Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

lunes, 22 de diciembre de 2014

La mentira del viejo pascuero

los cristianos no deben creer ni enseñar a sus hijos una mentira


La historia del Viejo Pascuero es un invento creado por hombres que no creían en el Hijo de Dios ni en el Evangelio, su proveniencia es de origen católico y pagano.

“Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas mandamientos de hombres... bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición” Marcos 7:7, 9.

Al hablar del Viejo Pascuero, la historia de San Nicolás se hace presente en nuestro relato. Es que gracias a este santo y sus acciones es que nació la historia de Santa Claus. Llegó al mundo este Santo en el siglo III en Petras(Grecia), en el seno de una familia adinerada. A la muerte de sus progenitores decidió regalar todos sus bienes y dedicarse por entero a la vida religiosa, siendo ordenado sacerdote con solamente 19 años y pronto fue Arzopispo de Myra. San Nicolás se destacó por su generosidad con los más pequeños de nuestra sociedad, con los niños.

La leyenda

En su ciudad natal, Petras, habían tres hermanas cuyo padre se había arruinado completamente, esto imposibilitaba el casarse para las muchachas, pues su padre carecía de dote para realizar dicha acción. La solución de su progenitor, muy a su pesar, fue venderlas una vez que llegarán a la edad de desposarse. San Nicolás, al informarse de este caso, decidió, cuando iba a ser vendida la primera, lanzar en secreto una bolsa llena de monedad de oro, a través de la ventana, la cual cayó a un calcetín presente en la chimenea. La misma labor realizó cuando le tocó el turno a la segunda. El Padre, como era de esperar, extrañado por la situación decidió investigar lo que pasaba y para eso se quedò toda una noche espiando la ventana, por lo cual pudo conocer a San Nicolás. Él fue quien pregonò toda la generosidad de este sacerdote-santo al mundo.La leyenda de "Las Tres Hermanas" permitió que nuestro amigo adquiriera fama de repartidor de regalos.

San Nicolás y su historia fue asimilada entre los holandeses a partir del Siglo XIII, lo representaban con barba blanca y ornamentos eclesiásticos - recordemos que estamos en plena Edad Media, en donde el Teocentrismo era lo que predominaba, es decir, la concepción religiosa era el eje de la sociedad de aquel entonces-, montado en un burro y cargando regalos para los niños buenos y un haz de varas para los malos.Su nombre era Sinter Klaas y su tradición de obsequiar regalos a los más pequeños traspasó con ellos el Atlántico con el objetivo de colonizar Norteamèrica.Desde Nueva Amsterdam (actual Nueva York) la fama del Viejo Pascuero se extendió por el mundo.
San Nicolás se convierte en Santa Claus

Dos escritores de Estados Unidos fueron los impulsores del mito de Santa Claus o Viejo Pascuero, denominación con que se conoce en Latinoámerica. Washington Irving escribió en 1809 un libro en donde le daba un carácter más pagano,lo despojó de su indumentaria religiosa para transformarlo en un personaje bonachón y bondadoso que montaba un caballo volador y que arrojaba los regalos por la chimenea. Esto provocó que la figura de nuestro personaje se hiciera muy popular y cambió de nombre, producto de que los norteamericanos adaptaron el nombre holandés, Sinter Klaas, al inglés,lo llamaron Santa Claus.

En el año 1823, el profesor universitario, Clement Moore, modificó la figura del Viejito, quitándole un poco el carácter mágico impuesto por Irving y, dado a lo anterior,hizo su figura más creíble: Le cambió el caballo blanco por renos que tiraban un trineo, lo convirtió en un personaje alegre y,por ende, cercano a los niños. Él fue quien trasladó la visita del Viejo Pascuero del 6 de Diciembre al 25 de ese mismo mes.
En el año 1863, adquirió la actual fisonomía de gordo barbudo bonachón con la que más se le conoce hoy en día, la que se generó producto de la creación del dibujante alemán Thomas Nast, quien diseñó este personaje para sus tiras navideñas en Harper\'s Weekly. Como fuente de inspiración, Nast, de acuerdo a algunas teorías, se basó en los trajes que utilizaban los obispos de la época.

Fue en el siglo XIX,en que Santa Claus estadounidense pasó a Inglaterra y de allí a Francia, donde se fundió con Bonhomme Noël, el origen de nuestro Papá Noel, quien tenía parecido físico con Santa Claus, pero vestía de blanco con vivos dorados. La tradición de que el Viejito Pascuero procede del Polo Norte nació a partir de un anuncio estadounidense de la Lomen Company, el que saliò a fines del siglo XIX. Se popularizó la idea de los renos navideños como medio de trasporte de Santa Claus.
Es en el siglo XX, en el año 1902, el libro infantil The Life and Adventures of Santa Claus de L. Frank Baum\'s, da origen a la historia de cómo Claus se ganó la inmortalidad, al igual que su título de santo.

El comercio entró en ésta historia, una vez mas. La empresa Coca-Cola encargó al pintor Habdon Sundblom que remodelara la figura de Santa Claus/Papá Noel para hacerlo más humano y creíble, la que se llevó a cabo en 1931. Aquí, vale aclarar, que es solamente una leyenda de que los colores del Viejito se deban a los anuncios de la citada empresa,aunque, tampoco se puede negar, que los mismos ayudaron a la popularización de estos colores y del mito mismo.
El color de ésta figura y la influencia en este tópico de la Coca-Cola ha sido un tema constante de polémica. Al revisar los documentos de la época, se puede concluir que si bien los colores rojos y blancos con los cuales se representa al Viejito son producto de la campaña de la empresa, pero, sus publicistas no fueron los primeros en representar al amigo de los niños en colores. Por ejemplo, desde mediados de 1800 hasta principios de 1900 no hubo una asignación concreta al color de Santa Claus, siendo el verde uno de los más usados.

En lo que alude al lugar habitacional del Viejito, la tradición señala que como la leyenda se originó en el Hemisferio Norte, como consecuencia de lo anterior, a principios del siglo XX se esparció en el mundo la idea de que viviría en el Polo Norte; no obstante igual hay que recordar que existen otros lugares cercanos postulados como su hogar, los cuales son: Laponia sueca, Laponia finlandesa y Groenlandia; puesto que el Polo Norte está en medio del Océano Ártico.

Fuente: elrancahuaso.cl

domingo, 14 de diciembre de 2014

Nuestro hogar tambien es templo de Dios

LIMPIANDO NUESTRA CASA


Al caminar a la luz de la Palabra de Dios y crecer en una forma nueva, comenzamos a mirar hacia atrás y ver tantas cosas de las cuales no estábamos conscientes antes de conocer a Cristo. . Ahora podemos ver a otros que caminan en la oscuridad; en los mismos lugares poco seguros, en los cuales habíamos estado caminando antes de ingresar a la luz de la Cruz de Jesucristo. A causa de que ahora vemos y entendemos lo que les va a ocurrir, tratamos de prevenirlos acerca de los peligros que los acechan, pero muchas veces nuestras advertencias no son escuchadas. Están atrapados por la “diversión de la vida” y no desean ser interrumpidos.

Al continuar mirando a aquellos alrededor nuestro, nos sentimos incómodos con lo que vemos porque ¡Muchas de estas situaciones forman parte aún de nuestras vidas! Nos damos cuenta de que hay cosas en nuestra vida y en nuestro hogar que no deberían estar allí. Cosas que nos separan de la Palabra de Dios, que nos quitan tiempo y que llenan nuestras mentes con cosas del mundo. En 2 Corintios 6:14, Pablo nos exhorta a caminar en una forma digna de ser llamados hijos de Dios. Que nos separemos de las cosas inmundas de este mundo y que no tengamos ninguna asociación con aquellos que no proclaman el nombre de Jesús.

Y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso. 2 Corintios 6: 18

Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios. 2 Corintios 7: 1

Cuando miramos alrededor nuestro, pueden haber cosas en nuestros hogares que no glorifican a Dios ni edifican nuestra vida, pero que entorpecen nuestro caminar con Cristo. Así como debemos reflejar su Señorío en nuestras vidas, nunca deben ser nuestros hogares una distracción que nos aleje de nuestro maravilloso Señor.

Póngase de acuerdo con su esposa, esposo, familia, compañero de habitación, o si vive solo, considere esto con cuidado y oración antes de tomar estos cuatro pasos siguientes para hacer una limpieza espiritual de su casa. Este es un momento maravilloso para alabar a Dios por su salvación en Jesucristo, por sus bendiciones de provisión en su vida, y por el calor y la protección del hogar que Él ha provisto para Ud.

1 – Ore por este proyecto.- Involucre a todos. Hable acerca de su casa y de las cosas que hay en ella. Si le es posible traer a un grupo que venga a su casa a caminar y orar por ella, esta puede llegar a ser una experiencia maravillosa para Ud. Y su familia. Si el esposo no es creyente, es importante que él, de todos modos, esté de acuerdo con la limpieza espiritual. Algunos de los problemas que pueden existir en una casa tienen que ver, por ejemplo, con peleas, violencia, disturbios que podría ser posible que se encuentren allí de habitantes, inquilinos o propietarios anteriores. Deben buscarse objetos que puedan significar una violación de las Escrituras o de los principios de Dios y debe tomarse autoridad sobre los espíritus demoníacos en operación en aquellos lugares atándolos y sujetándolos en el nombre de Jesús.

2 – Haga una caminata por su casa.- Primero, pida al Espíritu Santo que lo proteja mientas usted limpia su casa en obediencia a Dios. Es bueno ponerse de acuerdo de antemano de que van a deshacerse de toda cosa que viole las Escrituras o que se haya convertido en una piedra de tropiezo en su amor y crecimiento en Cristo. Luego pídale a Él que le muestre libros, revistas, juguetes, joyas, recuerdos o cualquier cosa que le sea poco grata a Él. Pídale a sus hijos que le muestren cualquier juguete que los hace sentir incómodos.

Revise los juguetes y libros de sus hijos junto con ellos. Deje que ellos sean los primeros en revisar los objetos y luego, si hay otros, trabaje con sus niños con suavidad, y explíqueles por qué está usted eliminando esos objetos. Es importante que reemplace los objetos que tiró por juguetes íntegros y los cuales no serán un estorbo para su crecimiento en Cristo. También es de mucha ayuda que ellos tengan libros con cuentos bíblicos que no sólo les enseñen sino que también tengan hermosas ilustraciones que demuestren la sabiduría y la fuerza que Dios da a su pueblo.

Haga un chequeo de sus libros, revistas, joyas y también ropa que quizás no sea de edificación para Dios. Es muy importante que ellos miren y examinen souvenir que usted haya traído a su casa. Si son caricaturas de dioses de otras naciones (Por ejemplo: budas, tisis, dioses y diosas, máscaras de muerte, máscaras de demonios) deshágase de ellas!

3 – Quite todos los objetos desagradables de su hogar.- Queme todos los que puedan ser quemados. Coloque vidrio, cerámica o cosas de yeso en una bolsa y rómpalas con un martillo, luego tírelas a la basura. Ponga en una bolsa de plástico aquellos objetos irrompibles y tírelos a la basura. No le regale estos objetos a nadie, para evitar pasarles estos problemas a otros. Dios dice que nos deshagamos de estas cosas.

Deuteronomio 7: 25 Las esculturas de sus dioses quemarán en el fuego; no codiciarás plata ni oro de ellas para tomarlo para ti, para que no tropieces en ello, pues es abominación a Jehová tu Dios: (26) y no traerás cosa abominable a tu casa, para que nos seas anatema; del todo la aborrecerás y la abominarás, porque es anatema.

4 – Dedique su hogar y las personas que viven en él al Señor.- Esté alerta. Tenga cuidado con lo que trae a su casa, sepa cuál es su contenido y cómo puede afectar a la familia y a sus invitados. David dice en el Salmo 101: 2-7: Entenderé el camino de la perfección cuando vengas a mí. En la integridad de mi corazón andaré en medio de mi casa. No pondré delante de mis ojos cosa injusta. Aborrezco la obra de los que se desvían; ninguno de ellos se acercará a mí. Corazón perverso se apartará de mí; no conoceré al malvado. Al que solapadamente infama a su prójimo, yo lo destruiré; no sufriré al de ojos altaneros y de corazón vanidoso. Mis ojos pondré en los fieles de la tierra, para que estén conmigo; el que ande en el camino de la perfección, éste me servirá. No habitará dentro de mi casa el que hace fraude; el que habla mentiras no se afirmará delante de mis ojos.

¿Es su corazón íntegro? ¿Está su corazón dispuesto a caminar tras el Señor en humildad y en verdad? La bendición de Dios estará sobre aquellos que anhelan seguirle. El Espíritu de Dios estará con nosotros cuando reclamamos la tierra en obediencia a él y a su Palabra.

Ore y determine en su corazón y en su mente ser obediente a lo que sea que el Espíritu Santo trae a su pensamiento. Esta es una buena razón para pedirle a un grupo de gente que caminen con usted por toda su casa. A menudo, minimizamos el poder que posee un objeto. Quizás lo tuvimos durante tanto tiempo que tendemos a pasarlo por alto. El grupo vendrá a su casa con ojos nuevos, y sin estar afectados por el lugar confortable que tiene el objeto en su casa. Ellos le señalaran diferentes objetos que deberían ser quitados, pero usted, el dueño debe ser obediente y sacarlo. La siguiente es una lista de ocho categorías de objetos que en alguna oportunidad han sido causa de actividad demoníaca en una casa.

Toda pornografía: libros, revistas, calendarios, videos y todo material impreso o fotografías pervertidas que sean sexualmente explícitas.

Estatuas o recuerdos de dioses o diosas extraños que hayan sido comprados durante las vacaciones o enviados por amigos de otras culturas o países. Cristales de la Nueva Era, amuletos de la buena suerte o del ocultismo.

Libros: Material escrito por escritores de religiones o cultos falsos, astrología, horóscopos, adivinaciones. Libros sobre filosofías del mundo, y tradiciones religiosas de acuerdo con los principios elementales de este mundo, y no de acuerdo con Cristo. Metafísica, espiritismo, brujería y satanismo. Si estos libros son usados para información relacionada con su ministerio al Señor, usted necesita orar para que la sangre de Cristo cubra esos libros y su mente.

