Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

martes, 6 de febrero de 2018

QUIEN SE IRÁ AL INFIERNO

No hay nombres, pero si Caracteristicas


¿Quien se ira al infierno?

un tema muy poco hablado en los altares de las parroquias y también en los pulpitos de muchos evangélicos. Es de gran importancia hablar sobre este tema ya que mucha gente sabe de la existencia de un cielo y un infierno pero ignora de una manera asombrosa los estándares por los cuales las personas entraran en el cielo (y lo que nos concierne en este tratado) o irán al infierno.

Algunos creen que como Cristo ya murió, ya no se irán al infierno aun cuando sigan pecando, esto es ridículo; así que el mentiroso no importa que siga de mentiroso (aunque le mienta a su esposa), el ladrón puede seguir robando, total siempre se ira al cielo, así también el violador de niñas puede seguir violando a las niñas (aunque entre ellas esté alguna de tus hijas), pues como Cristo ya murió por el, “puede seguir violando niñas”. Ciertamente esto no es así, en ninguna manera. Otros piensan que mientras se hagan buenas obras, se estarán salvando de ir al infierno y por ende entrar en el cielo; esto tampoco es así porque el narcotraficante también puede dar dinero para alimentar a muchos pobres y por otro lado seguir distribuyendo droga (espero que alguno de tus hijos no sea consumidor); así también el cantinero o dueño de una agencia cervecera puede dar una buena limosna pero sigue vendiendo cerveza y licor a personas que después llegan a sus casas y solo le amargan la vida a su familia, y puedo dar muchos ejemplos mas. 

Solo quiero demostrar por puro sentido común que aunque se hagan buenas obras no se podrá entrar en el cielo, sí practican algún pecado. El cielo no se compra; otros piensan que mientras solo tengan pecados “chiquitos” o pecados “sencillitos” no se irán al infierno, por ejemplo alguna señora presumirá de ser una buena madre pues porque a lo mejor no es alcohólica, pero no se cansa de amargarle la vida a sus hijos, o por ejemplo un padre que no toma y que da normalmente el gasto en su casa, pero en su trabajo anda por ahí viendo a la secretaria o deseando a las mujeres que ve; y a lo mejor uno dirá: ¡Ah, que tiene de malo estar viendo a las mujeres! si no me estoy acostando con ellas. Es cierto pero no deja de ser pecado, el pecado es pecado, y tiene una sentencia. Esto quedará aclarado en el transcurso de este tratado.

Una medida universal

Creo que hay mucha gente que no quiere ir al infierno, de hecho algunas personas lo piensan o escuchan sobre el infierno y se asustan; Es por eso que mucha gente tiene religión, porque no desea ir al infierno sino al cielo, mucha gente desea estar en la mansión gloriosa mirando al Padre Todopoderoso y al Hijo Jesucristo, gozar de la paz y tranquilidad, ahí no habrá llanto ni tristeza ni dolor. Que precioso sería estar en un lugar como ese, en donde no existe el peligro, el hambre ni la oscuridad, sino que el mismo Dios será la luz de su reino y protector de los suyos. Pero ¿Cómo llegar a el? Alguno dirá por ahí, con que tengas los sacramentos ya estás asegurando tu vida en el cielo, o por que conozcas mas Biblia te vas a ir al cielo, o por estudiar en el instituto bíblico, o por antigüedad, por tener un puesto en el grupo religioso donde se reúna como: pastor, diácono, obispo, superintendente, profeta, papa, iluminado etc. Piensan que están llenando la medida para ir al cielo, pero hay una medida universal, en la cual, el que no este dentro de ella no entrara en el reino de Dios.

Esta medida está en Hebreos 12:14 que a la letra dice: Seguid la paz con todos, y la santidad, SIN la cual NADIE verá al Señor. Esto significa que si usted no vive santamente NO ENTRARA EN EL REINO DE DIOS, no importa quien sea usted, si es pastor o diácono, si no vive santamente no heredara el reino de Dios, tampoco importa si eres hijo de pastor o que hayas nacido en “cuna de oro” (hijo de padres cristianos) si tu no vives santamente NO heredarás el reino de Dios, quien quiera que seas tu que lees, seas obispo, cardenal, sacerdote, papa; católico o presbiteriano, testigo o bautista, metodista o lo que tu quieras; ¡si no vives santamente! NO heredarás el reino de Dios, no hay forma, no hay manera, no hay quien se escape de esta tajante cláusula que Dios ha puesto: SIN SANTIDAD, NADIE VERA AL SEÑOR, aun con tus sacramentos, aun con tu bautizo, sea por aspersión, rozamiento o inmersión, aun con ese reconocimiento que dan algunos de que “ya eres salvo”, sin santidad tu no veras al Señor. Además dice Jesucristo el Maestro de maestros: Dichosos los de limpio corazón porque ellos verán a Dios; Si hay un corazón manchado por el pecado, este no verá al Señor. Porque la paga del pecado es muerte. (Mt 5:8; Ro 6:23)

Candidatos para el infierno

Santidad según el escrito original griego es: una persona apartada del pecado y consagrado para el servicio de Dios, uno no tiene que ser “elevado a los altares mayores” para ser santo como dicen los tradiciones humanas; sino cuando uno es santificado por la sangre de Jesucristo, hay tal efecto en el, que aborrece el pecado y busca servir al Señor siempre. Y el que vive de forma contraria, ósea sin santidad, la Biblia lo llama impío y es candidato para el infierno.

