Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

lunes, 17 de agosto de 2015

Testimonio el brujo o Jesús

Hermana Miriam Rodriguez Colombia


 Mi primera experiencia que daría paso a mi genuina conversión al Señor Jesucristo

Tenía mucho tiempo viviendo angustiada, sin objetivos ni metas ni prioridades. Joven, con dos hijos, había dejado a mi esposo por maltrato tanto físico como emocional, me había envuelto en otra relación sentimental pensando que me iría mejor, para a la postre darme cuenta que había sido peor el remedio que la enfermedad. 

El caso es que en esa angustia y desespero en el que andaba, consultaba permanentemente a un brujo. Era tal mi dependencia de las mentiras y promesas que este señor me daba, que ya ni me cobraba por consulta.  Una mañana salía para el trabajo y la niñera me dijo alarmada que mi bebé de tan solo 9 meses, tenía fiebre. Aquello me desesperó mucho y salí inmediatamente a consultar al brujo que vivía muy cerca de mi casa. Iba muy bien arreglada, buena ropa, buen calzado, bien peinada.... etc. y al llegar a la esquina, para tomar la calle recta y llegar al consultorio, de pronto me tropecé con algo invisible.

Era como si una pared estuviera impidiéndome el paso. Por más que lo intenté no pude avanzar. 

Asustada por aquello que estaba pasando, miré a todos lados para ver si alguien me estaba viendo, pero como cosa rara, nadie había por allí y eso que era temprano, hora de ir al trabajo, al colegio y debió estar todo muy congestionado con muchas personas, pero no, no había nadie alrededor. Cuando sentí que era algo extraordinario, alcé mis ojos al cielo y dije estas palabras: "Entonces ahora yo no soy capaz de dar un paso sin antes consultar al brujo?.... Dios mío, quítame este brujo de mi camino"... bajé mi cabeza y pude verme entonces cómo estaba vestida... mis vestidos eran unos harapos, con los pies horribles, sucios, las uñas largas, descuidadas, mi cabello despeinado, sucia y maloliente... Aquella visión desapareció e inmediatamente me devolví para mi casa.

Al entrar, encuentro a mi hijo completamente sano.. Guardé aquella experiencia en mi corazón, sin decirle nada a nadie y seguí trabajando... 

Una tarde estaba sentada en la sala de mi casa, con la puerta abierta y la niñera me avisó que el brujo iba pasando, pero que de pronto se había escondido para que yo no lo viera... era como si algo o alguien lo hubiera espantado... tomó otra dirección y nunca jamás lo volví a ver ni me volvió a llamar y yo tampoco tuve deseos de ir más a su consultorio... Así que Dios me contestó aquella oración angustiosa que hice en su momento. 

También me visitaban unos testigos de Jehová y ante la insistencia de ellos, le dije al mismo Dios que me quitara al brujo del camino, y que si aquella religión no era la solución a mis problemas, que por favor no los dejara que me visitaran más y recuerdo que en su ultima visita aquellos ancianos me dijeron que se iban para Estados Unidos; que dejarían a otra persona encargada. Cada vez que la pobre señora iba a la casa, a mi hijo le entraba una lloradera y molestadera que la señora se aburrió y no volvió mas. 

De ahí en adelante me empecé a sentir diferente.... hasta que un domingo tratando de sintonizar una emisora de música romántica, encontré una emisora cristiana y el mensaje que estaban transmitiendo a esa hora, era para mi. Asi que sin mas, apunte la dirección y llegué a aquel lugar, donde hasta el dia de hoy y por la misericordia del Señor continuo congregandome. 
Nos guardamos del mundo, creemos la sana doctrina... Amamos al Señor Jesucristo, y esperamos su gloriosa venida. 

Fuente: iglesiaevangelica.es

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada