Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

martes, 23 de febrero de 2016

Sorprendentes declaraciones de Danilo Montero

Corrupción en los mensajeros de Dios ayer y hoy.


Los Hijos de Elí y su osadía.   Por Danilo Montero  

La Biblia nos dice que los hijos de Elí eran sacerdotes que estaban en la casa de Dios, pero eran hombres impíos. ¿Será posible que lo mismo esté ocurriendo hoy día en nuestras iglesias? Es hora de limpiar la casa...

Latinoamérica se está despertando para descubrir que hoy es el día de la presencia de Dios, el día para la manifestación de la gloria de Dios. Latinoamérica se está despertando para no conformarse más con simples ritos y tradiciones. América Latina hoy tiene más hambre que nunca por un mover genuino del Espíritu Santo.
Algunos han pensado que este mover tiene que ver con la música. Hoy tenemos más música que nunca en toda la historia de nuestro continente y damos gracias a Dios por eso. Algunos erróneamente han pensado que el despertar espiritual radica en tener nueva música. Yo me pregunto si eso es realmente así. He estado en lugares donde las personas cantan y cantan por horas, pero salen igual que como entraron. Me da la impresión que no es la música ni más libros lo que necesariamente trae el avivamiento a Latinoamerica. Me da la impresión de que tiene que ser algo más.

En uno de los momentos más cruciales del pueblo de Israel, la Biblia nos relata una doble historia. Se trata de la historia de un pueblo que se apartó de Dios y el testimonio de cómo el Padre levantó a un hombre para que trajera el despertar espiritual a Su pueblo. Es la crónica de los hijos de Elí y el profeta Samuel.

Samuel fue el fruto de un encuentro que su madre tuvo con Dios. Una mujer que no podía tener hijos y que año tras año ofrecía sacrificio -- una mujer donde se perpetuaba la religión. Año tras año seguía en las mismas costumbres, pero no cambiaba. Llegó el día que su desesperación fue tan grande que aquella mujer entró al templo, se tiró al suelo y lloró la última gota de aflicción que había en su corazón. Entre sollozos le expresó: "Señor, si tú no me das un hijo me muero. Yo no me levanto de aquí hasta que no hagas algo conmigo".

¡Oh que nuestras canciones pudieran tener tal intensidad! ¡Qué no necesitáramos de repertorios de 20 canciones para conseguir un toque del Espíritu Santo en una persona!

Ana en silencio hizo más que cualquier melodía. Ana fue tocada por Dios y entonces nació Samuel. Ella simplemente pidió un hijo y no sabía que Dios le estaba dando uno de los profetas más grandes que tocaría y cambiaría la historia de Israel para siempre. Pero cuando Dios describe la época en que hace nacer a Samuel nos enseña que lo hizo nacer como la esperanza en medio de una noche espiritual en Israel. Samuel se convirtió en la punta de la lanza dentro de un mover que confrontó la religiosidad de Israel. Con todo el corazón pienso que esta es una palabra profética para Latinoamérica.

Falta de conocimiento de Dios

Los hijos de Elí eran hombres impíos, y no tenían conocimiento de Jehová. -- 1 Samuel 2:12.
¿Será posible que haya en la casa de Dios sacerdotes que no le conozcan? ¿Será posible que las personas que ministramos hoy día no tengamos conocimiento de Dios? ¿Será tal cosa posible?

¡Es perfectamente posible! Los discípulos de Cristo estuvieron caminando junto a Él por 3 años y no lo reconocieron después de la resurrección. Sí, es posible. Es posible estar en la cara de Dios y no conocerlo. Es posible encontrarse con Jesús de frente y no reconocerlo. Es posible pasar 20 y 30 años en una iglesia y no tener el mínimo conocimiento personal de quien es Dios. La desgracia de la religiosidad es que no nos deja tener un conocimiento personal de quien es Dios. El gran infortunio de la religiosidad es que puede poner a grandes personas como líderes sin que tengan realmente una experiencia viva con Dios.

Los hijos de Elí son el ejemplo de una generación que nació en la iglesia, pero que nunca ha nacido de nuevo. Yo pasé los primeros años de mi vida asistiendo a una iglesia todos los domingos, escuchando la prédica, cantando algunas canciones y diciendo una que otra cosa piadosa, pero nunca se me dio la oportunidad de tener un encuentro con Dios. Hay algunas iglesias donde de todas maneras esa no parece ser la meta. Hay congregaciones donde el equipo de sonido es tan terrible que parece que a nadie le importe si la gente entiende lo que se está diciendo desde el púlpito.

Las iglesias en nuestros países se reúnen cada domingo para "adorar", siguen un programa que han estado cumpliendo por muchos años y salen exactamente igual que como entraron. ¿Me pregunto por qué? Porque estamos perpetuando la religión, y la religión no le permite a las personas tener un encuentro con Dios.

