Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

viernes, 29 de junio de 2018

Testimonio mujer venció la muerte

Pastora Aryam García


Muchos cristianos no comparten el mensaje de salvación ni oran por los enfermos

En el año 1999 me operaron en un centro médico; y en tres días me iba para mi casa como me dijo el doctor.

En sala de operaciones cojo una bacteria y la operación en vez de cerrar cada día se abría más... Mi estado era crítico... No le permitían a mi familia verme...Trajeron médicos de diferentes lugares y nada pudieron hacer por mi... Era tal mi situación que ya no podía ni hablar...

Me tenían con antibióticos en vena por ambos brazos... Diferentes antibióticos y medicamentos para curarme y salvar mi vida... Pero ningún medicamento pudo contra la sepa de aquella mortal bacteria...

Ya era el día 14 de estar allí... Me tenían aislada... Solo ellos podían entrar. 

Ese día número 14 a las 10 de la noche, mi médico fue a verme y como era amigo de la familia me dijo.... Mayra lo siento y me dio un beso en mi frente con una lágrima y se fue... él era cristiano bautista.

Al poco rato vino una enfermera cristiana de pelo muy largo y un lazo grande rojo que recogía su cabello. Ella me cerró la cortina y se fue dejándome allí para morir..

AMBOS YA SABÍAN QUE YO MORIRÍA ESA NOCHE... Y NINGUNO DE LOS DOS ME PRESENTÓ EL PLAN DE SALVACIÓN NI TAMPOCO ORARON POR MÍ... SÓLO ME DEJARON ALLÍ A MI SUERTE Y SE FUERON...

El ángel de la muerte 

A eso de las 11 y tanto de la noche las cortinas comenzaron a moverse y entró el ángel de la muerte... Era muy grande negro todo como encapuchado con un palo muy ancho y grande y se detuvo al lado de mis pies.

Cuando se detuvo a mi lado de inmediato comenzó a subir por los dedos de mis pies un frío doloroso y muy fuerte y según iba subiendo iba dejando mis pies muertos y tesos muy duros. Era el frío de la muerte.. NADA SE PUEDE COMPARAR CON ESE FRÍO... NI SIQUIERA LA NIEVE O UN CONGELADOR.. NADA!!!...

Entonces fue cuando escuché la voz del Espíritu Santo que me dijo por mi oído derecho... CLAMA, CLAMAAA LLAMA A JESÚS LLÁMALOOOOO... y seguía subiendo aquel frío y ya iba por mis piernas, cuando de momento entran volando dos sombras negras... Eran los dos demonios o espíritus encargados de llevarse mi alma...

¡YO MORÍA SIN CRISTO APARTADA Y EN PECADO!... PERO RECORDÉ QUE YO ERA NO SÓLO LLAMADA SINÓ ESCOGIDA DESDE EL VIENTRE DE MI MADRE Y HABÍAN PROMESAS, PERO MI SITUACIÓN ERA TAN DELICADA QUE YO NO PODÍA HABLAR...

Vuelvo a escuchar la voz del Espíritu... CLAMA, LLAMA A JESUUUUUSSSSS LLÁMALOOOOOO... ENTONCES...

Me esforcé y fui valiente y abrí mi boca y ya el frío iba llegando a mis caderas y gritéeee...

¡JESSUUUUSSSSS  AYUUDAMEEEEE  SÁLVAAMEEEE... PERMÍTEME CRIAR A MI HIJAAAA  SEÑOORRR YO TE SERVIRÉEEEE...!

En ese momento ya no supe nada más hasta la mañana a las 6 de la mañana... desperté vivaaaa vivaaaaa Dios lo hizo... DIOOOSSS LO HIZOOOO ME SALVÓ DEL INFIERNO Y ME SANÓOOOOOOO... ¡¡¡ALELUYAAAA!!!

GLORIA A DIOS TODOPODEROSO...

Como pude me paré de aquella cama y toda aquella infección salió de mi cuerpo en la cama y en el piso... Era negro... Mi herida que era del largo de un lápiz de escribir había cerrado casi completa... Fui al baño y me bañé me vestí, limpié todo aquello como pude con las mismas sabanas y me senté y cerré las cortinas... Faltaba minutos para que viniera la primera enfermera de la mañana... Para su SORPRESA vino LA MISMA QUE ME CERRÓ PARA MORIR... Y DIÓ UN BRINCO AL ABRIR LA CORTINA Y SE ECHÓ HACIA ATRÁS DICIENDO ¡AAHH!.....

Yo le dije... Te asustas??? Me dejaste aquí para morir y siendo cristiana no hiciste tu trabajo.. Te fuiste y me abandonaron a mi suerte... Pero sabes qué??? Jesús me sanó!!! VE Y BUSCA A MI MÉDICO QUE LO QUIERO AQUÍ YAAA!!!