Juguetes infantiles: Muñecas importadas que tienen una naturaleza violenta o del ocultismo, así como de duendes, unicornios de la Nueva Era, pegasos, Amos del Universo y muñecos de la línea He-man. Examine todos los juguetes de sus niños. Por ejemplo: al jugar un niño pretendiendo o simulando ser el muñeco, ese niño proyectará su imaginación al muñeco y, en cierta forma, le dará vida al jugar por el bien o el mal, violencia o paz, obediencia o rebeldía.

Música: La música actual puede traerle paz y gozo a su hogar o malestar y rebeldía. Los padres deben estar de acuerdo y ejercitar autoridad sobre qué es aceptable en el hogar. Algunos tipos de rock y música “heavy metal” fomentan rebeldía en contra de Dios, la familia, y las autoridades de los gobiernos humanos. Muchas veces promueven enojo, rabia y desobediencia mientras que algunas letras de las canciones fomentan suicidios y asesinatos.

Desorden y suciedad en su casa pueden traer confusión y pereza lo cual es una señal equivocada para sus hijos. Un hogar cristiano que está limpio y ordenado es un lugar donde se nota la presencia de Dios.

Joyas: Busque signos del ocultismo o astrológicos, de la buena suerte, medallas religiosas, anillos o prendedores masónicos, o cristales de la nueva Era (En forma de alhajas)

Muebles usados: Cuando limpiamos en oración deberíamos considerar a los dueños anteriores de nuestra casa y a los muebles, así también como ropa, automóviles, juguetes, cualquier objeto que haya tenido un dueño anterior.

Esté consciente, asimismo, de los dibujos animados y de los programas de televisión que miran sus hijos, ya que el 80 por ciento de los dibujos animados son del ocultismo. Examine sus juegos de video ya que muchos promueven en una dirección violenta, del ocultismo o Satánica a sus pensamientos. ¡Esté en autoridad! También tendrá que estar consciente de la entrada a su casa de amigos rebeldes o inmorales, suyos o de sus hijos. Toda actividad que tenga lugar tanto en su presencia como en su ausencia tendrá un efecto en la vida de su familia y en su crecimiento en el Señor.

Reemplace, finalmente, todo objeto que haya tirado, por juguetes sanos, íntegros y divertidos. Música que sea apacible con gozo y alabanza al Señor. Libros que alimenten la mente de su familia con ideas piadosas acerca de los héroes de la fe. Cuelgue cuadros con versículos de la Biblia.

El libro de Josué es la historia de cómo el pueblo de Dios poseyó la tierra que Dios les había prometido. Allí les dice que donde pisaren con sus pies, allí tendrán posesión. Y que no se desvíen de la ley ni a derecha ni a izquierda para que puedan tener éxito donde quiera que vayan. Hoy día, Dios ha bendecido a su pueblo cubriéndolos con su presencia, protegiéndonos y proveyendo para nosotros y para nuestras familias. A través del sacrificio de Jesús en la cruz pagando por nuestros pecados, hemos sido liberados del maligno. Podemos caminar ahora libres del yugo de Satanás. Así como Dios le dio la tierra prometida a su pueblo, así también los llamó a caminar sobre ella y reclamarla siendo siempre obedientes a su Palabra.

De esa misma manera debemos hoy reclamar la propiedad que Dios ha provisto para nosotros, colocando la Soberanía de Jesucristo sobre ella. En obediencia a Dios, necesitamos tirar todo aquello que pudiera estorbar la alabanza y adoración en nuestra familia, así como el crecimiento y desarrollo de ella. Los siguientes, son siete pasos que usted puede tomar para completar la limpieza de su propiedad.

1. Reconozca la soberanía de Jesucristo como cabeza de su hogar. Dedique, nuevamente, su vida y su hogar a Dios como testimonio de su bondad y de su gracia para ser usado para su honra y gloria. Cuando limpie y reclame su casa y su propiedad para el Señor, póngase la armadura de Dios antes de confrontar a los espíritus demoníacos. Ore y pida que el poder de la sangre de Jesús cubra a toda persona involucrada en este ministerio, sus familias, mascotas y las posesiones que Dios les ha confiado de manera que Satanás no pueda, de ningún modo, desquitarse. Luego sométase a la autoridad de Jesucristo como siervo suyo. Se puede nombrar específicamente a los espíritus que pueden tener actividad en una casa. Por ejemplo: Hechicería, engaño, división, confusión, odio, rebeldía, asesinato y suicidio.

2. Vaya de habitación en habitación y pídale al Espíritu Santo que le revele todo espíritu demoníaco, trayéndoselo a su mente. Tenga en cuenta los problemas que se han experimentado en ciertas habitaciones en especial (Si es que los ha habido) y ate a aquellos espíritus demoníacos específicos y a los que están asociados con ellos. Échelos fuera al lugar que Dios les ha preparado. Por medio de oración, limpie roperos, placard, muebles, pequeños espacios, sótanos, garajes y altillos. Pídale al Espíritu Santo que le revele todo lugar donde pueda estar escondido un espíritu demoníaco, y échelo fuera. Luego ore para que la sangre limpiadora de Jesús cubra cada parte de esa habitación y pida que la presencia de Dios y su bendición llene cada rincón de ese lugar. Principalmente, es inteligente orar por los espejos, ya que los espíritus de imágenes pervertidas, de impureza o perversión sexual, rebeldía, violencia o enfermedad pueden alojarse en ellos. Átelos y échelos fuera ordenándole que no vuelvan nunca más.

3. Cuando vaya de habitación en habitación, apunte o lea versículos que se le vayan presentando en su mente. Esté alerta y busque libros, revistas, objetos o recuerdos del ocultismo que puedan estar dándole un lugar al enemigo donde ocultarse y de dónde usa su poder para engañar y atormentar a sus dueños. Estos objetos deben ser expuestos y sacados de la propiedad y destruidos. Esta es la responsabilidad de los dueños.

4. Si hay objetos que pertenecen a una forma de vida anterior en el ocultismo, Nueva Era, satanismo, brujería, etc., estas cosas deben ser sacadas y destruidas inmediatamente.

5. Ore por muebles, autos, libros, ropa, cualquier cosa que sea de segunda mano que haya venido a usted de una fuente desconocida, y por algunas que estén dentro de su conocimiento.

6. Unja los dinteles de puertas y ventanas de cada una de las habitaciones para que la casa esté cubierta, llena del Señor y dedicada a Él. Cuando ore por la casa, recuerde agradecer y alabar a Dios por su presencia allí. Cuando haya terminado de limpiar espiritualmente una habitación, ore para que la bendición del Señor esté allí. Por ejemplo:

Cuando esté en un dormitorio, imponga manos sobre la cama y ore por el descanso y la frescura del Señor para aquellos que van a estar reposando en ella. Ore por noches de sueño descansado y por paz.

En la cocina, ore para que haya una comunión de amor y compañerismo mientras se preparan y se comparten las comidas de la familia, ore por la salud de la familia, y por la comida espiritual que será compartida alrededor de la mesa familiar.

En la sala, ore por la presencia y la bendición de Dios en las actividades sociales y en los ratos en que se reúne la familia. Ore que el hogar sea usado como una “casa de luz” para la Palabra de Dios.

Siempre recuerde orar: “Gracias, querido Dios por tu provisión y protección sobre nuestra familia, pido que este hogar y que nuestras vidas sean una bendición para todos los que nos visiten, y sobre todo para ti.”

Si se repiten escenas de inquietud espiritual en su casa tales como: explosiones de ira, rebeliones, discordias o desacuerdos que estallan de golpe, sospeche que hay un ataque demoníaco. Pasee por su casa y una vez más, reclame su hogar en el nombre del Señor Jesucristo. Inspeccione para ver si han sido traídas nuevamente alguna de las cosas anteriores tales como revistas, música, etc. Y sáquelas de allí. Algunas veces ocurre que si ha habido mucho ir y venir de gente o ministerio en su casa, los espíritus demoníacos vienen y se quedan hasta que son sacados espiritualmente. Puede ser una buena idea pasear por su casa regularmente y hacer una limpieza general, alabando al Señor por su bendición sobre su familia.

7.Ahora vaya afuera y camine por el perímetro de su propiedad o párese en la línea divisoria de su propiedad y reclame todo derecho sobre ella por la mano de Dios. Luego estacione a los ángeles de Dios en las cuatro esquinas de su propiedad para expresarle al reino espiritual que Dios es el dueño de esta propiedad. Nosotros, como sus siervos, se la cuidamos.

Si hay alguna sospecha de que el terreno era parte de territorio indio, o que hubo reclamos sobre la propiedad para el mundo demoníaco por medio de ritos o rituales de brujerías, póngase firme. Lea las escrituras y reclame el terreno de vuelta por medio de la autoridad que tenemos en el nombre de Jesucristo.

Cuando usted examina la vida nueva que Jesucristo ha comenzado en usted, usted mismo comienza a ver el milagro que Dios ha producido: belleza entre las cenizas. Cuando usted examina las diferentes maneras en que Él ha provisto para su provisión y protección para su crecimiento diario, sabiendo todo lo que usted necesita, usted ve que Él es un Padre que mantiene sus promesas y que verdaderamente nunca lo dejará ni lo abandonará. Por eso es que podemos leer en el libro de Jeremías aquello que, de alguna manera, sirve perfectamente para ponerle un final santo, optimista y de altísima confianza a un tema que por momentos, quizás, haya podido asustar a alguno que no estaba acostumbrado, por imprevisión eclesiástica, quizás, a tratar con estos temas.

Jeremías 29: 11 Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.

(12) Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; (13) y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscareis de todo vuestro corazón.

Fuente: tiempodevictoria.com.ar

martes, 9 de diciembre de 2014

¿Que piensas sobre esta fiesta?

¿Celebrar La Navidad?


Ya está llegando esa parte del año cuando la gente se prepara para la celebración de la Navidad.

Pronto las calles se verán muy iluminadas con luces navideñas. Los exteriores de las casas también. Muchos comprarán un árbol de navidad para ponerlo en la sala de su casa. Las gentes harán una lista de regalos de Navidad. A los niños les comenzarán a recordar la mentira sobre Santa Claus. Finalmente, cuando llegue el día 25 de diciembre, la gente dirá que están celebrando el aniversario del natalicio de Cristo. Eso quiere decir la palabra Navidad, que es una forma corta de Natividad. Y no es que la gente sea muy religiosa y que venere mucho al Señor.

La razón que la gente de nuestros tiempos, tan indiferente a lo religioso se interese tanto en la Navidad es por el bombardeo de anuncios comerciales urgiendo a todo mundo que gaste su dinero en regalos de Navidad y en cosas para las fiestas navideñas. La prueba de que la gente no es muy religiosa se ve en que la generalidad de la gente celebrará la Navidad con bailes y borracheras. Varias preguntas pueden surgir en nuestra mente.

¿Habla la Biblia de la Navidad?
¿Ordena el Señor la celebración de la Navidad?
¿Celebraban la Navidad los primeros cristianos?

En el caso de que la navidad no sea bíblica, ¿puede un cristiano celebrarla de todos modos? Aunque la Navidad se festeja el 25 de diciembre, mucho de lo relacionado con ella comienza desde algunas semanas antes. Creo que es el momento de que recordemos y aprendamos algunas cosas que es necesario que el cristiano tome en cuenta cuando se acerca o llega la Navidad. Veamos.

I. PODEMOS COMENZAR DICIENDO QUE LA FIESTA DE LA NAVIDAD NO ESTÁ EN LA BIBLIA.

En ninguna parte de la Escritura Dios dejó escrito absolutamente nada acerca de celebrar el nacimiento de Cristo. No pensemos que a El se le olvidó este detalle.
Si no está en la Biblia es porque Dios no quiso incluirlo. Ningún apóstol celebró ni ordenó celebrar la Navidad. Los primeros cristianos nada supieron de la Navidad. La Navidad no pertenece al cristianismo neotestamentario.

Es más, nadie que crea en la Biblia puede creer que Jesús nació el 25 de diciembre, pues la Escritura señala que el Señor nació en una parte del año mucho más temprana: Lucas. 2.8 dice: "Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño."Cuando el Señor nació los pastores pasaban la noche en el campo porque había pasto para sus rebaños.
En la región geográfica de Belén, no hay pasto el 25 de diciembre ni los pastores se pasan la noche en el campo. La palabra Santa no nos dice en qué fecha del año nació el Señor, pero sí nos dice en este pasaje no nació el 25 de diciembre.

II. LA NAVIDAD ES UNA DE LAS PRÁCTICAS RELIGIOSAS PERTENECIENTES A LA APOSTASÍA

Déjenme citar algunas obras eruditas: La enciclopedia de la religión en inglés dice: “De acuerdo a registros auténticos ningún festival eclesiático fue tenido para la celebración del nacimiento de Cristo hasta la primera mitad del siglo cuarto”.
The World Book Encilcopedia: “Liberio, el obispo de Roma en el año 354 ordenó que el 25 de diciembre fuera adoptado como la fecha del nacimiento de Cristo”.
Usted sabe que en inglés a la Navidad se le llama Christmas, que literalmente quiere decir la misa de Cristo. Pues déjeme citar la Enciclopedia Británica: “Liberio dio esta razón para tener Christmas: Tenemos una misa para cada santo, pero no tenemos ninguna misa para Cristo”. Amigos y hermanos: La Navidad es catolicismo. Es algo relacionado con ese rito católico llamado misa.

III. RELACIONADO CON LO ANTERIOR ES NECESARIO HACER OTRA AFIRMACIÓN: LA NAVIDAD EN REALIDAD ES UNA FESTIVIDAD DE ORIGEN PAGANO:

La fecha de la fiesta de la navidad es pagana: Ya dije que los pastores pasaban las noches con sus ovejas en el campo cuando los campos estaban verdes. Es decir, no cuando el invierno había llegado. ¿Por qué entonces se escogió a una fecha invernal, el 25 de diciembre para la Navidad? Noten: Cito la afamada Nueva Enciclopedia de Conocimiento religioso de Chaff y Herzog: “La fiesta pagana (Brumalia de diciembre 25) con sus algarabías y desenfrenos era tan popular que los cristianos estuvieron contentos de tener una excusa para continuar su celebración con pocos cambios en su espíritu o en su forma. 
Los predicadores cristianos del occidente y del cercano oriente protestaron contra la inadecuada frivolidad con que el nacimiento de Cristo fue celebrado mientras los cristianos de Mesopotamia acusaron a sus hermanos de Occidente de idolatría y de adorar al sol por haber adoptado como cristianos esta fiesta pagana”.

Las prácticas relacionadas con la Navidad son paganas.
El árbol de Navidad tiene su origen en la adoración del abeto en el norte de Europa.
Las luces de Navidad también pertenecían al paganismo pues era una forma de atraer el sol que casi no se dejaba ver en las partes más norteñas cuando llegaba el invierno. Se trataba de velas que se ponían en las ramas de los abetos.
Los regalos de navidad ya se habían originado dentro del paganismo pues tenían que ver con el deseo de que los dioses bendijeran al que los recibía en el año que estaba por comenzar. Por supuesto Santa Claus se refiere a un santo católico llamado San Nicolás que gustaba de hacer regalos a los niños. El catolicismo es una mezcla de paganismo y cristianismo.

IV. ANTE LA EVIDENCIA, ¿POR QUÉ UN CRISTIANO FIEL HABRÍA DE QUERER CELEBRAR LA NAVIDAD?

El no hará nada de índole religiosa que no sea bíblico. El no participará en una fiesta religiosa que se originó en el paganismo, y que adoptó el catolicismo. El evitará hacer cualquier cosa que pudiera dejar la impresión de que cree en la Navidad. Si pone un arbolito de Navidad deja la impresión de que cree en la Navidad. Si  envía tarjetas de Navidad pasará lo mismo. Si  da regalos de Navidad, también. Si dice: “¡Feliz Navidad!” o, “¡Merry Christmas!”, también deja la impresión de que cree en la Navidad. Y si usted ya ha dicho que no cree en la Navidad, ¿cómo puede decir “Feliz Navidad”?

Mire este pasaje: 1 Co. 10.3. La Biblia ordena que todo lo hagamos para la gloria de Dios, ¿Podríamos celebrar fiesta tan falsa y pagana y afirmar que lo estamos haciendo para la gloria de Dios? Note este pasaje: Col 3.17. Hacer todo en el nombre de Cristo es hacer solamente lo que él ordenó o autorizó.
¿Podríamos afirmar que el Señor ha ordenado o autorizado la celebración una festividad de origen pagano establecida por un obispo católico?

Fuente : facebook LifeCristiana.com

miércoles, 3 de diciembre de 2014

¿Te consideras justo o malo?

NO HE VENIDO A LLAMAR A JUSTOS, SINO A PECADORES AL ARREPENTIMIENTO


Los Primeros serán Postreros

Este tratado fue editado para personas que necesitan mucho del amor de Dios, para personas que a lo mejor serán mas susceptibles a la palabra de Dios que otros.

Estoy seguro que éste tratado también cimbrará los oídos de algunos religiosos que viven en la hipocresía, que se creen cerca del cielo porque a lo mejor no son asesinos, prostitutas, ladrones, etc. Pero si tienen chisme, amargura, rencores, envidias, etc. Es mas fácil que se salve una prostituta de la calle que sabe que esta sumida en sus pecados, que un religioso que se sienta cerca del cielo por lo que hace. Así fue en los tiempos de Jesús, así puede ser ahora también. Es mi deseo que así sea, y el de mi Dios mucho más.

Realmente deseo, tu que lees ahora; que Dios te de mucha bendición y misericordia.

Un Jesucristo que muy poco conocen.

¿Cuál es el Jesucristo que conoces?, ¿sabes tu quien era Jesucristo?, a lo mejor cuando te digo Jesucristo te imaginas la cara de ese hombre triste y con unas gotas de sangre en el rostro; como aquellas imágenes que se venden en las calles. A un Cristo bueno, compasivo, siempre alegre, y que no es capaz de ofender a nadie, a un Jesús con los niños cerca de él. Pero yo te voy hablar algo mas del Jesucristo que conozco, el cual conocí por medio de las escrituras, y para eso te citaré parte de lo que dice la palabra de Dios para que tengas una idea mas amplia de cómo era Jesús.

Después de estas cosas salió, y vio a un publicano llamado Leví, sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y dejándolo todo, se levantó y le siguió. Y Leví le hizo gran banquete en su casa; y había mucha compañía de publicanos y de otros que estaban a la mesa con ellos. Y los escribas y los fariseos murmuraban contra los discípulos, diciendo: ¿Por qué coméis y bebéis con publicanos y pecadores? Respondiendo Jesús, les dijo: Los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.

San Lucas 5:27-32

Jesús andando, vio a Levi el cual era publicano y le dijo: -”Sígueme”; Levi sin pensarlo dos veces, dejo el negocio y se puso a seguir a Jesús. Ahora podemos notar algo realmente curioso, porque cuando este hombre deja su trabajo para seguir a Jesús, preparó una gran comida en su casa, cosa que es muy rara en una persona que acaba de perder el trabajo; dime tu, sí te quedas sin trabajo, lo que tienes ¿Lo gastarías en una cena para invitar a tus amigos? Verdad que es algo “anormal”, sin embargo algo movió a este hombre que al recibir la invitación de Jesucristo, dejó todo y preparó este gran banquete, ahora déjame decirte que según el trabajo que desempeñaba, el de publicano, no era cualquiera. 

Un publicano es el que se encargaba de recaudar los impuestos para Roma en los tiempos de Jesús; y estos hombres que desempeñaban este trabajo eran despreciados por sus “paisanos” judíos, porque eran empleados del enemigo, ¡de Roma!, quien tenia bajo su poder al pueblo judío, ahora, también tenían la mala fama de excederse en los impuestos, pues usted sabe, para sacar una tajada del dinero que recaudaban, para ellos mismos y lógicamente podemos entender que era una fuente de ingresos muy jugosa, sin embargo cuando Levi, recibió el llamado del Maestro, lo dejó todo para seguirlo, adiós a los buenos ingresos, adiós a las comodidades y a seguir a un hombre, que es carpintero y que no me ofrece ni siquiera un lugar donde recostar mi cabeza.

Los religiosos empiezan a murmurar

Y los escribas y los fariseos murmuraban contra los discípulos, diciendo: ¿Por qué coméis y bebéis con publicanos y pecadores?

¿Qué es un religioso? El siguiente pasaje nos lo puede explicar.

A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola: Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano. El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano. Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido.

Lucas 18:9-14

Un religioso, tiene exceso de confianza de si mismo, ósea es uno que dice: “Te doy gracias Dios porque no soy un borracho, doy mis limosnas todos los domingos, rezo todos los días etc, etc; y no soy como aquel fulano que es bien pecador” Un religioso es como aquel hombre que dice: “Mira, yo no necesito arrepentirme, mejor háblale al borrachito de la esquina ese si tiene que arrepentirse” o también puede ser la señora que dice: “Yo soy una buena madre, nunca adulteré, y si mis hijos necesitaban algo, no me prostituí, soy una buena madre y una buena mujer”. Ahora yo les diría a estos: Esta bien, no te emborrachas ni eres adultero o prostituta o lo que sea; pero eres orgulloso, menosprecias a los demás y te crees justo en tu propia opinión, y sabes una cosa, por tu actitud de soberbia (ósea orgullo, inflado) 

Dios te resiste, ¡Dios te resiste!; a menos de que te humilles, te dará gracia, pero mientras tanto no. Ciertamente bien se aplican las palabras de Jesús cuando dijo: Los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento. Lo que Jesús quiso decir en forma de sarcasmo, fue lo siguiente: Ok, te sientes muy sano, muy justo ¿verdad? pues no he venido por los que se creen justos o se creen estar sanos, he venido para los que saben que están mal, en pecado delante de Dios, ¡por ellos he venido! para que se arrepientan y hallen perdón.