Insensibilidad a Su presencia

Cuando cada israelita ofrecía sacrificios a Dios, los sacerdotes presenciaban esa ofrenda. Antes de que la carne fuera presentada en sacrificio, como manda la ley, ellos casi la arrebataban de la mano del ofrecedor. Además, la comían antes de que se quemara la grosura lo cual quebrantaba la ley de Dios de acuerdo al libro de Levítico 1:12-16. Según la ley, todas las necesidades de los levitas debían ser satisfechas por medio de los diezmos del pueblo. Pero los hijos de Elí se aprovecharon de su posición para satisfacer sus propios deseos. "Era, pues, muy grande delante de Jehová el pecado de los jóvenes; porque los hombres menospreciaban las ofrendas de Jehová", (1 Samuel 2:17).

Los hijos de Elí querían la mejor parte para sí. Cuando la persona no tiene temor de Dios se atreve a hacer cosas que ofenden a Dios -- y no le importa. Cuando los líderes no tenemos conocimiento de Dios comenzamos a tomar lo que le pertenece sólo a Dios para nosotros. Nos robamos la gloria de Dios. Nos robamos el aplauso de las personas para nosotros. Nos robamos la gloria y las bendiciones que el pueblo de Dios recibe para levantarnos un ministerio y un nombre. Aquello que fue designado para ser quemado totalmente en un altar para Dios lo tomamos y lo usamos para nuestro beneficio y ganancia.

Cuantos hemos sido negligentes y nos hemos encontrado en una encrucijada donde no supimos darle la gloria a Dios y usamos para nuestro beneficio personal las cosas que le pertenecen a Él. Hemos usado los medios, el dinero, los recursos y los dones que Dios nos ha dado para levantar cosas para nosotros en lugar de ofrecerlo todo ante el altar de Dios. Eso es algo que Dios no va a pasar por alto.

Nosotros que ministramos la música desde un púlpito. Nosotros que estamos ocupando las plataformas en Latinoamérica somos los primeros que vamos a ser llevados a juicio ante el Señor porque nos estamos robando lo que sólo le pertenece a Dios.
La Biblia nos dice que el pueblo de Israel se sentía tan ofendido por las acciones de los hijos de Elí, que comenzaron a dejar de ir a ofrecer adoración al Señor. ¿Sabe cuál ha sido nuestro verdadero problema en América Latina? Hablamos mucho de la presencia de Dios, pero no la conocemos y por lo tanto no la respetamos. Los hijos de Elí no respetaban la presencia de Dios porque no la conocían. Ese es nuestro mismo pecado.

El avivamiento que Dios ha querido traer a Latinoamérica en los últimos 10 años no tiene nada que ver con la música. Tiene que ver en cómo usted reacciona ante la presencia de Dios. Tiene que ver en cómo usted respeta la presencia de Dios en su propia vida.
Recuerdo una reunión que se organizó para recaudar fondos para una casa de ancianos, la presencia de Dios estaba tan dulce. Pero mientras algo hermoso y ungido estaba pasando habían miles de jóvenes patinando en el entresuelo -- comprando cosas. No estoy jugando al más santo cuando digo esto; yo estuve en esa posición muchas veces. ¿Quién cree usted que les enseñó esa falta de respeto por la presencia de Dios, si no son los adultos?

El Espíritu Santo está tratando de moverse en muchas reuniones y algunos ni se dan cuenta. Se ponen de pie cuando otros se están entregando al Señor. Somos tan insensibles que cuando es hora de irnos nos vamos sin importar lo que el Espíritu Santo está haciendo. ¡Los músicos nos paramos al frente, cantamos y ministramos, y cuando terminamos, nuestro negocio acabó y nos vamos a ocupar de nuestro negocio de ventas! ¿Y qué pasa con el resto de la reunión? ¿Dónde está el respeto por la presencia de Dios? No estoy hablando de un respeto religioso. Estoy hablando de ser sensibles a la presencia de Dios.

Aquella noche, mientras la presencia de Dios tocaba a esos ancianos, el resto de nosotros estaba como si nada estuviera pasando. Casi no se podía respirar porque el humo de las ventas de carne había llenado la casa. El Señor me dijo: "Antes era la nube de Mi gloria la que llenaba mi casa. Ahora es el humo de las ventas".

Déjeme preguntarle una cosa más: ¿Cómo podemos respetar la presencia de Dios en Su casa si no sabemos reconocerla en nuestra vida diaria? La Escritura nos dice en Apocalipsis que en cuanto los querubines comienzan a cantar Santo, Santo, Santo, 24 príncipes se postran y comienzan a adorar al Cordero. Los primeros que reaccionan ante el llamado de la adoración son los líderes, los príncipes del Pueblo de Dios. En Latinoamérica es lo contrario, los últimos que adoramos somos los líderes. Tenemos tiempo para hacer nuestras notas, conversar entre nosotros mientras que el resto de la Iglesia está adorando al Señor. Somos los últimos que nos aparecemos en el tiempo de adoración. Somos el último ejemplo de devoción. ¿Cómo pretendemos que el pueblo aprenda a adorar al Señor si nosotros somos los últimos en reaccionar a Su presencia? ¿Cómo podemos enseñar adoración si somos los que cortamos el mover del Espíritu Santo?

Parece que no creemos lo que la Biblia nos dice. Algunos deben estar pensando que todo esto que escribo es muy anticuado. No me importa. El pecado nos ha endurecido, aun a los mismos cristianos. ¿Cómo respondes cuando el Espíritu Santo te habla? ¿Qué haces cuando el Espíritu de Dios te dice que no hagas lo que estás haciendo? ¿Lo ignoras? ¿Qué has hecho cuando Él te ha dicho que no vuelvas a ver con lujuria a una persona? Con razón no tenemos respeto por la presencia de Dios. Respeto y sensibilidad por Él es la clave para lo que Dios quiere hacer en América Latina.