Aquella mujer sin decir palabra fue corriendo a llamar a su casa al médico y enseguida en 30 minutos ese hombre llegó... Y me miró y salió y buscó a los otros médicos y miraron mi herida... Y no hallaban que decir... Y yo les dije... ¡¡¡DONDE TERMINA EL HOMBRE... COMIENZA DIOS.!!!! ÉL ME SALVÓ DE LA MUERTE Y ME SANÓ... TODOS SE MIRARON Y YO DIJE ES MILAGRO DE DIOS!!!... LE DIJE A MI MÉDICO ME DEJARON A MORIR PERO DIOS TUVO MISERICORDIA DE MÍ!!!...FIRMA LOS PAPELES QUE ME VOY AHORA MISMO PARA MI CASA...

¡¡¡...ÉSO Y MÁS HACE DIOS PARA LOS QUE LE CREEN Y CLAMAN A ÉL...!!!

ESFUERZATE Y SE VALIENTE PORQUE YO ESTARÉ CONTIGO DONDE QUIERA QUE TU VAYAS, DICE EL SEÑOR... GRACIAS SEÑOR PADRE, HIJO, Y ESPÍRITU SANTO...

NO IMPORTA LO QUE DIGA EL HOMBRE... PORQUE LA ÚLTIMA PALABRA LA TIENE DIOS... TODO OBRA PARA BIEN A LOS QUE LE CREEN Y A LOS QUE CONFORME A SU PROPÓSITO HAN SIDO LLAMADOS...

Fuente: Facebook  Ricardo Escobedo

jueves, 21 de junio de 2018

¿Que es la fe según la biblia?

¿Qué es Fe?


Siempre me ha resultado interesante cómo las personas tienen una noción equivocada del concepto de fe. Admito que hay muchísimos ejemplos de la idea que tiene que ver con “creer sin evidencia,” pero ésta no es la fe a la cual la Biblia se adscribe.

Me parece importante tocar este tema que muchos dan por sentado.

¿Qué, pues, es fe?

La palabra “fe,” es pistis en griego. Pistis significa “confianza.” Fe es confianza. Y ya. Sencillo. Sin embargo, las implicaciones de esto tocan todo el aspecto del vivir Cristiano.

La fe es un ejercicio intelectual

Por supuesto, antes de confiar, se necesitan razones para confiar.

En otras palabras, hace falta tener evidencia de que algo es confiable para que puedas poner tu confianza en ello. Por eso es que los médicos – por poner un ejemplo – enmarcan y exhiben sus certificados de doctor y sus honores: para presentarse confiables o dignos de tener tu confianza. Para que se pueda tener fe en ellos.

Por lo tanto, cuando algo se ha demostrado ser confiable es completamente lógico y razonable poner tu fe (confianza) en ello.

Esto requiere uso de nuestra razón y de nuestro juicio para determinar qué es verdaderamente confiable. Por lo tanto, la fe es un ejercicio de nuestro intelecto.

San Agustín decía, en cuanto a esto, que la fe y la razón son como el ojo (razón) y la luz (fe). Por mejor que funcione tu ojo, si no hay luz, se ve nada. De igual forma, toda la luz del universo no te puede ayudar a ver si tu ojo no funciona. Es por esto que la fe y la razón se complementan, no se oponen. Lo opuesto de la fe es la incredulidad; lo opuesto de la razón es la irracionalidad. Tanto la incredulidad como la irracionalidad son prejudicial a nuestro caminar con Cristo.

¿Qué es “tener fe”?

El ejemplo Bíblico de “tener fe” es sencillo. Dice la Palabra que Abraham – el PADRE de la FE – se le pidió que ofreciera a su hijo Isaac. ¿Por qué lo ofreció? Porque tuvo fe.

Nota lo que dice Hebreos 11:18

“[…]habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia[…]”

Abraham tenía conocimiento de que Dios le había llamado la descendencia en Isaac. No en otra persona, sino en Isaac. Abraham sabía. Abraham utilizó su razón – sabiendo todo lo que Dios había hecho hasta ese momento – para tener fe (confiar) en que Dios iba a cumplir su promesa de que en Isaac (no en otro) sería llamada su descendencia. 

Tuvo fe – es decir, confió – en que Dios lo iba a resucitar porque era, para Abraham, la única forma lógica de que Isaac tuviese su descendencia Y agradar a Dios con el sacrificio de Isaac (Hebreos 11:19).

Nota que hubo un conocimiento previo, un razonamiento evidenciado, de lo que Dios había hecho para confiar de que Dios iba a hacer.

