Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

lunes, 27 de enero de 2014

¿Cómo es tu testimonio?

¿Cristianos sin testimonio? Esa es la pregunta.



Todo lugar que se constituya altar de Dios merece reverencia. Y todo el que se diga cristiano debe proceder como tal. Pero ahora tenemos cantidad de gente en "iglesias" que proceden con mal ejemplo y sin testimonio de haber nacido de nuevo queriendo predicar el santo evangelio por aquí y por allá. 

La pregunta obligatoria es ¿Qué autoridad espiritual pueden tener personas que dan mal ejemplo con su conducta? ¿O cómo podrán predicar la moral y de valores cristianos gente inmoral, desordenada y mundana? ¿Podrá alguien que no tiene moral predicar la moral? Definitivamente, NO. Este tipo de creyente cuando es confrontado por otros hermanos respecto a sus malas obras y mal testimonio, se molestan y dicen que sufren persecución; se hacen las victimas siendo en realidad culpables de sus propias negligencias. Una cosa es padecer persecución por causa de la verdad de Cristo; y otra cosa muy distinta es padecer como consecuencia de una negligencia y descuido nuestro. 

Posiblemente muchos cristianos nunca maduran en Dios porque ignoran que en el evangelio hay una clara diferencia entre lo que es una persecución por causa de Cristo y lo que es un problema causado por una irresponsabilidad misma del creyente. El apóstol Pedro marcó esa diferencia, dejando claro que padecer haciendo lo bueno es aprobado por Dios, en tanto que sufrir a causa de pecados y negligencias nada tiene que ver con padecer por causa del evangelio: "Porque esto merece aprobación, si alguno a causa de la conciencia delante de Dios, sufre molestias padeciendo injustamente. Pues, ¿qué gloria es, si pecando sois abofeteados y lo soportáis? Mas si haciendo lo bueno, sufrís, y lo soportáis, esto ciertamente es aprobado por Dios" (1 Pedro.2:19-20) 

Los apóstoles del Señor nos dieron ejemplos claro de lo que no es persecución sino negligencia: "Manda también estas cosas, para que sean irreprensibles; porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo (1 Timoteo.5:7-8). Y también 1 Pedro.3:15-17, dice: "teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo. Porque mejor es que padezcáis haciendo el bien, si la voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo el mal".

EJEMPLOS DE LO QUE NO ES PERSECUCIÓN SINO NEGLIGENCIA: 

Cristianos que por pereza no trabajan como debiera y cuando escasean los recursos, tienen el descaro de decir: "ay que prueba estoy pasando, que diablo malo" (2 Ts.3:10-11). 
Cristianos que no le dan mantenimiento a sus cosas, como por ejemplo al automóvil y cuando se les desinfla un neumático del auto o se quedan sin combustible, dicen: "que diablo este" (1 Tim.5:8). 

Cristianos que no pagan a tiempo los servicios de luz y agua por mala administración del dinero, y cuando le cortan los servicios, dicen: "fue el diablo" (Ro.13:7). 

Cristianos que mal utilizan los bienes y se lo atribuyen a pruebas de Dios" (Lc.16).

Cristianos que descuidan y maltratan su cuerpo, y cuando se enferma se lo atribuyen al diablo, cuando en realidad es castigo permitido por Dios (1 Co.11:30). 

Cuando Adan y Eva pecaron, Dios automáticamente responsabilizó a ambos por desobedecer su palabra... Amados, el diablo nos puede tentar; pero no puede obligarnos a hacer nada que nosotros no queramos. Entienda bien, satanás no puede destruir al creyente, salvo que el mismo creyente le de lugar cediendo voluntariamente al pecado. Por eso el apóstol Pablo dijo: "No deis lugar al diablo" 
¡CRISTO SE ACERCA!

Fuente: Michael García del Valle

domingo, 26 de enero de 2014

Los juicios de Dios cambiarán la tierra

Continentes por señal a dicho Jehová.   Leillian Rivera,

En la mañana del 18 de enero de 2014, recibí este mensaje PARA LA IGLESIA DE JESUCRISTO Y PARA EL PUEBLO DE PUERTO RICO:

Mira mi sierva como seguirán las señales, dile a los míos que los tengo en mi mano" Deut 7:7-9 Seguido sentí  que el Espíritu de Dios pasó su mano sobre mis ojos y empecé a ver, mientras me decía:
“DILES QUE UNIRÉ LOS CONTINENTES,  SI!  LOS UNIRÉ, SOLO BASTA CON QUE DIGA LA PALABRA Y TODO ME OBEDECE Salmo 135:6, 1Crónicas 29:12, Isaías 45:7

¿POR QUÉ LO SIGUEN DUDANDO?

UNIRÉ LOS CONTINENTES Y LOS ESTREMECERÉ,  ASÍ SERA, CUANDO TIEMBLE UN LADO, TEMBLARA TAMBIÉN EL OTRO, Y DE EXTREMO A EXTREMO HARÉ QUE ESTA TIERRA SEA SACUDIDA POR MI IRA!,

Mira mi sierva como insisten en sus posturas de enagenación a mi palabra, piensan que no soy capaz de deshacerlo todo en un instante, ¿CON QUE CLASE DE DIOS ME COMPARAN?1Corintios 8:5-6 Pues aunque haya algunos que se llamen dioses, sea en el cielo, o en la tierra (como hay muchos dioses y muchos señores), para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros somos para él; y un Señor, Jesucristo, por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de él. }
   
YO SOY EL GRAN YO SOY, DUEÑO DE TODO! Y en su nombre pondrán las naciones su esperanza Mateo12:21 MUCHOS PIDEN MAS SEÑALES EN SUS CORAZONES, PORQUE TEMEN CREER QUE YO SOY EL DIOS QUE ME REVELO A LOS MÍOS.
PUES TENDRÁN MAS SEÑALES, DILE A MI PUEBLO QUE UNIRÉ LOS CONTINENTES Y LOS ESTREMECERÉ!

