Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

jueves, 29 de enero de 2015

La confrontación del pecado

CRISTO CONFRONTÓ EL PECADO.


La constante hoy es que, cuando los siervos y ministros de Dios corrigen y señalan el pecado del pueblo por la Escritura, se levantan la misma gente con el mismo argumento absurdo a decir: "ah, dejen de criticar", "dejen de juzgar", "no es necesario mencionar nombres". 

Tales personas al parecer prefieren como cobardes ver a su prójimo perderse en dirección al infierno que ir ellos a reprenderle el pecado. Lo que deja más que claro para quien trabajan, y obviamente que para Dios no es. Ahora bien, le pregunto ¿Qué lenguaje espiritual cree usted que Jesús usó mientras estuvo en la tierra? ¿Sabías que el Jesús de la Biblia se mostró intolerante ante la hipocresía y el error doctrinal de su época? ¿Están predicando en su iglesia al verdadero Jesús?

Si usted como cristiano piensa que los siervos de Dios que hoy señalan el pecado por nombre y apellido y hacen critica constructiva, están mal y debieran no hacer eso; o si es de los que dice: "ah, dejen de criticar el error y señalar el pecado", "ah, eso es contender y crear división", usted, amigo y hermano, no ha considerado el hecho de que Jesucristo, el Hijo de Dios, usó un lenguaje aún más fuerte, confrontando el pecado de su época públicamente. Cabe señalar, que el mismo Señor demandó también a sus discípulos a imitarle y ser como él (Mateo.10:25).

En la Biblia, el lenguaje que Cristo usó para confrontar el pecado de su época, era mucho más desafiante que el que se oye comúnmente en nuestros días, tan fuerte, que hoy ese mismo lenguaje resulta ofensivo para la mayoría.Y sabemos que nuestro bendito Señor Jesucristo nunca tuvo que pedir disculpas por sus declaraciones, ni se retracto de sus mensajes, pues el hablaba según la voluntad de Dios Padre (Jn.7:17; 9:31). Pero hoy tristemente muchos cristianos actúan como niños malcriados cuando se les amonestan en Dios, se hacen los ofendidos cuando se les corrige por la Palabra, y acusan de no tener amor a todos los que exhortan en Dios.

Muchas llamadas "iglesias cristianas" de líderes corruptos de diversas denominaciones, hoy están predicando a otro Jesús, y no al Jesús de la Biblia; presentan a un Jesús que se parece más al astrólogo (Walter Mercado) "mucho amor y mucha paz", con un concepto del amor totalmente distorsionado. Presentan a un Jesús que se parece más a (santa claus) que a Dios; un Jesús mudo y ciego ante el pecado y la mentira doctrinal. Algunos no predican ciertas verdades para según ellos no ofender ni incomodar. Pero el verdadero Jesús que enseña la Biblia, si bien era amoroso y misericordioso, no es menos cierto que también era valiente, confrontando y reprendiendo el pecado y la hipocresía de los que aparentaban ser de Dios cuando no lo eran. Jesús nunca toleró la mentira ni las herejías doctrinales de los religiosos de su época, antes las denunció de forma publica y abierta. Porque el amor de Dios no consiente el pecado, sino que lo reprende para arrepentimiento (Hebreos.12.5-11).

LENGUAJE DE CRISTO ANTE EL PECADO DE HIPOCRESÍA:

-Jesús no tolera el pecado en la iglesia: "y subió Jesús a Jerusalén, y halló en el templo a los que vendían bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas allí sentados. Y haciendo un azote de cuerdas, echó fuera del templo a todos, y las ovejas y los bueyes; y esparció las monedas de los cambistas, y volcó las mesas; y dijo a los que vendían palomas: Quitad de aquí esto, y no hagáis de la casa de mi Padre casa de mercado.Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me consume (Juan.2:14-17).

-Jesús llamó !Hipócritas!, a todos los religiosos que predicaban lo que no vivían, escribas y fariseos (Mateo.23:3). Hipócrita se le dice a aquel que finge lo que no es, en este caso, el que aparenta la virtud de amar a Dios cuando no es así. La palabra hipócrita también es sinónimo de "farsante", "impostor".

-Jesús llamó !Guías ciegos y necios! a los lideres religiosos que invalidaban los mandamientos de Dios por tradiciones de hombres, en el caso de los escribas y fariseos que malinterpretaban la Escritura a conveniencia de sus caprichos, exigiéndole al pueblo cosas que ellos mismo no cumplían (Mateo.23.16-23). Aquí la palabra "ciego" se usa en sentido figurado, para describir a los que no tienen visión de Dios para entender la Escritura. Y la palabra "necio" es sinónimo de "ignorante, falto de razón", "idiota", "imbécil".

-Jesús llamó !Sepulcros blanqueados! A quienes mantenían una doble vida, aparentando una santidad externa cuando en el interior estaban llenos de falsedad y engaño (Mateo.23:27-32). Aquí la expresión "sepulcros blanqueados", en sentido literal describe el lugar donde sepultan a los muertos, por fuera el sepulcro tiene una buena apariencia, pero por dentro está lleno de gusanos, descomposición y pestilencia. Es así que Dios describe y ve a los hipócritas.

-Jesús llamó !Serpientes, generación de víboras! A los lideres religiosos que hacían tropezar al pueblo con falsas doctrinas, negándose a arrepentirse, rechazando la amonestación de Dios (Mateo.23:23). Aquí la frase "serpientes y generación de víboras", en sentido figurado describe a los ministros del diablo (la serpiente antigua), los cuales se han disfrazado como personas piadosas, predicando con astucia para engañar al pueblo (Gén.3:1; 2 Co.11:13; apoc.12:9).

-Jesús llamó !Hijos del infierno! A los discípulos que seguían a falsos profetas, en este caso a los prosélitos de falsos ministros, y a los convertidos a doctrinas anti-biblicas. La expresión "Hijos del infierno", deja de manifiesto la herencia y destino final que tendrán todos los alcahuetes que defienden y obedecen a falsos profetas (Mateo.23:15).