“También por los más aborrecidos he venido”

 Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo…

La escena de ahora, es totalmente diferente, es de un hombre que sabe que esta muy mal delante de Dios, tan mal dice la escritura que ni aun tenia el atrevimiento de alzar los ojos al cielo, date cuenta de que grado de humillación y convicción de pecado tenia este hombre, ni siquiera se atrevió a orar de cerca, sino que ahí de lejitos, por que tenia mucha vergüenza ese hombre delante de la presencia de Dios. Este publicano ciertamente aborrecido por la sociedad; dice la Palabra, que descendió justificado, antes que el otro que creía no tener necesidad del perdón de Dios.

¿Ahora quienes son los más aborrecidos, despreciados, mal vistos de nuestra sociedad? ¿Quiénes son? ¿No son los borrachos? ¿No son aquellos hombres que se encuentran tirados en las calles? ¿No son las prostitutas? ¿No son los narcos? ¿No son la gente que esta en las cárceles? ¿No son aun nuestras propias autoridades? ¿No son los drogadictos? ¿No son los homosexuales? ¿No son ellos? ¿No estarás tu entre ellos? ¿No te ha tocado recibir una mirada de desprecio por lo que eres o por lo que has sido?. Sí estás entre ellos, déjame decirte una cosa: Dios tiene compasión de ti, no importa lo que hayas hecho, ni cuan grave haya sido, Dios tiene compasión de ti; solo tienes que reconocer que necesitas de Dios, no seas como el religioso que cree no tener necesidad de Dios.

Cuando Jesucristo dijo: sino por pecadores al arrepentimiento. Es para sacarte de la condición de pecado en el que estás. Dios te ama, ¿Y sabes de que forma? Envió a su propio Hijo, a su único Hijo para que pudiera presentar delante de si mismo un sacrificio perfecto, capaz de redimir el pecado de todo aquel que confié en la sangre de Jesucristo. ¿Quién daría la vida por ti ahora? ¿no hallas a nadie? Hay alguien que ya la dio por ti, su nombre es Jesucristo. Y sabes porque lo hizo, porque te ama. No quiere que perezcas eternamente en el infierno, quiere deshacer las obras del diablo en ti. Porque para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.

Para destruir las cadenas del pecado que te tienen amarrado, para cambiar tu vida totalmente. Jesucristo dijo: Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. O sea, Jesús te esta diciendo: “Sí ya te diste cuenta del estado de tu vida, o ya estás harto de la forma en que llevas tu vida, y tu alma no tiene descanso, ¡ven a mi! Y te daré reposo para tu alma; no te la va a dar un pastor, o un sacerdote, ni aun el que escribió este folleto, sino yo mismo, el Hijo del Altísimo; te daré reposo para tu alma”. Estas son palabras fieles y verdaderas

“He hecho cosas muy malas…¿Me perdonara Dios?”

Si has decidido buscar a Dios, un pensamiento que es muy probable que se te venga a la mente es: que tal vez Dios no te vaya a perdonar, no te dejes llevar por las acusaciones de satanas. Dios ha prometido que así será, y es fiel a su promesa, Dios es digno de confianza. Dios no va a estar jugando con los pensamientos de los hombres, solo esta en que tu confíes en Jesucristo y que te arrepientas; es decir, decidido a darle un giro total a tu vida, dejar de hacer lo malo, aprendiendo hacer el bien. Y sí son muy fuertes esos pensamientos de que Dios no te perdonará; combatiré ese pensamiento con la palabra de Dios que dice:

…mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia  Romanos 5:20

De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios. Mateo 21:31  (Jesús hablándoles a los religiosos)

Es decir: que cuanto mas pecador veas que estas delante de Dios, y te compares con otros que llevan una vida moralmente mejor que la tuya y tu pensamiento te diga que eres demasiado vil y pecador como para que Dios te perdone. Entonces sobreabundara la gracia de Dios, ósea, ¡que Dios será mucho mas bondadoso, compasivo, misericordioso contigo! No importa lo que hayas hecho o estés haciendo, ¡arrepiéntete!, vuélvete a tu Creador, deja de hacer lo malo, humíllate delante de Él. Y experimentaras el grande amor de Dios por ti.

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

Arrepiéntete y cree en estas buenas noticias…Dios te bendiga.

Fuente: vozcomotrompeta.wordpress.com

martes, 25 de noviembre de 2014

El castigo de Dios es justo

Dios sí castiga a los cristianos



En muchas ocasiones, yo diría que en la mayoría, Dios castiga al humano para que aprenda algo, y además, porque lleva castigo lo que hizo; pero otras muchas veces lo castiga, sencillamente, porque lleva castigo la acción cometida, sin que lleve aparejado un intento de educación. El hecho de que seamos salvos por Cristo no quiere decir que podemos pecar impunemente. Lo más que quiere decir es que si nuestros pecados no rebasan cierto límite endureciéndonos el alma, mantenemos nuestra salvación; pero aún dentro de ese estado de salvación vamos a recibir los castigos correspondientes a nuestras malas acciones. Veamos qué dice Pablo al respecto.

"Que si nos examinásemos a nosotros mismos, cierto no seríamos juzgados. Mas siendo juzgados, somos castigados del Señor, para que no seamos condenados con el mundo." I Co 11: 31-32 

Muy, pero muy lejos tiene que llegar el cristiano pecando, para que pierda su salvación; pero no tiene que ir más lejos que cualquier otro que no sea cristiano, para recibir iguales castigos terrenales por sus pecados. Y yo diría que a veces va a recibir castigos peores, porque el siervo que conoce la voluntad de su Señor y no la hace, será azotado mucho, como dice Jesucristo en Lc 12: 47. Dios no hace acepción de personas, según nos enseña Pedro en Hch 10: 34, o sea, a igual pecado y circunstancias corresponde idéntico castigo.

"Porque el siervo que entendió la voluntad de su señor, y no se apercibió, ni hizo conforme a su voluntad, será azotado mucho."  Lc 12: 47 

"Entonces Pedro, abriendo su boca, dijo: Por verdad hallo que Dios no hace acepción de personas"            
El pecado tiene consecuencias terrenales y eternas. Ambas hay que sufrirlas. Si las eternas nos fueron perdonadas por Cristo, luego de nuestro sincero arrepentimiento, no así las terrenales, que nos alcanzan, como vimos en I Co 11: 31-32. Lo mismo vemos en Heb 12: 6-8.

"Porque el Señor al que ama castiga, y azota a cualquiera que recibe por hijo. Si sufrís el castigo, Dios se os presenta como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no castiga? Mas si estáis fuera del castigo, del cual todos han sido hechos participantes, luego sois bastardos, y no hijos."  Heb 12: 6-8 
Hay quienes están en pecado, y a la vez están sufriendo angustias; y en vez de comprender la vinculación que existe entre sus pecados y sus angustias, creen que ellos tienen perdonados todos los pecados que cometieron y cometerán, mientras que, por el otro lado, no se explican el porqué están sufriendo.