BASTA YA DE TANTA BURLA, A CUENTAS LES LLAMO YO TU DIOS.

DILES QUE YO SOY JEHOVA QUIEN HABLA, NO TEMAS Y HABLA, YO TU DIOS, TE RESPALDO, PORQUE IRAS A MUCHOS LUGARES Y LLEVARAS MI PALABRA, A MUCHOS HABLARE POR ULTIMA VEZ, JUICIO DESCIENDE SOBRE ELLOS Y SUS CASAS, PORQUE NO HAN CIMENTADO SOBRE LA ROCA, PERO TAMBIÉN HABLARAS A LOS MÍOS, A MI REMANENTE FIEL, SOBRE ELLOS PROFETIZARAS PROSPERIDAD ESPIRITUAL Y MATERIAL, ELLOS SE GOZARAN EN MI Y YO EN ELLOS.
DILE A ESTE PUEBLO DURO DE PUERTO RICO, QUE HABRÁN MAS SEÑALES, LOS CONTINENTES SE UNEN., MUCHOS HAN DICHO QUE NO SE CUMPLEN MIS DICHOS, VERÁN Y VERÁN PUERTO RICO.
A LAMENTO, LUTO Y DOLOR OLERÁN TUS CALLES, Y EL MUNDO SABRÁ QUE YO JEHOVA ADVERTÍ, ESPERE Y CUMPLÍ.

ASÍ HA DICHO JEHOVA TU DIOS A ESTA HORA”

Veía mientras me hablara como los continentes se movían, cual si fueran hojas sobre el océano, y la voz potente de Dios retumbaba en todo momento en mi ser y hasta mis entrañas. Una voz airada y muy vigorosa declara al universo que El es su Dueño y retoma su lugar!  
Una vez más, con toda diligencia  me apresuro a hablar lo que de Dios recibo, en obediencia  Al único al que se sujeta mi cuerpo, alma y ser; Dios Padre, Hijo Y Espíritu Santo, quien recibe toda gloria por los siglos de los siglos, amén!
¡Gracias a Dios por su don inefable!

Fuente: Juicios de Dios

Dios frente al mal

¿Si Dios es soberano, es responsable por la maldad?



No, La Escritura dice que cuando Dios terminó Su creación, vio todo y lo declaró “bueno” (Gen. 1:31). Muchas Escrituras afirman que Dios no es el autor de la maldad: -Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie- (Stg. 1:13). -Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él- (1 Juan 1:5). -Pues Dios no es Dios de confusión- (1 Corintios 14:33) – y si eso es verdad, en ninguna manera es el autor de la maldad.
Ocasionalmente alguien cita Isaías 45:7 y clama que prueba que Dios hizo la maldad como parte de Su creación: -Que formo la luz y creo las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto- (énfasis agregado).

Pero la Biblia de las Américas da más claridad a Isaías 45:6-7: -Yo soy el Señor, y no hay otro; el que forma la luz y crea las tinieblas, el que causa bienestar y crea calamidades, yo soy el Señor, el que hace todo esto.- En otras palabras, Dios crea la calamidad como juicio sobre los malos. Pero en ningún sentido es el autor de la maldad.

La maldad se origina no de Dios sino en la criatura caída. Yo estoy de acuerdo con John Calvin, quien escribió, 
…el Señor ha declarado que -todo lo que había hecho…era bueno en gran manera- (Gen. 1:31). ¿Entonces, de donde viene esta maldad al hombre, que se aparta de su Dios? A menos que pensemos que venga de la creación, Dios ya había puesto su sello de aprobación sobre lo que Él mismo había creado. Por su propia intención mala, entonces, el hombre corrompió la naturaleza pura que había recibido del Señor; y por su caída trajo toda su posteridad con él hacia la destrucción. En consecuencia, debemos contemplar la causa evidente de la condenación en la naturaleza corrupta de la humanidad – que es más cerca de nosotros – en vez de buscar una causa escondida y totalmente incomprensible en la predestinación de Dios. (Institutes [Institutos], 3:23:8)

Es de ayuda, yo creo, entender que el pecado no es una cosa creada. El pecado no es una sustancia, un ser, un espíritu, ni una materia. Entonces es técnicamente inapropiado pensar en el pecado como algo creado. El pecado es simplemente una falta de perfección moral en la criatura caída. Las mismas criaturas caídas cargan la completa responsabilidad por su pecado. Y toda maldad en el universo procede de los pecados de las criaturas caídas.

Por ejemplo, Romanos 5:12 dice que la muerte entró al mundo por el pecado. La muerte, dolor, enfermedad, estrés, agotamiento, calamidad, y todas las cosas malas que pasan vienen como resultado de la entrada del pecado en el universo (vea Génesis 3:14-24). Todos esos efectos malos del pecado continúan a obrar en el mundo y estarán con nosotros tanto exista el pecado.