Las características

Los candidatos para ir al infierno tienen características indubitables que los hace acreedores al infierno. El propósito de este tratado es que usted se compare con la siguiente lista, y si se encuentra en ella, no sea duro de corazón, reconozca su pecado y busque el perdón de Dios a través de la sangre de Jesucristo. La lista se encuentra en Gálatas 5:19-21 que a la letra dice: Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas NO heredarán el reino de Dios. Se explicarán brevemente cada uno de los pecados aquí mencionados.

ADULTERIO: Tener sexo fuera del matrimonio, pero también Jesucristo dijo que cualquiera que mire una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.

FORNICACION: Esto es tener relaciones sexuales antes del matrimonio, también incluye el pecado de la masturbación.

INMUNDICIA: Esto es todo lo que ensucia el alma, como las novelas con sus amarguras, iras y pleitos, también las revistas como vanidades, chismes, pornografía, chistes; la televisión con sus novelas y programas que promueven la lujuria, etc.

LASCIVIA: Gusto excesivo por los deleites tanto sexuales como materiales, como el consumismo, el materialismo. Solo quiere darse placer así mismo.

IDOLATRIA: Esto es adorar o reverenciar, inclinarse hacia una figura de hombre, animal, creaciones de piedra o madera, también incluye el dinero, idolatría es todo lo que ocupa el lugar de Dios (el primer lugar en la vida del hombre), hijos, mujer, marido, trabajo o negocio, etc.

HECHICERIAS: Esto es el horóscopo, tarot, cartas, lectura del café, esoterismo, brujerías, cualquier tipo de magia. Pero también es manipulación, cuando el hombre o la mujer manipula lo conyugal o las situaciones para sacar algún provecho egoísta.

ENEMISTADES: Estos son los clásicos pleitos en donde no se hablan por semanas, meses, años, incluso hasta la muerte y cualquiera que esté enemistado no entrara en el reino de Dios.

PLEITOS: Enojos que llegan hasta las griterías y/o los golpes

CELOS: Una amargura por no tener lo que el prójimo tiene, esto lleva a las envidias, chismes, calumnias y otros pecados. (Hay un celo que Dios no reprueba sino al contrario, es el celo por Dios)

IRAS: Un enojo excesivo, en donde se cae en el descontrol de la lengua y el cuerpo, esto lleva a las maldiciones y a los malos deseos y ningún iracundo heredara el Cielo sino el infierno.

CONTIENDAS: Esto es oponerse sin argumentos, solo por ganar el punto, un necio.

DISENSIONES: Esto es divisiones, dividir a las personas, cuando se forman los grupitos y uno no se lleva con el otro y viceversa. Los que están en división como quien las provoca no heredará el reino de Dios. (Solo hay una división en la cual no hay condenación, por causa de la Fe)

HEREJIAS: Esto es apartarse de la verdad en base a una opinión personal. Ejemplo: Decir que el hombre no tiene que arrepentirse de su pecado es una herejía, porque la Biblia dice Arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados.

ENVIDIAS: Esto es un enojo por no tener algo que el prójimo tiene, esto ocasiona pecados como odios, homicidios, calumnia, chisme, etc.

HOMICIDIOS: Esto es matar a otra persona, quitar la vida con mano limpia o cualquier tipo de arma con toda premeditación, alevosía y ventaja; pero también la Biblia dice que cualquier persona que odie a su prójimo es un homicida, un asesino delante de Dios y también dice que ningún homicida tendrá parte con El.

BORRACHERAS: Esto es alterar el estado natural del cuerpo con sustancias que lo dañan a corto o a largo plazo. Esto incluye el alcohol, cerveza, cigarro, cemento, marihuana, crack, grapa, pastillas, etc.

ORGIAS: Esto son la relaciones sexuales entre tres o mas individuos, pero en los tiempos cuando el apóstol escribió esto, daba a entender las fiestas paganas, donde abunda el alcohol, el sensualismos, escándalo, y las palabras ociosas, como discos, la fiesta del santo patrono donde todo es cerveza, escándalo y lujuria. Etc.Y COSAS SEMEJANTES A ESTAS: Como la mentira, amargura, cobardía, rebeldía, desobediente a los padres, impetuosos, hipocresía, avaricia, glotonería, homosexualismo, etc. (Ap. 21:8; 1Tim. 1:9-11; Ro. 1:21-32; 1Co. 6:9-11)

Si practicas cualquier pecado irás indudablemente al infierno. Pero Dios no quiere que termines de esa forma. Convéncete del pecado y busca a Dios.

Fuente: https://vozcomotrompeta.wordpress.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario