Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

lunes, 14 de mayo de 2018

Sexo oral es inmundicia para Dios

Testimonio de mujer cristiana. (Nombre omitido)


Este testimonio es para edificación de Su Iglesia, ya que algunos hermanos todavía siguen en prácticas pecaminosas que al Señor le desagrada y que son en realidad... portal de demonios... 

Hebreos 13:4. "Sea el matrimonio honroso en todos, y el lecho matrimonial sin deshonra, porque a los inmorales y a los adúlteros los juzgará Dios"

Soy una mujer casada.

Cuando le entregamos nuestra vida a Jesucristo, el empieza su buena obra en nosotros para que seamos puros e irreprensibles delante de él. El espíritu Santo nos convence de pecado y empieza en nosotros una transformación, de modo que si alguno está en Cristo nueva criatura es.

Cuando le entregue mi vida a Jesús, a la hora de tener intimidad con mi esposo había algunas prácticas que hacía que me sintiera mal delante de Dios, era el Espíritu Santo que me convencía de pecado. Al no tener conocimiento de qué prácticas le agradan a Dios en la intimidad, le pregunté a una hermana líder que si tener sexo oral era pecado, le dije que me sentía incómoda, que sentía que no estaba bien delante de Dios esa práctica y que mi esposo quería que yo lo hiciera. La hermana me hizo saber que no había ningún pecado en eso, que mi cuerpo es de mi esposo y el de mi esposo es mío y que él podía satisfacerse con mi cuerpo como el quisiera, me dijo, el sexo oral no es malo .

Al escuchar esa respuesta continúe complaciendo a mi esposo, pero al hacerlo empecé a tener sueños donde la manera de conducirme en el sueño era inmoral, no era la de una mujer que profesa la fe en Jesús, despertaba pidiendo perdón a Dios asombrada por los sueños que tenía, y preguntándome porque tenía sueños inmorales? Me di cuenta que cuando tenía intimidad y permitía esas prácticas tenía pensamientos relacionados con la impureza sexual, donde realmente me sentía muy mal delante de Dios, cuando eso sucedía ataba mi mente para Cristo Jesús y llevaba todo pensamiento cautivo a la obedecía de Cristo.

Hasta que aprendí que los pensamientos impuros me atacaban solamente cuando practicaba el sexo oral, me di cuenta que con esa práctica abría una puerta al enemigo. Hablé con mi esposo y le dije que no iba a volver a permitir eso en nuestra intimidad porque yo sabía que eso no le agrada a Dios.

Pasó el tiempo y sucedió que una noche después de tomar un baño mi esposo quería tener intimidad y esa noche en contra de mi voluntad empezó a practicar el sexo oral, en ocasiones cuando eso llegó a suceder siempre fue en contra de mi voluntad y yo me arrepentía delante De Dios, porque sabía que estaba pecando y que está abriendo una puerta para que pensamientos impuros me atormentaran, pero esa noche cuando eso sucedió yo estaba muy molesta con mi esposo, le expresé que no debía de hacerlo, porque no quería dar lugar al enemigo en mi vida y por primera vez no me arrepentí delante de Dios por lo sucedido.

Esa noche NO me arrepentí, ya estaba resignada a las consecuencias que eso traería a mi vida. Lo que nunca me imaginé era que las consecuencias iban a ser tan crueles.

Días después de que abrí esa puerta estaba yo sola en mi dormitorio entre dormida y despierta, podría decir que con el sueño muy liviano donde se puede sentir lo que sucede a tu alrededor, y sentí que alguien entraba a mi cuarto, se dirigió hacia donde yo estaba, y se quedó junto a mi a la orilla de la cama y empecé a sentir como mi cuerpo completamente se empezaba a estremecer, sentía un deseo sexual muy fuerte que no podía controlar, me asusté mucho! Tenía mis ojos cerrados y estaba consciente que una presencia estaba en mi habitación, de pronto siento como eso que estaba ahí me toma, y siento como eso me tomó de la cintura elevando mi cuerpo yo no me podía mover, empecé a reprender, y no me salía la voz estaba sufriendo lo que le llaman los expertos, una parálisis del sueño.

Yo sentí como si me elevara unos centímetros de la cama, mientas eso me agarra con fuerza y empieza a ultrajarme , yo exclamé: Santo Dios! Me cubro con la sangre de Cristo! Pero no me salía la voz, estaba muy consciente de todo, estaba acostada en la cama y algo estaba sobre mí, teniendo sexo salvajemente, intentaba decir el nombre de Jesús, pero solo balbuceaba, intentaba decir Jesús, y la lengua se me traba, era un espíritu , cuando he tenido luchas espirituales aunque han sido diferentes siempre que e dicho el nombre de Jesús, el nombre de Jesús es poderoso , inmediatamente el Señor lo reprende! Pero ese día ni siquiera podía decir con mi boca Jesús, todo mi ser gritaba! Mi alma gemía, Torre fuerte es el nombre de Jehová! Exclamaba y nada sucedía.

En mi desesperación al darme cuenta que no tenía autoridad alguna clame a Dios con todas mis fuerzas, Padre! Padre si he pecado en contra de ti perdóname, perdóname y luego desperté , desperté llorando, asustada, no podía creer lo que me había sucedido, esto no me pudo pasar a mi, yo soy hija de Dios, El me cuida ! El siempre me a cuidado! Esto solo era un sueño pero no fue así, tenía sobre mis piernas unas uñas marcadas, en mi parte intima sentía la sensación de irritación. lloraba mucho, le pregunté a Dios. ¿Porque me pasó esto acaso no soy tu hija? Padre porque no me protegistes?

Era un dolor muy grande!

¿Qué hice mal delante de ti, en que he pecado? ¿Porque no tuve autoridad para reprender? Inmediatamente recordé lo que había sucedido en la alcoba con mi esposo, recordé que él había practicado el sexo oral, y esa noche no pedí perdón a Dios.

Inmediatamente pedí perdón a Dios por lo que había sucedido! Pero no dejaba de llorar, no podía entender cómo mi padre celestial permitió que algo tan espantoso me sucediera. Oré, y le pregunté a Dios que me ayudará a entender. El Señor me dio una palabra que me ayudó a comprender lo importante que es que vivamos en completa santidad glorificando a Dios con nuestro propio cuerpo.

Cuando le pregunté me dio esta palabra:

Deuteronomio 23:14 Porque el SEÑOR tu Dios anda en medio de tu campamento para librarte y para derrotar a tus enemigos de delante de ti, por tanto, tu campamento debe ser santo; y él no debe ver nada indecente en medio de ti, no sea que se aparte de ti.

Al leerla, entendí que Dios SI nos quiere librar siempre de todo ataque del enemigo, El es nuestro guardador, pero para eso tenemos que vivir en completa santidad.

1 Tesalonicenses 4:3 -5 Pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor; no en pasión que desagradan como los gentiles que no conocen a Dios.
Nosotros somos un pueblo redimido, un pueblo diferente, nos debemos de despojar del viejo hombre y con nuestros cuerpos debemos de glorificar a Dios! No debemos de abrir puertas al enemigo, no debemos de contristar al Espíritu Santo, para que El Señor nos guarde debemos de vivir en santidad.

Pídale a Dios que te libre aún de los pecados que se te son ocultos.

Hoy en día vivimos en un tiempo donde la iglesia se ha Modernizado, la mayorías de iglesias predican y permiten prácticas indecentes e impuras delante de Dios.

"Sea pues el matrimonio sin deshonra porque a los INMORALES los juzgará Dios "

Fuente: Tomado de Facebook