Primera Corintios 10:13 nos promete que Dios no permitirá una prueba más grande de lo que podemos soportar. Y Santiago 1:13 nos dice que Dios no nos tentará con la maldad.

Dios ciertamente es soberano sobre la maldad. Hay un sentido en el cual es apropiado aun decir que la maldad es parte de Su decreto eterno. Él lo planeó. No le tomo por sorpresa. No es una interrupción a Su plan eterno. Él declaró el fin desde el principio, y sigue obrando todas las cosas para Su buen gusto (Isaías 46:9-10). 
Pero el papel de Dios referente a la maldad es nunca como su autor. Simplemente permite que obren agentes de maldad, y después anula la maldad para Sus propios fines sabios y santos. Últimamente Él tiene la habilidad de hacer que todas las cosas – incluyendo los frutos de toda la maldad de todo el tiempo – obren para el mejor bien (Romanos 8:28).

Fuente: gracia.org

viernes, 17 de enero de 2014

¿Prosperidad material o prosperidad espiritual?

Que definimos como bendición de Dios 



¿Sabe en qué consiste la bendición de Dios? Sabemos que Dios bendice en todas los aspectos a sus hijos, en lo espiritual y material. Pero cuidado. Porque según la Biblia, Dios da a sus hijos estrictamente lo necesario, y aquello que va de acuerdo a su propósito. El evangelio no es una fuente de derroche ni un lugar para una vida ostentosa. 

Habrá que preguntarse hoy ¿Por qué estamos viendo a ministros jactándose de las posesiones materiales que tienen o reciben atribuyendo y asumiendo que todo es la bendición de Dios? A qué me refiero. Bueno, solo imagine este escenario: "Un creyente y ministro que ya tiene su propio auto personal, uno cómodo y apto para sus necesidades y las de su familia; pero de repente, dicho ministro publica a los cuatro vientos que le regalaron otro auto nuevo atribuyéndolo a una bendición de Dios como respuesta a una petición, según este afirma". Hasta ahora todo parece estar bien. Y claro está, es bueno que nosotros los creyentes demos gracias a Dios por todo y sabemos que Dios bendice cuando hay necesidad ¡Perfecto! Claro que sí. Pero ¿Es ese el mensaje que Dios llamó a proyectar y publicar en sus siervos? ¿Es voluntad de Dios que se esté alardeando en público de todo cuanto se posee o recibe? Ciertamente NO... ya verá el por qué.

Ante el mencionado escenario surge la pregunta

¿Como asimilará o interpretará ese mensaje los cristianos fieles pero pobres en Repúblicas y países tercermundista que a veces carecen de los recursos más básicos para vivir?
Ellos pudieran preguntarse lo siguiente: ¿Por qué Dios le da un auto adicional a ese ministro ya teniendo uno nuevo, y a nosotros que también somo fieles a Dios tenemos solo lo básico y nada más, y nunca hemos tenido apenas un solo auto? ¿Por qué Dios le da muchos autos ya teniendo un auto el mencionado ministro, cuando hay creyentes fieles que nunca han tenido apenas una bicicleta? ¿Acaso Dios hace preferencia en su pueblo dando caprichos a unos y obviando la necesidad de otros? 

Sin duda que Dios no es así, no hace acepción de personas, amados hermanos, pero esas son preguntas lógicas que surgen cuando ministros (en Puerto Rico) envían un mensaje equivocado publicando y alardeando de que tienen o reciben cuantos autos, relojes lujos etc, Como si la bendición de Dios estuviera reducida a lo material y se midiera solo por las posesiones terrenales. Solamente una mente habituada al dinero puede pensar que Dios es un prestamista y dador de cuanto capricho tiene el hombre, peor aun, como dar al hombre cosas que en realidad éste no necesita, como por ejemplo, decir que Dios les bendijo con cantidad de autos, cantidad de casas etc, una pretensión totalmente inmoral, habiendo cristianos fieles con verdaderas necesidades en diferentes partes del mundo. 

Si la Bendición de Dios se midiera por cuantas posesiones tiene una persona, es decir, cuánto mas tengo, más Dios me ha bendecido...
¿entonces qué de los cristianos fieles que padecen necesidad? ¿Acaso Dios no los ama? Y si todo el que tiene bienes es porque Dios le está bendiciendo, también habría que creer que los artistas pudientes, actores millonarios y empresarios enriquecidos que son incrédulos y ateos han sido también bendecidos por Dios. Totalmente absurdo, creer que todo el que tiene bienes o posee grandes cantidades de cosas es porque Dios le está bendiciendo. 

En la doctrina Nueva testamentaria la bendición de Dios nunca se midió ni se definió por cuantas posesiones tenían las personas, sino por lo que eran en Cristo, como nos muestra el libro de los hechos: “Y vendían sus propiedades, y sus bienes, y repartían todos según la necesidad de cada uno” Hechos.2:45-46 “Los verbos ‘vender’… y ‘repartir’… están en el imperfecto. Este compartir se hacía una y otra vez”. Note, que se repartía según la necesidad, no habían excesos ni una vida ostentosa, sino sencillez.. Ellos tuvieron dispuestos a sacrificar muchas de sus posesiones para ayudar a los creyentes que estaban muy necesitados. Sabemos que algunos de los apóstoles tuvieron que trabajar para poder comer, como por ejemplo el apóstol Pablo. 

