Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

lunes, 11 de septiembre de 2017

¿Castiga Dios a las naciones?

¿POR QUÉ CASTIGA DIOS?


Muchas personas sentimentales dicen que: "Como Dios es amor", sería erróneo pensar que castigaría a las personas o a las naciones. Pero, ¿cuál es la verdad? En este tema, como en casi todos los que tienen que ver con religión, todo se reduce a un punto clave: ¿Cree usted realmente lo que dice la Biblia? Muchos dicen que creen en la Biblia, pero sus creencias y palabras chocan una y otra vez con las Sagradas Escrituras; si bien la Biblia describe quién es Dios y cómo procede.

¿Cuál es, pues, la verdad? Jesucristo dijo: "Tu palabra es verdad" (Juan 17:17).

Leamos lo que las Escrituras realmente dicen: "Habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, ni desmayes cuando eres reprendido por Él; porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo" (Hebreos 12:5-6). Por lo tanto, el Dios Todopoderoso sí "disciplina" o puede castigar a cada individuo con quien trata, y lo hace por el bien de esa persona. Pero, ¿y las naciones?

À los antiguos israelitas Dios les dijo: "Si no me oyereis, ni hiciereis todos estos mis mandamientos, y si desdeñareis mis decretos, y vuestra alma menospreciare mis estatutos, no ejecutando todos mis mandamientos, e invalidando mi pacto, yo también haré con vosotros esto: enviaré sobre vosotros terror, extenuación y calentura, que consuman los ojos y atormenten el alma; y sembraréis en vano vuestra semilla, porque vuestros enemigos la comerán" (Levítico 26:14-16).

Más adelante leemos: "Si aun con estas cosas no me oyereis, yo volveré a castigaros siete veces más por vuestros pecados. Y quebrantaré la soberbia de vuestro orgullo, y haré vuestro cielo como hierro, y vuestra tierra como bronce. Vuestra fuerza se consumirá en vano, porque vuestra tierra no dará su producto, y los árboles de la tierra no darán su fruto" (vs. 18-20).

Aquí la Biblia emplea directamente la palabra "castigar", para describir lo que hará el Creador tanto a las naciones como a los individuos. Si la gente sabiendo lo que es el mal se aleja deliberadamente de su Creador, y si por sus palabras y acciones "desdeña" las leyes y estatutos divinos, entonces el Dios Todopoderoso sin duda intervendrá y la disciplinará por su propio bien.

En otra parte también leemos: "Acontecerá, si no oyeres la voz del Eterno tu Dios, para procurar cumplir todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te intimo hoy, que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán. Maldito serás tú en la ciudad, y maldito en el campo. Maldita tu canasta, y tu artesa de amasar. Maldito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas. Maldito serás en tu entrar, y maldito en tu salir. Y el Eterno enviará contra ti la maldición, quebranto y asombro en todo cuanto pusieres mano e hicieres, hasta que seas destruido, y perezcas pronto a causa de la maldad de tus obras por las cuales me habrás dejado" (Deut 28:15-20).

¿Por qué hay tantas cosas que parecen marchar mal en las naciones? 

¿Por qué vemos tantas sequías e inundaciones (Amós 4:7-8), y por qué las terribles crisis que ahora afrontan las naciones? Todo se remonta al hecho de que estamos "desdeñando" al Dios del Cielo, ¡al Dios que nos dio las bendiciones que ahora empezamos a subvalorar! Los habitantes de los Estados Unidos y de las naciones británicas han enviado más Biblias y misioneros, más alimentos y suministros médicos a los países necesitados que todas las demás naciones de la Tierra sumadas. Por esto han recibido múltiples bendiciones. ¡Pero ahora están abandonando al Dios que les dio esas bendiciones!

Dirigiéndose a los actuales descendientes de la antigua "casa de Israel", Dios describe el futuro "día del Señor", o el "tiempo de angustia para Jacob", que ocurrirá justo antes del regreso de Cristo y la resurrección del rey David como soberano de las doce tribus de Israel (Jeremías 30:4-9). En esta profecía, Dios dice por qué tendrá que castigar a su pueblo justo antes del regreso de Cristo: "Todos tus enamorados te olvidaron; no te buscan; porque como hiere un enemigo te herí, con azote de adversario cruel, a causa de la magnitud de tu maldad y de la multitud de tus pecados. ¿Por qué gritas a causa de tu quebrantamiento? Incurable es tu dolor, porque por la grandeza de tu iniquidad y por tus muchos pecados te he hecho esto" (vs. 14–15).

Dios castigará, tal como Él mismo dice, a causa de los "muchos pecados". ¿Acaso se puede negar que los pecados son muchos y que la gente se ha alejado cada vez más del Dios de la Biblia?

¿Por qué el mundo se ha alejado del Dios verdadero? 
¿Por qué ha caído en la confusión y en toda suerte de extrañas filosofías y conceptos que son una contradicción directa de la Biblia y lo que esta enseña? ¡Aquí la Biblia también es muy clara en cuando a la motivación que lleva tras de religiones falsas e ideas confusas! Veamos esta profecía: "Los pastores se infatuaron, y no buscaron al Eterno; por tanto, no prosperaron, y todo su ganado se esparció". Casi todos los eruditos reconocen que en la Biblia la palabra "pastores" se refiere con frecuencia a ministros religiosos. Estos versículos en particular describen sin duda a los falsos ministros que "no buscaron" al verdadero Dios de la Biblia (Jeremías 10:21).

À los actuales ministros de nuestros pueblos Dios los describe de esta manera: "¡Ay de los pastores que destruyen y dispersan las ovejas de mi rebaño! dice el Eterno. Por tanto, así ha dicho el Eterno Dios de Israel a los pastores que apacientan mi pueblo: Vosotros dispersasteis mis ovejas, y las espantasteis, y no las habéis cuidado. He aquí que yo castigo la maldad de vuestras obras, dice el Eterno" (Jeremías 23:1-2).

Nuevamente, Dios se refiera a estos falsos "profetas" o ministros que profetizan según su propia imaginación: "Así ha dicho el Eterno de los ejércitos: No escuchéis las palabras de los profetas que os profetizan; os alimentan con vanas esperanzas; hablan visión de su propio corazón, no de la boca del Eterno. Dicen atrevidamente a los que me irritan: el Eterno dijo: Paz tendréis; y a cualquiera que anda tras la obstinación de su corazón, dicen: No vendrá mal sobre vosotros" (vs. 16-17). Esta actitud se está extendiendo por todo el mundo. Y va a continuar.

¡Llegará el momento cuando cientos de millones de personas engañadas, la mayoría de ellas que se declaran cristianas, pelearán contra Cristo a su regreso a la Tierra como Rey de reyes! Explicando cómo los "diez reyes" del Imperio Romano restaurado "entregarán su poder a la bestia", la Palabra inspirada de Dios revela: "Los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia. Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia. Pelearán contra el Cordero, y el Cordero los vencerá, porque Él es Señor de señores y Rey de reyes; y los que están con Él son llamados y elegidos y fieles" (Apocalipsis 17:12-14).

Ruego a Dios que todos ustedes, se sientan inspirados por Dios a "despertar" y escapar del castigo profetizado, ¡antes de que sea demasiado tarde! Después de describir este horrible sistema político religioso llamado "Babilonia", Dios nos ordena: "Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas" (Apocalipsis 18:4). El cumplimiento de estas profecías se está acercando mucho. Jesucristo dio esta orden a todos los que entendemos su Palabra y los hechos proféticos que ya se están produciendo: "Velad,pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre" (Lucas 21:36).

Fuente: /www.elmundodemañana.org