Corrupción moral

Pero Elí era muy viejo; y oía de todo lo que sus hijos hacían con todo Israel, y cómo dormían con las mujeres que velaban a la puerta del tabernáculo de reunión. -- 1 Samuel 2:22.

Ofni y Finees, los hijos de Elí, habían traspasado el límite del respeto al punto tal que fornicaban con las mujeres que cuidaban las puertas de la casa de Dios. Las dos personas que estaban encargadas de las cosas más santas de Dios --esos dos hombres ofrecían sacrificios en el día y fornicaban en la noche. Y no fornicaban en un hotel cerca del tabernáculo, lo hacían en las puertas de atrás del templo del Señor. La vida de estos sacerdotes apestaba al igual que la religiosidad que pretendemos conservar como una muestra de nuestro cristianismo. La religión esconde inmundicia y corrupción bajo sus vestiduras.

¿Le parece gracioso eso? No puedo aceptar que se sigan contando las historias de incoherencias que hay entre los músicos cristianos. Músicos que en realidad son marineros dejando amores en cada puerto. Un amigo mío me hizo llorar recientemente al contarme de las cosas que pasaban en unos eventos donde él participó. Historias de cómo cantantes se meten con otros cantantes -- solteros y casados. Gente cristiana que están detrás de las plataformas fornicando y adulterando y después se paran al frente para ministrar.

Si me quieren tratar de puritano, adelante, pero yo no puedo aceptar que eso sea así. No puedo aceptarlo. No puedo aceptar que estemos en adulterio y justifiquemos nuestro pecado, y nos paremos adelante a predicarle a miles de personas. No puedo aceptar que estemos jugando con el pecado -- especialmente los que somos ministros de Dios. No puedo aceptar que la mentalidad contemporánea le permita a las personas hacer y deshacer de sus matrimonios como quieran y después justificarse. ¡No puedo aceptar eso! No estoy jugando a ser el más santo, estoy consciente de que las piedras que tiro vienen para acá también. Le pido a Dios que tenga misericordia de mí. Sé que algunos de los que han sido más duros en sus prédicas fueron de los primeros en caer. Pero no puedo aceptar que nos excusemos en la gracia de Dios después de pecar, para luego subirnos adelante y pretender que nada pasó. No es posible, excepto si usted quiere permanecer en la religiosidad porque la religiosidad si permite eso.

Dios está entregando medios, recursos, discos, talentos, a muchas personas que están leyendo estas palabras. Pero muchos tenemos las manos sucias. Las bendiciones van a seguir viniendo y nos van a hacer creer que porque tenemos respaldo financiero y más recursos Dios está con nosotros. Pero esa es una mala forma de asumir la bendición de Dios. Si el dinero y los recursos son sinónimos de que Dios está con nosotros entonces tienes que decir que los mormones están totalmente en lo correcto, ya que son una de las sectas religiosas más ricas del mundo. ¿Su riqueza significa que Dios está con ellos? ¡No!

Quién sabe por cuanto tiempo los hijos de Elí hicieron de las suyas y nada pasó. Ahí está la trampa -- tu juegas con el pecado, te paras adelante, cumples el papel de un sacerdote de Dios para volver a pecar otra vez. Hasta que un día llegas a decir, "Bueno, nada pasó, debe ser la gracia de Dios".

Pero, un día los filisteos salieron en contra de Israel y los dos sacerdotes salieron delante. Pelearon en Eben-ezer, que quiere decir "hasta aquí nos ayudó Dios". Un lugar donde antes habían tenido victoria, pero ahora salieron avergonzados. Regresaron al campamento y reclamaron delante de Dios (paráfrasis): ¡Señor!, ¿No prometiste que ibas a estar con nosotros todo el tiempo, no nos prometiste que nos ibas a entregar a nuestros enemigos, no que ninguna arma forjada contra nosotros va a prosperar? Otros preguntamos: ¿Señor dónde están tus promesas? ¿Dónde está lo que me dijiste una vez de niño? Algo está mal contigo Señor, porque por más que hago y hago no llego a los primeros lugares.

Entonces traen el arca y hacen una fiesta tan increíble que la Biblia dice que la tierra tembló y los filisteos se asustaron y dijeron: "Debemos pelear como hombres para que no sirvamos a los hebreos". Claro el arca esta allí, el amuleto. Los israelitas creyeron que si traían el arca, que ya no significaba nada para ellos, Dios iba a venir. No se engañe, no es la mucha bulla la que trae la presencia de Dios. A veces la mucha palabrería y las muchas canciones ocultan la falta de unción. Una iglesia que canta por horas no es necesariamente una iglesia avivada.

Dios no estaba cuando el arca llegó y fueron muertos muchos en medio del pueblo, entre ellos los hijos de Elí. Porque cuando se vive en la religiosidad no hay victoria ante el pecado.