JESUCRISTO AMABA LA SENCILLEZ (LO NECESARIO)

-Jesús no trató de impresionar a sus oyentes con palabras o mensajes de prosperidad material Lucas. 21:1.
-Jesús no midió la bendición como algo material terrenal sino como celestial Mateo.6:1-4. 
-Jesús enfatizó en que ante Dios la bendición no se mide en cantidad sino en la buena intención del corazón; señaló a una viuda pobre que ofrendo de corazón lo único que tenía, y así derribó el orgullo y toda pomposidad y vanagloria de los líderes religiosos de su días. Dios no se impresiona por cuanto tenemos 

APÓSTOLES DEL SEÑOR VIVÍAN CON SENCILLEZ (LO NECESARIO)

-Predicaron y enseñaron a los creyentes a que estén contentos con lo necesario; no buscando enriquecerse 1 Timoteo.6:7-9 
-Enfatizaron en su mensaje de las riquezas celestiales, no terrenales Colosenses.3:2. 
-Vivieron con sencillez sin orgullo ni jactancia por lo que poseían. No alardeaban de sus posesiones Hechos.2:45-47. 
-Tuvieron que trabajar arduamente para uso del ministerio y tener para ayudar a otros Hechos.18:1-4 
-Valoraban y ayudaban a los pobres, nunca menospreciaban al necesitado 1 Corintios.16:1:4.

Fuente: Michael Garcia Del Valle

domingo, 12 de enero de 2014

PROBLEMAS CON LA ORACION

Obstáculos para la oración efectiva



El obstáculo más obvio para la oración efectiva es la presencia de iniquidad y pecados inconfesos en el corazón del que ora. Porque nuestro Dios es santo, hay una barrera que existe entre Él y nosotros cuando venimos a Él con un pecado inconfeso en nuestras vidas. “Pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros Su rostro para no oír.” (Isaías 59:2). David concuerda con ello, sabiendo por experiencia que Dios está lejos de aquellos que tratan de esconder su pecado de Dios: “Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, el Señor no me habría escuchado.” (Salmos 66:18).

La Biblia se refiere a muchas áreas de pecado que son obstáculos para la oración efectiva. Primero, cuando estamos viviendo de acuerdo a la carne, y no al Espíritu, nuestro deseo de orar y nuestra habilidad y efectividad para comunicarnos con Dios están obstaculizados. Aunque recibimos una nueva naturaleza cuando nacimos de nuevo, esa nueva naturaleza aún reside en nuestro antiguo cuerpo y esa vieja “tienda” es corrupta y pecadora. La carne puede ganar el control de nuestras acciones, actitudes, y motivos, a menos que seamos diligentes en “hacer morir las obras de la carne” (Romanos 8:13), y seamos guiados por el Espíritu en una correcta relación con Dios. Sólo entonces Él escuchará y responderá a nuestras oraciones.

Una manera de vivir en la carne se manifiesta en el egoísmo, otro impedimento para la oración efectiva. Cuando nuestras oraciones son motivadas por el egoísmo, cuando le pedimos a Dios por lo que queremos, en lugar de por lo que Él desea, nuestros motivos obstaculizan nuestras oraciones. “Y esta es la confianza que tenemos en Él, que si pedimos alguna cosa conforme a Su voluntad, Él nos oye.” (1 Juan 5:14). El pedir de acuerdo a la voluntad de Dios es lo mismo que pedir en sumisión a cualquier cosa que pueda ser Su voluntad, ya sea que sepamos o no de qué se trate. Como en todas las cosas, Jesús debe ser nuestro ejemplo en la oración. Él siempre oraba en la voluntad de Su Padre: “Padre, si quieres, pasa de mí esta copa, pero no se haga mi voluntad sino la tuya.” (Lucas 22:42). Las oraciones egoístas son siempre aquellas que tienen como intención, gratificar nuestros propios deseos egoístas, y no podemos esperar que Dios responda a tales oraciones. “Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.” (Santiago 4:3).

El vivir de acuerdo a los egoístas deseos de la carne, también obstaculizará nuestras oraciones, porque produce un endurecimiento del corazón hacia otros. Si somos indiferentes a las necesidades de otros, podemos esperar que Dios sea indiferente a nuestras necesidades. Cuando vamos ante Dios en oración, nuestro primer interés debe ser Su voluntad. El segundo debe ser las necesidades de otros. Esto proviene del entendimiento de que debemos considerar a otros antes que a nosotros mismos y estar preocupados por sus intereses por encima de los nuestros. (Filipenses 2:3-4)

Un obstáculo mayor para la oración efectiva es un espíritu que se niega a perdonar a otros. Cuando rehusamos perdonar a otros, crece una raíz de amargura en nuestros corazones, que ahoga nuestras oraciones. ¿Cómo podemos esperar que Dios derrame Sus bendiciones sobre nosotros –indignos pecadores— si albergamos odio y amargura hacia otros y una indisposición a perdonar? Este principio fue bellamente ilustrado en la parábola del sirviente que no perdonó en Mateo 18:23-35. El principio en esta historia es que Dios nos ha perdonado una deuda más allá de toda medida - nuestro pecado - y Él espera que nosotros perdonemos a otros, así como nosotros hemos sido perdonados. El rehusar hacerlo constituye un obstáculo en nuestras oraciones.