-Jesús llamó (hijos del diablo) "Vosotros sois de vuestro padre el diablo" A todos los religiosos de su época que practicaban el pecado, los que deliberadamente se entregaban a conductas pecaminosas sin arrepentirse. También describe a los que ponen su fe en hombres y no en Dios, pensando que por son practicantes de ritos religiosos o por ser descendientes de religiosos se van a salvar. La expresión "hijos del diablos", revela el hecho de que NO todos los que dicen ser de Cristo son hijos de Dios (Jn.6:44; Mt.7:21).

-Jesús llamó !Miserable, pobres, desventurado y desnudos! a los cristianos tibios espiritualmente que en la iglesia se niegan a arrepentirse (Apoc.3:16-19). Aquí la palabra "miserable" es sinónimo de "desgraciado", "avaro". La palabra "pobre", describe a los que han puesto su confianza en las riquezas materiales y terrenales, cuando ante Dios por desgracia son pobres en lo espiritual. La palabra "desventurado" significa "desdicha", en contraste con la palabra "bienaventurado", que solo aplica a los hijos de Dios. La palabra "desnudo" se refiere tanto al aspecto moral, o sea, a la carencia de vestido para el cuerpo, como también a la ausencia de vestimenta espiritual (buenas obras) (1 Ts.5:23. Apoc 3.16-19; 19:8).

Lamentablemente, hoy pastores falsos y ministros torcidos de cantidad de llamadas iglesias, usan un lenguaje distinto al que el Señor expresó, y desde los púlpitos solo se les oye decir chistes, cuentos e ideas personales para entretener a los oyentes, en lugar de edificar; buscando diezmos y ofrendas, no almas para Dios. Presentan a un Jesús distinto al Jesús de la Biblia, donde la música y supuesta adoración sustituye la sana doctrina de la Palabra de Dios (2 Ti,4:2-3; Jud.4); donde la santidad del cuerpo es llamada legalismo, para dar lugar al sensualismo; donde la separación del mundo es llamada extremismo, para dar lugar a las costumbres y practicas mundanas dentro de la iglesia (Stg.4:4). 

hY como fue profetizado que todo esto acontecería, hoy muchos andan buscando iglesias como estas, donde a lo malo llaman bueno, y a lo bueno malo, dando cumplimiento a las palabras del apóstol Pablo, cuando dijo: "Pero me temo que como satanás con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo... porque si alguno viene predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis" (2 Corintios.11.3-4).

Fuente: Facebook Michael Garcia Del Valle

lunes, 26 de enero de 2015

Predicadores sensuales

DAVID DIAMOND ACEPTA PECADOS QUE SE LE IMPUTAN 


El Ministerio Jesús Salva, que desde hace varios años ha prestado principal atención a este personaje ha podido comprobar en un video de youtube una conducta inapropiada en David Diamond, conocido por ser un excentrico predicador de escatología, y muy reconocido por sus falsas profecías y todo tipo de adivinaciones engañosas.

En el video se puede comprobar una relación sentimental entre él y una usuaria de sus libros; la mujer lo acusa de  acoso sexual, y los de Jesús Salva están esperando las reacciones del excentrico "profeta" para, según ellos, mostrar las más importantes pruebas. Después que sus reacciones fueron aceptar que toda la información vertida es real, Jesús Salva mantiene hasta éste momento silencio.

El video se viralizado entre sus seguidores, causando revuelo en internet, hasta el punto que  pastores se han pronunciado en redes sociales diciendo que las pruebas son suficientes como para nunca más invitar al predicador a sus iglesias. En El Salvador Daimond parece haber perdido todo su apoyo después del escandalo sexual.

Días después de David Diamond cerrar sus redes sociales apareció un video donde el "profeta" reconoce haber cometido todos los pecados que se le imputan. Con esto Diamond estaría reconociendo haber hecho tríos con mujeres, hacer prácticas de sadomaquismo, ciber sexo, orinar en el rostro mujeres en varias ocasiones, hacer sexo oral y anal con prostitutas, entre otros pecados, y  legitima además que fue estando "en Cristo", pues, aclara que está en el evangelio desde los 18 años, tiempo en que habría realizado todas estas practicas que aparecen en los chats que hoy él ha dicho son reales.

El problema se agrava para Diamond después de su confesión, pastores salvadoreños han dicho a éste medio que el video pidiendo perdón revela altanería y que en ningún momento aparece humillado ni reconociendo su pecado para someterse a disciplina.

Nos encontraremos ante el final de la carrera de David Diamond? Sólo la historia lo dirá. Lo que es cierto es que es la primera vez que, según las opiniones de varios pastores, alguien reconoce con tal cinismo sus faltas hasta el punto de decir que seguirá predicando sin mostrar pruebas feacientes de estar dispuesto a sobrellevar su culpa sometiendose a un proceso de restauración

Fuente: grupohosana net

domingo, 18 de enero de 2015

Pastores y cristianos adictos al sexo

El pastor adicto al sexo.  Por Harry W. Schaumburg


Alguien que usted conoce tiene un problema escondido. Puede que trabaje en su iglesia, o quizás sea un pastor en la misma ciudad, la esposa de un amigo, un líder de distrito, un evangelista, o un misionero regresando del campo. Quizás sea su cónyuge o un familiar. Los conoce por nombre, y sabe de sus dones espirituales. Lo que no sabe es su vida secreta de pecado sexual. Lo que usted no ve detrás de las predicaciones ungidas, los dones del Espíritu, y el ministerio exitoso es la profundidad escondida del corazón de esta persona. Allí encontrará la falsedad de "los malos pensamientos,...los adulterios, las fornicaciones" (Mateo 15:19), una maldad tan impura que va en contra de la lógica y razón cuando surge y afecta una iglesia creciente y un matrimonio que parece ser bueno. La penetración de este problema es uno de los desafíos espirituales más grandes que enfrenta la iglesia cristiana en esta era postmoderna.

ENFRENTAR LA VERDAD

Los pastores tienen muchos problemas y cualquier persona que duda de eso está espiritualmente dormida (1 Tesalonicenses 5:6). No son solamente los números que indican la seriedad del problema, sino que son parte de la naturaleza del problema. Para entender la anchura y la profundidad de esta crisis los pastores tienen que tener el coraje de abrir las puertas cerradas de su propia vida ministerial y pedir que el Espíritu examine su corazón.  El problema no es la pornografía en el internet ni las muchas oportunidades de pecar sexualmente en la cultura americana saturada con el sexo. Es el potencial de la maldad en nuestro propio corazón junto con la naturaleza secreta de la vida personal de un pastor. Las preguntas críticas que se debe hacer son:

¿Sigue moldeada mi vida por mis creencias, ideales, y tradiciones como antes?
¿Mi fe está moldeando efectivamente mi integridad como líder cristiano?
¿Hacen una diferencia mis creencias en mi vida privada? Yo crecí como hijo de un pastor de Las Asambleas de Dios. Me gradué de Central Bible College en el año 1969. Yo he pasado mi vida adulta en el mundo cristiano, y mucho de este tiempo en el ministerio a los pastores.  Existe un silencio fuerte que se tiene que romper antes de poder entender y tratar con el problema verdadero del pecado sexual. Podemos empezar en la superficie con los ejemplos muy familiares, pero también tenemos que ir hasta las profundidades no vistas del corazón humano. En humildad, pida que el Espíritu de Dios examine su mente, busque detrás de las puertas cerradas, y examine lo más recóndito de su corazón.

LA HISTORIA DE LA DEDICACIÓN Y ENGAÑO DE JUAN

Juan (no es su nombre verdadero) había sido misionero por 25 años. El llamado de servir a Dios vino temprano en sus años en el instituto bíblico. Cuando tenía alrededor de 25 años de edad, él y su esposa Judy estaban viviendo su pasión, su llamado, y su sueño de servir a Dios en Nicaragua.   Plantaron iglesias y discipularon a los recién convertidos. La obra requería mucho, pero era muy gratificante.  

Temprano en su quinto plazo en el campo misionero, Juan desarrolló una relación de discipulado con Gloria, una nicaragüense de 19 años. Ella era inteligente, madura por su edad, y tenían una pasión para aprender más acerca de Jesús. Cada vez más, Juan invertía más tiempo en la vida espiritual de este discípulo joven. Ella pasaba horas en la casa de esta pareja y llegó a ser muy buena amiga de Judy. Judy, sin embargo, estaba cada vez más preocupada que su esposo estaba pasando una cantidad de tiempo desproporcionada llamando, mandando correos electrónicos, y hablando con una muchacha tan joven y atractiva. Rápidamente su esposo desairaba sus sospechas, y finalmente acusaciones, con fuertes reproches de su inmadurez, su envidia insignificante, y su falta de compromiso al ministerio.   Cuando Judy encontró mensajes de texto en el teléfono celular de Juan que indicaron la medida de su relación física con Gloria, ella tenía la evidencia de enfrentar su pecado sexual y buscar la ayuda de su supervisor.

Cuando lo enfrentaron, Juan confesó que había cometido el adulterio durante 5 años. Con su reputación destruida, su carrera como misionero terminada, su esposa destrozada, y el supervisor dejado para resolver el problema, la pareja regresó a los Estados Unidos para buscar asesoramiento y restauración espiritual. Increíblemente, en medio de todo este caos, Juan continuó su relación con la muchacha por medio del correo electrónico. Él racionalizó su conducta diciendo que necesitaba continuar su ministerio con esta muchacha.  

LAS HISTORIAS NO COMUNES

Motivado por la lujuria y fantasía sexual, un pastor y su esposa participan juntos, como grupo de tres, en el sexo con la niñera de 20 años.El pastor racionaliza su conducta al citar las esposas múltiples de los personajes bíblicos.  
Por años un pastor de jóvenes corrompe su mente con fantasías sexuales. Finalmente tiene relaciones sexuales con tres muchachas y tiene que ir a la cárcel.  
Un pastor llega a tener relaciones sexuales con una mujer casada que él está asesorando. Ella se quedó embarazada, y él pagó el aborto para cubrir su pecado. Al mismo tiempo, su esposa dio a luz a su hijo.  

Una pastora del ministerio a las mujeres desarrolla una aventura amorosa emocional con una líder laica. Las dos mujeres finalmente se involucran sexualmente y niegan terminar su relación citando la importancia de sus necesidades espirituales y relacionales. Un pastor de jóvenes participa en la homosexualidad con varios muchachos jóvenes y se suicida antes de tener que ir a la cárcel. Un pastor asociado que tiene 19 años de casado ha cometido el adulterio durante 17 años con su secretaria, que también es la mejor amiga de su esposa.   Por años ellos prometían a Dios y a sí mismos que terminarían su relación antes de que destruyera a todas las personas en su vida.  La esposa de un pastor de jóvenes deja a su esposo y a sus dos hijos para trabajar en un club de striptease.  

LAS HISTORIAS COMUNES

Los detalles frecuentemente se repiten, pero el dolor, la culpa, la vergüenza, y las lágrimas dejan cicatrices que no desaparecerán hasta cumplir Apocalipsis 21:4: "Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron."

Las historias comunes incluyen:

Se descubre que un pastor tiene pornografía del internet en la computadora de su oficina. Un pastor que comete el adulterio, y nadie se da cuenta por meses, aun años. Un misionero que se involucra con varios tipos de pecado sexual - clubes de sexo, prostitución legal, y el sexo con jóvenes menores de edad - porque está fácilmente disponible en el campo misionero. La esposa del pastor que se siente sola y abandonada encuentra consuelo en los brazos de otro hombre.

