Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

viernes, 26 de mayo de 2017

El pecado y la hipocresía en la iglesia

Un problema que impide la conversión


Muchas veces las personas rehúsan convertirse en miembros de una iglesia sobre la base de que "hay demasiados hipócritas en la iglesia". En otros casos, la gente que ha sido reprendida por sus pecados podrían tratar de evitar la seriedad de su propia culpa por medio de nombrar los pecados que afirman son culpables los que están en la iglesia. Parecen sentir que, puesto que otros han sido culpables de pecado, ellos mismos no necesitan el arrepentimiento y que no deben ser reprendidos por los pecados que cometan. Algunas veces miembros sinceros, trabajadores fuertes de la iglesia se desaniman tanto por los miembros pecadores e indiferentes, que ellos mismos son tentados a desistir.

El propósito de este estudio es considerar los problemas causados por el pecado y la hipocresía en la iglesia.

Todos nosotros necesitamos estar interesados acerca del pecado en las vidas de los miembros de la iglesia. ¿Qué dice la Biblia acerca de estas personas? ¿Cuál es su condición y que consejo deberíamos darles? Pero también debemos considerar a las personas que están tan interesadas por los pecados de otros que ellos mismos llegan a ser culpables de pecado. ¿Qué dice la Biblia acerca de estas personas? ¿Cuál es su condición, y que consejo deberíamos darles?

Consejo para los pecadores en la Iglesia

A veces los miembros de la iglesia son culpables de pecado e hipocresía. ¿Qué dice la Biblia acerca de esto? Dios Requiere Dedicación, Servicio Obediente Santiago 1:21-27 - La religión verdadera no es simplemente venir a los servicios, escuchar la palabra, y pensar que somos religiosos. Por sí misma, es una religión vana. Debemos ser hacedores de la palabra, quitando lo malo de nuestras vidas, guardándonos sin mancha del mundo, refrenando nuestra lengua, y sirviendo activamente a otras personas. 1 Juan 2:3-6 - Si afirmamos que tenemos una correcta relación con Dios, pero no guardamos Sus mandamientos, somos mentirosos (nótese el destino de los mentirosos - Ap. 21:8). Para conocerle verdaderamente y estar con El, debemos guardar Sus mandamientos y andar como El anduvo. 1 Juan 3:6-8,10 - No dejarnos engañar. Si queremos morar con Jesús, no debemos pecar, pero sí debemos practicar lo que es justo. Aquellos que pecan, son del Diablo, no de Dios. Así es como se conoce un hijo de Dios de uno del Diablo -- por sus prácticas, no por sus afirmaciones.

No es suficiente simplemente declarar la dedicación a Dios, debemos vivirlo. Nunca debemos intentar excusar o tolerar nuestros pecados o estar contentos por continuar en la práctica de ellos. Debemos ser "firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor" (1 Cor. 15:58). ¿Muestra tu vida que eres un Cristiano consagrado?

Dios reprende y condena la hipocresía

Mateo 15:7-8 - Las personas que dicen con sus labios que honran a Dios, pero no tienen esa intención en sus corazones, son hipócritas. ¿Está usted incluido en este número? Hipócritas son las personas que pasan a través de rituales de adoración y servicio, pero su propósito no es dar honor a Dios, sino recibir el honor para sí mismos y satisfacer los deseos de otros. ¿Describe esto su servicio a Dios? La gente es hipócrita cuando exteriormente pretenden ser justos, pero realmente no están deseando hacer las obras de justicia. Son como un cementerio: un paisaje hermosísimo en la superficie, pero llenos de podredumbre y corrupción debajo. Cuando la gente declara ser hijo de Dios, se les requiere que obedezcan a Dios sinceramente cada instante del día. Algo menos es hipocresía, y ninguna persona recibirá reprensiones más fuertes de Jesús que las que hizo a los hipócritas. ¿Está dando a Dios el servicio genuino que El requiere?

Tito 2:7-8 - Debemos ser buenos ejemplos en todas las áreas de la vida. Algunas veces rechazamos acusaciones contra nosotros porque las personas que las hacen no son Cristianos. Pero ni aún debemos dar a estas personas base para hablar mal de nosotros. Debemos practicar lo que predicamos. Fallar en hacerlo así es pecado, pero esto también deshonra a Dios y lleva a las personas a apartarse de El. Nótese que Dios reprende firmemente a aquellos que declaran ser Sus hijos, pero por sus pecados impiden que otros le sirvan. Nuestra vida no debe llevar a otros a pecar o ser obstáculos en su servicio a Dios. Muchos miembros dicen, "Como yo viva es mi problema. Si los demás pecan, esa es su culpa y no mía". Si, Dios coloca en los demás la responsabilidad si pecan, pero también nos tendrá como responsables si es nuestra influencia la que lleva a los demás a pecar.

Debemos estar interesados acerca del efecto que nuestras vidas tienen en los demás. Nuestra vida debe resplandecer con buenas obras para que otros las vean y sean llevados a glorificar a Dios -- no a rechazarle (Mat. 5:16). ¿Habrán personas que rehúsen convertirse en Cristianos o que apostaten de Dios porque fueron rechazados por sus pecados? ¿Hay miembros cuyo trabajo por el Señor es estorbado porque su indiferencia pecaminosa los ha desanimado? Si es así, esté seguro que Dios no lo tendrá libre de culpa.

Dios perdonara si usted se arrepiente

1 Juan 1:9 - El es fiel y justo para perdonarnos y limpiarnos si confesamos nuestros pecados. Proverbios 28:13 - No prosperaremos si encubrimos nuestras transgresiones. Pero si las abandonamos y las confesamos, recibiremos misericordia. Debemos orar como el publicano, "Dios, sé propicio a mí, pecador".La palabra de Dios contiene un mensaje real para los miembros de la iglesia que pecan. Ese mensaje es que necesitamos "limpiar nuestros actos". No debemos excusarnos de cualquier pecado en nuestras vidas ni continuar practicándolo. No debemos permitir que nuestras vidas se conviertan en un impedimento para que otros sirvan a Dios. Si hemos sido culpables de tales cosas en el pasado, Dios está deseando perdonarle, pero debemos arrepentirnos, hacer las cosas correctas con Dios, y cambiar nuestras vidas. La hipocresía y el pecado entre los miembros de la iglesia no deben ser excusados. ¿Pero que de aquellos que están fallando en obedecer a Dios, usando a los pecadores en la iglesia como la razón para su propia desobediencia? ¿Qué dice la Biblia acerca de ellos y qué consejos le da?

Recordar que estamos dispuestos a servir

Cuando usted se da cuenta de las personas que pecan, esto le da sentido para decir no adorar y servir a los pecadores, obedeciendo sus reglas y mandamientos. Pero en religión, no estamos supuestos a adorar a los hombres en ninguna forma. Es a Dios a quien adoramos Pero ¿por qué rehúsa servir a Dios sólo porque hay gente malvada? ¿Es Dios el culpable de los pecados de los hombres? ¿El hecho de que los hombres pequen prueba de alguna manera que Dios no ha sido amoroso, misericordioso, poderoso y sabio? ¿Hay algo acerca de los pecados de los hombres que haga a Dios indigno de nuestra adoración y servicio? ¡Claro que no! Suponga que tuvo un ser amado muy cercano que lo trató con bondad, decencia y respeto en todas las formas. ¿Sería correcto rechazar la amistad y cuidado de este amor simplemente porque sabe de alguien mas que sea áspero y falso?

Dios no aprueba la conducta de los pecadores en la iglesia. En realidad, El es el más herido por esto que lo que usted lo está. Si le desobedece, simplemente hiere mas a Dios. ¡pero esto no hiere a los pecadores! La gente que peca a causa de los pecadores en la iglesia, necesita comprender que usted no ha regresado a los pecadores, ¡usted ha regresado al Señor!

Considere a los Justos en la Iglesia

¿Cree usted que hay gente buena en la iglesia? Dios dice que la hay (Ap. 3:1-5). ¿Será usted mejor juez de justicia que Dios? Elías pensó que era la única persona justa viva en sus días, pero Dios le reveló que habían 7000 (1 Rey. 19:10,18). En realidad, Dios dice que las personas justas se encuentran únicamente en la iglesia -- ¡no están afuera! Jesús murió para salvar a la iglesia. El añade los salvos a ella. Cierto, algunos en la iglesia apostatarán y se perderán. Pero algunos en la iglesia son justos y se salvarán. ¡Y no hay esperanza para todos aquellos que están fuera de la iglesia. Ahora, ¿qué sucedería si todas estas personas buenas fueran a actuar como la gente que desiste de servir a Dios porque los demás eran pecadores? Dios no hace acepción de personas. Si usted puede correctamente rehusar obedecer a Dios a causa de los pecadores en la iglesia, entonces, por la misma razón, toda la gente buena en la iglesia puede desistir. Entonces, las únicas personas que quedarían en la iglesia serían los pecadores y los hipócritas - ¡debe haber alguno de todos que sea fiel a Dios!

Pero si la gente buena en la iglesia puede estar agradando a Dios a pesar de los pecadores en ella, entonces ¡usted también puede! Por tanto, ¿qué excusa tendrá usted para no servir a Dios? ¡Ninguna! Nótese Ap. 3:1-5. Cada persona será juzgada por su propia conducta (2 Cor. 5:10; Rom. 14:12). (Nota: No estamos diciendo que usted debe ser parte de una iglesia que esté practicando el error como un cuerpo, porque entonces estará teniendo comunión con el error. Pero mientras la iglesia sea Bíblica en sus prácticas, usted puede adorar y agradar a Dios aún cuando pudiera haber pecado en la vidas personales de otros miembros individuales). El punto es, si no quiere estar con los pecadores, entonces necesita estar en la iglesia porque fuera de la iglesia no hay nada sino pecadores -- ¡al menos hay alguna gente justa en la iglesia! Si no quiere estar con los pecadores, entonces necesita servir a Dios fielmente porque de otra manera estará con un pecador las 24 horas del día de toda su vida --¡usted será un pecador!