Otro gran obstáculo para la oración efectiva es nuestra duda e incredulidad. Esto no significa, como algunos sugieren, que porque venimos a Dios convencidos de que Él nos concederá nuestras peticiones, Él está de alguna manera obligado a hacerlo. El orar sin dudar, significa orar con la firme creencia y entendimiento del carácter, naturaleza y motivos de Dios. “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.” (Hebreos 11:6). Cuando venimos a Dios en oración, dudando de Su carácter, propósito, y promesas, lo insultamos terriblemente. Nuestra confianza debe estar en Su habilidad para concedernos cualquier petición que esté de acuerdo con Su voluntad y propósito para nuestras vidas y con el entendimiento de que cualquiera que sean Sus propósitos, es la mejor situación posible. “Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.” (Santiago 1:6-7).

Finalmente, la discordia en el hogar es definitivamente un impedimento para la oración. Pedro menciona específicamente esto como un estorbo en las oraciones de un esposo, cuya actitud hacia su esposa es menos que bondadosa. “Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.” (1 Pedro 3:7). Donde hay serios conflictos en las relaciones familiares, y la cabeza del hogar no está demostrando las actitudes que Pedro menciona, su oración y comunicación con Dios está seriamente obstruida. De igual manera, las esposas deben seguir los principios bíblicos de sumisión al liderazgo de su esposo, si quieren que sus oraciones no sean obstaculizadas (Efesios 5).

Afortunadamente, todos estos obstáculos en la oración pueden ser solucionados de inmediato, viniendo ante Dios en una oración caracterizada primeramente por el arrepentimiento. Primera de Juan 1:9 nos asegura que “Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” Una vez que hayamos hecho eso, disfrutaremos de un canal claro y abierto de comunicación con Dios, y nuestras oraciones no sólo serán escuchadas y respondidas, sino que estarán llenas de una profunda sensación de gozo.

Fuente: gotquestions.org

jueves, 9 de enero de 2014

El adulterio y los pastores

Ministros desacreditados por adulterio

¿Puede un pastor o evangelista u otro líder que adultera seguir en el ministerio como si nada hubiese pasado? ¿Cuales son los requisitos bíblicos para los ministerios en la iglesia? 


Amados hermanos, esto es un serio problema y una constante hoy día, de ministros que abandonan a su mujer, cualquiera sea la razón, para casarse con una más jovencita (se han dado casos donde el pastor ha sido sorprendido en una relación ilícita con menores de edad), y luego tienen el descaro de seguir en el cargo ministerial. 

Esto se ha convertido en una modalidad, a tal punto, de que hay "ministros" que en el camino se han recasado dos, tres y hasta cinco veces... para ellos al parecer el matrimonio no significa nada, es como si fuera una pieza de ropa que te vistes hoy, y luego te la quitas para mañana ponerte otra, así sucesivamente. Esta practica también se ve en los supuestos cantantes cristianos de hoy... Este desorden, es la razón por la que muchos inconversos NO creen al evangelio, por el mal testimonio de aquellos que dicen ser ministros de Dios. Esto es inaceptable. 

Quiero aclarar, que si un ministro comete adulterio y se arrepiente, Dios le perdona y le restaura moralmente, claro que si, Dios perdona todos nuestros pecados y nos limpia; pero eso no significa que el tal pueda quedarse en el ministerio como (obispo) pastor, habiendo tenido o manteniendo una relación ilícita. Es aquí donde está el problema, amados hermanos; porque muchos después de adulterar NO son lo suficientemente humildes como para admitir su pecado y reconocer que ya NO son aptos para ejercer liderazgo... para darle lugar a otros que si cumplen con el requisito bíblico. 

La Biblia registra de qué manera el caer en descrédito por adulterio afecta el servicio y ministerio a Dios, referente al caso del rey David. Ciertamente, Dios le perdonó su pecado de adulterio con Betsabé y homicidio de su esposo (2 Samuel.11:2-4). Sin embargo, David si recibió las consecuencias de su pecado, cuando el Señor le dijo en boca del profeta Natan: "Por lo cual no se apartará jamás de tu casa la espada" (2 Samuel.12:10). A consecuencia, David pierde su reinado de forma temporal, pierde a varios de sus hijos de un modo violento y trágico; entre otros escándalos familiares que trajeron vergüenza sobre su persona (2 Reyes.2:22-25). Y aunque David recobra su reinado posteriormente, su ministerio como rey nunca volvió a ser el mismo, nunca tuvo la gloria que ostentaba antes de cometer su terrible pecado. Israel se vio sumergido en la guerra. Sencillamente, Dios perdona, pero el pecado acarrea serias consecuencias. 

En el Nuevo Testamento, la iglesia primitiva jamás permitió, bajo ninguna circunstancia, que personas creyentes que cometían actos de adulterio aspirarán a posiciones de autoridad como pastor (obispo)... en tales casos, ellos si podían ejercer otras funciones y llevar a cabo otras obras en la iglesia, pero no obispado. El apóstol Pablo fue bien claro con Timoteo y Tito, respecto a este asunto (Tit.1:5-6). La Biblia determina, que un pastor (obispo) que comete adulterio ya no puede aspirar al cargo ministerial, pues no cumple ya con los requisitos para el ministerio que una vez ostento, esto por varias razones de peso que la Palabra de Dios declara: 

Ser ministro NO es un juego ni un chiste. Pablo usa la palabra "irreprensible", para describir qué conducta deben mantener los ministros. Irreprensible, significa una conducta sin tacha, que no pueda ser cuestionada ni juzgada por nadie, un modo de vida intachable. El ministro debe cuidar de vivir lo que predica, y está obligado a mantener los estándares más altos de moral y honestidad, a fin de ser ejemplo de vida a otros. Es por eso que no todo el mundo puede ser pastor, o evangelista, o maestro, o profeta. 