Es decir, que la gente que así piensa se figura que Dios comete dos injusticias al mismo tiempo: por un lado no castiga en el cristiano lo que sí castiga en los no cristianos; y por el otro lado, le envía al cristiano angustias sin que él dé el menor motivo para ello. ¡Hay que ser necio!

A mí me parece que los cristianos que este tipo de cosas piensan, lo hacen como un dispositivo psicológico de defensa, con el cual protegen sus concupiscencias. Ellos aman profundamente sus concupiscencias y no quieren dejarlas aunque les cueste sufrir. Tampoco quieren perder su salvación, a la que solamente aman un poquito más que a sus concupiscencias. Como que saben o intuyen que el reconocer que Dios les está cobrando las cuentas, y persistir en pecar, puede convertirse en un rechazo al Espíritu Santo, y un pecado imperdonable, prefieren "auto convencerse" de que no es eso lo que está sucediendo, sino que lo que pasa es que sus pecados son perdonados inmediatamente después de cometidos, mientras que sus angustias y castigos, son motivados por algo "desconocido" para ellos. Por eso nos dan necias explicaciones tales como "son pruebas hermano", "son misterios hermano", "es que no puede haber felicidad en esta vida hermano", etc..

De esta manera se sienten artificialmente libres para seguir "gozando" de sus concupiscencias, sin por ello perder la salvación. Es un caso semejante al del borracho, el drogadicto, o el vicioso sexual, que aunque ve claramente los sufrimientos que le causan sus concupiscencias, prefieren soportar aquéllos y seguir "gozando" de éstas.

Está claro en el pasaje I Co 11: 31-32 que Dios castiga no sólo como método pedagógico, sino como penalidad, para satisfacer la justicia establecida en las reglas de comportamientos dadas.

Si siendo juzgados versículo 32  somos castigados, no somos castigados por enseñanza, sino por penalidad. Para enseñar no hay que hacer un juicio, éste se hace cuando se va a castigar a uno que delinque.

A los cristianos no nos van a cobrar nuestros pecados en la eternidad, nos los van a cobrar aquí; aquí nos castigan. Por eso, debiendo estar por encima de todos, ( dado que tenemos la ayuda de Dios), más bien estamos por debajo. Siendo los cristianos los hijos de Dios, los hermanos de Cristo, no somos los de arriba, sino los atropellados. Tenemos que pagar aquí lo malo que aquí hacemos, puesto que no nos lo van a cobrar después. Lo contrario sucede con los enemigos de Dios, lo bueno que hacen aquí se les va a pagar aquí, puesto que allá van a pagar lo malo que hicieron.

La misma doctrina nos es enseñada por el apóstol Pablo cuando en Ga 6: 7 y Col 3: 25 nos dice lo siguiente:"No os engañéis, Dios no puede ser burlado, que todo lo que el hombre sembrare, eso también segará." Ga 6: 7
"Mas el que hace injuria, recibirá la injuria que hiciere; que no hay acepción de personas" Col 3: 25 

A pesar de todos estos claros pasajes, hay quienes piensan que Dios no castiga a los cristianos, sino que solamente los educa. Hablándoles Pablo a los cristianos, y refiriéndose a ellos, les dice que ninguno engañe a su hermano. El apóstol le dice a un cristiano que no oprima ni engañe a otro cristiano, porque el Señor se venga de todo eso. Venganza es castigo, no educación, y en este versículo vemos que ese castigo se le aplica a los cristianos también. Es lógico que así sea, pues Dios no hace acepción de personas.

"Que ninguno oprima, ni engañe en nada a su hermano, porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y protestado."  I Tes 4: 6 
No sólo hay corrección para reeducación, también hay venganza para castigo, sin reeducación, necesariamente. Y si todo esto le ocurre a los cristianos, los cuales seremos salvos, es lógico pensar que esa venganza ocurre contra nosotros aquí y ahora, pues después de la resurrección ya no habrá castigos para nosotros. Vemos en el versículo que acabamos de leer, que ya Pablo le había hablado antes sobre este asunto a los tesalonicenses, porque les dice que ya se los había dicho y protestado.

Al usar la palabra "protestado", nos da la sensación de que era una seria advertencia, tal vez porque no le habían hecho mucho caso a esta verdad. Algo parecido hacen los que hoy en día quieren creer que el Señor no castiga a los cristianos. Más vale que despierten a tiempo, para que luego, cuando los castigos les caigan encima, no se pongan a vocear la necedad que tan comúnmente escuchamos: "son pruebas, hermano", "son misterios, hermano".

Fuente: bibleserralta.com

lunes, 17 de noviembre de 2014

Confía en Dios y todo estará bien

TRANQUILO, DIOS PELEA POR TI


Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos. Exodo 14:14
 
¿Alguna vez te pasó que sientes temor porque tienes que enfrentar alguna situación difícil? Haz sentido que las circunstancias te acorralan y no sabes que hacer?

Es muy común que te sientas abrumado y con temor por diferentes cosas difíciles que tienes que enfrentar. Quizá te animaste a caminar en fe y luego de un tiempo donde esa fe te llevo hacia adelante, llegaste a un punto en el cual no sabes para donde escapar. ves a tus lados y solo observas problemas, quisieras ver la salida y no la encuentras. Pero resulta que estás ahí en ese punto, porque confiaste en Dios, porque creíste en su Palabra y ahora te encuentras entre la espada y la pared, al borde del precipicio, sin salida aparente.

La promesa de hoy nos lleva a encontrar la salida en Dios. Solo un poco de historia bíblica: el pueblo de Israel, se encuentra en el desierto en una encrucijada, acaban de salir de la opresión, de la esclavitud, además con todas las bendiciones que Dios ya le había dado, en este momento tienen a Faraón y su ejercito detrás de ellos y al mar frente a ellos. Imagina este cuadro, mucha gente que momentos atrás habían dado gloria a Dios ahora se preguntan: porque salimos de donde estábamos? en Egipto por lo menos teníamos comida y no corría peligro nuestra vida!

Moisés, clama a Dios y Dios les dice: Porque Claman?, solo marchen.

Esta es una de las demandas de fe más grandes a las cuales fue sometido el pueblo de Dios. Sencillamente, porque frente a ellos estaba ni mas ni menos el Mar Rojo. Es como si Dios les estaría diciendo salten a un precipicio, o avances contra una espada o marchen y enfrenten un imposible. El final de la historia, por si no lo conoces aún es: el mar se abrió, ellos pasaron como por tierra seca, y faraón y su ejercito murieron ahogados en ese mismo mar.

Que quiere enseñarte Dios hoy?


Antes de lanzar la orden de marchar Dios les dijo, "Yo pelearé por ustedes, y estarán tranquilos", esta frase debe animarte hoy, debe ayudarte a transitar este día. Debes aprender a escuchar a Dios, Él te dice en este día "Tranquilo, yo estoy aquí para pelear por ti"
Es posible que te encuentres entre la espada y la pared, es posible que ya estés viendo a faraón y su ejército que vienen por ti. Solo confía, Dios pelea por ti, debes tranquilizarte, pero no porque yo te lo estoy diciendo, sino porque esta es una verdad revelada para que confíes en tu Dios.

"Señor yo necesito que en este día tu pelees por mi, y solo así estaré tranquilo"

Fuente: palabradefe.com

martes, 11 de noviembre de 2014

El sexo sucio

La corrupción de la sexualidad.  2 Samuel 13:6-15. 