Juzgar con Justo Juicio - Juan. 7:24

Cuando usted acusa a un miembro de pecado, ¿está seguro de que hizo aquello de lo cual lo acusa, o simplemente está repitiendo rumores? No debemos calumniar, traer falsos testigos, o difundir desconfianza y sospechas que no podemos probar. ¿Ha escuchado ambos lados de la historia? ¿Es para con los demás lo que quiere que ellos sean para usted? ¿Está seguro que la conducta de los miembros es pecaminosa acorde a la Biblia, o simplemente es su propia opinión la que ha sido violada? Sólo la Biblia determina lo que es correcto o no. Si condena a la gente que no ha violado la Biblia, ¡usted es el que ha pecado. Cierto, no debemos excusar a los miembros de la iglesia cuando pecan. Pero algunas veces es verdad que la gente es acusada de pecado cuando realmente no han sido culpables. ¿Está seguro que las acusaciones que hace son justas?

Aprender la paciencia y el perdón

¿Es posible que los miembros de la iglesia se hayan arrepentido de sus pecados? Todas las personas pecan, incluyendo los miembros de la iglesia, pero Dios perdonará si reunimos Sus condiciones (como ya se describió). Si Dios perdona, ¿tiene usted el derecho de continuar viendo a una persona como un pecador? Si no estamos deseando perdonar a la gente que se arrepiente, entonces Dios no nos perdonará a nosotros.
¿Si la iglesia no es el lugar para los pecadores arrepentidos, entonces, cuál es? Todo el propósito de llegar a ser miembro de la iglesia de Jesús es para ser perdonados por la sangre de Jesús y para ser salvos del pecado. La gente que nunca cometió pecado no necesita a Jesús o Su iglesia. Jesús vino a llamar a los pecadores.¡Dios quiere que todos los pecadores se arrepientan y entren a la iglesia! Pero no deben continuar en el pecado; deben esforzarse para vencerlo. Y las demás personas no deben resentirse del pasado pecaminoso de estos miembros, sino que deben apreciarlos y animarlos en sus esfuerzos ¡de vencer su pasado!

Si está seguro que estos pecadores no se han arrepentido de sus pecados, entonces ¿ha tratado de ayudarlos a ver su error y corregirlo? Si ama a esta gente, entonces debe tratar de ayudarlos. Si no lo hace así, pero continua resintiéndose por los pecados de ellos, entonces usted está pecando ¡Mucha gente murmura y refunfuña y se lamenta de los pecados de las personas a quienes nunca le han hecho el menor esfuerzo por ayudarles! ¿Ha considerado su propia conducta pecaminosa? ¿Tiene usted una vida pecaminosa? Todos hemos pecado. Si espera que Dios y los demás sean pacientes con usted, ¿no deberá ser paciente con los demás? Luc. 18:9-12 -- ¡Rehusar reconocer el peso de nuestros propios pecados es ser Fariseo! ¿Está buscando una iglesia donde los miembros no sean siempre pecadores? Si es así ¡nunca la encontrará! Ciertamente las iglesias locales en el Nuevo Testamento nunca fueron sin faltas. Y si usted encontró una iglesia faltante y se unió a ella, ¡inmediatamente debería dejar de ser faltante -- porque usted no lo es!

¿Cuál sería nuestra condición si Jesús hubiera toma la misma actitud que algunas personas toman hoy día hacia los pecadores? Suponga que hubiera pensado que en vista de que las personas alrededor de El eran pecadores, que ¿El podría pecar también, o que podría rehusar servir a Dios? ¡Nosotros estaríamos perdidos porque El nunca se habría ofrecido como sacrificio por nuestros pecados! O supongamos que Jesús, quien ciertamente nunca hizo pecado, ¿hubiera rehusado estar con los pecadores? Nunca habría dejado el cielo para vivir en la tierra -- y ¡todos nosotros nos hubiéramos perdido eternamente! Pero El vino para salvar a los pecadores (Luc. 5:31-32; Fil. 2:5-8). ¿Somos nosotros mejores que El? Si El, quien realmente no tenía pecado y quien estuvo en un lugar donde no había pecado -- Si pudo venir a vivir entre los pecadores por amor a nosotros, entonces nosotros -- quienes somos culpables de pecado y que no tenemos elección sino vivir en alguna parte entre los pecadores -- ¡ciertamente podemos estar entre los pecadores en la iglesia por Su amor!
No, no debemos excusar o tolerar el pecado. Pero comprendiendo que hemos sido pecadores, podemos ayudarnos para ser pacientes y desear perdonar los pecados de los demás.