NO adultero, ni fornicario... se traduce adulterar el pacto matrimonial que una vez hizo ante de Dios, con otra relación. "Lo que Dios unió no lo separe el hombre". Si un ministro se divorcia, cualquiera sea la razón, bien, perfecto; pero debe saber que si se vuelve a casar, al hacerlo ya no cumple con los requisitos bíblicos para el obispado "Marido de una sola mujer". Solo la muerte disuelve el lazo matrimonial para dar lugar a volverse a casar (1 Cor.7:39). No hay excusa para Dios, menos para un ministro que conoce la verdad y las implicaciones de lo que es desobedecer cometiendo el acto de adulterio. En Cristo existen todos los elementos necesarios para mantener una relación matrimonial saludable y estable. Cuando un matrimonio está fundamentado sobre la "roca" Cristo, no se cae, NO se cae, NO se cae... Vienen tormentas y ríos y chocan con violencia contra esa casa "relación", pero no se cae. Pero si el ministro descuida su casa y matrimonio, entonces vendrán problemas (Lc.6:48). 

El buen testimonio de la iglesia es la carta de presentación más importante ante el mundo. Pablo establece que un ministro que cae en descrédito por un pecado público, ya no puede aspirar al obispado, pues NO es la mejor persona para ocupar esa posición... Aquí el apóstol busca sobre guardar la integridad y la pureza moral del cuerpo de Cristo ante el mundo. Los ministros son los primeros llamados a velar por el testimonio de la iglesia ante los inconversos. 

Amados, quiero ilustrar algo para que entiendan las razones que tuvo el apóstol Pablo para establecer los requisitos antes mencionados, con el ejemplo que nos ofrecen la mayoría de los gobiernos. Cuando un legislador, o senador, o gobernante comete algún acto de corrupción y es descubierto, automáticamente dicho funcionario es destituido y relevado de sus funciones, esto, para velar por la integridad del resto del cuerpo legislativo, y para mantener la confianza del pueblo hacia dicho gobierno. Esto es lo que Pablo persigue, mantener el testimonio de la iglesia sobre todo en aquellos que ocupan posiciones de autoridad en el ministerio. Lo mismo deben hacer los concilios y denominaciones cristianas, limpiar los altares y poner orden en la casa de Dios. Los requisitos bíblicos son inmutables y transcienden toda época, buscando garantizar la estabilidad del cuerpo de Cristo. Nadie tiene derecho a cambiar o irse por encima de lo estipulado por Dios en su Palabra Escrita. 

Perder la reputación en el evangelio, es un mal que no puede tolerarse. Imagine lo siguiente, que pensaría de un doctor que haya sido acusado con evidencias de practicas irregulares en la medicina ¿Usted se atendería o llevaría a sus hijos a dicho doctor? Pienso que no. Usted y toda persona en su sano juicio buscará a un doctor con buena fama, no acusado de corrupción. Lo mismo ocurre en la iglesia ¿Qué credibilidad y autoridad podrá tener un ministro para cuidar a la iglesia habiendo caído en descrédito? ¿Con qué moral podrá hablar en contra del pecado en la iglesia estando el mismo en una relación ilícita? A esto el mismo apóstol declara: "¿...pues el que no sabe gobernar su propia casa ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?" 1 Timoteo.3:1-7. 

SI ALGUNO QUE DICE SER MINISTRO, NO CUMPLE LOS REQUISITOS BÍBLICOS PARA EL MINISTERIO, NO LO SIGA NI LE PATROCINE, PORQUE EL TAL, ESTÁ FUERA DEL ORDEN DE DIOS Y LE IMPORTA POCO EL TESTIMONIO DE LA IGLESIA DEL SEÑOR, SEA QUIEN SEA. EL JUICIO DE DIOS COMIENZA POR SU CASA. 

Fuente: Michael García del Valle (facebook)

martes, 7 de enero de 2014

Jesús tambien ama y salva a los musulmanes

Ex musulmana dice haber ascendido al cielo

En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. Efesios 2:12



Uzbeks Gulya y Ashbak estaban felizmente casados ganaban buen dinero trabajando en un lavado de autos y soñaban con algún día formar una familia. Pero Ashbak, se convirtió en un hombre muy celoso y comenzó a beber. 

Un día, sucedió lo impensable, Ashbak, vino del trabajo borracho y le pidió Gulya, dinero para comprar vodka. Ella se negó y le recordó que tenían que ahorrar dinero para la familia.

Agitado, le gritó a Gulya y la acusó de ser tramposa y que se iría de Moscú.

Gulya, el jefe de ella y sus compañeros de trabajo trataron de persuadir a Ashbak para que se quedara. Ashbak le dijo a Gulya, que dijo “no son estos tus pretendientes tratando de conseguir que me quede. No me quedaré con ellos, te quedas con ellos”. 