EL DESCUIDADO PASTORAL

El problema no es solamente la mala condición espiritual del liderazgo, sino también la disfunción en cumplir el papel pastoral. El pastor, por descuidado, está destruyendo su propio rebaño. Un laico puede pecar sexualmente y destruir su familia, pero un pastor que comete un pecado sexual daña no solamente a su familia, pero también a la familia de Dios.
Rebecca me llamó porque su matrimonio estaba en un desorden total. Estaba furiosa."Usted asesoró al pastor que cometió adulterio con nuestra asesora mientras que ella estaba tratando de ayudarnos a resolver la infidelidad de mi esposo. Necesitamos ayuda, pero ¿en quién podemos confiar?" Ella no sabía que mientras que su pastor anterior estaba escribiendo sermones para alimentar al rebaño también estaba escribiendo pornografía y dirigiendo a otros al pecado.

Ezequiel habló del descuidado pastoral: "Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel; profetiza, y di a los pastores: Así ha dicho Jehová el Señor: ¡Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! ¿No apacientan los pastores a los rebaños? No fortalecisteis las débiles, ni curasteis la enferma; no vendasteis la perniquebrada, no volvisteis al redil la descarriada, ni buscasteis la perdida, sino que os habéis enseñoreado de ellas con dureza y con violencia.Y andan errantes por falta de pastor, y son presa de todas las fieras del campo, y se han dispersado" (Ezequiel 34:2,4,5).

EL PELIGRO ES UNA AMENAZA REAL

Aunque los cristianos pueden pensar que la gente generalmente tiene una opinión negativa en cuanto al pecado sexual, esto ya no es el caso. La Iglesia ha entrado en una era en donde los cristianos están diciendo, "La pornografía es solamente para la gratificación propia, una mujer que puede satisfacer mis necesidades emocionales y físicas descuidadas. Una esposa es para manejar el hogar y proveer la apariencia de una familia cristiana."
Puede que los principios bíblicos de la sexualidad humana no sean fácilmente aceptados por los nuevos conversos ni guardados por las parejas cristianas que han crecido en la iglesia. El problema no es simplemente una actitud débil hacia el pecado sexual ni la minimización del pecado sexual, sino una falta de reconocer el enemigo verdadero.

Las consecuencias del pecado sexual entre los pastores son peores que las consecuencias de la guerra, la enfermedad, el fallo económico, o el terrorismo. Lo que sucede con las personas en esta vida es mucho menos espantoso de lo que les puede suceder en la vida venidera. Jesús dijo, "No temáis a los que matan el cuerpo, y después nada más pueden hacer. Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed" (Lucas 12:4,5).

ARROGANCIA

¿Fallarán los pastores en seguir los principios bíblicos y vivir según una espiritualidad que sigue evitando el problema del pecado sexual?   Los pastores tienen que enfrentar cualquier cosa en su corazón y en los corazones de otros que da un consuelo falso y que los desconecta de las advertencias bíblicas (Hebreos 13:4).
Cuando Pablo enfrentó el pecado sexual en Corinto, el problema era más que la existencia del pecado sexual y como el conocimiento del problema se difundía.   El mayor problema era que la iglesia no tomó ninguna acción para corregir la inmoralidad.   El problema de la iglesia era arrogancia (1 Corintios 5:2).   La arrogancia ciega al corazón y mente e impide que uno vea su propia condición espiritual o la condición espiritual de su hermano o hermana.   El estilo de espiritualidad de Corinto produce una insensibilidad hacia el pecado.   Esta insensibilidad hacia el pecado disminuye las consecuencias del pecado sexual en la mente de los que tienen una vida en el Espíritu.

Como los Corintos, los pastores no pueden permitir que su espiritualidad llegue a ser autosuficiente en lugar de dependiente de la obra completa de Cristo. Un pastor dijo en una sesión de consejería: "Todos mis intentos de controlar mi pecado sexual fracasaron. La oración, el ayuno, y echar fuera demonios no funcionaron. No podía liberarme.Yo tenía que examinarme a mí mismo y reconocer mi falta de intimidad con Dios. Yo estaba sustituyendo mi sed por Dios con otras cosas. Simplemente yo no conocía a Dios.Yo había sido engañado por un deseo superficial de satisfacer a mí mismo.   Encontré la victoria cuando busque ser consumido con el gozo que tenemos delante de nosotros."

La lucha interna con el enemigo será difícil, pero guardar los mandamientos bíblicos de pureza no será una carga si los siervos de Dios prefieren su santidad ante otras cosas (1 Juan 5:3). Al hacer esto, la meta del pastor no es simplemente evitar el pecado sexual, sino participar en la naturaleza divina.   Podemos hacer esto porque "Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia, por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia" (2 Pedro 1:3,4).

La satisfacción temporal totalmente desaparecerá cuando los pastores responden al llamado radical de buscar la satisfacción completa en Dios. Es un llamado de gozo, libertad, y fidelidad de sacrificio a Dios y otros. Siempre es verdad. Cuando una persona busca encontrar vida por medio de sus propias ilusiones de la satisfacción, pierde su vida. Cuando una persona busca perder su vida en la realidad de la gloria de Dios, encontrará vida.

Fuente: enrichmentjourna

viernes, 16 de enero de 2015

Cristianos Tibios

La iglesia de Laodicea.

Apoc.3:14-22 Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto:  Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente.

¡Ojalá fueses frío o caliente!  Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.  Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.  Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. 

Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete.  He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.  Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.  El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.
Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.

Hablaremos del pecado que hace que Dios se enferme. Este libro fue escrito por Juan estando exiliado en la Isla de Patmos. El Señor le pidió que escribiera 7 cartas a 7 iglesias de Asia Menor y casi todas tenían el mismo tema.

Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto:
El Señor Jesús se presenta como el Amen, (así es) o eso es verdadero o así sea. También Amen, es uno de los nombre de Jesucristo. Pero aquí también él dice que es el Testigo Fiel, esa palabra significa que es: digna de confianza. La pregunta es: ¿puede Dios confiar en nosotros? La otra palabra “verdadero” significa que es de verdad, genuina y la palabra “testigo” es una persona que da testimonio de eso.
Porque llegará un día que, el Señor dará testimonio a favor o en contra de nosotros. Él continúa diciendo que él es el principio de la creación de Dios. Esto quiere decir que Cristo es la causa activa de la creación, todas las cosas tienen sus bases en él.
Jn.1:3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

Todas las cosas consisten en él. Esta carta empieza presentarnos a Jesús y el reconoce a una iglesia por algo y los confronta también y le da la corrección para solucionar sus problemas. Lo hizo con las 6 primeras iglesias y llega a esta séptima pero a estos no les da ninguna palabra de reconocimiento, solamente corrección.
Y ¿Por qué? Porque yo creo que ésta era la peor de las 7 iglesias. Efeso había perdido su primer amor. Pergamos había permito que las falsas doctrinas entraran en ella. Tiatiara, había cometido fornicacion e idolatría.

¿Qué pecado más grande habría que estos? Sin embargo él enfatiza el grave problema de esta iglesia. Porque dice: que él quería vomitarlo de su boca. ¿Cuál era el pecado que esta iglesia había enfermado a Dios? Era el pecado de ser TIBIO. Veremos cual es la fuente de ser tibio y la solución para ese pecado.

Vs.15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente!
Dios conoce todo acerca de nosotros, el ser tibio es cuando tú estas frío, para ser caliente, y caliente cuando tienes que ser frío. Esto seria como ser insípido. Cuando los de Laodicea recibieron esta palabra entendieron bien su significado. Porque esa ciudad lo tenia todo, pero una de las cosas que NO tenían era una buena fuente de agua. Ellos tenían que ira a Colosas que quedaba a varios Km. para poder tomar   agua fresca, y cuando la llevaban  hacia Laodicea, esa agua se volvía tibia en lugar de ser fresca. En la otra dirección había una ciudad que se llamaba Hierapolis. Y allí había agua mineral pero caliente.
Y muchos iban allí, para bañarse y cuando trataban de llevar esa agua a Laodicea, llegaba tibia. Así que nadie se quería bañar y nadie quería tomar esa agua. El ser tibio, es ser indiferente en las cosas de Dios.

Es tener una apatía hacia las cosas de Dios. La iglesia de Laodicea, creía en la cruz, pero no era movido por ella. Ellos sabían la realidad del pecado, pero no le molestaba que la gente siguiera viviendo en el pecado. Ellos creían en el infierno, pero no le importaba tanto que la gente se fuera al infierno.
Ellos querían ganar almas para Cristo, pero no había celo para ganarlas. Esa apatía hacia que Dios se enfermara con esa iglesia. Por eso dice: “por cuanto eres tibio te vomitaré de mi boca”. Imaginémonos cuando a nosotros nos pasa una situación así, como para vomitar, no es una cosa suave, más bien violenta.
Tú no te lo querías sacar, pero si estabas en público, no era muy cortes vomitar. Y aquí, Jesús no está hablando al vecino de enfrente, que es una persona fría, ni tampoco está hablando a un cristiano fogoso, sino que esta hablando a aquellos creyentes que no tienen interés en las cosas de él.

Esos son los tibios y Dios ve la indiferencia y eso lo enferma. 

¿Por qué el ser tibio Dios lo aborrece tanto? Hay varias razones. Una de las razones es que no se puede confiar en esa persona, porque quiere estar bien con Dios y con el otro.Tú lo amas con tus labios pero tu corazón está lejos de él. Algunos de los que nosotros invitamos a la iglesia no quieren ir, porque dicen que está llenos de hipócritas, porque ellos durante su vida han conocido a cristianos tibios. El ser tibio, es una de las peores formas de blasfemar al Señor.

Vs.15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente!
Dios le está diciendo yo prefiero que tu estés en fuego por mi, o con un corazón duro y que no vivas para mi en lo absoluto, que tratar de mantenerte en el medio de las dos. Ahora, ¿Cómo puedes tu saber si te has convertido en un cristiano tibio?
Porque es fácil ser una persona tibia en tu santificación, y no querer ser transformado como Cristo. Porque hay veces que no podemos ver la diferencia entre los cristianos y los inconversos.
Nosotros vamos a los mismos lugares, contamos los mismos chistes, beben lo mismo, escuchan la misma música, miran los mismos programas y se visten de la misma manera, estos no son tan malos, no roban, no cometen adulterio, pero se gozan cuando otros lo hacen.

No son tan malos, pero tampoco tan buenos, son “tibios” es posible que nos hemos convertido en cristianos “tibios” en nuestra manera de vivir. Pero eso no seria nada, con un creyente común, sino que los ministros actúan de la misma manera. “si va, va y sino….” Eso es convertirse en un cristiano tibio en tu servicio.
Es muy fácil, convertirse tibio a Las Escrituras. Porque a veces pasas más tiempo en otras cosas de la vida que leyendo la Palabra de Dios, eso es volverse tibio. También en la oración, solo oramos cuando estamos en la iglesia, nunca tenemos tiempo en nuestro hogar. También en eso somos tibios.
Pero cuando estamos en problemas queremos que Dios nos escuche y rápido. Pero no nos damos cuenta de que estamos cometiendo el pecado que enferma a Dios y es el de ser tibios. ¿Cómo puede ser que estando en fuego con el Señor, pasamos de repente a ser tibios?

Vs.17 Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.
La tibieza de ellos se produjo por su ignorancia, porque fueron arrogantes, ellos creían que no tenían necesidad de Dios. Porque ellos no se estaban viendo a si mismo como Dios los estaba viendo a ellos. Decían: nosotros somos de Laodicea, que significa la justicia del pueblo o el pueblo gobierna la famosa democracia griega. Ellos pensaban que estaban a cargo de su propia vida.
Pero Dios dice NO. Yo soy el principio de la creación, el hecho de que tu puedes respirar aire, aun eso es un regalo mio.