Considere honestamente si usted es en algo mejor que los pecadores en la Iglesia

¿Los pecadores que hay en la iglesia son realmente la razón por la cual usted no sirve a Dios, o son simplemente una excusa para buscar explicación al hecho de que usted nunca QUISO realmente servir a Dios? Uno de los métodos más comunes de excusarse uno mismo es el de encontrar faltas en las personas que están tratando de hacer lo correcto. Hacemos esto para sentir menos culpa acerca de nuestros propios pecados, o al menos para probar que ellos están tan mal como nosotros. Gén. 3:6,9-13 -- Adán culpó a Eva, y Eva culpó a la serpiente. Pero Dios los castigó a todos.
*1 Sam. 15:3,9,13-15 -- Saúl culpó al pueblo por su pecado. ¡Pero Dios castigó a Saúl!
*1 Rey. 18:17-18 -- Acab acusó a Elías de causar problemas. ¡Pero Dios culpó a Acab!
*Mat. 11:18-19 -- La gente aún criticaba y encontraba faltas en Jesús. Pero era inocente y ellos eran los pecadores. 

¿Por qué la gente que vive en el pecado quiere hablar acerca de todos los pecadores e hipócritas en la iglesia? ¿Por qué no quieren hablar acerca de las personas justas en la iglesia? ¡La única respuesta posible es que simplemente están buscando una excusa para justificar sus propios pecados! ¿Piensa usted que los pecadores y los hipócritas en la iglesia están equivocados? ¿Piensa que tienen el deber moral de cambiar y de hacer lo que es correcto? Si es así, le pregunto, ¿está deseando cambiar y hacer lo que usted sabe que debería hacer para estar bien? ¿Qué clase de persona es aquella que puede ver los pecados de los demás, y piensa que deben hacer lo que es correcto, pero él mismo no desea hacer lo que es correcto? *Mat. 23:3-4 -- ¡Esperar que los demás hagan lo que es correcto mientras nosotros mismos no queremos hacer lo que es correcto es simplemente otra forma de hipocresía! *Mat. 7:3-5 -- Quitando la paja de los demás mientras nosotros mismos no corregimos nuestros pecados, es sencillamente hipocresía como cualquier otra forma. Si usted puede ver la hipocresía tan claramente en los miembros de la iglesia, ¿por qué no puede ver que al esperar que los demás obedezcan a Dios mientras usted mismo no le obedece se convierte en un hipócrita tal como ellos lo son!

Considere su destino eterno

Muchos pasajes requieren que los miembros de la iglesia sean obedientes a Dios -- estamos de acuerdo con esto. ¡Pero estos mismos pasajes requieren que usted y todos los demás obedezcan a Dios también! Además, los mismos pasajes que muestran que los miembros de la iglesia se perderán por la desobediencia a Dios, son los mismos pasajes que le muestran y a todos los demás que también se perderán si continúan en desobediencia a Dios. Santiago 4:17 -- Si sabe lo que es bueno y no lo hace, usted es un pecador. Y el pecado conduce a la muerte eterna (Rom. 6:23). Esto se aplica a los miembros pecadores de la iglesia, pero también se aplica a aquellos que son ofendidos por los pecados de los miembros de la iglesia. Aparentemente usted debe saber que es bueno hacerlo, puesto que espera que los miembros de la iglesia lo hagan. Entonces, si no hace lo bueno por usted mismo, es un pecador y está tan perdido como los miembros pecadores de la iglesia. Lucas 12:47 -- Si conoce la voluntad de su amo y rehúsa obedecerle, recibirá muchos azotes. Esto indica que los miembros pecadores de la iglesia se perderán. Pero si usted continua en pecado, ¡entonces estos versículos lo condenarán tal como a ellos!

El fondo de esto es: Si realmente quiere evitar a los hipócritas y pecadores, necesita convertirse en uno de los miembros de la iglesia de Jesús y servirle fielmente. De otra manera, ¡pasará la eternidad en tormento, en compañía de los pecadores y los hipócritas que tanto quiso evitar!

Estamos de acuerdo en que ningún pecado, de quien sea, será excusado o pasado por alto. Las personas en pecado necesitan arrepentirse si quieren la esperanza de la vida eterna. Esto significa que los pecadores la iglesia no serán excusados -- ¡deben arrepentirse! Esto también significa que señalar los pecados de los miembros de la iglesia no excusará tampoco a nadie -- recuerde, no hay excusa para el pecado. Por tanto, aquellos que son ofendidos por los miembros de la iglesia, ellos mismos deben arrepentirse y cesar de sus pecados. ¿Qué acerca de usted? ¿Dónde quedará?

Fuente: www.gospelway.com

jueves, 18 de mayo de 2017

Prosperidad verdadera.

¿Riqueza espiritual o material?


¿Cuántos en este auditorio desean ser prósperos?