Cuatro puñadas en el estómago 

Hurt, le preguntó a Gulya qué iba hacer, Ashbak salió y se volvió para mirarla. “Me alegro de que te hayas detenido”, le dijo Gulya quien corrió hacia él, pero Ashbak, sacó un cuchillo y la apuñaló repetidamente en el estómago. “Yo no podía defenderme Fue tan rápido, yo no sabía qué hacer a continuación”, cuenta. 

Gulya, corrió en busca de ayuda, gritando, “¡Ashbak me está matando!”, Su jefe rápidamente corrió hacia ella, trató desesperadamente de encontrar un conductor que la llevara al hospital. Los dos primeros pilotos vieron a Gulya cubierta de sangre y se negaron. El tercer piloto aceptó porque el jefe de Gulya lo amenazó que si no la llevaba llamaría a la policía.

Ashbak, se quedó mirando, sin saber qué hacer. En el carro, Gulya se tocó su estómago y dijo: “¿Es este el final?”, se preguntó, antes de perder la conciencia.

10 minutos y hubiera muerto 
Cuando llegaron al hospital, Gulya despertó. “Recuerdo que Ashbak estaba gritando en el hospital, diciendo que me había apuñalado y quería a alguien para que me proporcionara asistencia. Llorando, me pidió que lo perdonara”, dice ella quien solo pudo balbucear una respuesta porque le llevaron inmediatamente al quirófano.

Cuando se despertó, los médicos le dijeron a Gulya que si hubiera llegado 10 minutos más tarde, habría muerto. La habían apuñalado cuatro veces, una fue en el hígado. Ashbak, fue detenido por la policía y serán juzgados en el tribunal.

El horror de la situación se apoderó de Gulya. Dentro de pocos días, había perdido toda esperanza. Pero luego recibió un libro y la nota de los miembros del equipo OM de Rusia. Simeón y Fay, que habían oído sobre el incidente y visitaron a Gulya y le dejaron un mensaje escrito: “Dios no sólo quiere curarla desde el exterior, él quiere sanarla por dentro”. Este sencillo mensaje revivió la esperanza de Gulya.

¿Quiénes son estas personas que me visitaron? se preguntó Gulya. Ella llamó al número que Simeón y Fay habían dejado escrito en la nota.

Al borde la muerte asciende al cielo 

A la semana siguiente, visitaron a Gulya quien se enteró que necesitaba otra operación, los médicos dijeron que no sobreviviría. Pero incluso después de la operación de tres horas, las pruebas de que sobreviviría eran mínimas.
Durante la semana siguiente Gulya perdió peso. Los médicos le prohibieron comer y sólo le permitió absorber agua a través de un paño.

A las 2 la mañana, ella estaba despierta en la cama y no podía sentir sus manos y pies. “De repente sentí que alguien elevó mi cuerpo”, dijo. “Yo no vi que me sujetaban, pero sentí que era Dios. Rápidamente empezó a subirme hacia arriba, de modo que las estrellas, el sol, la luna y los rayos se mantuvieron por debajo”.

“Subimos al cielo. Todo era muy hermoso. Hubo una voz que me hablaba. Empecé a rogarle: “Señor, yo no estoy preparada para ir a ti ahora. Tengo un hijo de corta edad [de un matrimonio anterior] y ellos me necesitan. Yo no te conozco bien, Señor. Enséñame, a vivir para ti”.

Cielo, infierno e hígado sanado
“La voz me dijo:” ¡Cálmate! Te voy a dar la oportunidad de vivir y ser mi hija. Pero antes de volver, quiero mostrarle el paraíso y el infierno”.

“En el cielo, todo es hermoso”, dice Gulya. “Todo el mundo estaba feliz y que no tenían ninguna razón para ser infeliz. Tenía muchas ganas de quedarme, pero después fuimos al infierno, ¡qué horror! la gente estaba horriblemente quemada. El ambiente era insoportable. Tan fuerte es la sed en el infierno que todo cuerpo lo siente. “Danos agua”, gritaba la gente, pero no había agua para darles.

“Para saciar su sed, pusieron piedras en su boca, pero no pudieron satisfacer su sed. Dios dijo: “No hay agua aquí”. Entonces el Señor me hizo sentir sed, de tal manera que no sabemos en la tierra. Luego regresé a la tierra y volví al cuerpo y volvió a la vida”, dice Gulya. 
De repente, Gulya sintió sus manos sus pies y volvió su voz, ella se quitó el equipo de su boca y gritó a las enfermeras por agua. “Estoy saludable”, decía ella, los médicos no creían lo que veían su hígado estaba completamente sano.

Gulya, llamó a Simeón, y Fay para vinieran a su casa. Aunque Gulya quería hablar de Cristo, estaba preocupado de convertirse en una cristiana. Pero una noche ella le entregó su corazón a Jesús. Esa misma noche, soñaba con repartir el Nuevo Testamento a la gente.

Fuente: Escapa por tu vida

sábado, 4 de enero de 2014

Jesús defiende al inocente y es el dador de la vida

Un bebé Moisés en el siglo XXI

Una abuela misionera comparte la historia de su amado nieto adoptivo.


Teej nació sobre una hoja de plátano, en lo profundo de las selvas latinoamericanas. Su madre había sido dada “en préstamo” por su muy temido esposo hechicero al sobrino de éste, para que él pudiera pasar unos días conociendo a su quinta esposa, una adolescente de otra aldea.