Un mensajero corrió desde el campamento, Elí quien ya había perdido la vista, física y espiritualmente estaba sentado. 1 Samuel 4:12-18 pudiera haber ocurrido así:
"¿Qué paso?", preguntó temeroso Elí. "No me vas a creer lo que ha pasado", dijo el mensajero postrado en el suelo "No me cuentes nada, ¿donde está el arca?", dijo Elí. "Mira Elí, tus dos hijos acaban de morir, es terrible lo que ha pasado..." "Te pregunté, ¿dónde está el arca? ¿dónde está la gloria de Israel?", respondió firmemente Elí.
"¡La han robado! ¡Nos han robado la gloria de Israel! ¡No hay gloria en Israel!"

Elí cayó de espaldas, y murió. Su nuera, al escuchar de la muerte de su esposo y de su suegro comienza a dar a luz antes de tiempo. Antes de ella morir le dice a las mujeres que reciban a ese hijo y que le pongan de nombre Icabod porque "la gloria de Israel ha sido traspasada". Sobre los cielos de nuestras naciones se ha pintado un nombre: No hay gloria, no hay presencia. Tenemos muchas luces, mejores sonidos que nunca, mejores discos que nunca, más libros que nunca, pero, ¿dónde está la gloria? ¿dónde está la gloria que cambia a las personas?

No puedo creer que los músicos cristianos del siglo XXI nos paremos al frente a entonar hermosas canciones y recibir los aplausos del público y dejar a la gente tal como vino. ¿Sabe qué esta haciendo falta? ¡Están haciendo falta corazones de pastor! El día más negro de la historia de Israel vino porque le fue quitado lo único que no te puede ser quitado: la gloria de vivir en Su presencia. La gloria de Israel es el Señor. Lo que nos hace un Pueblo maravilloso es que Él esté entre nosotros.

Y entro Jesús en el templo de Dios, y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas; y les dijo: Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada. -- Mateo 21:12-13.
¿Piensa que Jesús estaba molesto porque había personas cambiando y vendiendo en la casa de Dios? Algunos legalistas dirían: ¡Sí, aleluya, predícalo! Era necesario que esas personas estuvieran allí porque la gente muchas veces necesitaba comprar su sacrificio antes de subir al altar -- tenían que cambiar dinero. ¿Cuál era el pecado? El pecado era que habían perdido el enfoque.

El enfoque de lo que debe suceder dentro de la casa de Dios es que las personas se encuentren con Dios. ¿Sabe qué pasó después que Jesús retomó el enfoque correcto? Vinieron a Él en el templo ciegos y cojos y los sanó. Eso quiere decir que la gloria volvió a la casa. Las vidas fueron cambiadas, los que estaban en miseria fueron levantados, los que estaban aprisionados fueron hechos libres, los que estaban deprimidos fueron llenos el gozo del Señor, los que estaban inválidos se levantaron de sus sillas, los que estaban perdidos encontraron al Señor.

¿No es acaso ese el fin de todo lo que hacemos? ¿O cuál es el fin, que vendamos más, que ganemos un premio, ser más populares? ¿Cuál es el fin, enriquecernos, tener un ministerio grande? El fin es que las personas conozcan a quien tienen que conocer. No podemos cambiar de enfoque y creer que Dios se va a quedar sin hacer nada. Vienen días en los que usted no se conformará con sentarse a aplaudir. Vendrán días en que los que verdaderamente están vivos espiritualmente van a demandar de los que estamos en liderazgo, que traigamos la presencia de Dios.

Fuente: http://vidacristiana.com/

sábado, 13 de febrero de 2016

¿Adoración a Dios o Veneración a hombres?

El gran negocio de la adoración.


El término “adorar” indica rendir culto, pero en su sentido más profundo envuelve venir delante del Señor con reverencia, veneración y pleitesía. El término hebreo establece que shajah (שָׁחָה,), indica «adorar, postrarse, bajarse, inclinarse». Esta palabra se encuentra en el hebreo moderno con el sentido de «inclinarse o agacharse», pero no en el sentido general de «adorar». En sí, es toda acción que ejecutemos para Dios, ya sea cantando, ofrendando, leyendo la biblia o postrándonos en silencio delante del Señor. Sin embargo esta palabra ha sido adulterada para dar paso a un concepto mercantil, en donde los supuestos adoradores o salmistas usan el término “adorar” para hacer conciertos y cobrar una entrada por esa supuesta adoración.

Actualmente, y con  el beneplácito de los pastores, que son indirectamente los culpables de esta modalidad, se ha levantado una generación de cantantes que con el cuento de “adorar” están mercantilizando la iglesia, la cual tristemente va detrás de ellos, como si fueran estrellas mundanas, para escucharlos, y pagan para recibir una supuesta “ministración musical”, que muchas veces están impregnada de los esquemas de los cantantes mundanos. En estos conciertos cristianos se hace un pingüe negocio. Los cantantes o “salmistas”, como le dicen los de la onda apostólica, tienen su manager, sus contratos y sus cuotas por actuación.

En los mismos se ponen condiciones idénticas a las del mundo, como por ejemplo; una cantidad por presentación que oscila entre $1,000 a $3,000 dólares por noche, además de cubrirles  los gastos de hotel, pasaje y comida para él y su equipo. Si el evento no recauda lo pensado, el cantante exige siempre la paga acordada y por anticipado, y si no lo hacen, entonces estando ya en el evento, se niega a cantar. Esto ha ocurrido en varios lugares. El más reciente es el concierto de Danny Berrios en Santo Domingo, República Dominicana, en agosto del 2011, en donde por no poderle pagarle los $10,000 pesos dominicanos que faltaban, por la poca asistencia, el cantante se negó a pasar a la plataforma, y el público indignado lo agredió, causándose un gran escándalo. 

Lo mismo ocurrió en Honduras en un concierto a beneficio del Proyecto Victoria, en donde al faltar una parte del dinero, que el cantante lo pidió antes de subir al escenario y como no se había recaudado, se negó a cantar, y para evitar el escándalo los organizadores del evento prometieron conseguirle el resto del dinero al otro día. Lo tremendo es que estos cantantes, son manchas en nuestros ágapes, estrellas errantes, como dice Judas 13.

La corrupción en el mundo de la música cristiana es alarmante.
Algunos músicos andan en adulterio y fornicación, y así actúan delante de Dios, haciendo afrenta al Espíritu Santo. Además, estos  artistas (no adoradores) introducen prácticas dudosas que no son respaldadas por las Escrituras, como por ejemplo, una vueltecita, un grito de guerra etc. y a veces cantan canciones sin contenido bíblico, y en la cual no mencionan ni a Dios, ni a Jesús, y podría muy bien aplicársele también a una persona del mundo, como una que dice “quiero vivir pegado a ti” pero ¿quién es ese “ti”?

Estos falsos adoradores después que explotan a la iglesia, muchas veces se vuelven al mundo, o coquetean con el mismo, como pasó con la artista  mexicana Yuri (cuyo nombre es Yuridia Valenzuela Canseco), con Juan Luis Guerra, José Luís Rodríguez “El Puma” y otros. En una ocasión viajando en un avión rumbo a Miami, un supuesto grupo musical cristiano procedente de Argentina, y que estuvo dando conciertos cristianos en Honduras, iban conversando y burlándose de los asistentes al evento, usando palabras vulgares. En otra ocasión, un cantante mundano, que aparentemente se había convertido a Cristo, platicaba con otro cantante cristiano y le comentaba que el negocio secular estaba muy malo, pero entre los cristianos le iba muy bien.

Los conciertos cristianos tienen de todo menos adoración.
Los artistas adoptan ropa, movimientos, y apariencia similares a los cantantes del mundo. Usan ropa extravagante, algunos con percing, tatuajes, cadenas, recortes de cabellos modernos etc. En sus presentaciones usan efectos especiales de luces y humo, como en las discotecas. Además manipulan a los presentes instándole a gritar, saltar, decir palabras incoherentes etc. Es todo un espectáculo similar a los conciertos mundanos, usando el nombre de Jesús, y convirtiendo el evangelio en un arte profano, sin trasfondo doctrinal y alejado del principió de santidad. Se adoptan ritmos modernos, con repique extravagantes de acordes, idénticos a los grupos seculares. 

Los conciertos a veces son más caros que los del mundo.
Algunos jóvenes no van a adorar, sino a divertirse, y las fanáticas del artista van a buscar su autógrafo. En un concierto de cierto cantante Puertorriqueño, las jovencitas le tiraron al cantor ropas íntimas a la plataforma. No cabe duda que los asistentes al evento experimentan una bendición electrónica y manipulativa, pero sin experiencias profundas con Dios.

Como efecto de esta modalidad, se venden CD, camisetas del grupo, adornos e incluso objetos que supuestamente son portadores de unciones especiales. Hemos llegado a una corrupción en la Iglesia cristiana evangélica peor que la que existía en la edad media dentro de la Iglesia Católica, y aun más, peor que entre los cantantes mundanos.

Sobre lo ocurrido en Santa Domingo, Republica Dominicana, con el cantante Danny Berrios, cuando en un concierto éste se negó a cantar, porque no le pagaron una parte del contrato, no apruebo la conducta de los asistentes, la cual reflejaba lo alejado que están de Dios y de los principios evangélicos,  pues apedrearon y abuchearon a Danny por no querer cantar, llegando al extremo de lanzarle piedras, vasos y botellas plásticas, hecho ocurrido en el polideportivo “Héctor-El Vikingo-Monegro”,  lo cual no se justifica, pues evidencia carnalidad y falta de conocimiento de las enseñanzas de Jesús entre los allí presente. 

Por otro lado, el pastor evangélico Fernando Betancourt, que había hecho un contrato tan oneroso con el cantante,  no  cumplió lo acordado, procedió muy mal, porque desde el punto de vista natural, era un deber cumplir lo firmado, aunque cristianamente hablando, un siervo de Dios no  puede negociar de esta forma el ministerio de alabanza usando para ello un contrato de trabajo mercantil lo cual no es correcto bíblicamente hablando, y menos aun, defraudar a los asistentes, que por su forma de proceder, reflejan carnalidad y falta de una genuina experiencia con Dios. La culpa de todas estas estrellas fugases que mercantilizan y escandalizan el evangelio la tienen los pastores, que también buscan beneficios de estos espectáculos.

