Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

jueves, 26 de diciembre de 2013

La libertad que Cristo nos concedió

Qué significa vivir en libertad?


Mucha gente se queja por no tener libertad, piensan estar aprisionados a alguien o a algo. Pero una cosa es ser libre y otra bien diferente es saber vivir la libertad. Somos libres, pero la gran mayoría de la gente no sabe vivir plenamente la libertad. Muchos piensan que solo serán libres cuando salgan del colegio, después de la graduación en la universidad, después de conseguir un empleo, después que salga de casa para vivir solo, después que gane su propio dinero, después que sea rico, después que se jubile, etc.

Libertad no depende de cosas o de conquistas, libertad es un regalo de Dios, Él nos creo para ser libres, nos creó con la libertad de escoger y decidir. Pero es importante no confundir libertad con libertinaje, muchos piensan que por ser libres pueden hacer lo que quieran y cuando quieran, sin importarles las personas y las consecuencias.

Ser libre no significa hacer lo que quiero, eso seria locura. ¿Seria libertad conectar tu televisor que es 110 volts en 220 volts? ¿sería libertad usar drogas sabiendo que esta destruyendo tu vida? ¿seria libertad tener sexo sin compromiso de matrimonio, apenas por placer, sabiendo que podrá quedarse embrazada? ¡No! Eso no es libertad, eso es locura.

La libertad que trae felicidad es la que esta sobre la base de la verdad y la responsabilidad. Fuera de esto es locura, libertinaje, irresponsabilidad, pecado, que causa dolor, sufrimiento y lágrimas. No quiera probarlo, es mejor aprender con el error ajeno.

Ser libre es poder decir NO para todo lo que nos hace daño. Es poder escoger sin presión de nadie.

Muchos piensan que el Cristiano es un “prisionero” de la religión, donde la gente no puede hacer nada, donde hay muchas reglas, represiones, y prohibiciones. Pero al contrario, el creyente es libre para hacer todo lo que todas las personas hacen, con la diferencia de que es tan libre, tan libre que escoge hacer el bien y rechaza el mal.

El apóstol Pablo nos dice: “Estad, pues firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud” Gálatas 5:1

El creyente es libre para decir no al pecado y si para la santidad. La verdadera libertad esta en la palabra de Dios. El propio Jesús dijo: “Y conoceréis la verdad y la verdad los libertara” Juan 8:32

La verdadera libertad esta en Jesucristo, y para vivir esta libertad es necesario tener coraje y fuerza de voluntad. Es necesario vivir según las enseñanzas de Jesús, es amar al prójimo y servir a Jesús como siervos. Andar por los mismos caminos que el ando y vivir como verdaderos discípulos.

Ser discípulo no es tarea fácil, significa correr riesgos, tomar decisiones y abandonar viejos hábitos. Pero si alcanzamos esta meta, y nos tornamos seguidores del gran maestro, conquistaremos la libertad! La libertad de verdaderos cristianos!

¿Quieres ser libre? ¿Libre de verdad? Entonces solo hay un camino, aceptar la libertad que Jesucristo te ofrece. Acéptalo hoy y disfruta de la verdadera libertad.

Fuente: nuevotiempo.org

sábado, 21 de diciembre de 2013

El Señor Jesucristo se está revelando directamente a los islamicos

La hija de Imam encontró a Cristo, sobreviviendo a la tortura de su familia

El hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo; y los hijos se levantarán contra los padres, y los harán morir.  Mateo 10: 21


Ella es la hija de un erudito islámico e imam. Cuando Jesús abrió sus ojos a la verdad, Él también preservó su vida de los peligros dentro de su propia familia.
Subaidath era una excelente estudiante que se consideraba una musulmán fiel. A pesar de su educación y formación religiosa, había una cosa que le faltaba - Paz. A medida que aumentaba la presión en la escuela, también lo hicieron sus ansiedades internas. Un día descubrió un tratado cristiano que alguien dejó en su dormitorio. Cuando leyó el Evangelio por primesera vez, algo resonó dentro de su alma, pero debido a sus antecedentes familiares, su corazón se había endurecido en contra del mensaje.

Después de leer los tratados, algo inusual sucedió un par de noches más tarde. En un sueño vívido, Jesús se reveló a ella, la tocó con sus manos atravesadas por los clavos, y dijo: "No te preocupes ni desesperes. Cree en Dios Padre, y también en mí, porque yo soy el Príncipe de Paz. He sido crucificado, muerto y resucitado para darte paz y vida eterna. " Cuando se despertó en la mañana siguiente, su mente giraba con preguntas. ¿Era sólo un sueño o algo más? Las dudas la abrumaban; desde luego no podía creer en Jesús. Después de todo, era una musulmán devota y su padre ocupó una posición importante en la mezquita local.