Cuando la madre de Teej se dio cuenta que estaba embarazada y le contó a su esposo, éste le ordenó terminantemente que interrumpiera su embarazo. Pero en lugar de eso, ella tomó la valiente decisión de desacatar sus exigencias, escandalizando a toda la aldea, a quienes no les molestaba en absoluto el hecho de tener múltiples esposas ni el préstamo de éstas, sino que ella se rebelara contra su poderoso esposo hechicero. Esto, para ellos, ciertamente era un comportamiento atrevido.

Posteriormente la madre enfermó gravemente. Estaba tan enferma que no podía andar sola y no tenía leche de pecho para alimentar a su bebé y no podía cuidarlo. Ella estaba aterrorizada con la posibilidad de perder su matrimonio y también su manutención. Varios días después de haber dado a luz, en un momento de gran desesperación, y bajo una tremenda presión por parte de los ancianos de la aldea, la mujer abandonó la lucha y arrojó su bebé en el vertedero de la aldea para que muriera.

Pero Teej no murió; de hecho, en la siguiente mañana, el decidido y hambriento bebé recién nacido fue hallado con vida en el basurero, tenía el rostro enrojecido, estaba gritando, su pelo negro estaba enhiesto y no tenía un solo rasguño. Los ancianos de la aldea decidieron entonces acabar su vida con un garrote, pero un hombre joven de la aldea se compadeció del bebé y corrió a la casa de los misioneros para llevarles la noticia con la esperanza de que ellos pudieran intervenir.

“Él fue mi ‘bebé Moisés’ sacado de la selva”, comparte la misionera. “Y estaba muy enfermo: hepatitis, neumonía y malaria —cada una de las cuales bastaría para causar la muerte, pero este diminuto bebé sobrevivió teniendo las tres al mismo tiempo”.

Finalmente, llegó el día para que la misionera y su esposo y sus hijos regresaran a su país nativo. Ellos se preguntaban si irían a ser detenidos e interrogados, o si incluso les negarían la entrada. “Los pensamientos circulaban rápidamente por mi mente y el temor hacía palpitar con fuerza mi corazón”, informa la misionera.

En varias ocasiones ellos habían intentado iniciar un proceso de adopción en Latinoamérica y habían sido desalentados con lo que les habían propuesto los funcionarios del país. Les aseguraron a los misioneros que el procedimiento aceptado era emitir un documento declarando que los misioneros eran los padres de nacimiento del niño. Y como no había documentación de los familiares del niño en la selva, los funcionarios insistían en que esos parientes no existían legalmente.

Los misioneros estaban frustrados y preocupados. Pero viendo que estaban ofendiendo a los funcionarios gubernamentales con sus continuas preguntas, tomaron el documento con el sello oficial y se dirigieron con Teej a su país natal.

“El avión voló alrededor del aeropuerto, y a través de la ventana pude ver la extendida ciudad”, comparte la misionera. “Ese día nos demoramos bastante para pasar por la aduana, con mi larga y complicada historia, pero finalmente ellos sellaron mi pasaporte y el de Teej. Ellos me felicitaron por tener un niño con un temperamento tan dulce y alegre y dijeron que igualmente él era afortunado al habernos tenido allí para adoptarlo en nuestra familia. Recibí a mi hijo en mis brazos con un corazón rebosante”.

El día que Teej fue hallado en el montón de desechos de la selva ocurrió hace más de 20 años, pero la familia de Teej sabe que eso fue planeado mucho antes por un Dios soberano. La familia misionera fue transferida más tarde a un ministerio en Estados Unidos, donde ha vivido desde entonces, y últimamente Teej ha estado en contacto, vía Skype, con un hermano biológico.

Esta historia fue compartida por su abuela, quien también es misionera en Latinoamérica. A ella le encantaría que tú ores por Teej y su hermano, Moto. Por favor, ora junto con ella, para que el plan sabio y amoroso de Dios de cada detalle de sus vidas continúe desarrollándose para su supremo bien y para la suprema gloria de Dios.

Fuente: impactoevangelistico.net/

miércoles, 1 de enero de 2014

TOTAL CONFIANZA EN DIOS

PALABRA SANTA PARA ESTE NUEVO AÑO 2014

SALMO 91

EL que habita al abrigo del Altísimo
Morará bajo la sombra del Omnipotente.
Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío;
Mi Dios, en quien confiaré.
El te librará del lazo del cazador,
De la peste destructora.
Con sus plumas te cubrirá,
Y debajo de sus alas estarás seguro;
Escudo y adarga es su verdad.
No temerás el terror nocturno,
Ni saeta que vuele de día,
Ni pestilencia que ande en oscuridad,
Ni mortandad que en medio del día destruya.

Caerán a tu lado mil.
Y diez mil a  tu diestra;
Mas a ti no llegará.
Ciertamente con tus ojos mirarás
Y verás la recompensa de los impíos.

Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza,
Al Altísimo por tu habitación,
No te sobrevendrá mal,
Ni plaga tocará tu morada.

Pues a sus ángeles mandará acerca de tí,
Que te guarden en todos tus caminos.

En las manos te llevarán,
Para que tu pie no tropiece en piedra.
Sobre el león y el áspid pisarás;
Hollarás al cachorro del león y al dragón.
Por cuanto en mi ha puesto su amor,
Yo también lo libraré;
Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.
Me invocará, y yo le responderé;
Con él estaré yo en la angustia;
Lo libraré y le glorificaré.
Lo saciaré de larga vida.
Y le mostraré mi salvación.