Sé que muchos no compartirán este punto de vista, pero les dejó unas preguntas. ¿Porque entre los discípulos de Jesús no había ningún músico, si la música era tan importante para la iglesia?  ¿Has investigado como llegó la música a dominar el culto?  ¿Los cantores del Rey David imitaban en su música los estilos de los pueblos paganos? ¿Cuántas veces canto Jesús? ¿Cuál era la parte más importante en el culto primitivo?

Fuente: http://contralaapostasia.com/

viernes, 5 de febrero de 2016

La verdad sobre los demonios y su expulsión

La expulsión de demonios.

¿Cuales son los patrones bíblicos para la expulsión de demonios? 
¿Bajo qué condiciones y quién puede expulsarlos? ¿Qué mitos y fábulas existen hoy día sobre esta practica? 

La falta de conocimiento es la razón principal de que hoy día haya rituales y conceptos no bíblicos en muchas iglesias, llevada a cabo por ciertos ministros cristianos que han convertido lo que es un sencillo ejercicio de autoridad delegada por Cristo en un acto sensacionalista, lleno de emociones, gritos, saltos y espectáculo.   
El pensamiento general de mucho pueblo cristiano es creer de que si no hay ese tipo de show y espectáculos, Dios no está, con la idea errada de que la evidencia del Espíritu Santo son los gritos, ruidos ensordecedores y movimientos fogosos de un ministro. Este modo de pensar, ha causado gran desavenencia en muchas iglesias, donde los dones y ministerios necesarios como el de enseñanza entre otros, se han visto menospreciados y tenidos en pocos como si no hicieran falta, ya que la atención de muchos pueblo está solamente en donde hay lo que ellos entienden es unción.  

Origen de los demonios.

Comencemos diciendo que la palabra "demonio" del griego daémon o daimo Enion, lo que en palabras simples designa a los seres espirituales hostiles a Dios y a los hombres. En la Escritura se describe como "espíritus de demonios" (Lucas.4:33), y "espíritus inmundos" (Marcos.6:7). Los demonios son comandados por su príncipe (Beel-zebú) Satanás, nombre que tanto en el hebreo como en el griego significa el adversario, el acusador. Todos estos seres fueron creados, y señala a todos los ángeles caídos expulsados del Reino de los cielos. Las Escrituras indican que hay dos grupos de ángeles caídos. 

Un grupo son los demonios que están libres y activos en el mundo (Efesios.6:12), y otro grupo son los demonios que están en confinamiento, 2 Pedro 2:4,9: “Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio”. El mismo Hijo de Dios revelo a sus discípulos aquel hecho donde Satanás fue expulsado del cielo, diciendo: "Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo (Lucas. 10:18). Jesús describe como Satanás cayó, es decir como descendió del cielo, del lugar que ostentaba, cayó del cielo de Dios tan rápido como un rayo cae a tierra. Esto prueba más allá de cualquier duda que Satanás y sus demonios no son una idea o cuento de ficción, sino seres reales y peligrosos. 

¿Pueden los demonios entrar en animales? 

Lo cierto es que si pueden, pero hay que aclarar unos detalles sobre ese hecho. En Mateo 8:31-32, dice: “Y los demonios le rogaron diciendo: Si nos echas fuera, permítenos ir a aquel hato de cerdos. El les dijo: Id. Y ellos salieron, y se fueron a aquel hato de cerdos; y he aquí, todo el hato de cerdos se precipitó en el mar por un despeñadero, y perecieron en las aguas”. Este relato es un hecho aislado, lo que significa que no es una regla general, sino una excepción. Aquí los demonios dejan ver que no buscan entrar en los animales, lo que ellos hacen como practica y deseo es entrar en los cuerpos humanos para atormentarlos. 

Lo que sucede en este caso es que los demonios no querían ir al abismo (Lucas.8:31), cuando el Señor les ordenaba salir del cuerpo del individuo, entonces ellos pidieron permiso al Señor para entrar en un hato de cerdos como una opción de librarse de ir al abismo. De manera que, no es que ellos querían entrar en los cerdos por gusto, deseo o antojo, sino que se vieron obligados a hacerlo como ultima opción. Hoy algunas personas afirman la teoría de que hay animales posesionados por demonios, como si los espíritus inmundos gustaran habitar en ellos, como por ejemplo en gatos negros, cuervo etc., ect., tales argumentos son falsos, y no hay sustento bíblico alguno para ello. 

Algunos fenómenos de una posesión demoníaca aparecen descritos en los evangelios:  

         Cambios en la personalidad y en el carácter moral de forma brusca. 
         Cambios físicos, como fuerzas más allá de lo natural.  
         Convulsiones epilépticas espumando por la boca.   
         Cambios mentales como perdida del conocimiento y falta de juicio.  
         Insensibilidad en el cuerpo, capaz de no sentir dolor. 
         Aislamiento total, de no socializar e incapaz de expresar emociones.  

Autoridad de Jesucristo ante los demonios.

