Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

miércoles, 24 de enero de 2018

Fui al infierno por un aborto

Mi experiencia en el infierno


Fui violada por un supuesto amigo (alguien en quien pensé que podía confiar). En la vergüenza y el shock no pude decirle a nadie sobre mi experiencia. Me lo mantuve para mí misma e hice mi vida normal.

Unas semanas después, después de que volví de una vigilia empecé a sentirme débil así que fui a un hospital cercano e hice algunas pruebas. Para mi mayor shock he dado positivo al embarazo.

Le dije al hombre involucrado que después de mucha súplica me convenció de tener un aborto que se mantendría en secreto.

Fui a hacerme un aborto sin embargo antes del procedimiento le pedí a Dios que me perdonara por lo que estaba a punto de hacer y en el proceso que morí, dejé mi cuerpo. Aún mirando la forma sin vida en la mesa del aborto, empecé a ascender pero en un flash una fuerza me tiró a través de un túnel oscuro. No pude ver el principio o el final de las paredes del túnel. Estaba oscuro, tan oscuro, vi telaraña como las células en las paredes y en un instante estaba en el infierno.

Vi a una mujer que había estado allí por más de cien años, estaba en profundo dolor y agonía, estaba en las llamas y el magma como el líquido volverían juntos en la forma de la mujer. Ocurrió repetidamente. Sabía que estaba en el infierno.

Empecé a arder y arder, me sentí como si me sacaran el pelo de sus raíces, porque el dolor era insoportable. Era como si mis sentidos se hubiesen magnificado más de mil veces. La agonía de las quemaduras no fue suficiente. El grito de la gente bajo el mismo tormento era peor, era tan fuerte que sentía que me volvería sorda, porque estaban resonando en mis oídos.

Empecé a gritar, cuanto más grité más débil me sentía, pero los gritos sólo se hicieron más fuertes mientras me estaba debilitando. Me rechinaban los dientes, pero de ninguna forma todas estas expresiones me hicieron sentir mejor... solo se puso peor, más allá de la descripción. Estaba en un profundo tormento. El peor sentimiento no era sólo el dolor, el ruido, los gritos o el olor acre. Era el sentimiento de desesperanza / condenación total. Fui condenada para siempre. Sabía que estaba en el infierno para siempre y por siempre. No había salida. Empecé a llorar a Dios por piedad.

En un punto Jesús apareció y yo lloré más. Le pedí que por favor me diera un segundo fuera del infierno para simplemente gritar Jesús es el Señor y morir de nuevo. Jesús respondió, " ¿cuántos segundos son en un minuto, cuántos minutos son en una hora, cuántas horas son en un día, cuántos días son en una semana, cuántas semanas son en un mes y cuántos meses están en un Año y cuántos años has vivido en la tierra?" te he dado todos los segundos en tus años de vida sin embargo me has fallado.

Lloré más y le pedí que tuviera piedad y por favor me daría otra oportunidad de ir y contarle al mundo sobre el infierno. Le rogué al Señor que me diera una oportunidad incluso si regreso al mundo sin mis manos o mis piernas al menos dejar que haya aliento en mis fosas nasales. Tenía una mejor comprensión del adagio de que un perro vivo es mejor que un león muerto. Incluso prometí decirle al mundo de mi calvario si él rescataba mi alma del tormento en el infierno.

Él respondió: " muchos han ido de aquí para decirles, qué te hace pensar que te van a creer", pero yo seguía abogando por una segunda oportunidad y mientras estaba llorando y crujía los dientes. Jesús tuvo misericordia de mí, pero me advirtió con severidad que si yo no lo hacía, iba a terminar en el infierno. Dijo: " dile a mi gente que deje de jugar conmigo". En ese momento me desperté en la habitación del hospital.

Al principio me asustaba compartir mi terrible experiencia porque estaba preocupada por mi reputación pero finalmente me abrí cuando estuve en contacto con dominion city bajo la ayuda del pastor david ogbueli.

¿Cuál es el valor de tu oportunidad?

Si estás leyendo esta publicación eso significa que tienes la oportunidad de hacer un cambio y reconciliarse con Dios o si estás tibio es hora de dejar de jugar con Dios.

Las palabras por sí solas no pueden contar mi tormento en el infierno ni el castigo de los que están en el infierno. El infierno no es un mito, una historia, o un producto de la imaginación de alguien, el infierno es un lugar real. Un lugar que ni siquiera deseas para tus enemigos o los que te han hecho más daño. Hebreos 9:27 Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio

Si reconocemos que todas las cosas terrenales algún día van a ser despojadas de nosotros, entonces el ansia por las posesiones materiales nos importará mucho menos ahora. Debemos abandonar la indulgencia física, porque el placer terrenal no deja una gratificación permanente. 2 Pedro 3:11 Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, !!cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir,...

Fuente: Jamad Scott.

domingo, 14 de enero de 2018

Abortos y los sufrimientos

Aborto...horrible experiencia.


Hola chicas. No se como empezar. Quizas solo quiero sacar esto de adentro, esto que me mata.

Hace poco me provoque un aborto. Tenia retraso y todos los síntomas de la menstruación, exactamente todos, asi que no pense que podia estar embaraza, pero por si las moscas, me hice un test que salió positivo. Quise morirme. Lo primero que vi en mi cabeza fue la cara de mi madre reprochandome mi estupidez, pues el padre del bebe ni siquiera era novio mio. Tan solo un "amigo", aunque tengo que admitir que es una persona maravillosa y que realmente es un gran amigo, pero pasaron cosas entre los dos que no debian pasar, y como consecuencia ustedes ya saben. 

Esa misma tarde que lo supe conseguí esas pastillas, cytotec, con la ayuda de una amiga y llame al padre del bebe para que nos encontraramos esa noche al salir de mi trabajo. Así fue. Nunca olvidare lo primero que me dijo, cuando nos sentamos alli en la banca del parque, ambos como en shock: "cuando me llamaste esta tarde senti preocupación, nervios, senti de todo, menos arrepentimiento". Supe inmediatamente que queria al bebe, y no solo el. Intento convencerme, me dijo que podiamos salir adelante juntos, a pesar de que arriesgaría su matrimonio (porque para colmo es casado), me dijo muchas cosas, y yo alli, hecha un puntito en la banca, abrazándome a las piernas, mordiendo mi chaqueta, llorando, pequeñita, insignificante...

Lo escuchaba. Sentía que era lo mejor que me habia pasado. Que no me importaba nada mas, que no quería que su padre dejara su familia, (el tiene un bebé precioso de unos 10 meses que nació después de que le hicieran a el una cirugia y le hubiesen dicho que no podia tener hijos, luego se hizo una segunda cirugía y le dijeron lo mismo...nada que decir) yo solo experimente la sensación mas hermosa y fuerte que pude haber sentido en mi vida. Sentía el peso del bebé, que apenas tenia 4 semanas, pero era impresionante aquello, sabia que si decidia quedarme con mi hijo no estaría ya sola, por lo menos en muchisimo tiempo, me acariciaba el vientre con un dedo tratando de que el no se diera cuenta...amaba a mi bebé, pero el rostro de dolor de mi madre aparecía de nuevo en mi cabeza.

Soy la unica mujer en una familia de 4 varones. No hemos sido buenos hijos con respecto a lo profesional y esas cosas y hemos decepcionado a mi madre, aunque yo nunca he dejado de buscar la forma de seguir estudiando, pero es otro lio. La cosa es que mi madre una vez me dijo llorando: "tu eres lo unico que me queda, mi niña" No podia imaginarme llegar a mi casa y decirle a mi madre que estaba embarazada de mi mejor amigo, casado, con un sueldo deficiente. Yo, con un trabajo que casi parece un voluntariado, viviendo en casa de mi madre, con planes de volver con mi ex y tener una familia como Dios manda...Mi madre no iba a soportar el dolor, la humillacion, ademas, yo era su hija la buena, la casi perfecta, que es lo que ella cree aunque no lo diga de ese modo. Ni siquiera he podido decirle que no soy virgen, cuando en broma lo he intentado, me pone cara horrible, aunque a mis 27 años, no se como se imagina que lo soy.