Fuente: facebook.com

sábado, 3 de enero de 2015

El dominio de la ira

La ira y el enojo.


Vamos a estudiar a continuación una de las debilidades del alma que más afecta a las personas en la actualidad, esta es la ira y el enojo.

Creo que este tema que voy a compartirles a continuación es un tema muy, pero que muy actual, porque vivimos en un tiempo y en una sociedad, donde es muy común ver a las personas enojadas, con ira, peleando por todo y usando como cosa normal un lenguaje brusco, lleno de palabrotas y ausente de amabilidad, personas amargadas, enfadadas con todo el que pasa por su lado, enojadas con la vida misma; pero, no sólo que las vemos, sino que... ¿Cuántos de nosotros no se ha enojado y airado alguna vez?... Creo que si somos sinceros tenemos que contestar......Todos.

Por eso, hace falta que conozcamos ¡Qué es la ira? ¿Cuáles son las causas por las que nos enojamos y nos llenamos de ira?, ¿Cuáles son sus consecuencias?, ¿Qué dice la Biblia en cuanto a la ira y al enojo?, ¿Una persona iracunda puede cambiar?.

¿Qué es la ira?

La ira es un problema que afecta a toda la humanidad donde quieras que tú vayas, encontrarás personas que están llenas de ira o enojo. La palabra Ira, procede del latín ira, es esa pasión violenta del alma que causa indignación y enojo, o bien, es el apetito o deseo de venganza, o, es la causa de violencia contra los demás o contra uno mismo. Es una emoción fuerte de nuestro organismo que nos lleva al descontrol, incluso a no pensar y actuar impulsivamente, hasta llegar muchas veces a desconocernos a nosotros mismos por las cosas que hacemos.

Hay quienes opinan que la ira, al igual que otras emociones, es innata y congénita, pero estudios más recientes apuntan hacia el hecho de que lo único innato y congénito es la respuesta de los individuos ante las situaciones desagradables que, a través de procesos de maduración y de aprendizaje, se van haciendo diferentes en cada persona. Por eso decimos que la ira es una respuesta agresiva, aprendida de nuestro entorno. En muchos casos aprendida en la niñez. Vemos el ejemplo del niño que se da cuenta de que si tiene un berrinche, obtiene de sus padres o de quienes le rodean su objetivo. A partir de allí, (si no se le corrige a tiempo) cada vez que quiera algo lo hará airándose, y formara la ira y el enojo como parte de su vida.

Causas de la ira y el enojo.

Se ha dicho que el remedio de una enfermedad consiste en eliminar la causa de la misma. Por eso si reconocemos que la ira es un mal, que es una debilidad del alma, que nos daña en gran manera, necesitamos saber el por qué nos airamos y nos enojamos. Las causas de la ira pueden ser Internas y externas.
Las internas suceden cuando tenemos recuerdos del pasado, los cuáles llevamos dentro y que nos producen dolor. es la ira que dirigimos hacia nosotros mismos, en la que atacamos, insultamos, devaluamos, reprimimos, con lo que se convierte en depresión. Las externas. Es la ira relacionada con lo que sucede a nuestro alrededor. Es la que dirigimos hacia los demás. Una de estas causas es el antagonismo.

La palabra ira significa un sentimiento de profundo disgusto y generalmente de antagonismo. ¿Qué es Antagonismo? Es esa incompatibilidad u oposición entre personas, opiniones o ideas. Es el enfrentamiento o enemistad entre dos o más personas que aspiran a lograr una misma cosa; éste puede ser real o imaginario.
Otra causa por la que viene la ira y el enojo es cuando hemos sufrido una injuria o creemos sufrirla. Si estos males están presentes en una persona, su conducta se envilece y no puede evitar la ira y el enojo. Las personas airadas se convierten en criticones, rebeldes, hacen comentarios indebidos, buscan vengarse, no pueden controlar sus lenguas, dicen cosas inaceptables, tienen resentimientos, pierden las ganas de vivir, su mente se encuentra dividida, el enojo y la ira están en su corazón y muestran odio contra las personas; en otras palabras, se habitúan a una conducta inaceptable, destruyente.

¿Qué dijo Jesús acerca de la ira o el enojo?

En Mateo 5.21, 22, dice: "0ísteis que fue dicho a los antiguos: "No matarás", cualquiera que mate será culpable de juicio. Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga "Necio" a su hermano, será culpable ante el Concilio; y cualquiera que le diga "Fatuo", quedará expuesto al infierno de fuego" Jesús dijo que la ira o el enojo son lo mismo que el asesinato delante de los ojos de Dios. Una persona que asesina a otra será juzgada; y si no se arrepiente, irá al infierno. Lo mismo sucede con aquella persona que se enoja con un hermano y no busca la reconciliación.

En la Biblia amplificada, dice de la siguiente manera. "Pero yo digo que cualquiera que continuamente esté enojado contra su hermano o abrigue malicia (esto es enemistad del corazón contra de Él), será responsable, y no podrá escapar del castigo impuesto por la corte. Y cualquiera que hable de manera despreciativa o insultante a su hermano, será responsable y no podrá escapar al castigo impuesto por la corte; cualquiera que diga: "tú necio", "maldito", "tú cabeza hueca", idiota", será culpable de juicio y no podrá escapar del infierno".

¿Será pecado enojarse o airarse?

No es pecado. De acuerdo a lo que nos enseña la palabra de Dios, lo que no debemos tener, es la ira como un patrón de conducta que nos lleve a vengamos, a guardar falta de perdón, amargura y odio. "Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo". Efesios 4.26 La ira es una emoción heredada de Dios. Él se aíra, Él se enoja, pero la ira del Señor es santa; como la que Jesús sintió en el templo, la cual lo llevó a tirar las mesas de los cambistas que habían convertido la casa de Jehová en una cueva de ladrones Su ira era justificable y santa.