El ministerio terrenal del Señor Jesucristo provocó la mayor oposición satánica que se haya visto en la historia, actuando Jesús en su propia autoridad para expulsar a los demonios de Satanás de los cuerpos humanos (Lucas.13:10-17). Su poder sobre los demonios confirmó que Él es el "más fuerte", y quien entró en la casa del "fuerte" (Satanás), lo ató, y ahora "saquea sus bienes" (los demonios y los cuerpos poseídos por ellos) Marcos 3: 22-27 "Pero los escribas que habían venido de Jerusalén decían que tenía a Beelzebú, y que por el príncipe de los demonios echaba fuera los demonios. Y habiéndolos llamado, les decía en parábolas: ¿Cómo puede Satanás echar fuera a Satanás? Si un reino está dividido contra sí mismo, tal reino no puede permanecer. Y si una casa está dividida contra sí misma, tal casa no puede permanecer. Y si Satanás se levanta contra sí mismo, y se divide, no puede permanecer, sino que ha llegado su fin. Ninguno puede entrar en la casa de un hombre fuerte y saquear sus bienes, si antes no le ata, y entonces podrá saquear su casa". 
     
La palabra atar, del griego "desmeuo", que significa "sujetar", "encadenar", "envolver".  Aquí el Señor Jesús declara un punto doctrinal importante, y es que solo Él es capaz de neutralizar el poder del diablo para luego saquear sus bienes, por ende, nadie sino en el nombre del Señor puede expulsar espíritus inmundos de los cuerpos. Jesucristo es depositario de la autoridad de Dios, tanto en el cielo como en la tierra, implica que toda potencia espiritual debe someterse a las exigencias de la voluntad divina en el nombre del Señor: "Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra (Mateo.28:18).  

Demonios y las enfermedades. 

Lo cierto es que hay enfermedades provocadas directamente por demonios; pero no todas, pues hay también causas naturales y patológicas. Así que, es un grave error atribuir a los demonios todas las enfermedades habidas y por haber. Jesús sano un caso de ceguera en Mateo 12:22, causado por un espíritu de demonio, el cual una vez expulsado del muchacho, éste recobro la vista. Y en otro caso, Jesús sano también la ceguera de una persona, pero esta vez era por causas naturales (Juan.9:1). La Escritura claramente distingue entre la posesión demoníaca y las enfermedades naturales. Pero no se puede generalizar diciendo que todos los ciegos, mudos, sordos ect., son por causa de actividad demoníaca; pues hay otras causas que también nos presenta la Escritura.   

El pecado y los demonios.

La Biblia presenta a los demonios como el "tentador" (Mateo.4:10), que buscan incansablemente tentar, seducir al ser humano al pecado (1 Ts.3:5) incluso a inducir a una practica del pecado, como por ejemplo la adivinación y la hechicería: "Hechos 16:16-18  "Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos, adivinando. Esta, siguiendo a Pablo y a nosotros, daba voces, diciendo: Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os anuncian el camino de salvación. Y esto lo hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, éste se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora".  

Ahora bien, la Biblia también nos muestra que el ser humano además de ser tentado por el diablo, también es tentado de sus propias concupiscencia  de la carne "naturaleza caída y pecaminosa" (Santiago.1.14-15). Quiere decir, que no todo el peca o practica un pecado particular es porque está endemoniado, sino que de su propia concupiscencia carnal humana es tentado y sucedido; son el resultado de los malos deseos o pensamientos de una persona, y no por una posesión demoníaca. 

Note, que aquí  Jesús no le dice "hijo, tus demonios te son sacados", sino que le dice "tus pecados te son perdonados". Indica que el que comete pecados no es debido a que tiene demonios adentro, menos aun que tenga un tipo de demonio por cada pecado particular, eso no lo enseña la Escritura. 

Autoridad de los creyentes ante los demonios.  

La verdad bíblica nos dice que los creyentes en el evangelio han recibido y les ha sido otorgada la autoridad de Cristo. Esto, según declara el apóstol  Pablo, sucedió cuando Cristo resucito de entre los muertos para sentarse en los lugares celestiales, por encima de todas las demás autoridades:  "Efesios 1:3 "Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo..."  

Erradamente algunos hoy día han creído que la expulsión de demonios es un "don particular". Esto es falso, pues no es un "don" como los que aparecen descritos en 1 Corintios.12, como si solo algunas personas tuvieran la facultad especial para ello. Muchos creyentes han pensado que es "don particular", por ende, creen ellos que no son aptos, y que solo es algo de un grupo seleccionado de personas. Definitivamente, no. La expulsión de espíritus inmundos no es un "don particular", es una "autoridad" delegada por Cristo a su iglesia en general, a todos los que han creído. El Señor así mismo lo define, diciendo a sus discípulos en Lucas. 10:19 "He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará.  

Fe y los creyentes. 

Hoy día muchos cristianos no ejercen la autoridad de Cristo en sus vidas ante los desafíos y ataques del maligno, siendo presas fáciles del miedo.
Esto contrasta con lo que Dios les ha dado en Cristo: "2 Timoteo. 1:7 "Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios...". Jesús atribuyó a la poca fe y la falta de oración el problema en los discípulos en un momento dado en que debían ejercer la autoridad sobre las fuerzas del mal. Dice así en Mateo. 7:20:21, "¿Por qué nosotros no pudimos echarlo fuera? Jesús les dijo: Por vuestra poca fe. Pero este genero no sale sino con oración". El Señor declara que era la poca fe de ellos que los imposibilito a echar fuera a ese espíritu inmundo... y añade que hay géneros de espíritus que no salen sino es con oración. La palabra "ayuno" no aparece en la mayoría de los manuscritos originales más fieles; al parecer fue incorporada tempranamente por los copistas del relato paralelo en Marcos 9:29, donde se incluye en el texto original, y donde eventualmente fue adoptada por la traducción Reina Valera y otras versiones.