Realmente todo hombre desea ser prospero, porque la prosperidad significa tener éxito en todo los ámbitos de la vida. ¿Quien no quiere tener buena salud?, ¿Quién no quiere que le vaya bien en la vida?, ¿Quien no quisiera tener prosperidad económica?…y es que el deseo de ser prósperos es un deseo muy noble en la vida de las personas. Pero… que hay acerca del concepto de  prosperidad cuando es predicada en los púlpitos de las iglesias. Hoy en día es muy común escuchar enseñanzas acerca de la doctrina de la prosperidad. ¿Será que el hijo de Dios tiene que ser prospero en todo? Y aquel creyente que no experimenta la prosperidad en su vida es porque no está de acuerdo al propósito de Dios?

AMONESTACIÓN CONTRA LOS PASTORES Y PREDICADORES.

La enseñanza de la prosperidad ha sido distorsionada, se la ha enseñado de una manera incorrecta, y lógicamente si un maestro enseña algo incorrecto, el alumno lo tomará como verdadero. Es lo que ha pasado en las iglesias, los ministros han distorsionado la enseñanza de la prosperidad y desde luego las ovejas tienen un concepto equivoco del tema.

Hoy en día existen ovejas flacas porque no reciben alimento, el pastor se ha despreocupado de orar y de preparar mensajes que confronten al hombre con el pecado. Los pastores se han convertido en payasos de púlpitos que en vez de predicar dan charlas motivacionales, donde la iglesia en vez de salir confrontada por la palabra, sale creyendo que esta es un club social. Los pastores tienen más miedo de perder sus ingresos mensuales que predicar la verdad y caen en lo mismo que los fariseos que buscaban más la gloria de los hombres que la gloria de Dios. Y Dios amonesta a este tipo de pastores
•NVI Ez 34:2  “Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel; profetiza y adviérteles que así dice el Señor omnipotente: ¡Ay de ustedes, *pastores de Israel, que tan sólo se cuidan a sí mismos! ¿Acaso los pastores no deben cuidar al rebaño?

•NVI Ez 34:3  Ustedes se beben la leche, se visten con la lana, y matan las ovejas más gordas, pero no cuidan del rebaño.
Para aquel pastor que predica el evangelio le es justo vivir también de él. Pero una cosa es vivir de la provisión de Dios que viene como respuesta a la fidelidad en el ministerio y otra muy diferente es ser VIVIDOR, y usar a Dios para sacar dinero.

¿COMO FUNCIONA ESTA FALSA ENSEÑANZA DE LA PROSPERIDAD?

Amada iglesia de Dios, es lamentable, pero muy cierto lo que ocurre. Se está vendiendo a un Cristo y se está prostituyendo la palabra de Dios, es decir ofrecemos a un Cristo y una palabra a cambio de algo.

•NVI 2P 2:1 En el pueblo judío hubo falsos profetas, y también entre ustedes habrá falsos maestros que encubiertamente introducirán herejías destructivas, al extremo de negar al mismo Señor que los rescató. Esto les traerá una pronta destrucción.

•NVI 2P 2:2 Muchos los seguirán en sus prácticas vergonzosas, y por causa de ellos se difamará el camino de la verdad.

•NVI 2P 2:3 Llevados por la avaricia, estos maestros los explotarán a ustedes con PALABRAS ENGAÑOSAS. Desde hace mucho tiempo su condenación está preparada y su destrucción los acecha.

Ejemplo de palabras engañosas

Muchos hacen referencia a hombres de la biblia que gozaron riquezas como por ejemplo Abraham. La biblia dice en Gn 13:2 “Y Abram era riquísimo en ganado, en plata y en oro”. Ahora bien…lo que se enseña, es que la voluntad de Dios es que seas bendecido en todo como Abraham y que tengas dinero. “¡Abraham era riquísimo y eso es lo que Dios quiere para ti, Pero recuerda que si quieres ser rico como Abram tienes que hacer como él, Abraham dio todo lo que tenía. Despójate de tu casa, carro, tierras; Danos todo y Dios te va a dar al ciento por uno. Corre y dalo ya!”.

Estos son falsos maestros que introducen herejías destructivas a la iglesia de Cristo, hombres que no necesitan tener un arma para robar y dejar en la calle a muchos que prestaron oído a sus palabrerías. Y es por este motivo que muchos no quieren saber nada del evangelio, porque lo han pervertido. Pero hay de aquellos, como dice las escrituras “DESDE HACE MUCHO TIEMPO SU CONDENACIÓN ESTA PREPARADA”

«¿Alcanzar riquezas dándole plata a Dios?»

Esto no solo pasa dentro de las sectas como PARE DE SUFRIR, sino que lamentablemente está ocurriendo dentro de las iglesias cristianas evangélicas, Donde hombres y mujeres están siendo asaltados por supuestos ministros de la palabra. Estamos volviendo a los tiempos cuando la iglesia católica se prostituía vendiendo las indulgencias, que consistía en el perdón de los pecados y la salvación de las almas tanto de vivos como de muertos a cambio de dinero.

No somos perdonados a cambio de dinero, somos perdonados por el sacrificio perfecto que hizo Jesucristo en la cruz; no somos sanos a cambio de dinero, somos sanos por las llagas sanadoras de Jesucristo. Hoy en día se le enseña a los hombres a pactar con Dios. ¿Quieres que tu hijo salga de las drogas? Pacta con Dios (Danos tu dinero); ¿quieres que tu esposo vuelva a la casa? Pacta con Dios (Danos tu dinero) ¿Quieres un trabajo? Pacta con Dios (Danos tu dinero) ¿Quieres ser sano? Pacta con Dios (Danos tu dinero).¿QUIERES SER PROSPERO? Pacta con Dios. Dios no necesita ningún incentivo monetario para hacer sanidad, ni cualquier otro milagro.

A Jesucristo no le pagaron ni un centavo por resucitar aquel joven en la ciudad de Nahim, ni por resucitar a Lázaro, mucho menos cuando con voz de mando le dijo a la hija de Jairo Talita Cumi que traducido es: “Niña a ti te digo, levántate”.
No podemos creer que el hombre esté en la condición de ponerse a pactar con su Señor y su creador, y mucho menos de pedirle algo a cambio de darle una retribución. Que equivocados que están los hombres hoy en día. Es Dios quien pacta con el hombre, y es aquello que podemos ver a través de la historia y de las escrituras. Fue Dios quien pacto con: Adán, Noé, Abraham, Moisés, David, y fue Dios quien estableció el nuevo pacto que fue el cumplimiento de las profecías mesiánicas.

DIOS QUIERE QUE SEAMOS PRÓSPEROS

¡Claro que sí! Pero ser prósperos no es tener una cuenta bancaria abultada, sino que nuestro nombre esté inscrito en el libro de la vida, de allí que el Señor Jesús dijo: <> ¡Pensemos en esto!. Cuantos hombres han alcanzado la prosperidad económica, pero se sienten los más miserables del mundo. Y es que ciertamente el dinero es necesario, y no lo podemos negar, pero también debemos entender que el dinero  puede comprar una casa pero no un hogar; puede comprar una gran cama, pero nunca el sueño. Solo aquel que confía en Jehová aunque no tenga ni un solo centavo en el banco, y aunque esté atravesando por momentos difíciles puede decir: “En paz me acostaré y así mismo dormiré porque solo tu oh Jehová me haces vivir confiado”. Amén.

¿Quién NOS DIJO QUE EL VERDADERO HIJO DE DIOS ES INMUNE?

Es lo que se enseña. Que el hijo de Dios no puede enfermarse, que el hijo de Dios no puede ser pobre, que el diablo maligno no le puede tocar; que no puede atravesar dificultades de ninguna índole porque sino está en pecado y fuera del plan de Dios.

POBREZA.- Se enseña que el hijo de Dios no puede ser pobre porque Dios es el dueño del oro y la plata. ¡Claro que Si! Dios es el dueño del oro y de la plata. Pero no podemos condicionar la prosperidad a las riquezas. Porque si así lo haríamos entonces les hago una pregunta: ¿Jesús era prospero? Si condiciona la prosperidad a la bendición económica, la respuesta seria: “NO”, porque Jesús no tenía una casa propia, no tenía un auto, no tenía una cuenta bancaria, ni siquiera tenía donde recostar su cabeza. Pero no ha existido en el mundo un hombre más exitoso y más próspero que Jesucristo (Yo soy el que estuve muerto y ahora vivo, y tengo las llaves de la muerte y del infierno). Y recordemos que fue el mismo Señor Jesús quien dijo que siempre habrá pobres entre nosotros.

ENFERMEDAD.-  Se enseña que el hijo de Dios no puede estar enfermo. Tras tal enseñanza Que es lo que piensa un hombre o una mujer que se esfuerza por agradar a Dios y que es un verdadero creyente cuando el doctor le dice que tiene cáncer. Lo primero que puede pensar es que esta en pecado y por eso Dios le envía un castigo como este, Porque es lo que se ha enseñado-.

Pero si buscamos evidencias en las escrituras el mismo apóstol Pablo dijo acerca de su enfermedad: “Tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mi. Y me ha dicho: Bástate en mi gracia” -2 Cor 12:8-9 Si nos basamos en la falsa doctrina de la prosperidad  y de que el hijo de Dios es inmune a la enfermedad, entonces que diremos ¿Qué el apóstol Pablo estaba en pecado? Claro que no. Dios no lo sanó no porque le faltaba fe, sino porque a veces el aguijón de Satanás es necesario en la vida del creyente.

DIOS NUNCA NOS HA DICHO QUE LAS COSAS SERÁN FÁCILES EN ESTE MUNDO

Las falsas doctrinas acerca de la prosperidad nos dicen que el hijo de Dios nunca tendrá aflicciones, ni necesidad, ni enfermedad, ni atravesara momentos difíciles. Pero las escrituras me declaran totalmente lo contrario. Ellas me dicen que en el mundo vamos a tener aflicciones, pero que confiemos porque Dios ha vencido al mundo; me dicen que muchas son las aflicciones del justo, pero que de todas estas Jehová nos librará; me dice que:

Hab 3:17 Aunque la higuera no florezca, Ni en las vides haya frutos, Aunque falte el producto del olivo, Y los labrados no den mantenimiento, Y las ovejas sean quitadas de la majada, Y no haya vacas en los corrales;
Hab 3:18 Con todo, yo me alegraré en Jehová, Y me gozaré en el Dios de mi salvación.