Sea bendito tu manantial, y alégrate con la mujer de tu juventud. Proverbios 5:18

La sexualidad humana, de acuerdo a la Biblia, es un don de Dios. Al crear la primera pareja, los bendijo y los unió para cimentar la especie y dar solidez a la vida humana. La intimidad matrimonial formó parte desde entonces de la relación de la pareja y la procreación, como una parte de la bendición celestial Salmo 127: 3., 4; 12 8:3.Tomando en serio esta bendición, no es aceptable la intimidad fuera del matrimonio. La propaganda constante a que somos expuestos   de la sexualidad ha hecho una diversión o entretenimiento irresponsable. Consideremos a la luz del texto escogido, cuales son las consecuencias de una relación sexual irresponsable. ¡Cuántas familias honorables no han sufrido semejante deshonra! Que Dios nos ayude a vivir una sexualidad sana no sólo por nuestro bien sino también por el de los demás.

La corrupción sexual es una consecuencia, no un accidente

Nuestros ojos y oídos son expuestos continuamente a una propaganda de connotaciones sexuales. Los resultados son violencia doméstica, ultrajes y violaciones de jovencitas y jovencitos por parte de personas corruptas. Como vemos en nuestro texto, estos actos son programados, son concebidos en mentes enfermas y puestos en práctica más tarde Santiago 1:13-15; Mateo 15:19 La corrupción es una semilla que se acomoda primeramente en el corazón del hombre y crece hasta dominar su voluntad. 

La Biblia no oculta los hechos de algunos hombres santos que se corrompieron por haber descuidado su comunión con Dios  y haberse entregado a los deseos engañosos; por ejemplo Salomón 2Samuel 11:2-4; 1Reyes 11:1-3 Teniendo una naturaleza débil y sensitiva a la corrupción, es necesario que estemos en guardia contra aquellas cosas que alimentan estas posibilidades. Consideremos el consejo del Proverbista para tomar el control de nuestro ambiente y no ser víctimas de su contaminación Proverbios 2:10-21. Estos versículos contienen la fórmula perfecta para vivir libres de la corrupción sexual.

La simiente de la corrupción al dominar el pensamiento y las pasiones conduce a su víctima a la hipocresía y a la mentira. Amnón se fingió enfermo para engañar a su padre con el fin de conseguir sus malvados propósitos. Las pasiones desenfrenadas son la causa de estos desórdenes en la vida moral de muchos jóvenes. Por esto, el apóstol Pablo aconseja a Timoteo: Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor 2Timoteo 2:22 Vemos en el texto la importancia de llenar la vida con valores que sirvan de muros de contención contra la tentación. Entendemos que no se puede evitar la corrupción con una vida vacía; es necesario ocupar nuestra mente y corazón en aquello que produce mayor satisfacción; por esto el apóstol Pablo aconseja al joven Timoteo Entre tanto que voy, ocúpate en la lectura, la exhortación y la enseñanza 1Timoteo 4:13

La corrupción sexual destruye la sensibilidad humana.

El texto escogido nos plantea una situación triste y vergonzosa; un hermano que viola a su propia hermana. ¿Cómo es posible caer tan bajo? Se perdió el respeto al padre, la consideración a una hermana. ¿Qué pasó con la santidad de las relaciones familiares? Veamos en Levítico 18:6-18 lo que está escrito en la ley de Dios dada al pueblo de Israel, en relación con el respeto que debía tenerse por la familia y las personas más cercanas. Aquí se extiende a todos los relacionados entre familia. No sólo es inmoral sino una falta de sensibilidad a los valores de la familia. Por eso le pedía Tamar a su hermano que no cometiera tal vileza contra ella y su familia.

La dignidad y el respeto por los valores de la familia deben ser estimados por encima de los epetitos sexuales. No hay duda que una acción reprochable como la de Amnón es el producto de una degeneración de los valores en la sociedad humana. En toda familia debe considerarse con reverencia la privacidad de cada cual, de acuerdo a la enseñanza de  la  ley que hallamos en Levítico. La corrupción de la sexualidad ha llegado a tales niveles en nuestro tiempo que ha sembrado la desconfianza aun entre los más cercanos familiares. Sólo el temor de Dios y la obediencia a la ley moral establecida en su santa Palabra puede restablecer la confianza 2 Corintios 7:1; Colosenses 3:5-7; 1 Timoteo 5:22;1 Pedro 2:11.

La pureza sexual es la mejor manera de honrar a Dios.

Mantener la pureza sexual no sólo es moralmente saludable sino también una manera de honrar a Dios. Las relaciones premaritales no sólo denigran la santidad del matrimonio sino que ponen en riesgo la felicidad de la pareja Isaías 54:5; 62:5 La unión conyugal debe mantener libre de contaminación para que no pierda la bendición de Dios. Esto es lo que advierte el profeta Oseas: Fornicación, vino y mosto quitan el juicio Oseas 4:11. Leamos la amonestación del apóstol Pablo en 1 Tesalonicenses 4:3-5. Aquí se menciona la santidad y el honor como frutos del temor a Dios y la obediencia a su Palabra. En contraste con la vida  de los que no conocen a Dios, representados aquí como gentiles, los creyentes temerosos de Dios tratarán a su pareja con respeto y dignidad.

En muchos grupos de jóvenes se considera a los que practican la abstinencia a las relaciones premaritales como anticuados. Aquellos que son capaces de vencer la presión de los demás y mantenerse puros, son bienaventurados. Es posible combatir los deseos desordenados con la asistencia del Espíritu Santo. Debemos recordar que la voluntad de Dios es nuestra santificación, es decir, nuestra pureza en todo.

Quienes se entregan a una vida desordenada en desobediencia a la Palabra de Dios se exponen a graves consecuencias. Es a ellos a quienes se dirige el mensaje de la carta a los Romanos en el primer capítulo denunciando el extravió de su camino y la deshonra de sus actos, lease Romanos 1:24-27 Afirmamos  que aquellos que se guardan en santidad no sólo honran a Dios sino que aseguran su cuerpo contra los males que acompañan a los que viven desordenamente. El triste final de Amnón a manos de su propio hermano Absalón debe servir como ejemplo de que la corrupción trae consecuencias funestas. La alabanza es para quienes se guardan sin mancha de este mundo Cantares 4:7.

¿Será posible mantener la pureza sexual en medio de la corrupción de este mundo?

Podemos contestar afirmativamente, sí, se puede.Tenemos modelos en la Biblia y en la historia de jóvenes que se mantuvieron limpios, a pesar de la corrupción a la que estaban expuestos.Tomemos el caso de José Génesis39:1-21 este prefirió la cárcel injusta antes que pecar en oculto y ofender a Jehová Dios. Quizás ninguno haya sufrido una presión tan grande como la que él enfrentó. Todo es cuestión de convicción y compromiso de parte nuestra. Hallamos una hermosa declaración en Daniel 1:8:Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que el bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligasen a contaminarse. Ya sabemos que Dios premió esta determinación del joven exaltándole al trono. 

Tú también puedes ser exaltado por Jesucristo si te atreves a mantener la pureza contra la corrupción que te rodea. Los que se mofan de ti tendrán que ofrecerte sus respetos al fin cuando Dios te coloque por encima de todos ellos. La santidad del sexo tiene como premio una vida saludable.

Fuente: nuevacriaturaes