"...cuando te enojes, no peques. nunca dejes que tu ira, tu exasperación, tu furia o indignación dure hasta que el sol se oculte" no dejes que el día pase, sin arreglar tu situación Efesios 4.26  Hay personas que guardan ofensas, heridas y maltratos en su corazón por días, semanas, meses y años; y cuanto más tiempo pasa, más ira se va acumulando. Entonces, se les hace muy difícil perdonar y hablar con la persona para llegar a una reconciliación. Durante este tiempo, el enemigo hará todo lo posible para que esa persona no pueda hablar con su hermano porque mientras esté enojada, habrá lugar para que él entre a su vida con derecho legal sobre ella, su familia y sus finanzas.

Consecuencias de la ira y del enojo.

1. La ira nos llevará a hacer locuras."El que fácilmente se enoja comete locuras; y el hombre perverso es aborrecido". Proverbios 14.17 En momentos de ira, una persona maldice a su esposo, a sus hijos, a sus hermanos, y como resultado, marca a esas personas para siempre. Después de que se termina ese momento de enojo, tú dices: ¿qué locura hice? ¿Por qué reaccioné de esa manera? Tal vez divulgaste un secreto que sabías, algo interno, algo blasfemo, alguna mentira. Y después te preguntas ¿Por qué le dije eso?

2. La ira nos traerá males."El que se deja arrebatar por la ira llevará el castigo, y si usa de violencias, añadirá nuevos males". Proverbios 19.19 Aquí se le puede dar lugar a un espíritu de violencia y, entonces, el daño será mayor.

3. La ira nos hace maldecir. La Biblia amplificada dice: "... el hombre de grande ira sufrirá la pena porque si usted, lo libra de las consecuencias, él se sentirá libre de causarle hacerle lo mismo de nuevo". Proverbios 19.19 • La ira y las palabras van juntas."Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse... "Santiago 1.19 ¿Qué sucede? Empezamos con un enojo en el corazón, pero esperamos mucho tiempo para arreglarlo; entonces, comenzamos a despreciar al hermano, a no saludarlo, a negarle bendición, empezamos a jugar con pensamientos de venganza y como resultado, terminamos por maldecir y hablar mal del hermano. Jesús dijo que eso nos puede llevar al infierno. La manera de expresar la ira que tenemos en el corazón es través de las palabras sucias, deshonestas y mal habladas.

¿Cómo lidiar con una persona que está enojada o airada?

Respuesta suave aplaca la ira, pero la palabra áspera hace subir el furor". Proverbios 15.7 Cuando vemos a una persona airada, no podemos contestarle el mismo enojo, porque eso va a aumentar su ira. Lo que vamos hacer, es darle una respuesta blanda.
¿Cuáles son las consecuencias de dejarse llevar por la ira o el enojo? La persona iracunda tiene falta de entendimiento. "El que tarda en airarse es grande de entendimiento... "Proverbios 14.29 La ira causa contiendas y, muchas veces, nos lleva a pecar. "El hombre iracundo provoca contiendas; el furioso, a menudo, peca". Proverbios 29.22 He notado que la mayor parte de las personas iracundas, provocan contiendas dondequiera que van, y también son personas que pecan muy a menudo con su mente, su corazón y su boca.

4. La ira es contagiosa. "No te unas al iracundo ni te acompañes del irascible, no sea que aprendas sus costumbres y pongas trampa a tu propia vida". Proverbios 22.24, 25 ¿Ha notado usted que, cuando una pareja se casa y uno de los cónyuges es iracundo y el otro no, eventualmente. El cónyuge que no era iracundo termina modelando el mismo carácter? La ira es contagiosa.

5. La ira estorba nuestras oraciones. "Quiero pues, que los hombres oren en todo lugar levantando manos santas, sin ira ni contienda". I Timoteo 2.8

6. La ira afecta nuestro cuerpo. La ira y el enojo reprimido pueden afectarnos física y mentalmente. Cuando nos airamos el organismo se prepara para un cambio: Aumenta la presión arterial, se aceleran los latidos cardíacos, se produce una gran cantidad de adrenalina, se dilatan las pupilas y se movilizan otras funciones físicas, según se requiera. Si reprimimos nuestra ira y no la expresamos, podemos afectar a nuestro organismo. Además del daño físico, también sufrimos daño mental y psicológico, en el caso de enfermedad mental, arranques de ira, frustración, ansiedad, etc.

¿Es permisible enojarse alguna vez?

Jesús enseñó que hay momentos cuando un hombre tiene razón en airarse cuando echó los mercaderes del templo sin contemplaciones, indignado por su conducta (Jn 2:13). Alrededor nuestro y por todas partes ocurren cosas contra las cuales deberíamos indignarnos. Los hombres son cobardes al no tomar medidas contra los males que nos rodean hoy en día. El Dios Santo a menudo se indigna. Entonces se torna en el adversario de hombres y naciones. El no puede excusar ni pasar por alto lo que está mal. Puede perdonar el pecado si lo confesamos, pero no lo pasará por alto. Su santa ira lo lleva a castigar, a corregir, a disciplinar al desobediente.

¿Cómo vencemos la ira o el enojo?

Un hombre muy famoso dijo: "El hombre fuerte no es aquel que vence a su contrincante en la lucha, sino aquel que se controla cuando siente ira."Paremos de echarle la culpa a otros por nuestros fracasos derrotas, y empecemos a tomar responsabilidad por nuestros propios actos. A veces damos excusas como: "El me hizo enojar" Pero la verdad es que usted decidió enojarse. No tuvo dominio propio la Ira lo controló.

1. Tome la decisión de desechar la ira. Renuncie a todo espíritu de ira.

''Deja la ira y desecha el enojo; no te excites en manera alguna a hacer lo malo... "Salmos 37.8 Yo decido en mi corazón que la ira o el enojo no me van a controlar más. Yo decido ser tardo para hablar y tardo para airarme."... quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia", Efesios 4.37 Biblia amplificada: "quítense de vosotros toda amargura, indignación e ira, mal temperamento", Nótese que, en los versículos que hemos leído, se pone de manifiesto que Dios no quita la ira de nosotros si no tomamos la decisión de dejarla, de quitarla de nuestra vida. Depende de nosotros, que la ira se vaya o se quede en nuestros corazones.