Pero Jesús seguía persiguiendo su corazón.

Un día se fue al pozo local para conseguir agua. Era casi de noche, y el suelo cercano estaba muy resbaladizo. De alguna manera, Subaidath resbaló, cayó en el pozo, y perdió el conocimiento. Mientras estaba desmayada, tuvo conciencia de que Jesús le sacó del pozo y suavemente la llevó a un lugar seguro. Se sentía completamente segura en sus brazos - como un niño al cuidado de un padre o madre amoroso. Cuando él la dejó, dijo, "Yo soy la resurrección y la vida. Aquellos que creen en mí vivirán, aunque mueran; y los que viven y crean en mí, no morirán jamás”. En ese momento, una semilla de fe germinó en su corazón. "Yo creo en ti Señor como mi Salvador!", Declaró, y entregó su vida a Cristo.

Este notable encuentro ocurrió cuando Subaidath estaba aparentemente desmayada. Cuando se despertó, varias personas se reunieron alrededor, mirándola fijamente.
Milagrosamente, ella estaba completamente ilesa. Se levantó y fue capaz de caminar hasta su casa. Cuando Subaidath contó a su familia acerca de su experiencia y su compromiso con Jesús, se molestaron mucho y constantemente trataron de disuadirla de su decisión. No obstante, ella se mantuvo fiel e impasible ante sus argumentos y comenzó a crecer en su fe. Cuando reconocieron que ella no iba a cambiar su decisión, su padre y sus hermanos decidieron que debía pagar el precio más alto por haber deshonrado a la familia.

Idearon una rustica silla eléctrica mediante la conexión corriente a una silla de metal. Le quitaron la mayor parte de la ropa a Subaidath y por la fuerza la ataron a la silla. A pesar de sus gritos de angustia y súplicas, no se apiadaban. Cuando ella reconoció lo que estaba a punto de suceder, hizo una última petición - sostener su Biblia. Uno de sus hermanos la recuperó de su habitación, y la arrojó en su regazo. Cuando sintió que descansaba allí, trajo un poco de paz a su alma.
"Si quieres morir junto con tu falsa religión, que así sea", declaró su padre.
"Esto te mostrará que tu religión no tiene el poder", agregó su hermano.

Cuando su padre accionó el interruptor para enviar la alta tensión a través de la silla, no pasó nada. Ellos volvieron a comprobar la conexión, trataron en diferentes puntos y tomas de corriente, pero era como si la electricidad se negó a fluir. Su padre se puso tan enojado y frustrado que él la golpeó una vez más y gritó: "¡Ya no eres mi hija", luego la arrojó fuera de la casa, medio desnuda. Con lágrimas corriendo por su rostro - llena de humillación y dolor - corrió a la casa de un amigo cristiano a través de la ciudad.

Al día siguiente, sus amigos le preguntaron a sus vecinos lo que pensaron cuando vieron a una mujer semidesnuda correr por las calles. Uno de los vecinos que vio a Subaidath esa noche, informó que cuando la vio llevaba un hermoso vestido blanco.
Ella cree que Dios escondió su desnudez, su ropa con el vestido blanco, así como Él le quitó la vergüenza y la cubrió con la justicia de Cristo.
Subaidath sigue siendo una fiel sierva de Jesucristo y está activa en la iglesia clandestina con Paul Ciniraj Ministerios.

Fuente: impactoevangelistico

jueves, 19 de diciembre de 2013

Dios ama a los pobres

Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis  enriquecidos 2 Cor 8: 9



El punto de partida, el punto de llegada y los medios que utiliza Jesús son todos del mundo pobre.

a) Jesús hace acción desde los pobres

Jesús vino no solamente para salvar a los pobres, sino a todo el mundo, pero precisamente porque vino a salvar a todos, se situó al lado de los pobres, porque el lugar del pobre es el único lugar universal. Antes veíamos cómo Jesús, entre los tres grupos sociales de su tiempo, perteneció al grupo del pueblo, e hizo su acción desde el grupo de los marginados. Estas opciones de Jesús tienen una significación de universalidad así: el grupo del pueblo al que pertenece Jesús es el único universal, porque a él puede acceder todo el mundo, el poderoso puede hacerse pueblo y el marginado está llamado a integrarse a la sociedad en plano de igualdad.

Por otra parte el hecho de hacer su acción desde los marginados tiene también un sentido de universalidad. Como hay personas que ni siquiera son capaces de acceder a la condición de todo el mundo, Jesús va hacia ellos. Es el comentario que hace Carlos de Foucauld al nacimiento de Jesús en el pesebre y que expresa muy bien este sentido de la opción de Jesús por los más pobres. Dice Carlos de Foucauld en el comentario del evangelio del nacimiento: “Jesús desde el principio quiso ser el hermano universal, mostrar que venía para todos los hombres, por eso nació en un pesebre, allí pudieron acudir, primero los pastores y luego los magos. Si Jesús hubiera nacido en el palacio de Herodes, habrían podido entrar los magos pero no los pastores”. Y en otro pasaje dice: “Jesús ocupó voluntariamente el último lugar, para que toda persona, aun el más marginado y despreciado pudiera encontrarlo como hermano".

b) Jesús optó por medios pobres.

Jesús le dio una especial importancia a los medios (Mt. 4.1). En el pasaje de las tentaciones, a Jesús se le ofrecen como formas de acción los medios de poder: el poder económico, político y religioso y cuando empieza su vida pública se le ofrece el poder popular, la gente lo quiere proclamar Rey (Jn. 6,1 5). Jesús rechaza apoyarse en estos cuatro poderes, que racionalmente serian los más apropiados para que lo reconocieran como Dios, pero 0pta por los medios pobres (acogida, generosidad, entrega, ayuda, amor etc.). Los medios pobres son los únicos eficaces para su misión. Jesús presenta los medios pobres como medios eficaces, es decir, que no los escoge por humildad, ni por modestia, es porque los otros medios no le sirven.

LA OPCIÓN DE JESÚS POR EL POBRE ES EN FUNCIÓN DEL REINO.

Ello quiere decir que la opción de Jesús por el pobre no es una opción individualista. Jesús viene a hacer una sociedad nueva, trae un proyecto comunitario que es el Reino. Por eso la preocupación de Jesús no es simplemente liberar al pobre, sino hacer una sociedad nueva. La actividad de Jesús es desde la persona del pobre pero no es una acción individual: busca hacer una sociedad nueva. ( Apoc. 21,1-8; Is. 11,1-9; 65,17-25). Ampliemos este concepto: antes de esta época post-moderna se ha tenido una visión de la persona bastante individualista. Se mira la persona más como un individuo y en la persona todo se hace depender de su voluntad.

De esta manera se pasa de una visión individualista a una visión estructural que repercute en la acción y el compromiso de la persona. Se termina oponiendo persona y estructuras en la manera de concebir la fe y de juzgar la actitud y el compromiso de Jesús. Unos tienen una visión politizada de Jesús que aparece como el gran revolucionario y otros una visión moralista de Jesús para quienes lo que Él propone es un cambio individual.

Pero en realidad, mirando lo concreto de la existencia, descubrimos que la persona es a la vez conciencia y estructura, es decir, que cada uno de nosotros somos una conciencia personal, y singular que existe dentro de un contexto sociocultural. Ello implica que la persona no se puede separar de las estructuras y que hay dos maneras de trabajar sobre la persona, o desde la estructura, o desde lo personal. Si se trabaja desde su conciencia individual se debe tener en cuenta la estructura y si se trabaja desde la estructura, se debe tener en cuenta la persona.

Esta perspectiva nos ayuda a comprender mejor el proyecto de Jesús. Jesús habla y propone el Reino. En este sentido es una visión colectiva. Pero esa preocupación por el Reino, Jesús la hace desde la persona. Jesús no buscó directamente un cambio de estructuras, pero eso no quiere decir que no haya interés en un cambio de estructuras; todo lo contrario, EL vino a hacer una sociedad nueva. La posición de Jesús no es política, pero tiene una proyección política. Jesús no vino simplemente a cambiar los individuos sino a proponer el Reino. La opción por el pobre es la opción por una sociedad nueva construida desde y a partir de la persona del pobre.

JESÚS DESCALIFICA LA RIQUEZA COMO IDEAL DE VIDA

Jesús descalifica la riqueza como ideal de vida y no sólo 0pta por el pobre, sino que rechaza la riqueza como opción de vida; rechaza la riqueza como objetivo de la vida. La riqueza no puede ser el fin de la búsqueda del hombre. No se puede servir a Dios y al dinero (Mt. 6,24) y quien sigue a Jesús, tiene que asumir los valores del pobre: la justicia y la solidaridad (Lc. 19,1).