Creyentes y el diablo. 

¿Puede un verdadero cristiano ser posesionado por demonios? La respuesta es un rotundo no. Ahora bien ¿Pueden ser influenciados? Si. La diferencia entre posesionar e influenciar radica en que la posesión opera desde adentro del individuo, y la influencia opera desde afuera del individuo. Por ejemplo, la Escritura hace mención de como la influencia maligna es sobre un creyente, Mateo 16:22-23 Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca. Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres". 

Aquí vemos un caso típico de un creyente y seguidor de Jesucristo siendo influenciado por el maligno. Pedro no estaba poseído por el diablo, es decir, Pedro no tenia demonios adentro de si, sino que Pedro estaba siendo influenciado desde afuera por el maligno y no pudo discernir que estaba dando lugar a pensamientos errados, Satanás había logrado introducir un pensamiento  equivocado en la mente del apóstol Pedro. Es probable que el apóstol Pablo se refería a esto cuando hablo sobre los "dardos del maligno" que buscan propiciar la incredulidad hacia Dios y sus propósitos, lo único que logra apagar los "dardos de fuego del diablo", es la fe, la cual sirve de protección (escudo) contra tales pensamientos errados: Efesios. 6:16 "Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno". El diablo asecha a los creyentes, lo cuales fueron llamados a resistir tomando la armadura de Dios (Efesios. 6:10-13).   

Los verdaderos creyentes pudieran ser influenciados en determinados momentos por pensamientos infiltrados en sus mentes por el maligno. Pero no pueden ser posesionados, por la razón de que los verdaderos cristianos tienen la deidad dentro de ellos por el Espíritu Santo que les fue dado (2 Corintios.6:16), y el diablo no puede tocarlos (destruirles) pues son propiedad de Dios quien les guarda del maligno 1 Juan 5:18 "Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca". De manera, que si alguno dice ser cristianos y ha sido posesionado por demonios, eso lo único que demuestra que los tales nunca fueron verdaderos creyentes, 1 Juan 2:18 

Echar fuera demonios.

En la Biblia, la expulsión de demonios nunca se realizó mediante exorcismo, lo cual significa hacer juramentos o formulas para expulsar demonios. El Señor Jesucristo y sus apóstoles nunca hicieron un ritual o pronunciaron  formulas para expulsar a los demonios de las personas. Hoy día vemos muchas practicas erradas, de echar presuntamente demonios mediante "cruces", "agua bendita", "vino" ect., ect., esto no tiene base ni sustento bíblico y entra más en la superstición y la hechicería. El único exorcismo registrado en la Biblia fue realizado por unos hombre no creyentes, que intentaron imitar a Pablo pero con sus propio rituales, lo cual salio mal y con graves consecuencias, "Hch 19:13  Pero algunos de los judíos, exorcistas ambulantes, intentaron invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, diciendo: Os conjuro por Jesús, el que predica Pablo.

Había siete hijos de un tal Esceva, judío, jefe de los sacerdotes, que hacían esto. Pero respondiendo el espíritu malo, dijo: A Jesús conozco, y sé quién es Pablo; pero vosotros, ¿quiénes sois? Y el hombre en quien estaba el espíritu malo, saltando sobre ellos y dominándolos, pudo más que ellos, de tal manera que huyeron de aquella casa desnudos y heridos. Esta practica fue condenada por los apóstoles del Señor. Hoy día hay gente como estos exorcistas judíos que por dinero  hacen cosas como estas en lugares donde está mas arraigada la ignorancia y la superstición.

La Biblia demuestra que los demonios salen  

Por obra del Espíritu Santo (Mateo 12:28). No es una obra humana sino de Dios.
Con la Palabra, (Mateo 8:16). Sin rituales ni métodos de por medio.  
En la misma hora que se ejerce la autoridad (Mateo 15:22,28).

Algunas expresiones usadas por el Señor
Cállate y sal (Marcos 1:24). No dio lugar a conversar con el demonio. sal de este hombre, espíritu inmundo (Marcos 5:8). Una orden directa e inmediata. espíritu mudo y sordo, yo te mando, sal de él, y no entres más en él” (Marcos 9:25). ¿Cómo te llamas? Y él dijo: Legión (Lucas. 8:30). Solo le preguntó su nombre.

Los apóstoles del Señor dieron ejemplo de lo que es la verdadera expulsión de espíritus inmundos mediante la expresión: "Te mando en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella. Hechos 16:18. Ni Jesús ni sus apóstoles usaron rituales para liberar a una persona poseída. No tuvieron que vestirse de una manera particular, ni hacer movimientos corporales fogosos, ni gritar en alta voz para ello, ni mostrar objetos religiosos a los demonios. Tampoco tuvieron que hacer ayunos de por medio para sacarlos, ni establecieron conversaciones con demonios, es decir, nunca platicaron con ellos. 

Fuente: .facebook.com/notes/michael-garcia-del-valle