Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

jueves, 3 de abril de 2014

Los juicios de Dios sobre los pueblos

CHILE sufre el horror de un gran terremoto



De tiempo en tiempo Dios deja caer sus juicios sobre la tierra, y entonces la tierra se conmueve y tiembla. Los hombres miran el cielo con temor, y toda luz se convierte en tinieblas y toda alegría en pesadumbre.

Los juicios de Dios se dejan caer sobre el hombre a causa de su pecado. Más bien, a causa de la multitud de sus pecados, y de que los límites de tolerancia de Dios han sido sobrepasados. Los juicios de Dios son siempre justos. Si por acaso el hombre impío dudara de que así es, y si hubiera (hipotéticamente) que dar razones, Dios tendría los argumentos más sólidos para demostrarlo. Es sólo a causa de la ingorancia que se tiene de Dios y de los límites a que puede llegar la maldad de la humanidad, que el hombre exculpa al hombre y acusa a Dios.

Dios no envía sus juicios indiscriminadamente. En su soberanía, él reserva a los suyos, a los justos de la tierra, para que sus juicios no les alcancen. En días de Ezequías, cuando Dios decide enviar castigo ejemplarizador sobre Jerusalén, envía a un varón vestido de lino para marcar a todos "los hombres que gimen y que claman a causa de todas las abominaciones que se hacen en medio de ella" (Ez.9:4). Luego, cuando da la orden de exterminio a los verdugos, les advierte que "a todo aquel sobre el cual hubiere señal, no os acercaréis" (v. 6).

De la misma manera, en Apocalipsis capítulo 7 encontramos los 144.000 sellados, que son defendidos de los juicios que caen sobre la tierra. La orden de Dios es: "No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios" (Ap. 7:3). El propósito evidente es defenderlos de los juicios.
Ahora bien, si Dios procedió así en días de Ezequiel, y procederá así en los días señalados en Apocalipsis, ¿no significa acaso de que esa es su manera de proceder en esos casos? Jesucristo es el mismo, ayer, y hoy, y por los siglos. Su manera de actuar obedece siempre a los mismos principios, porque él es inmutable.

La Biblia dice que Dios ha puesto en todos sus hijos el sello del Espíritu Santo, que es la señal y garantía de que ellos pertenecen a Dios, que es "las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria" (Ef. 1:14).
Otros ejemplos: En días de Abraham, Dios envió sus juicios sobre Sodoma y Gomorra; sin embargo, Lot, quien vivía en una de esas ciudades, escapó de la triste suerte de ellos a causa de su justicia (2ª Pedro 2:7-9). En Apocalipsis 3:10, el Señor dice a la iglesia en Filadelfia: "Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra".

Mucho se ha hablado y escrito acerca de si los cristianos van a experimentar alguna clase de tribulación en los días finales, o si serán arrebatados antes de que ésta se manifieste. Cualquiera sea la postura que se tenga al respecto, hay una verdad que debe relucir sobre cualquier posición doctrinal: Dios no destruye al justo con el impío. Nosotros, los que tenemos la bendita fe del hijo de Dios, podemos entonces esperar con paz los tiempos que vienen, pues cualquiera sean los juicios que Dios envíe sobre la tierra, sabemos que Dios amparará a los suyos y los esconderá en el hueco de su morada en el día del mal (Isaías 26:20).

Fuente: Aguas Vivas

No hay comentarios :

Publicar un comentario