JESÚS TOMA LA DIMENSIÓN DESTRUCTORA DE LA POBREZA Y LE CAMBIA DE SIGNIFICACIÓN.

Finalmente es necesario ver cómo Jesús se sitúa personalmente frente a la dimensión destructora de la pobreza. Jesús no escoge la dimensión destructora de la pobreza, pero sí la asume como consecuencia de su opción por una vida pobre y al lado del pobre. La cruz no es escogida directamente por Jesús. Más aún, siente rechazo frente a ella y le pide al Padre que se la quite. (Mc. 14,36). La cruz es consecuencia de su estilo de vida. Si Jesús hubiera optado por los ricos y por medios ricos, no le habría pasado lo que le pasó. Jesús asume las consecuencias, pero le cambia de significación, Jesús asume la cruz y le cambia de sentido, porque en lugar de signo de destrucción, convierte la cruz en signo de liberación. La muerte la convierte en vida (Hebreos 12,2). En Jesús hay una diferencia esencial en su actitud frente a la cruz y frente a la pobreza. Jesús la cruz no la busca, la pobreza si la busca. Frente a la cruz muestra su repugnancia y su rechazo: le dice al Padre que si es posible aparte de Él ese cáliz. Pero no le dice al Padre que le quite la pobreza, antes por el contrario, la reivindica en las Bienaventuranzas, que son la “radiografía de la existencia pobre” (Lc. 1O,21).

ORIGINALIDAD EN LA MANERA EN QUE JESÚS SE SITÚA FRENTE AL POBRE

Sin embargo, no basta con decir que Jesús llevó una existencia pobre. Es preciso detenerse a ver lo que hay de original en esa manera de llevar Jesús la existencia pobre. Veamos ahora dónde está la originalidad de Jesús en su manera de asumir la existencia pobre.

JESÚS 0PTA POR LA EXISTENCIA POBRE Y AL MISMO TIEMPO 0PTA POR VIVIR COMO LOS POBRES.

Él pudo haber llevado una existencia pobre como los ascetas, retirado del mundo para vivir a pan y agua. Pero quiso voluntariamente llevar una vida como la de los pobres. Es decir, Jesús 0pta por llevar una vida como la de los pobres. Su vida pobre es el fruto de una opción.

Pues bien, separado de Jesús, decir que se es pobre por opción y se es pobre como los pobres ¡es una contradicción! Precisamente lo típico de la vida de los pobres, es que no es fruto de una opción. Por eso una cosa es optar por los pobres y otra vivir como los pobres. Pero en Jesús esto pierde su contradicción, pues las dos posiciones tienen y adquieren su valor desde Jesús: Él opta, y opta por una vida como las de los pobres. Él la hace su estilo de vida.

El ser pobre como los pobres adquiere su pleno y profundo sentido, cuando se hace desde Jesús y por seguimiento de Jesús: “Amo la pobreza porque Él la amó”, escribe Pascal en los pensamientos.

JESÚS VIVE LA SOLIDARIDAD CON EL POBRE HACIÉNDOSE POBRE

Ésta también es una originalidad de Jesús, porque la solidaridad con el pobre no exige racionalmente hacerse pobre sino luchar contra la destrucción. Sólo cuando se quiere vivir al estilo de Jesús se descubre el valor de vivir como los pobres y de mostrar su solidaridad haciéndose como ellos.

Fuente: carlosdefoucauld.es

jueves, 12 de diciembre de 2013

La Valentía que da Dios

En medio de la debilidad podemos ser fuertes



"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas" Josué 1:9

Ser realmente valiente no es pelear con cualquier que se te ponga en frente, no es ofrecer unos cuantos golpes a alguien, ni mucho menos hacer lo que muchos te animan a hacer cuando eso es incorrecto delante de los ojos de Dios.
La valentía que Dios demanda de nosotros no tiene que ver con una fuerza física, sino mas bien con un deseo y una decisión de ser fieles a Él.

Y es que hay que ser valiente para tomar la decisión de ser fiel a Dios en medio de un mundo infiel. Hacia donde veamos hay gente que hace el mal y también muchas tentaciones que nos invitan a hacer lo contrario a lo que nuestras convicciones espirituales nos dictan.
Y es que hay que reconocer que es muy fácil hacer lo malo, es fácil ir y satisfacer nuestros deseos más bajos, pero no lo es el abstenerse de hacer lo incorrecto o ser fiel a Dios, porque eso solo los realmente valientes lo pueden lograr.

