Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

martes, 11 de noviembre de 2014

El sexo sucio

La corrupción de la sexualidad.  2 Samuel 13:6-15. 

Sea bendito tu manantial, y alégrate con la mujer de tu juventud. Proverbios 5:18

La sexualidad humana, de acuerdo a la Biblia, es un don de Dios. Al crear la primera pareja, los bendijo y los unió para cimentar la especie y dar solidez a la vida humana. La intimidad matrimonial formó parte desde entonces de la relación de la pareja y la procreación, como una parte de la bendición celestial Salmo 127: 3., 4; 12 8:3.Tomando en serio esta bendición, no es aceptable la intimidad fuera del matrimonio. La propaganda constante a que somos expuestos   de la sexualidad ha hecho una diversión o entretenimiento irresponsable. Consideremos a la luz del texto escogido, cuales son las consecuencias de una relación sexual irresponsable. ¡Cuántas familias honorables no han sufrido semejante deshonra! Que Dios nos ayude a vivir una sexualidad sana no sólo por nuestro bien sino también por el de los demás.

La corrupción sexual es una consecuencia, no un accidente

Nuestros ojos y oídos son expuestos continuamente a una propaganda de connotaciones sexuales. Los resultados son violencia doméstica, ultrajes y violaciones de jovencitas y jovencitos por parte de personas corruptas. Como vemos en nuestro texto, estos actos son programados, son concebidos en mentes enfermas y puestos en práctica más tarde Santiago 1:13-15; Mateo 15:19 La corrupción es una semilla que se acomoda primeramente en el corazón del hombre y crece hasta dominar su voluntad. 

La Biblia no oculta los hechos de algunos hombres santos que se corrompieron por haber descuidado su comunión con Dios  y haberse entregado a los deseos engañosos; por ejemplo Salomón 2Samuel 11:2-4; 1Reyes 11:1-3 Teniendo una naturaleza débil y sensitiva a la corrupción, es necesario que estemos en guardia contra aquellas cosas que alimentan estas posibilidades. Consideremos el consejo del Proverbista para tomar el control de nuestro ambiente y no ser víctimas de su contaminación Proverbios 2:10-21. Estos versículos contienen la fórmula perfecta para vivir libres de la corrupción sexual.

La simiente de la corrupción al dominar el pensamiento y las pasiones conduce a su víctima a la hipocresía y a la mentira. Amnón se fingió enfermo para engañar a su padre con el fin de conseguir sus malvados propósitos. Las pasiones desenfrenadas son la causa de estos desórdenes en la vida moral de muchos jóvenes. Por esto, el apóstol Pablo aconseja a Timoteo: Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor 2Timoteo 2:22 Vemos en el texto la importancia de llenar la vida con valores que sirvan de muros de contención contra la tentación. Entendemos que no se puede evitar la corrupción con una vida vacía; es necesario ocupar nuestra mente y corazón en aquello que produce mayor satisfacción; por esto el apóstol Pablo aconseja al joven Timoteo Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza 1Timoteo 4:13

La corrupción sexual destruye la sensibilidad humana.

El texto escogido nos plantea una situación triste y vergonzosa; un hermano que viola a su propia hermana. ¿Cómo es posible caer tan bajo? Se perdió el respeto al padre, la consideración a una hermana. ¿Qué pasó con la santidad de las relaciones familiares? Veamos en Levítico 18:6-18 lo que está escrito en la ley de Dios dada al pueblo de Israel, en relación con el respeto que debía tenerse por la familia y las personas más cercanas. Aquí se extiende a todos los relacionados entre familia. No sólo es inmoral sino una falta de sensibilidad a los valores de la familia. Por eso le pedía Tamar a su hermano que no cometiera tal vileza contra ella y su familia.

La dignidad y el respeto por los valores de la familia deben ser estimados por encima de los epetitos sexuales. No hay duda que una acción reprochable como la de Amnón es el producto de una degeneración de los valores en la sociedad humana. En toda familia debe considerarse con reverencia la privacidad de cada cual, de acuerdo a la enseñanza de  la  ley que hallamos en Levítico. La corrupción de la sexualidad ha llegado a tales niveles en nuestro tiempo que ha sembrado la desconfianza aun entre los más cercanos familiares. Sólo el temor de Dios y la obediencia a la ley moral establecida en su santa Palabra puede restablecer la confianza 2 Corintios 7:1; Colosenses 3:5-7; 1 Timoteo 5:22;1 Pedro 2:11.

La pureza sexual es la mejor manera de honrar a Dios.

Mantener la pureza sexual no sólo es moralmente saludable sino también una manera de honrar a Dios. Las relaciones premaritales no sólo denigran la santidad del matrimonio sino que ponen en riesgo la felicidad de la pareja Isaías 54:5; 62:5 La unión conyugal debe mantener libre de contaminación para que no pierda la bendición de Dios. Esto es lo que advierte el profeta Oseas: Fornicación, vino y mosto quitan el juicio Oseas 4:11. Leamos la amonestación del apóstol Pablo en 1 Tesalonicenses 4:3-5. Aquí se menciona la santidad y el honor como frutos del temor a Dios y la obediencia a su Palabra. En contraste con la vida  de los que no conocen a Dios, representados aquí como gentiles, los creyentes temerosos de Dios tratarán a su pareja con respeto y dignidad.

En muchos grupos de jóvenes se considera a los que practican la abstinencia a las relaciones premaritales como anticuados. Aquellos que son capaces de vencer la presión de los demás y mantenerse puros, son bienaventurados. Es posible combatir los deseos desordenados con la asistencia del Espíritu Santo. Debemos recordar que la voluntad de Dios es nuestra santificación, es decir, nuestra pureza en todo.

Quienes se entregan a una vida desordenada en desobediencia a la Palabra de Dios se exponen a graves consecuencias. Es a ellos a quienes se dirige el mensaje de la carta a los Romanos en el primer capítulo denunciando el extravió de su camino y la deshonra de sus actos, lease Romanos 1:24-27 Afirmamos  que aquellos que se guardan en santidad no sólo honran a Dios sino que aseguran su cuerpo contra los males que acompañan a los que viven desordenamente. El triste final de Amnón a manos de su propio hermano Absalón debe servir como ejemplo de que la corrupción trae consecuencias funestas. La alabanza es para quienes se guardan sin mancha de este mundo Cantares 4:7.

¿Será posible mantener la pureza sexual en medio de la corrupción de este mundo?

Podemos contestar afirmativamente, sí, se puede.Tenemos modelos en la Biblia y en la historia de jóvenes que se mantuvieron limpios, a pesar de la corrupción a la que estaban expuestos.Tomemos el caso de José Génesis39:1-21 este prefirió la cárcel injusta antes que pecar en oculto y ofender a Jehová Dios. Quizás ninguno haya sufrido una presión tan grande como la que él enfrentó. Todo es cuestión de convicción y compromiso de parte nuestra. Hallamos una hermosa declaración en Daniel 1:8:Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que el bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligasen a contaminarse. Ya sabemos que Dios premió esta determinación del joven exaltándole al trono. 

Tú también puedes ser exaltado por Jesucristo si te atreves a mantener la pureza contra la corrupción que te rodea. Los que se mofan de ti tendrán que ofrecerte sus respetos al fin cuando Dios te coloque por encima de todos ellos. La santidad del sexo tiene como premio una vida saludable.

Fuente: nuevacriaturaes

No hay comentarios :

Publicar un comentario