¿Cuántos en este auditorio desean ser prósperos? Si tu respuesta es: “YO” entonces te invito a que empieces a caminar con aquel que no sabe que es el fracaso, con aquel que es el rey de reyes y Señor de Señores. ¿De qué te sirve hombre ganar el mundo entero si pierdes tu alma? Mt 6:19 No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; Mt 6:20 sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.

Hombre y mujer que estas aquí, pon tu mirada en el cielo, que esa es tu verdadera meta, y cuando estés allá podrás decir: “HE SIDO PROSPERADO, HE SIDO BENDECIDO EN CRISTO JESÚS”. Es en el cielo el único lugar donde no vamos a padecer muerte, ni llanto ni dolor ni pobreza alguna Amén.

Fuente: https://ministeriosreydegloria.wordpress.com

sábado, 6 de mayo de 2017

el falso evangelio de la prosperidad

¿Qué es la doctrina de la prosperidad?


La teología de la prosperidad también conocida como teología del pacto o teología de la siembra y en América Latina el llamado movimiento Palabra de fe, o también conocido como movimiento de Fe o súper fe, enseña que todos los cristianos deben ser ricos. Que aquellos que no son adinerados no lo son porque no tienen fe, desconocen la voluntad de Dios y por su falta de confianza en él no siembran las semillas de fe (dinero) en los bolsillos de estos predicadores, “apóstoles” y “profetas” que generalmente se hacen llamar apóstoles para darse aires de autoridad. Según ellos la pobreza es símbolo de maldición. Esta teología se fundamenta en textos bíblicos sacados de contexto o ignorando otros en particular que mencionaré más adelante sin sacarlo de contexto. Aunque no hay nada malo ni pecaminoso con ser rico el problema radica en distorsionar el evangelio poniendo las riquezas materiales como el fundamento sin tomar en cuenta la soberanía de Dios. Según esta creencia un cristiano puede escribir su propio plan si tiene fe.

Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí; No me des pobreza ni riquezas; Manténme del pan necesario; No sea que me sacie, y te niegue, y diga: ¿Quién es Jehová? O que siendo pobre, hurte, Y blasfeme el nombre de mi Dios. Proverbios 30:8-9

¿Quiénes son los que traen esta teología?

Principalmente son evangelistas de la televisión que inicialmente eran de Estados Unidos y ahora se ha expandido a los países latinos. Casi todos tienen grandes títulos como apóstol, doctor, pastor, etc. y les gusta gloriarse de su riqueza por que son su evidencia de que son hombres y mujeres de fe y ser millonario lo prueba. No olviden que el dinero que tienen viene de las semillas de fe que le exigen al creyente ingenuo como evidencia de su fe y como señal de pacto para que Dios te prospere. Si no siembras la semilla en su ministerio (que le paga un gran sueldo a su líder) Dios no te bendecirá.

Piensen a qué se párese esto. ¿Se acuerdan de Martín Lutero y la reforma protestante? En el tiempo de Martín Lutero la iglesia católica vendía indulgencias (perdón de pecado) a cambio de dinero. Sabemos que ya Cristo pagó la salvación de todos dando su vida por todo ser humano, es de gratis y de allí surgió la reforma protestante. Con la teología evangélica de la prosperidad ya no hay que esperar a ir al cielo para recibir la recompensa porque ahora podemos comprar la bendición de la prosperidad dándole dinero a un particular. Y no es que dejemos de dar ofrenda y diezmo, estos son mandamientos bíblicos que debemos seguir para apoyar la obra de Dios. Solo no des como si estuvieras invirtiendo en fondos mutuos, da por agradecimiento a Dios. Muchas veces criticamos lo que hizo la iglesia en ese tiempo pero la verdad es que estamos en la misma condición ya que esto se ha infiltrado en la mayoría de las iglesias protestantes.

En Apocalipsis 3:16-19 se nos habla de la iglesia en este estado. Los dones y riquezas de Dios no se compran, Dios los da a quien el escoge para ello con un propósito en particular. Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero. Hechos 8:20 A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche. Isaías 53:1

Los pasos para que Dios te prospere según esta teología:

Visualiza lo que quieres, Formarlo en la mente, Reclámalo y confiésalo

Estos 3 pasos se practican en los rituales de la nueva era (The secret). Conocemos las promesas del Señor y él prometió que: …todo lo que pidiereis en oración, creyendo lo recibiréis Mateo 21:22. Y también nos encontramos con muchas otras promesas. Pero, esto no incluye deseos codiciosos (Santiago 4:3). Aquellos que están bajo esta teología, van por las calles poniendo sus manos sobre los automóviles que quieren tener y se paran frente a lujosas casas y las reclaman para ellos pisoteándolas como señal de dominio. Pues, se supone que las riquezas de los pecadores sean traspasadas a ellos. La triste realidad es que los que terminan prosperados con este mensaje son solo los que lo predican. Estos son los que le dan mala fama a los santos ministros de Dios pagando justos por pecadores.