2. Ceda sus derechos a Dios.

Seguramente, ha habido momentos en que lo han herido o lo han ofendido; y usted aún teniendo el derecho de defenderse, de contestar, no lo ha hecho. Algunas veces, el enemigo nos tentará con el derecho a usar la venganza como alternativa para responder a las ofensas. Ceda sus derechos de juzgar a aquel que juzgará justamente."Bendecid a los que os persiguen; bendecid y no maldigáis. Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran. No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios, porque escrito está: (Mía es le venganza, yo pagaré, dice el Señor". No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien, el mal". Romanos 12.14, 15, 19, 21 Así que esto es lo que tienes que hacer con aquellos que te ofenden, te hieren, te hacen mal, te están maldiciendo o criticando. Si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer. Si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza".

3. Busque liberación y sanidad interior.

Debido a los traumas y a las heridas del pasado, muchas personas tienen una ira almacenada y son una bomba caminando. Si usted ha estado airándose a menudo, o ha estado enojado durante mucho tiempo, le ha dado lugar a un espíritu de ira y necesita ser ministrado y liberado. La liberación es necesaria porque algunas veces, la ira en una persona, es un espíritu de ira y de violencia que opera en ella; el cual se ha practicado por mucho tiempo y se ha convertido en un hábito.

4. Desarrolle la mansedumbre.

La palabra mansedumbre, en el idioma griego, es "praotes", que significa aquella disposición tranquila y equilibrada de espíritu, que mantiene las pasiones bajo control. Que una persona tenga mansedumbre, "praotes", no significa que sea débil y tonta; al contrario, es una persona que posee la cualidad para perdonar, corregir las faltas, y gobernar su propio espíritu.

¿Como podemos controlar nuestra ira?

Una de las maneras de controlar la ira es arreglar nuestras diferencias antes de que se ponga el sol (Ef 4:26). Otra forma de controlar la ira es controlar nuestro genio, nuestro ser. La Biblia dice "Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte, y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad" (Pr 16:32). Otra forma de controlar el enojo es cultivar la mansedumbre. "La blanda respuesta quita la ira" (Pr 15:1). Si tiendes a enojarte fácilmente trata de ser humilde y manso.  Otro modo de controlar la ira es dejar de ser demasiado susceptible. ¿Te sientes despreciado o herido fácilmente? ¿Llevas tus sentimientos a flor de piel? ¿Te indignas fácilmente? ¿Pierdes los estribos por quítame allá estas pajas? ¿Tienes exagerados arranques emocionales? Avergüénzate y deja de ser tan quisquilloso. Hay algo más. Otra forma de sujetar la ira es usar del sentido común y de la sabiduría.

La Biblia dice: "Los hombres escarnecedores ponen la ciudad en llamas; mas los sabios apartan la ira" (Pr 29:8).

Pregunta: "¿Qué dice la Biblia acerca de la ira?"

Pero la ira se vuelve pecado cuando es motivada por el egoísmo (Santiago 1:20), cuando el objetivo de Dios es distorsionado (1 Corintios 10:31), o cuando se deja que la ira persista (Efesios 4:26-27). En vez de utilizar la energía generada por la ira para atacar el problema en sí, es la persona quien es atacada en su lugar. Efesios 4:15, 29 dice que debemos hablar la verdad en amor y usar nuestras palabras para edificar a otros, y que no permitir que salgan de nuestra boca palabras corrompidas o destructivas. Desafortunadamente, esta venenosa manera de hablar es una característica común del hombre caído (Romanos 3:13-14).

La ira se vuelve pecado cuando se le permite desbordarse sin restricción, dando como resultado un escenario en el que todos a su alrededor resultan lastimados (Proverbios 29:11), dejando devastación a su camino, usualmente con consecuencias irreparables. La ira también se vuelve pecado cuando el airado rehúsa ser tranquilizado, guarda rencor, o lo guarda todo en su interior. Esto puede causar depresión e irritabilidad ante cualquier cosita, con frecuencia con cosas sin relación alguna con el problema subyacente.

Podemos manejar la ira bíblicamente mediante Reconocer y admitir nuestra ira egoísta y el erróneo manejo del enojo como un pecado (Proverbios 28:13; 1 Juan 1:9). Esta confesión debe ser hecha tanto a Dios como ante aquellos a quienes hemos herido con nuestra ira. Tampoco debemos minimizar ese pecado llamándolo "me alteré un poco el otro día" o transfiriendo la culpa: "bueno, si no hubieras actuado como lo hiciste..."

No regresando mal por bien. Comunicándonos para resolver el problema. Hay cuatro reglas básicas de comunicación que se nos comparten en Efesios 4:15, 25-32.

Ser honestos y hablar (Efesios 4:15,25). La gente no puede leer nuestra mente, sino hablar la verdad EN AMOR. Ser oportunos (Efesios 4:26-27). No debemos permitir que lo que nos está molestando, crezca hasta perder el control. Es importante manejar y compartir lo que nos molesta antes que llegue hasta ese punto. Atacar el problema, no a la persona (Efesios 4:29, 31). Junto con esto, debemos recordar la importancia de mantener bajo el volumen de nuestra voz (Proverbios 15:1). Gritar es usualmente percibido como una forma de ataque.

Por último, debemos actuar para resolver nuestra parte del problema (Hechos 23:5). No podemos controlar la manera en que los demás actúen o respondan, pero sí podemos hacer los cambios necesarios para hacerlo por nuestra parte. Conquistar nuestro temperamento no es algo que suceda de la noche a la mañana. Pero a través de la oración pidiendo ayuda, el estudio de la Biblia, y la confianza en el Espíritu Santo de Dios, puede ser conquistado. 

Fuente: Central de sermones,com