Pero bueno, la buena niña habia metido la pata bien profundo, y tenia que resolverlo. A pesar de lo que mi amigo me pidio, tambien me ofrecio su apoyo, puesto que no podia obligarme, hasta intento quedarse con las pastillas.

Esa noche fue horrible. Me sentaba en la cama, me levantaba, pense dejarlo para el otro dia, tenia deseos de disfrutar a mi bebe al menos una noche mas, dormiria acompañada esa noche...  No pare de llorar, miraba hacia arriba como si tratara de verle la cara a Dios a traves del techo, definitivamente no queria, amaba mi bebe, hasta le escribi una carta. En un momento sentada en mi cama decidi que no lo haria, pero pense en su padre, su esposa que moriria de dolor al saberlo, en mis hermanos que se atrevian a pagar para que le dieran una buena golpiza, en mi ex novio, que ya era mi novio de nuevo aunque aun no teniamos contacto fisico, en lo decepcionado que se sentiria de mi, (sobre todo si llegara a enterarse de lo que hice) en que todo se me iba a ir al diablo...pero sobre todo, esa cara de mi madre. Ya la escuchaba casi llorando, pidiendome una explicacion, ya habia retirado el apoyo a mi hermano porque su novia salio embarazada y el decidio casarse con ella, que haria entonces conmigo? Mi padre tal vez me ayudaria, pero no podia hacer las cosas atento a mis padres, yo ya soy una mujer y como fui responsable para tener sexo, asi debia serlo ahora. Estaba en una encrucijada.

Me acoste y hasta apague la luz pensando que al dia siguiente podia sentirme mejor para pensar, pero no pude dormir. Me levante rapidamente y sin pensarlo tome las pastillas e hice lo que "tenia que hacer".

Fue horrible. Los dolores mas grandes de mi vida, y eso que aun estaba pequeñito. Escalofrios, nauseas, vomitos, diarrea, estaba debil, atontada, sola en mi cuarto y rogando que mi madre no se levantara y se diera cuenta, porque para colmo estaba en la casa de mi madre y tendria que fingir. 

Chicas, es horrible, es lo que puedo decirles. El dolor me mataba, y cuando sentia impulsos de pedirle a Dios que me ayudara, hice lo contrario, y le pedi mas dolor, mas sufrimiento, que me llevara si queria, no, eso no porque eso solo acortaria mi sufrir, se me desgarraban las entrañas y el alma. Quien era aquella mujer? Cualquiera, menos yo. Aun recuerdo esa noche horrible y no puedo evitar sentir culpa, remordimiento, dolor. El miedo era atroz, nunca me habia sentido tan aterrada, pero esto no me justifica, solo fui una cobarde egoista. Pense en irme, pero adonde? Quien me iba a ayudar? Alguna organizacion? Pues busque un poco en internet, pero no consegui nada que me ayudara en mi pais. Alguna amiga? Y como rayos me metia en casa de alguna amiga sin un peso en el bolsillo y embarazada? A parte de que no conozco a ninguna que siquiera tuviera espacio en su casa. 

Pensaba todo eso. Pero tambien pensaba en que el bebe no habia sido culpable, no pidio nacer. Pobre bebe que tuvo el infortunio de ser engendrado en un vientre que no lo merecia, en un vientre cobarde, que por mas vueltas que diera no iba a conseguir valor o coraje. Ahora no se cuanto tardare en recuperarme, le pido a Dios perdon todos los dias, por mis pecados dobles, a mi bebe, le pedi perdon a su padre tambien, que no hecho mas que entenderme. Le digo a mi bebe que sere la mejor madre del mundo en honor a el, que en la medida de lo posible me unire a la lucha contra el aborto, a una organizacion o algo, o tal vez pueda fundarla yo misma, quien sabe. Nada me devolvera a mi bebe, tendre otros si, como me dice una amiga, pero no sera "ese bebe". Ya lo perdi, ya lo mate, ya me converti en un despiadado monstruo, pero espero la misericordia del Señor y la nueva oportunidad para crecer.

Chicas, piensenlo dos veces antes de hacerlo. Si hay organizaciones de ayuda, acudan a ellas, busquen soluciones, y no sean cobardes como yo, ni egoistas, que por pensar en el amor de un hombre que aunque nos amamos, quien me asegura que sera para siempre? El amor de un hijo si, por mas cosas que pasen. El alma se me va destrozando poco a poco y ya no se quien soy, como de mas, casi no sonrio, duermo mucho como si intentara escapar de esta realidad. Gracias por leerme chicas, gracias por darme unos minutos para leer todo este rollo.

Fuente: http://maternidad.enfemenino.com

viernes, 5 de enero de 2018

Marihuana camino de muerte

''La marihuana no hace nada'' La carta que todos los jóvenes deben leer.


La marihuana se encuentra dentro de las drogas más consumidas por los adolescentes en la actualidad. No obstante, al ser empleada en tratamientos medicinales, sus efectos negativos sobre la salud fueron cuestionados por quienes la consumen.

La marihuana no hace nada (y yo me lo creí), la carta que todos los jóvenes tienen que leer. Marcelo Alejandro Crespo subió a su Facebook esta carta, se viralizó, y ya lo han leído cientos de personas en toda latinoamérica. El porro no hace nada (y yo me lo creí) Mi padres siempre me dijeron que la droga mata, sin embargo veía tantos chicos fumar marihuana y ninguno se moría. Pero eso sí, veía que mis amigos, cuando fumaban, empezaban a reírse y a divertirse.

Ellos te dicen: lo que mata es el cigarrillo de tabaco, por eso yo fumo marihuana. Pero yo me pregunto, ¿el porro no se hace con tabaco? Se desarma un cigarrillo, se saca el tabaco, se mezcla con marihuana y se enrolla en un papelito. O sea que igual pasa todo a los pulmones, y encima no tiene filtro como el cigarrillo de tabaco. Ante la duda voy a preguntar si la marihuana mata, directamente a la fuente, o sea a los que fuman, y me responden que no, que son mentiras. Relaja, te divierte y te sientes genial. Ante esta certeza, los padres también se dejan convencer. “Lo hacen todos, fuman en todos lados, te hace estar bien, es un pasatiempo.”

Con este panorama los padres quedan sin armas: ¿cómo le voy a sacar a mi hijo esta golosina, que tanto le gusta, si lo hacen todos? Y encima, si dicen que no, parece que estuvieran en contra de la sociedad y, si muestran su preocupación a otros padres, es probable que estos no les vuelvan a dirigir la palabra, porque el hijo de ellos se puede contagiar. Mis amigos siguen convencidos de que fumar no te causa ningún problema, y me convencieron. Y estaba bien, porque me gustaba hacerlo.
Aunque después empezó a haber problemas en mi casa. En mi familia me decían que no se me podía hablar, que reaccionaba mal, estaba más irritado. Es que no quería que se metieran en mis cosas, yo con la marihuana encontré la tranquilidad que necesitaba. Tenía unos problemas en el colegio que no me dejaban dormir, y con el porro estaba bien. Hasta mi novia me dejó, pero ya no me importaba nada.

Dejé de ir al la discoteca, y estaba con los muchachos inclusive en los horarios que tenía que ir a la escuela. Mi mamá se enojaba porque a casa iba sólo a comer y a encerrarme en mi habitación. Juan, mi amigo que nunca consumió, dice que yo sentía que estaba genial, porque no me daba cuenta de la realidad. La marihuana altera lo que yo percibo o lo que capto de las cosas y veo una realidad diferente al que no fuma. Según el nivel de marihuana que tenga en mi cerebro, proyecto, vuelo, medito sobre mi vida. Me hacía unos castillos fantásticos, en el aire, pero después no concretaba nada. Y, como es variable, cambiaba mis proyectos semana a semana, año a año, abandoné la escuela, o cada año cambié de carrera universitaria. En realidad, me costaba estudiar, me pasaba horas sobre la misma página del libro, y me costaba memorizar, empezaba a olvidarme algunas cosas.