Dios le daba un consejo a Josué y le decía: “Sólo te pido que seas muy fuerte y valiente. Así podrás obedecer siempre todas las leyes que te dio mi servidor Moisés. No desobedezcas ni una sola de ellas, y te irá bien por dondequiera que vayas.” Josué 1:7 (Traducción en lenguaje actual). En pocas palabras hay que ser fuerte y valiente para obedecer a Dios.
Quizá estos días has estado enfrentando una tentación y lastimosamente accediste y has caído en el error, sin embargo Dios quiere recordarte hoy que Él esta dispuesto a perdonarte, pero al mismo tiempo te motiva a que puedas ser valiente para resistir la próxima vez que se te presente.

Y es que tenemos que entender que TODOS los días de nuestra vida acá en la tierra seremos tentados a hacer el mal, TODOS los días, y algunas tentaciones serán tan fuertes que creeremos no poder soportar, pero es allí en donde realmente se muestra lo valiente que somos, es en esos momento en donde decides si acceder o no en donde se demuestra cuanto amas a Dios y que tan valiente estás dispuesto a ser para no caer en el pecado o en algún error.
El Apóstol Pablo recomendaba a los Corintios: “Manténganse siempre en estado de alerta, pero confiando en Cristo. Sean fuertes y valientes” 1 Corintios 16:13 (Traducción en lenguaje actual). Pablo estaba convencido que todos los días se presentarían ocasiones para fallarle a Dios, por eso recomendaba estar alerta siempre, confiando en Dios, siendo fuerte pero sobre todo VALIENTES.

¿Qué tan valiente estas siendo?, ¿Estas haciendo aun lado aquello que ofende a Dios ó estas cayendo frecuentemente en eso que no es correcto?
Es hora de ser valientes, no hay nada que nos pueda dominar, Cristo nos ha hecho libres en Él, por tal razón aun aquello que crees imposible de dejar o hacer a un lado, es posible en el Señor, siempre que te rindas, que dejes de ser tú y permitirle a Dios que sea Él en ti.

Dios le dio una promesa a Josué y que está disponible para nosotros también, Él le dijo: “Yo te pido que seas fuerte y valiente, que no te desanimes ni tengas miedo, porque yo soy tu Dios, y te ayudaré por dondequiera que vayas.” Josué 1:9 (Traducción en lenguaje actual).
Es momento de amarrarnos bien los pantalones espirituales, de ponernos los guantes para las peleas que diariamente libramos en contra de nuestro malos deseos y sobre todo es hora de ser valientes y derrotar aquello que sabemos que ofende a Dios.

Para ser realmente fiel a Dios se necesita ser VALIENTE para decir NO en el momento que se necesite y VALIENTE para decidir no hacer aquello que quisieras hacer, pero que no lo harás porque sabes que ofende a Dios.
Dios te ha dotado de valentía, esa valentía que Él nos da cuando decidimos rendirnos a Él, hoy te invito a rendirte delante del Señor, a reconocer tu necesidad de Él y tus debilidades, pero sobre todo a armarte de valentía para entender que Dios esta a tu lado siempre y Él te ayudará a vencer aquello que hasta hoy creías que era casi imposible de vencer.
¡Tú eres Valiente en Dios!

Fuente: reflexionesydevocionales.blog

jueves, 5 de diciembre de 2013

El milagro del paralítico de Betesda Jn 5:1-18

Sabia pregunta de Jesús ¿Quieres ser sano?



Nos dice este pasaje que había una multitud de enfermos. Cada día, al salir a la calle nos sumergimos en una multitud. Es esa especie de "jungla" donde hay que luchar para sobrevivir. Donde prima el egoísmo, donde nadie se interesa por lo de los demás. Donde cada uno lucha por llegar primero, por no perder el turno o quizá arrebatárselo a otro. Ya sea en un hospital, una escuela, una estación de ferrocarril o una empresa, ahí está la ley de la jungla: los más débiles pierden. Esa maraña humana, se mueve, corre, empuja, arrebata y arrastra a los hombres y las mujeres en la carrera desenfrenada de esta "vida". 