“Es, pues, la fe…”
Entonces, la perspectiva de la visión Bíblica de lo que es fe se hace clara:

“Es, pues la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.” (Hebreos 11:1)

La única manera de estar certero de algo que se espera es saber qué es lo que se está esperando. Y el saber, como hemos visto, requiere conocimiento. Habiendo decidido que las evidencias de algo a merita nuestra confianza, entonces podemos esperar resultados. Ejercemos fe, por ejemplo, cuando pensamos que vamos a mejorar de salud cuando nos tomamos los medicamentos que el doctor recetó. No ha sucedido todavía, pero es lo que esperamos. Lo esperamos por fe; confiando.

De la misma forma, se puede tener convicción de algo que no se ve cuando entendemos lo que sabemos que es cierto para confiar (tener fe) en las implicaciones de eso que ya sabemos. Por ejemplo, no se necesita fe para saber que Jesús existió. No hace falta fe para saber que lo que Él dijo sobre su propia resurrección es cierto, porque ha sido probada por evidencias. Utilizando estos conocimientos, yo puedo confiar (tener fe) de que lo que dijo de que voy seré resucitado por Él (Juan 6:40) también es cierto. No lo veo, porque aún estoy vivo, pero tengo fe (confianza) de que sucederá.

Por lo tanto, eso de “creer sin saber” o “creer sin evidencia” no le aplica al contexto de la fe de la cual habla la Biblia.

El Cristiano tiene una fe inteligente

Como Cristianos, evaluamos (o deberíamos evaluar) las evidencias históricas de realidad de Jesús: lo que hizo, lo que dijo y Su resurrección para determinar si Jesús es una persona digna de recibir nuestra confianza – es decir, si vale la pena poner nuestra fe en Jesús. Dada las abrumadoras evidencias de lo que hizo, es absolutamente lógico poner nuestra fe en Jesús.

Y eso es fe.

Fuente: https://verdadyfe.com/2012/10/02/fe/

domingo, 3 de junio de 2018

Sueño profetico y apocaliptico

Hna Sheyli Nohemi de Leon Reyes

Que mi Dios Todopoderoso tome el control de mi vida y de quienes recibirán esta palabra.

Dios me ha dado un sueño y para él sea la gloria.


Yo estaba en un lugar espacioso en un granero, el grano que vi que trabajaban era trigo. Con unos rastrillos alzaban el trigo, era una cosecha terminada, veía montañas alrededor, y a unos que trabajaban en el campo. Yo platicaba con una amiga, cuando el cielo se abrió y vi a lo lejos como un enjambre de avispas.

Conforme se acercaban hacían un ruido tremendo, y poco a poco bajaban, y en un momento se dispersaban a una altura como de un poste de luz.

Al mismo tiempo yo me vi subiendo, como si la tierra llevaba mis pies hacia arriba, para que yo viera lo que iba a suceder. Entonces veo a ese enjambre en los aires, eran como unas bestias jamás vistas, el cuerpo era como de los caballos, y la cola como de escorpión, la punta de la cola como un triángulo con punta, el pelo como de mujer y el rostro como humano, pero sus ojos eran todo negros, como un hoyo profundo de oscuridad, tenían alas muy largas, que cuando aleteaban su zumbido era tremendo.

Después que Dios me permite ver esto, yo veo a los hombres del campo, que sus corazones estaban como muertos, no había misericordia en ellos, estaban ciegos de pecado, como que no sabían lo que estaba pasando, de repente vino una de esas bestias, y les clavó su aguijón en la espalda, y los hombres cayeron postrados con los brazos extendidos. El Espíritu Santo me dice: “Que sólo los que tengan unción de Dios, no serán tocados. Y los hijos de mi Padre serán librados.”

Luego veía como la gente corría y corría de un lado a otro y en eso desperté, no podía abrir mis ojos, llamé a mi hija, y le digo alcánceme hoja y lápiz, antes que se me olvide, pues a mí me estaban robando mis sueños, y dediqué una semana de oración y esta fue la respuesta.

Y la dibujé, termino de dibujarlo y el Espíritu Santo me dice que busque en el libro de Apocalipsis, y yo no sabía el capítulo. Y empecé a leer el libro, y no me había dado cuenta que me pasaba capítulos, y luego mi hija iba para la escuela, y le dije que recargue mi celular, lo voy a buscar con esa descripción. Y lo busqué y lo encontré en Apocalipsis 9:1-12. Léanlo por favor hermanos, es muy importante.  Lo logré encontrar, y mis redes volvieron a terminarse. Y se suponía que mi hija acababa de recargar, pero me llevo la sorpresa que cuando ella regresa, me abrazó y me dijo: “Mamita, disculpe mamita, se me olvidó recargar su celular.” Y yo dije el Señor permitió que yo tuviera saldo sólo para encontrar lo que Él me había dado. Más o menos lo dibujé, este fue el personaje que vi. La mancha negra que se ve de lado de la cabeza, es un enjambre de ellos, que se esparcían por todos lados a dañar a los hombres.

Fuente: https://www.facebook.com/sheylinohemi.deleonreyes.1