Yo pensaba que controlaba, que estaba más de cinco días sin fumar y no me pasaba nada. A esto, mi amigo me respondía que, como la marihuana queda depositada en el cerebro, se hace una reserva de cannabis. Entonces, siempre tenía una dosis diaria, por lo que la abstinencia o la desesperación con nerviosismo, enojo, ansiedad, sudoración, por no fumar aparecen como a los 10 días más o menos. Es una abstinencia física o psicológica, o sea que me desespero y tengo muchas ganas de estar con mis amigos consumidores. Si uno fuma muy seguido, se tarda como un mes en desintoxicarse totalmente. Es increíble, puedo pasar 3 semanas sin fumar, y en cambio el análisis de orina sigue dando positiva a tetrahidrocannabinoides (cannabis-marihuana).

Hoy tengo 24 años y estoy en una comunidad terapéutica. Mis padres, cansados de que yo siga “vegetando” y no concluyendo nada, me internaron. Yo me negué siempre, y decía que era mayor de edad. Ellos me plantearon que si elegía seguir con la misma vida, no me iban a mantener más. Y yo en ese momento, ¿qué trabajo iba a conseguir?, ¡si no terminé nada! Los trabajitos que siempre hago no me alcanzan para alquilarme nada. Entonces, por más que esté pasado de marihuana, no soy un tonto, “como no tengo para alquilar o comer, me quedo en un centro de rehabilitación, así los dejo tranquilos por un tiempo y después volvería a lo mismo”, así lo pensé.

Al dejar el porro, empiezo a tomar más conciencia de la realidad, y cuando miro para atrás, me doy cuenta de cómo me engañé por tanto tiempo. A veces me siento como un estúpido, infantil, que llora por su mamá o por una pequeña frustración. Parece que todavía tuviera 14 años, que hubiera dejado de madurar el día que me enganché y me enamoré de la marihuana. No aprendí a resolver problemas, no aprendí de las experiencias, todo lo tapaba con un porrito. Entre el alcohol y la marihuana, que me planchaban tanto, a veces tenía que enchufarme un poco con cocaína. Eso sí, a veces me asustaba, porque terminé en el hospital dado que el corazón parecía que se me salía del pecho. Cuando entré al centro de rehabilitación no me quería quedar porque había varios chicos que estaban locos-locos, y yo era sólo marihuanero. Pero después supe que empezaron como yo, enamorándose del porro. 

Escuchaban voces (alucinaciones auditivas), hablaban solos y no coordinaban mucho lo que decían, a pesar de estar ahí desde hace varios meses sin consumir drogas. La marihuana en algunas personas desencadena una psicosis (no tener contacto con la realidad, entre otras cosas), en algunos mejora con medicación y si no fuman más marihuana y, en otros, lamentablemente no se recuperan más de su enfermedad mental, y se diágnostica una esquizofrenia. Para entender un poco mejor empecé a leer, y supe que las drogas estimulan la liberación de una sustancia (neurotransmisor) que se llama dopamina. Esta sustancia estimula una zona del cerebro, que se llama Centro de Recompensa, dando como resultado una sensación de placer. La persona quiere repetir esta sensación, aumentando la frecuencia y la cantidad del consumo, siendo muy difícil decir que “no” a “eso” que le da placer, y encima “lo hacen todos”.

A medida que se aumenta el consumo, las neuronas se acostumbran, se van adaptando al nuevo invitado químico, produciendo cambios en sus estructuras, con el tiempo, y posteriormente se hace muy difícil o imposible dejarlo. Por eso se dice que la adicción es una enfermedad, ya que intervienen mecanismos biológicos, no sólo psicológicos y no se cura sólo con la voluntad. El Centro de Recompensa es también estimulado por la comida, el agua, sexo, deporte, entre otras cosas. Pero el placer llega más lento que con la droga.

Esta es la propiedad mágica de la droga, que hace sentir placer inmediatamente, y cuanto más rápido se logra este efecto, más adictiva es, o sea más riesgos se corren de no querer abandonarla. Uno se enamora, se casa, y lo mas triste es que no te podes divorciar. Creo que ese es el desafío del comercio actual, cada vez la mezclan con más sustancias raras, para hacerlas más adictivas.

Cuánto tiempo perdí por creer que la marihuana no hace nada.

Fuente: http://www.lanetavirtual.mx