Pero aunque físicamente la multitud está viva, en realidad espiritualmente, al igual que la multitud de nuestro relato bíblico, está postrada, enferma y paralizada. Postrados los hombres, las mujeres, los jóvenes a causa de la enfermedad del alma; a causa de la ceguera del corazón y la parálisis del espíritu. Esa multitud que espera, a ver si la ciencia o la religión; si el dinero o el placer o el "éxito" pueden librarla de la postración. Dar a sus almas paz; esa tranquilidad que no viene por las píldoras, ni por el cansancio del esfuerzo físico, ni por el alcohol, ni por una cuenta en el banco. Esa alegría genuina que viene de los pensamientos puros, de las cosas sencillas, de la vida transparente de una vida libre de temores porque el alma confía en Dios, espera en Dios y vive en compañerismo con Dios.

En el (vers 4) vemos el caso de este hombre que no podía correr. El no podía llegar primero. Nos dice el vers 5 que hacía 38 años que estaba enfermo. Quizá es un caso parecido al tuyo o la mío, porque hace mucho que sufre, mucho que busca y mucho que espera. Porque está solo, porque no tiene quien le ayude. Porque no tiene fuerzas para andar.

Nos dice el vers 6, que Jesús lo vio. El Señor siempre nos ve... El vio a Natanael debajo de la higuera y supo que allí había un verdadero israelita. Él vio a Zaqueo escondido entre las ramas del árbol. Él vio la avaricia en el corazón del joven rico. El vio la moneda en el vientre del pez y vio los cinco maridos de la mujer samaritana (Jn 4). El Señor vio la angustia de este paralítico; vio que hacía 38 años que estaba enfermo; vio el pecado que había en su vida; es el pecado mucho peor que la parálisis del cuerpo. ¡ Cuántos hoy se niegan a reconocer que hay pecado en sus vidas...! Es el pecado lo que arruina las vidas de los seres humanos. Es lo que roba la felicidad, lo que aplasta al alma haciéndola gemir de dolor. 

¡ Cuántos viven huyendo de sus pecados toda una vida! Y no lo quieren reconocer. ¡ Cuántas almas hay hoy en el infierno por no haber querido reconocer que en su vida había pecado! Dice la Biblia que nadie podrá entrar al cielo a menos que sus pecados sean limpiados y borrados por la sangre de Cristo. Dice en Romanos: "3: 22 Esta es la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo para todos los que creen. Pues no hay distinción; 23 porque todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios," y también nos dice la Biblia que el pecado de los hombres y mujeres es la causa de que exista la muerte y la enfermedad y tantas calamidades sobre la raza humana: "12 Por esta razón, así como el pecado entró en el mundo por medio de un solo hombre y la muerte por medio del pecado, así también la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron." Romanos 5:12.

Después que Jesús vio y supo lo que había en aquel hombre, le hizo esa pregunta crucial y tremenda: ¿Quieres Ser sano? Aquel hombre empezó a dudar. Comenzó a ver los viejos obstáculos que le impedían ser sano. Empezó a argumentar las razones por las que no podría ser, en lugar de ver que delante de él estaba el Hijo de Dios preguntándole: ¿Quieres ser sano? Todo el poder que fue capaz de crear el universo estaba allí enfrente suyo para hacer aquel milagro tan sencillo.

Quizá tu también estés haciendo lo mismo en cuanto a la salud del alma y la vida eterna. Quizá estés tratando de salvarte a ti mismo por algún método humano, o por algún o mecanismo, invento de la religión. De llegar al cielo por tu propio esfuerzo, por tus propias "buenas obras" y no estés viendo a Jesucristo, que frente a ti, te dice: ¿Quieres?, ¿Quieres ser limpiado de tus pecados, de tu orgullo, de tu envidia, de tu incredulidad? Si tu quieres no hay nada que lo pueda impedir, ya que Dios tiene todo el poder para hacerlo. 
La verdadera batalla, está ahí: en el querer. ¿Quieres de verdad?, ¿Quieres la vida eterna?, ¿Quieres que Cristo te quite todo pecado?, ¿Quieres abandonar la tradición, la religión de tus antepasados o lo que sea, que se interponga entre tu alma y Cristo? ¿Quieres entrar al cielo?. Dice en el vers. 24 de este mismo capítulo: "de cierto, de cierto os digo: el que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida". ¿Quieres?

Todas las religiones (aún el ateísmo) son las escaleras que los hombres construyen para tratar de llegar al cielo (o "un mundo mejor") y alcanzar a Dios. Pero nunca lo logran. El cristianismo verdadero, es la escalera de Dios que bajó del cielo para que los hombres puedan volver a Él. No es una religión sino una relación verdadera de amistad y compañerismo entre el hombre y Dios solo lograda en la base de la obra de rescate hecha por Jesucristo en la cruz. Él y solo Él es el camino para volver a Dios (Jn 14.6) Él y solo Él es el mediador capaz de reconciliar al hombre pecador con un Dios Santo (1Tim 2:5).

Dice el vers 8 que el Señor le dijo a aquel hombre: ¡Levántate! Le parecería al paralítico algo imposible, extraño, ilógico. Él era un paralítico... Pero era la voz de Cristo. La misma voz que dijo en medio de las tinieblas: "¡Hágase la luz!" ¡Y la luz se hizo! ; la misma voz que dijo a Lázaro después de cuatro días de muerto: ¡Lázaro, ven fuera! , ¡Y el que había estado muerto resucitó!. El te llama hoy, te dice levántate y anda! Vive! ¿Quieres? ¿Obedecerás? O serás mas frío que Lázaro, más sordo que un muerto?. Él, Dios, te llama. ¿Acaso las circunstancias de tu vida, no te lo dicen también?. ¿Acaso tu alma, dentro de ti, esa alma inmortal, no clama también?. ¿ No dice: paz? . ¿No dice: quiero vivir de verdad? .

 Como conclusión, podemos decir que toda esa multitud miraba al estanque para ver si podía alcanzar las migajas de gracia que allí se ofrecían y no vio a Dios que estaba muy cerca de ellos con un torrente de gracia y amor. ¿Que estás mirando tú? . Dice Dios en Isaías 45:22 "¡Mirad a mí y sed salvos, todos los confines de la tierra! Porque yo soy Dios, y no hay otro."

Confiesa tus pecados a Dios y en tu corazón dile: "Creo Señor... te acepto, te recibo como mi único y suficiente Salvador" Amén.

Fuente: usuarios.advance.com.ar

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Bélgica asesinará mas niños en forma legal

Eutanasia infantil: si olvida de pedirla, se le recuerda



La palabra «sufrimiento»: el coladero para matar legalmente a niños de cualquier edad en Bélgica
Cualquier gesto de dolor podrá ser interpretado como una petición de eutanasia... es la cultura de la muerte y el descarte
Bélgica ha batido un récord fúnebre: se ha convertido en el primer país del mundo que permite la práctica de la eutanasia también en niños, sin límites de edad. 
Así, la vida en Bélgica puede ser eliminada sin solución de continuidad desde la concepción a los 99 años.

La extensión también a los menores y (así se está intentando) a las personas afectas de demencia de la ley del 2002 sobre la eutanasia fue decidida el miércoles por la Comisión Justicia y Asuntos Sociales, con 13 votos a favor y 4 en contra (los cristiano-demócratas francófonos y flamencos y los miembros del partido de extrema derecha flamenco).
Antes de finales de mayo de 2014 el Senado deberá expresar su opinión, pero se da por descontado el resultado y la ley casi ciertamente pasará.

Una ley socialista para matar (más) niños enfermos
La propuesta de ley, nacida en el seno del partido socialista, prevé que los médicos, una vez obtenido el consentimiento de ambos progenitores o de los representantes legales del menor, puedan poner «fin a la vida de un niño cuando éste se encuentre en una situación médica sin salida, en un estado de sufrimiento físico constante e insoportable y que presente una petición de eutanasia». 

Además de esto, se pide que esté en un “estadio terminal” de la enfermedad.
El coladero es la palabra "sufrimiento"
En principio el texto preveía que el estado de sufrimiento no fuera sólo físico sino también psíquico, pero esta última circunstancia ha sido omitida. 
En realidad se trata de una hoja de parra: porque el sufrimiento, también el generado por un malestar físico, es un estado psíquico y, por tanto, experimentable y mensurable sólo por el sujeto mismo.

Es decir, cualquier patología, aunque leve, podrá ser percibida por el pequeño paciente como “insoportable” y, por tanto, ser motivo suficiente para que los padres pidan la eutanasia.

Además, respecto al requisito que prevé que sea el menor quien solicite morir – menor que no puede comprar un coche, pero que puede decidir acabar con su vida – un equipo de psicólogos y psiquiatras deberán valorar la «capacidad de discernimiento» del menor con la «garantía que lo que exprese sea lo que entiende». 
Es obvio que los hermeneutas de la inquietud infantil verán en cualquier inocua mueca de dolor una declarada voluntad de muerte.
Si no pide la muerte...¡se le sugiere!
Sin contar además con el hecho de que a ningún niño le viene a la mente pedir la muerte. 

Pero los legisladores belgas han pensado también en esto: el menor deberá ser informado también sobre esta posibilidad. Es evidente que la acción de sugestión sobre un niño es de fácil realización.

Unidad de los líderes religiosos: todos con la vida
A principios de noviembre un comunicado conjunto de los principales líderes religiosos había atacado la propuesta de ley: «La eutanasia de personas vulnerables, niños o personas con demencia es una contradicción radical de su estatus de seres humanos».

La denominada “dulce muerte” es legal en Bélgica desde 2002. El pasado año se ha verificado un aumento notable de las muertes por eutanasia, el 25% respecto al año precedente. 
Se ha pasado de las 235 muertes provocadas del primer año de introducción de la ley a los 1.432 del 2012. 
Han tenido libre acceso a ella también los detenidos, casi una decena (por otra parte, la cárcel ¿no es un castigo?), y los minusválidos.
Incluso se intenta vender la práctica eutanásica no como si fuera la extrema ratio frente a una situación intolerable, sino como un acto rico de humanidad, propio del buen samaritano.

De hecho, en mayo de este año, algunos médicos belgas presentes en el 21° Congreso de Cirugía Torácica en Birmingham propusieron que se difundiera la eutanasia como práctica útil para conseguir órganos humanos.
No hace falta ni el médico: basta una enfermera
En los trabajos preparatorios de la Comisión parlamentaria han intervenido el Dr. Jan Barnheim, el cual ha informado que también las enfermeras practican ya la eutanasia a los pacientes, Alex Schandeberg de la Euthanasia Prevention Coalition y el prof. Etienne Veermersch, el padre de las leyes sobre el aborto y la eutanasia en Bélgica. 

Veermersch – ex seminarista jesuita que apoya una ley sobre la pedofilia – ha dicho que es necesario modificar la ley existente «para permitir la práctica de la eutanasia a los minusválidos» y que «la parálisis da derecho a la eutanasia». 
Pide que se abrogue el juramento hipocrático. Y que todos los hospitales, también los católicos, presten servicios abortivos. 
Tener hijos es "inmoral"
En un viejo “malthusiano” convencido del beneficio del decrecimiento de la población: «Es absolutamente inmoral que cualquiera pueda tener hijos si quiere».

Propone también un incentivo para quien no tiene hijos: «Premios a las mujeres que se someten a la esterilización»: la llama “coerción leve”. 

Está claro que Veermersch ha visto en la propuesta de ampliar la eutanasia a los menores una apetitosa oportunidad de disminuir el número de bocas, aunque sean pequeñas, que este exhausto planeta debe alimentar.
¿Intervención armada? ¡Al menos, de conciencias!
El cardenal Elio Sgreccia, presidente emérito de la Pontificia Academia para la Vida, entrevistado por la Radio Vaticana ha comentado así la aprobación del texto de la comisión parlamentaria: «Es un salto. Un salto abismal, por debajo del nivel de la civilización, de humanidad. […] Si se justifica una intervención humanitaria, también armada, para detener la violación de los derechos humanos, aquí hay que movilizar, al menos, las consciencias». 

Y en relación a la verificación por parte de un psicólogo de que el niño sea consciente de lo que está solicitando, el cardenal puntualiza que «quien sea que lo certifique, no puede certificar el derecho a la vida. No he visto nunca que a una persona que está a punto de suicidarse tirándose desde un puente se llame al psicólogo».
El precedente de Holanda: matar hasta los 12
Es comprensible que el desconcierto, no sólo en el ámbito católico, sea grande; pero en el fondo no nos debería asombrar esta decisión de Bélgica, en cierto modo anticipada por Holanda, donde es posible suprimir a los niños hasta los 12 años de edad. 

No asombra porque si el único criterio es la calidad de la vida y no el de la intrínseca preciosidad de la persona humana, entonces, por lógica, el criterio de la edad es meramente accesorio. 

Si las puertas de la eutanasia para los adultos se pueden abrir siempre que la propia existencia sea percibida como un peso, ¿por qué no ampliar este criterio también a los niños? ¿No sufren estos tanto como los adultos, incluso de manera más aguda que ellos? 

Si el dolor promete acompañar a una pequeña criatura toda su vida, ¿no es mejor intervenir lo antes posible para quitarle esa molesta compañía?

Fuente: Religión en libertad