¿Que dice la Biblia sobre eso? (Lo que estos predicadores no mencionan)

Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores. 1 Timoteo 6:9-11 Escuchamos la promesa de Mateo 21:12 una muy mal usada entre los creyentes pero no debemos olvidar que para que se cumplan estas promesas bíblicas deben cumplirse las condiciones que la misma Biblia dice:

Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. Santiago 4:3

No te afanes por hacerte rico; Sé prudente, y desiste. ¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas? Porque se harán alas Como alas de águila, y volarán al cielo. Proverbios 23:4 y 5 Luego cuando el creyente sigue esta teología con toda la fe y diligencia del mundo, declarando, confesando, pisando el lugar, actuando, sembrado la semilla monetaria, dándole al rico en lugar de al pobre y reclamando en el nombre de Jesús choca con la realidad cuando ve que esto fracasa y muchas veces el impacto es tan grande que la persona piensa que Dios a fallado lanzando a este creyente al mundo ya que toda su fe se le ha caído al suelo. Este es el resultado de una teología incorrecta que no refleja la verdad un evangelio bíblico bien estudiado y aplicado. Si te ha pasado algo similar no dejes al Señor. El nunca falla y su palabra es la verdad. El problema es que has sido engañado por estos lobos rapaces vestidos de oveja que se alimentan del rebaño. Aprende a cuestionarlos por la palabra y huye de ellos, cámbiate a una iglesia donde el evangelio no este contaminado.

Es curioso que los pasos de esta teología sean tan parecidos a la ley de la atracción

Teología de la prosperidad: Visualiza lo que quieres, Formarlo en la mente, Reclámalo y confiésalo.

Ley de atracción (Nueva Era):Identifica tu deseo, Elevar tu frecuencia vibracional significa cambiar de enfoque. Cambiar de enfocarte en lo negativo, a enfocarte en lo positivo. Elimina tu resistencia – Eliminar tu resistencia significa liberarte de toda duda (fe).La ley de atracción (The Secret) es una herejía de la espiritualidad de la nueva era predicada por metafísicos, ocultistas y espiritualistas paganos. En esta creencia se predica que todos somos dioses y podemos crear nuestra propia realidad con estos pasos y tener cualquier cosa con la afirmación positiva. Parece que la herejía se ha colado en muchas congregaciones evangélicas.

Nos dice el Reverendo Kenneth Copeland uno de los defensores principales de la teología de la prosperidad:“Tú puedes tener lo que afirmas! En efecto, lo que estás afirmando es lo que estás recibiendo ahora mismo. Si tú vives en pobreza, en miseria y en necesidad, cambia lo que estás afirmando. Ello cambiará lo que tienes ahora… tienes que disciplinar tu vocabulario. Tienes que disciplinar todo lo que haces, todo lo que dices, y todo lo que piensas tiene que concordar con lo que Dios hace, lo que dice y lo que piensa. Dios estará obligado a suplir tus necesidades porque así lo promete en su Palabra … si te mantienes firme en esto, tus necesidades van a ser satisfechas”(Copeland 1974, 98,101). Estos predicadores reducen a nuestro Dios a un mero genio de la lámpara mágica porque podemos obligarlo a concedernos lo que queramos. Para ellos ya Dios no es soberano porque afirman que la autoridad ha sido dada a la iglesia. Estos predicadores afirman que Jesús, sus apóstoles y siervos de Dios eran ricos.

Está escrito: Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda. Hechos 3:6 Los apóstoles no andaban llenos de dinero sino de la presencia de Dios. Jesús le dijo: Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar su cabeza. Mateo 8 Jesús vivió una vida humilde, nunca fue rico porque el dio el ejemplo que debemos seguir: El saber en fe que Dios suplirá todo en el momento justo en que hace falta. Y el pollino que monto Jesús no era equivalente a un cadilac del año como he oído decir, ni siquiera era de el por que se lo habían prestado por un día.

No veo a esos predicadores enseñando esa teología  en países como Haití y el continente africano donde miles mueren en la pobreza a ver si funciona allá también porque si es bíblico a ellos les debe servir también y ser prosperados. ¿Y porque dicen que para que Dios te bendiga debes darle dinero al predicador mas adinerado que veas en lugar de dar al pobre o a tu vecino en necesidad como dice la Biblia? Dios sabe que tienes necesidad de lo material y te dice que si lo buscas a El primeramente recibirás todo  lo que necesitas lo cual no es lo mismo que lo que se te antoja. Esa es la verdadera promesa de Dios.
Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.  Mateo 6:33

Fuente: http://www.evangelistico.org