista cambia la base de nuestra salvación.

Somos salvos por la sangre de Cristo. Sin la expiación hecha por Cristo en la cruz nadie podría ser salvo. La sal­vación depende de Cristo Pero según la doctrina calvinista la salvación depende de la elección arbitraria de Dios antes de la fundación del mundo; es decir, mucho antes de que nacieramos nosotros Dios ya había decidido cuáles in­dividuos serían salvos y cuáles serían con­denados. Esta decisión fue hecha antes de que Cristo muriera, y según el calvinismo, Cristo solamente murió por los "elegidos" (aquellos individuos que fueron escogidos por él para la salvación).

Según esta teología la muerte de Cristo fue simplemente el drama que se llevó a cabo de acuerdo con la doctrina calvinista de la elección.

Siento repugnancia hacia la pre­destinación Calvinista al contemplar la naturaleza de Dios. Dios es omnisciente, posee toda sabiduría, es sumamente bueno y justo. Pero según los calvinistas Dios decretó algo que nunca se puede llamar bueno, porque afirman que Dios creó la mayoría de los hombres para conde­nación eterna; que algunos hombres y án­geles fueron creados y predestinados al infierno -- para la alabanza de su gloria. Según esta teoría Dios demostró su gloria haciendo lo que es completamente contrario a su amor, misericordia y justi­cia. Es totalmente contrario a su justi­cia porque afirma que Dios salva y condena a los hombres sin tomar en cuenta cómo viven, y si obedecen o no. Contradice su amor y su bondad porque enseña que Dios ha predetermi­nado hacer el más grande mal, al dejar en la condenación eterna y en el infierno  al mayor número de sus criaturas vivientes. Por lo tanto, puedo afirmar que esta teología es totalmente contraria a la naturaleza de Dios y a la revelación de la Biblia.

La Predestinación Calvinista es con­traria a la naturaleza del hombre.

El hombre es presentado en las Escrituras con la capacidad de escoger (libre albedrío) entre la vida y la muerte (Josué 24:15). Sin embargo, según el calvinismo el hombre no puede, de su propia voluntad, escoger su salvación, porque Dios ya hizo esa decisión por él antes de la fundación del mundo. Según la teoría calvinista Adán y Eva tuvieron que pecar (afirman que así fueron creados), porque Dios ya había decretado que iban a pecar. Entonces, cuando cumplieron con este decreto de Dios, El les castigó, expulsándolos del huerto de Edén, y les quitó su libre albedrío. Dicen que el hombre tiene que pecar, que no puede dejar de pecar, y que Dios no les da a los reprobados la gracia necesaria (como la da a los elegidos) para que sean movidos a aceptar el evangelio; y luego como broche de oro condena a los reprobados al infierno por ser pecadores no arrepentidos.

Compárese esta teología falsa con lo que la Biblia dice acerca del hombre: que puede aceptar (Sal. 119:30; Mat. 11:28-30; Apoc. 22:17), o rechazar (Luc. 7:30; 2 Tes. 1:7-9). Cualquier teoría que enseñe que lo que el hombre hace no afectará su salvación es una doctrina contraria a la naturaleza del hombre como se revela en las Escrituras.

La Predestinación Calvinista es con­traria a la naturaleza de la vida eterna.

La vida eterna se presenta en la Biblia como la "herencia de los hijos de Dios" (Tito 3:7). Es el "galardón" de los que sufren por Cristo (Mat. 5:12). Es la recompensa de los que pe­lean la buena batalla (1 Tim 6:12). Es la corona de los que son fieles hasta el fin (Apoc. 2:10; 2 Tim 4:7). Pero según la doctrina calvinista la vida eterna se da a un grupo de individuos que Dios escogió arbitrariamente antes de la fundación del mundo, y no se basa en la aceptación del evangelio, ni en la fideli­dad, ni en luchar por la fe, etc., sino sola­mente en la elección de Dios.

La Predestinación Calvinista es injuriosa a la salvación del hombre. Cuando se predica esta doctrina falsa, se le dice al hombre que él no puede hacer nada que afecte su salvación, para bien ni para mal. Entonces ¿con qué motivo hará algo bueno? Si hace bien, si trata de obedecer la voluntad de Dios, esta obe­diencia no le ayudará en absoluto si él fue enviado a la condenación. Además, el hacer mal y el desobedecer a Dios no le hará daño si es de los elegidos para sal­vación. Entonces, ¿por qué preocuparse por su alma? ¿Por qué orar, estudiar la Biblia, ayudar a los necesitados, predicar a otros? No tiene ningun sentido hacerlo.

La Predestinación Calvinista sig­nifica que Dios sí hace acepción de personas.

Las Escrituras enseñan claramente que Dios no hace acepción de personas (Hech. 10:34,35; Rom. 2:11; Gál. 2:6; Efes. 6:9). Pero el calvinismo choca con estos textos, los contradice, porqueafirma que Dios favoreció a algunos y reprobó a otros. La Predestinación Calvinista des­truye el consuelo del Evangelio. El evangelio ofrece gran consuelo al pecador (Mat. 11:28-30). Pero ¿qué consuelo hay en la doc­trina de que Cristo murió sólo por los "elegidos" y que no murió por todos los pecadores en el mundo? ¿Cómo hallará consuelo el pecador cuando sabe que muy posiblemente él no es uno de los elegidos, sino que mas bien puede ser uno de los reprobados? ¿Qué consuelo para el pecador que no puede estar seguro que Cristo en verdad murió por él?  A lo mejor no murió por él. ¿Cuál consuelo hay en saber que la obediencia y los sacrificios por Cristo no cuentan para nada?

Pero la biblia dice: "El Señor es paciente, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento" 2 Pedro 3:9

Fuente: facebook Roberto Gonzalo Gonzalez Yañez

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada