Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

sábado, 31 de agosto de 2013

El Rapto ¡muy pronto!

 Visión de la evangelista Sandy Fuentes  31 agosto 2013
¡Cristo Viene!.




Mis hermanos, yo tengo que decirle algo que me acaba de pasar. Esto es no fue un sueño, me sucedió apenas unos minutos. Mi cuerpo tiembla con la experiencia. 

Yo le estaba escribiendo un e-mail a una amiga, y de repente mis ojos espirituales fueron abiertos. Y vi una visión: vi el cielo abierto y vi al frente, un gran trono blanco, donde parecía que habían tres tronos como donde se sientan los reyes, a la derecha y a la izquierda de ese trono, a  los dos lados habían multitudes de ángeles vestidos de un blanco resplandeciente. Ellos eran muy altos, muy fuertes, muy bellos y resplandecientes, su número parecía incontable. 
Imagen
Vi que los que estaban al frente tenían trompetas de oro en sus manos, y de repente lentamente la levantaron para ponerlas en sus bocas y tocarlas. Pero al ponerse las trompetas en sus bocas, vi que del trono blanco se levantó uno como a semejanza de hombre, pero resplandecía como la luz, y vi que en su cabeza tenía una gran corona de oro puro y piedras preciosas que no puedo describirla.
Imagen
Él se levantó del trono, y con paso lento empezó a bajar las escaleras de donde estaba ese trono. El bajaba porque la hora de buscar a 'su novia' había llegado.

El trono estaba lleno de luz, pero en ese lugar habían tres asiento, uno estaba vacío, del otro asiento fue donde vi que se paró el que tenía semejanza de hombre pero solo vi que tenía semejanza de hombre y vi una corona como no existe aquí en la tierra en su cabeza, todo su cuerpo era tan brillante como la luz, y en el otro asiento era imposible ver a quién estaba en él. No puedo agregar a lo que vi. Pero lo que puedo decir es que Cristo levantará pronto a su iglesia.

Hoy amanecí como con una desesperación en mí, sentía agonía, mi espíritu quería gemir, pero yo sabía exactamente el motivo, pero esta mañana, el Señor ministraba a mi corazón y me decía: “Dile a mi pueblo que re-doble la oración. Porque grandes batallas se están librando en los aires. Satanás sabe que le queda muy poco tiempo. Dile que se vuelvan a mi Palabra”. Y sentía su voz en mi corazón que me decía: “Sandy: es con ayuno, oración, cilicio y vigilia”. Entendí que esas eran las armas letales contra el diablo.

Mis hermanos oremos. Preparémonos. Yo solo he compartido las cosas tal como la vi y como el Señor me dijo.
Dios les bendiga.

Fuente: .rugeelleondelatribudejuda.com

jueves, 29 de agosto de 2013

LA HIPERGRACIA está llenando las iglesias

Pastores advierten de un creciente movimiento herético en las iglesias


El nuevo movimiento ha sido llamado "Hipergracia", enseñanzas que se basan en la opinión de que Dios no castiga a nadie. Los Estados Unidos son responsables de producir la mayor parte de la teología que se enseña y se consume en el mundo. Desde los movimientos misioneros de los siglos 19 y 20, han llevado el evangelio en todo el mundo, incluso las más recientes modas y herejías del mundo evangélico. Según el sitio web de la revista pentecostal Charisma, un nuevo movimiento ha surgido lo que tiene preocupado a pastores y líderes de América, ya que se está extendiendo rápidamente a otros países.

El nuevo movimiento ha sido llamado “Hipergracia”, enseñanzas que se basan en la opinión de que Dios no castiga a nadie. Probablemente influenciado por la exigencia casi omnipresente que la gente sea “políticamente correcta”, muchas de sus enseñanzas confrontan directamente la Biblia. Para los críticos, la medida es una “evolución” de una iglesia que en las últimas décadas han sido testigos de un descenso en la doctrina y predicación bíblica. Poco a poco, la teología de la terapia motivacional ha tomado lugar en el púlpito. Por otro lado, la búsqueda de la prosperidad ha socavado algunos de los fundamentos que en el cristianismo se mantuvo durante siglos. Con tantas iglesias y predicadores ahora se niegan a combatir el pecado. Rara vez se menciona la necesidad de arrepentimiento o ni siquiera se habla de temas como el infierno y el juicio. Muchas de estas iglesias permiten a sus líderes vivir sin tener que preocuparse por pagar las cuentas, incluso si están lejos de lo que cabría esperar de ellos.

El movimiento de Hipergracia, es una la versión actualizada de la antigua herejía conocida como antinomianismo (en griego, significa anti “contra” y nomos, “ley”). Es la creencia de que la ley moral del Antiguo Testamento fue completamente abolida. ¿Cómo viviremos antes de la venida de Cristo? Podemos vivir de la manera que queremos, porque no estamos bajo la ley sino bajo la gracia. ¡El Nuevo Testamento termina con la Ley del Antiguo Testamento, así que todo es gratuito!
Ideas como palabras proféticas, busque al Espíritu Santo, guerra espiritual, o la voz de Dios son deliberadamente ignorados y, a menudo ridiculizados. Los teólogos y pastores que están advirtiendo acerca de este movimiento, aseguran que esto puede poner en peligro el futuro del cristianismo y engañar a miles de personas.

Es evidente que los líderes que integran este movimiento no admiten que pertenecen a ella. Después de todo, esto no es un movimiento organizado, pero su existencia e influencia ha crecido a través de la literatura cristiana que enfatiza el éxito personal y eclesiástico. Posiblemente no utilicen el término y dicen que llegaron a estas conclusiones por sí solos. Con certeza la Biblia habla de la gracia, pero al parecer estas personas no leen o convenientemente han olvidado Romanos 6: 1-2 ¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?. Sin embargo, el teólogo Joseph Mattera, creó una lista de 8 signos más claros de que una iglesia está siguiendo la Hipergracia:

1. Los predicadores no hablan en contra del pecado: Si usted está en una iglesia como esta, te darás cuenta de que la palabra “pecado” por lo general sólo se menciona en el contexto del perdón de los pecados en Cristo. A veces se reprende a la gente que se atreven a llevar el asunto, clasificándolos de “legalistas” y “fariseos”.

2. El pastor nunca toma una posición firme sobre la santidad: En un intento por atraer a más gente, todo se hace para que las reuniones sean más agradables, especialmente el sermón. Los ministros no toman una posición pública, o enseñan a los miembros sobre cuestiones que están en la agenda como el aborto, la homosexualidad, la legalización de las drogas, o cualquier cosa que pueda hacer frente a la audiencia. Se ignora cualquier intento de establecer o cobrar a los afiliados de los parámetros para una vida de santidad.

3. El Antiguo Testamento es casi totalmente ignorado: En estas iglesias, el Antiguo Testamento es tratado como un registro que no tiene un valor real con nuestro estilo de vida moderno. Bien, no hay ninguna mención de los Diez Mandamientos o las porciones bíblicas donde Dios se muestra como un juez.

4. A los líderes se les permite enseñar y predicar abiertamente viviendo en pecado: No hay condenación hacia los pecados como la fornicación, la avaricia y la embriaguez son tolerados. Ya sea para los miembros ordinarios o personas en posiciones de liderazgo, esto no es “importante”, ya que no refleja el amor al prójimo y el respeto a sus decisiones.

5. Los mensajes suelen acudir en contra de la “iglesia institucional”: Los pastores que han abrazado la Hipergracia están constantemente en contra de las iglesias más “conservadoras”, porque creen que su mensaje ya no es relevante a la cultura de hoy. Por otra parte, estos “fundamentalistas” sólo colaboraran para que las personas en general tengan una mala impresión de los evangélicos.

6. Los pastores predican en contra del diezmo: La Hipergracia, no estimula a la gente a leer la Biblia y llegar a sus propias conclusiones, pero se preocupa por decir lo que no se puede creer. Aunque si hablan de ofertas y anuncian las necesidades financieras de la iglesia. Los pastores afirman que el diezmo es otra ley que fue abolida en Cristo. Por lo tanto, cada miembro puede decidir si lo desea o no involucrarse financieramente.

7. Los pastores predican sólo mensajes motivacionales: Desde los púlpitos de las iglesias resuenan sólo mensajes positivos sobre la salud, la riqueza, la prosperidad, el amor de Dios, el perdón de Dios y de cómo tener éxito en la vida. No existe una preocupación o interés en proclamar “todo el consejo de Dios”, o estimular el trabajo evangelístico y misionero que requiere arrepentimiento y cambio de vida. No mencionan la existencia del diablo y demonios. Dios ama a todos y ve que ningún daño les ocurra.

8. Miembros de la Iglesia no deben temer a ningún tipo amonestación por parte de su liderazgo: Los participantes de una iglesia que siguen la Hipergracia están convencidos de que, a causa del fuerte énfasis en la gracia, todo está permitido. Es decir, no se espera ningún cambio real de ellos, sólo asistir a los cultos de adoración y ser “mejores personas y más felices”.

Fuente: noticiacristiana.com

viernes, 23 de agosto de 2013

Un testimono del poder de la justicia de Dios hno Antonio Díaz

Un hombre que experimentó lo oculto y conoció la verdad

Conviene dar testimonio de lo que el Señor ha hecho en mí para su Gloria y Honra

Tengo 59 años, hasta los 55 años fui ateo y blasfemo, me inmiscuí a los 50 años en la lectura de tarot, en la astrología y en la numerología. Abrí sin darme cuenta, puertas a poderosas fuerzas del mal de manera inocente, “mi pueblo perece por falta de conocimiento”

Hace 3 años caí en manos de una bruja, y sin darme cuenta me tenía sin poder mover mis pies, manos y boca, sin cuerdas visibles. Sentado en un banco, y en el piso pintado un pentagrama con una vela encendida en cada punta; me quería ungir para servir a las fuerzas del maligno, todo con engaños. Ante mis ojos incrédulos, la bruja se trasformó en un ser horrible de color verde con voz de ultratumba, y al hacer sus ritos, se sentía un silbido sobrenatural que helaba la sangre.
Al no poder hablar, pensé en mi mente: si este es satanás y es real, entonces  ¡Dios existe! y es ese Dios al que siempre negué y me burlé de sus siervos; a los que les decía vendedores de pedacitos de cielo, ¡oh cuanto blasfeme su Santo y Bendito nombre!

En ese momento comprendí que solo él podía ser capaz de salvarme de la mano fuerte de mi enemigo, y solo con mi mente, lo llamé, con lo único que sabia, la oración del padre nuestro aprendida de niño y que casi había olvidado. Por eso se cortaba la oración cada vez que me equivocaba y volvía a empezar y el rito seguía avanzando, al fin Dios tuvo misericordia  de este pecador y fluyó la oración completa, (Dios no rechaza un corazón contrito y humillado).

Al instante en ese lugar sin ventanas corrió un fuerte viento sobrenatural y apago las velas (¡Clama a mi y yo te responderé y te enseñare cosas ocultas que tu no conoces!) alarmado el ayudante de la bruja, que ya sabía que Dios estaba en medio del asunto, le gritaba a la bruja ¡se apagaron! ¿Que hacemos?, esta dijo sigamos, casi terminamos, ya casi es nuestro. Al terminar su rito me amenazó, si no obedeces te mataré. Y repitió su oferta: si obedeces, lo que tu quieras tendrás: dinero, mujeres, poder, fama lo que quieras.
Al dia siguiente a las 3 de la tarde en mi cama sentí un golpe en mi estómago, ¿pero como? si no había nadie estaba solo, se levantó mi carme y en mi pecho una bola del tamaño de un puño que recorría mi abdomen, era la bruja y su pandilla que reclamaba su derecho sobre mi cuerpo.

Luché con todas mis fuerzas y con velas encendidas en mi espalda y pies saque 6 o 7 bolas de fuego por la planta de mis pies, pero comprendí que eran muchos más. Impotente lloré desesperado y empecé a clamar a Dios, ¡ayúdame, sálvame Señor, dame palabra Señor! y por primera vez en mi vida abrí una biblia y el señor en su fidelidad me dió el salmo 94, que inicia "Jehová Dios de de las venganzas manifiéstate", si usted nota la primera palabra que leí de una Biblia fue su Santo y Bendito nombre. 
Ahora se que todo el que invoca el nombre de Señor será salvo

Esa noche repetía una y otra vez el salmo 94 y ellos retrocedían, pero si callaba otra vez se movían dentro de mi.
Ahora ya sabia que Dios es real y verdadero, y que existe también el reino del mal, y habitaban ellos dentro de mi cuerpo, comprendí que solo Dios los podría expulsar, ¿pero como llego a Dios?, ¿Cómo se lo pido? Busque a Dios con los católicos, con los testigos de Jehová y no lo hallé y ninguno de sus sacerdotes o ancianos me ayudó, les daba miedo y me despedían me rechazaban y no pocos se burlaron de mi condición. (La misericordia y el poder no habita en ellos).

Fue en la soledad de mi recamara que Jesús de Nazaret me liberó, sin ninguna guía humana, hice la oración de fe, me arrepentí sinceramente de mis rebeliones y pecados. Un mar de lágrimas fluyó de mis ojos muchos días, lloré arrepentido y lleno de miedo al enemigo. Otros dos brujos se unieron a la primera y como perros pelearon por mi carne. Fué una lucha que duró más de dos años. Tal vez por mis errores o quizás porque el Señor me adiestró para enfrentar este tipo de ataques, lo que sí se, que jamás me abandonó. Finalmente por su infinita misericordia me dió la libertad y su espada, y si él está conmigo ¿quien contra mi? ahora solo temo a mi Dios y Señor. Que también me dió el don del discernimiento de espíritus, ¡alabado sea su nombre!

Dios me llevó a una iglesia Evangélica pentecostal, no había culto a esa hora, era muy temprano pero sin embargo al solo cruzar el umbral enseguida sentí la fuerte presencia de Dios, y me dije, Señor verdaderamente si visitas y estas en este templo GRACIAS SEÑOR, me bauticé, y busco servir a Dios donde el me mande, yo voy si el va conmigo, adelante de mí, de día nubes, de noche, fuego, de gloria en gloria.
Dios es bueno, es amor y su misericordia para los que le temen es para siempre Amen

PARA EL SEA LA GLORIA Y LA HONRA. SOLO EL ES DIGNO SOLO EL ES DIOS AMEN Y AMEN  ¡CRISTO VIVE!  ¡ALELUYA !
 
Fuente: iglesiaevangelica.es

martes, 20 de agosto de 2013

El amor a Dios no tiene medida

¿Cuánto amas a Dios?


Que fácil se nos hace decir: “Amo a Dios”, pero, ¿Será que realmente tenemos conciencia de lo que decimos?, o ¿Por lo menos tenemos claro lo que significa amar a Dios?
No puedo comparar el amor que le tengo a Dios, con el amor que le tengo a mi esposa por ejemplo, son dos diferentes clases de amor. Pero si por el amor que le tengo a mi esposa sería capaz de hacer cualquier cosa, ¿Cuánto más tendría que ser capaz de hacer por Dios?
Y es que muchos de nosotros nos pronunciamos muy seguido la frase: “Dios te amo”, pero más allá de la frase que de nuestra boca sale, ¿Realmente estamos demostrando que lo amamos?
Y no hablo de esto como razón para que te entristezcas, ni para que pienses que eres indigno de Dios, porque si por digno fuera, ninguno de nosotros sería capaz de recibir el amor de Dios, pero ese amor es por Gracia, es decir: Un regalo que no merecíamos, pero que Él ha tenido a bien darnos.

No hay duda que Dios nos ama, de eso no hay debate existente, es mas la Biblia describe de la forma en la cual Dios nos ama: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16 RV1960).

Ahora, si yo te preguntara: ¿Qué serias capaz de hacer por amor a Dios?, yo sé que sin pensarlo responderías: TODO.

Hoy quiero que reflexionemos un poco sobre el amor que decimos sentir por Dios, pero sobre todo que analicemos que tanto estaríamos dispuestos a hacer por el amor que le tenemos a Dios.

Si yo te pregunto en esta hora: ¿Amas a Dios?, estoy seguro que me responderías: “¡Si lo amo!”, bien, entonces respóndete tú solo allí donde estas, las siguientes preguntas con toda sinceridad:

¿Lo amas tanto como para que la crítica y el menosprecio no te hagan desistir de este camino?

¿Lo amas tanto como para dejar de hacer cosas indebidas con tu novio o novia?

¿Lo amas tanto como para ser fiel a tu esposo, esposa, novio o novia?

¿Lo amas tanto como para dejar las peleas y discusiones sin sentido en tu hogar?

¿Lo amas tanto como para quedarte callado para no responder a una agresión verbal y dejar que Él te defienda?

¿Lo amas tanto como para poder perdonar a aquellos que un día te hicieron un daño muy fuerte?

¿Lo amas tanto como para dejar a un lado todo aquello que no te está edificando y dedicarle un poco de tiempo a Él?

¿Lo amas tanto como para dejar de ver o de tener una relación con esa persona que está casado o casada?

¿Lo amas tanto como para tener el suficiente dominio propio y dejar de ver pornografía?

¿Lo amas tanto como para tomar la decisión firme de dejar la masturbación?

¿Lo amas tanto como para dejar de una vez por todas, ese pecado oculto que tanto daño te está haciendo?

¿Lo amas tanto como para no dejar de servirle en esa área en la que Él un día te puso?

¿Lo amas tanto como para dejar de ver esas amistades que lo único que están haciendo es alejándote de la comunión que un día tuviste con el Señor?

¿Lo amas tanto como para no dejarte manipular por nadie, para que hagas cosas que van en contra de lo que Dios quiere para tu vida?

¿Lo amas tanto que tienes la suficiente humildad para reconocer tus errores y aceptar las consecuencias?

¿Lo amas tanto como para que el día que todo se ponga en contra no profieras ninguna palabra en su contra?

¿Lo amas tanto que por respeto a tus hijos y amor a tu esposa les dedicaras más tiempo?

¿Lo amas tanto que el dinero no es el pensamiento que gobierna gran parte de tu día?

¿Lo amas tanto que estarías dispuesto a pedir perdón?

¿Lo amas tanto que eres capaz de prometerle cosas y cumplirlas?

¿Lo amas tanto pase lo que pase, jamás dejaras de confiar en Él?

¿Lo amas tanto que a pesar que las cosas no salgan cómo quisieras, seguirás alabándolo?

¿Lo amas tanto como para tener misericordia sobre las personas que Él también ha tenido misericordia, en lugar de juzgarlas?

¿Lo amas tanto que cuando vas a decir algo que dañara a alguien prefieres callar?

¿Lo amas tanto que no importando el privilegio que te deleguen estarás dispuesto a hacerlo lo mejor que puedas?

¿Lo amas tanto que estas dispuesto a hacer su voluntad y no la tuya?

¿Lo amas tanto que estarías dispuesto amar a tus enemigos?

¿Lo amas tanto que en lugar de pensar en separarte de tu esposa o esposo e irte de tu casa, estarías dispuesto a luchar por tu familia y esperar a que Dios restaure tu matrimonio?

¿Lo amas tanto que eres capaz de buscar una Iglesia para congregarte y asistir regularmente para edificarte?

¿Lo amas tanto como para hablarles a esas personas que no tienen a Cristo en su corazón y con las que todos los días tienes más de una conversación?

¿Lo amas tanto que estarías dispuesto a consagrar tu vida a Él?

No sé tú, pero yo no he sido capaz de responder afirmativamente a todas las preguntas que anteriormente cite, pero el amor que decimos sentir por Dios nos tendría que motivar a tratar de agradarlo en todo lo que decimos, pensemos o hagamos.

Decir amar a Dios, es muy fácil, pero más allá de las palabras necesitamos accionar, necesitamos mostrarle que el amor que decimos sentir es real y ese amor nos mueve a tratar cada día de ser mejores para Él.

Todo esto es un proceso, en el cual no lograremos de la noche a la mañana, pero es deber nuestro preocuparnos también por agradar a Dios, pues reflejar ese amor que sentimos hacia Él a través de nuestras acciones, es un testimonio vivo de que realmente estamos agradecidos porque un día Él nos amo primero a nosotros.

Hoy quiero invitarte a que juntos despertemos de ese sueño que muchas veces nos ha desviado del propósito principal de la vida, este es: Agradar a Dios por todos los medios que podamos y hacer de Él el centro de nuestra vida.

¡Hoy decido comenzar amar a Dios y reflejar ese amor a través de mi forma de vivir!

“Dios nos dio muestras de su amor al enviar al mundo a Jesús, su único Hijo, para que por medio de él todos nosotros tengamos vida eterna. El verdadero amor no consiste en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo, para que nosotros fuéramos perdonados por medio de su sacrificio.
Hijos míos, si Dios nos ha amado así, nosotros también debemos amarnos los unos a los otros. Nadie ha visto nunca a Dios; pero, si nos amamos unos a otros, Dios vive en nosotros y también su amor estará en nosotros”. 1 Juan 4:9-12 

Fuente: devocionaldiario.com

miércoles, 14 de agosto de 2013

Andando en la santidad de Dios

¿Como andar como lo quiere el Señor?


Deuteronomio 6:4-9 »Oye, Israel: Jehová, nuestro Dios, Jehová uno es. »Amarás a Jehová, tu Dios, de todo tu corazón, de toda tu alma y con todas tus fuerzas. »Estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón. Se las repetirás a tus hijos, y les hablarás de ellas estando en tu casa y andando por el camino, al acostarte y cuando te levantes. Las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; las escribirás en los postes de tu casa y en tus puertas.

El texto que voy a enfocar se halla en Hebreos 12:14: Seguid la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. Nuestro Dios es Dios santo. Y si queremos conocerlo, tenemos que ser santos también. Y debemos pensar en la santidad que él nos demanda. Este sermón quiero enfocar el concepto de la La Paz que encontramos en este versículo: Seguid la paz con todos.

¿Qué es la paz? Pues, la paz tiene que ver con las relaciones entre nosotros y nuestro prójimo. En el Decálogo, hay cuatro mandamientos que tratan con nuestra relación con Dios, y los seis restantes tratan de nuestra relación con nuestro prójimo. Cuando Jesús resumió la ley, cuando él llevó el Antiguo Testamento entero y lo puso en una declaración concisa, él también miró a estas dos secciones del los diez mandamientos y dijo:

El primero de todos los mandamientos es: Oye, Israel: el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. El segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que estos. Entonces cuando Jesús decía como acercarse a Dios, él dijo: Por tanto, si traes tu ofrenda al altar y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar y ve, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces vuelve y presenta tu ofrenda. ¿Qué dice esto?

Me gusta la manera que Clarence Jordan pone esto en lenguaje corriente. Él dice: Si usted está en un culto de la iglesia, y mientras se sienta allí en la banca, y sigue recordando todas la cosas que las varias personas tienen en contra de usted, levántese, salga del culto, y vaya a aquellas personas a quienes usted le ha hecho cosas malas. ¡Arréglense! Luego, vuelva a la iglesia. Y él dice: Mire, no se siente allí pensando en lo que usted debería o no debería haber hecho, váyase y arréglelo.

Es que, en nuestro camino a Dios, en nuestro camino a la iglesia, en nuestro camino a adorar a Dios, es muy probable que nos encontremos con nuestro prójimo, y tenemos problemas, o causamos problemas, o nos causan problemas. Y Dios nos mira y mide la seriedad de nuestras relaciones interpersonales y los problemas que hay. Y qué tan serios somos en arreglar las diferencias con nuestro prójimo.

En 1a Juan 4:20, Juan dice la misma cosa, aun más fuerte. El dice: Si alguno dice: «Yo amo a Dios», pero odia a su hermano, es mentiroso, pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?
Pues, hemos declarado esto en término fuertes. Y a la vez, tenemos que ser justos.
El apóstol Pablo permite algunas excepciones. Y por eso estoy muy agradecido. En Rom. 12:18: dice así, "Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.

Eso nos ayuda, ¿no es verdad? De vez en cuando encontramos a una persona que simplemente no quiere la paz. No puede llevarse bien con nadie. Y nosotros estamos obligados a llevarnos bien con el pueblo. Debemos hacer lo mejor y asegurarnos de que el problema que existe, no es culpa de nosotros. Vaya la segunda milla, dé, haga lo mejor posible para tener una relación buena. Pero, cuando se ha hecho todo y la persona todavía no quiere aceptarlo, usted puede dejarlo, andar con una conciencia buena y tranquila que el problema no es de usted. Es que de nadie se espera que vaya más allá de su capacidad. ¿Entendemos?

Podemos hacer lo mejor de nuestra parte y todavía tener gente enojada con nosotros, pero Dios nos aceptará. Tenemos un buen Dios, ¿verdad? Pero tenemos que estar seguros que no es culpa nuestra. Dios no me hace responsable por las acciones incorrectas de otros.

En Harvard, una de las universidades famosas, un astrónomo daba una conferencia sobre La Expansión del Universo. Decía cómo hay galaxias más grandes que la de nosotros, y que se mueven fuera de nosotros y más rápido que la velocidad de luz. Dijo: se están cayendo del extremo del universo. . . . Es increíble pensar en esto. Hay galaxias allí fuera volando y estamos perdiéndolas. En este momento una señora en la audiencia se puso muy molesta y dijo: Oh, profesor, ¿qué vamos a hacer acerca de todas esas galaxias que se pierden? El profesor la miró y dijo suavemente: ¡Déjelas ir!, señora, ¡déjelas ir!

Así es con algunas relaciones. Cuando usted ha hecho todo lo que sepa y lo que esté a su alcance, diga a Dios, pongo todo en tus manos y ¡déjelas ir! ¡déjelas ir! Y a veces, para tener la paz, tenemos que asumir la culpa y la responsabilidad por una situación que nos es ajena.

Me acuerdo de una iglesia donde pastoreé algunos años atrás, una persona estaba muy enojada por algo que había pasado en la iglesia hace años. Yo le dije a la junta de la iglesia: Vamos a escribirle una carta de disculpa, le vamos a pedir perdón. Y todos nosotros vamos a firmarla. Me dijeron: Mire, no es culpa de nosotros que ella esté enojada con nosotros y la iglesia. Tratamos de arreglar el problema y acomodarla de nuevo en nuestra iglesia. Tuvimos una fiesta para los graduados de High School, y en la última hora su hija decidió hacer otra cosa. No podíamos evitarlo. Y ella quiere culparnos por el error de su hija, eso no es justo. Les dije: Está bien. Vamos a escribir una carta de disculpa. Y vamos a firmarla todos. Yo escribí la carta, la pasamos por todos los miembros y mientras yo iba a firmarla, alguien dijo: Usted no tiene que firmarla pastor. Usted aun no estaba de pastor aquí en nuestra iglesia. Les dije: No me importa. Voy a firmarla.

Firmé y mandé la carta. Luego le dije a la junta: Ahora, todos está en las manos de ella. Hemos hecho todo lo que sabemos hacer.

Permítame decirles esto. En verdad pienso que ella estaba siendo injusta. En efecto, yo sé que ella era injusta por guardar rencor contra la iglesia. Pero la carta la cambió. Ella se convirtió en un miembro modelo de la iglesia después que recibió la carta. Logramos que el problema se muriera. Después se lo hicimos saber a su esposo. Oh cuán feliz me sentí despues de escribir esa carta y ver los resultados. Puede usted tomar la culpa como lo hizo Dios en Jesucristo aun cuando no sea culpable. Escuche, vale la pena. Esa señora es mi amiga.

Pues me imagino lo que usted está pensando. Está pensando ¿qué de ella? Si estaba actuando injustamente. Los cristianos no debemos ser así. Tal vez sí, tal vez no. Es que, somos humanos todos. Cometemos errores todos. Sin duda ella, estaba en un error, sintió que la iglesia había hecho algo malo en contra de ella con intensión. Hermanos, no ayudamos a mantener buenas relaciones cuando declaramos y reclamamos nuestros derechos. Yo creo que el escritor del libro de Proverbios Estaba en lo correcto cuando escribió: Aunque le cueste todo lo que tenga, adquiere comprensión. (4:7)

Con mucha frecuencia no nos entendemos uno al otro. Como la pareja de viejitos que celebraban su aniversario do oro. Y el marido quiso decirle a su esposa cariñosamente cómo se sentía después de cincuenta años de matrimonio con ella. Pero ella oía bien y a menudo entendía bien lo que le decían. Sin embargo, de una manera muy amorosa él dijo: "Mi amor, después de cincuenta años sigues siendo bella y todo el mundo allí sonrieron y pensaban que hermoso decir algo así después de todos estos años. Pero la esposa, no oyó bien lo que realmente le dijo el esposo y respondió: "¿Qué? " Entonces el marido repitió fuertemente las palabras: MI AMOR, después de cincuenta años sigues siendo bella "

Y la esposa disparó las palabras: "Pues, permíteme decirte algo después de cincuenta años estoy cansado de ti también como tu de mi! " Qué importante es saber escuchar bien y ser comprensivos y tolerantes. ¿verdad? A veces la paz requiere la restitución. ¿Qué es eso? ¿Tiene usted algunas cosas pendiente que necesita reparar, cosas que arreglar? ¿O ha recibido prestado usted algo y se le rompió? Quiero decir algo sobre esto. Si se le rompió, no lo devuelva y diga que va a arreglarlo. Naturalmente la otra persona le dirá: No se preocupe. Arréglelo, o compre otro y luego devuélvalo. Sea justo. ¿Debe usted dinero a otro? Si usted no puede pagar todo, comienza a pagar algo. Dé a saber que un día usted lo va a pagar por completo.

Vaya la segunda milla, haga las cosas extras para hacer la paz. Sea generoso. Haga todo posible, y entonces si la otra persona todavía está enojada u obstinada, regresa al culto. Regresa al altar con la seguridad completa que Dios va a limpiar la cuenta. Funciona. Haciendo un esfuerzo para vivir en paz con todos, es el camino a Dios.
Seguid la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. Hacer la paz es sumamente importante si queremos ver a Dios ¿Tiene usted la paz en su corazón en este momento?

Fuente:.centraldesermones.com

sábado, 10 de agosto de 2013

Ladrón se convierte a Cristo y busca a sus víctimas para pedir perdón

ASI QUIERE DIOS QUE LAS ALMAS SE ARREPIENTAN Y SE CONVIERTAN.


Para obtener perdón y misericordia del Señor, el profeta Isaías aconseja:

“Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar” Observe que dice que Dios “será amplio en perdonar” pero según el contexto, eso está condicionado a que el impío deje sus caminos y pensamientos malvados, y se vuelva al Señor. Isaías 55:

" El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento"  II Pedro 3: 9

"Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento" Mateo 3: 8

Un hombre de Brasil que fue condenado por robo e intento de asesinato se convirtió a Cristo y decidió abandonar completamente el crimen y su mala manera de vivir".
Fueron 14 años en prisión y durante este período conoció a Cristo, una historia bastante común en el medio evangélico, puesto que varias denominaciones trabajan en las cárceles para evangelizar a los presos. Pero la historia de Silas es diferente por un detalle: está tratando de reencontrar a sus víctimas para pedir perdón por el mal causado. Según publica Gospel Prime.

Una de las víctimas que ya se ha reunido con el ex reo, quien salió libre hace tres meses, fue Djalma Carvalho quien fue apuñalado por Silas durante un asalto. Carvalho trató de impedir la fuga del asaltante y terminó siendo apuñalado necesitando someterse a una cirugía a causa de las heridas.

Recientemente se ha encontrado con el hombre que atacó, Carvallo dice que sólo Dios tiene el poder de perdonar. "Silas, el que perdona es Dios. Estuve cuatro días en UCI, prácticamente con ninguna posibilidad de vida. Pero perdonar, sí. Te perdono", dijo.

Los dos hombres emocionados se abrazaron y además Carvalho bendijo al ex-asaltante. "Dios te bendiga a ti y a tu familia. En el nombre del Señor Jesús ".

Fuente: AcontecerCristiano.Net

viernes, 2 de agosto de 2013

Testimonio hno Reinaldo

Lo que viví en el Ocultismo.

"No os volváis a los encantadores ni a los adivinos; no los consultéis, contaminándoos con ellos. Yo Jehová vuestro Dios". Levíticos 19: 31



Yo antes creía en los extraterrestres y tenia el deseo de conocer a Dios, de conocer el mundo oculto de estos entes, de buscarle respuesta a mi deseo espiritual por conocer mas allá de lo que veían mis ojos, me gustaba mucho fumar marihuana y sentirme en paz conmigo mismo, me gustaba alucinar todo el día escuchando música y pensando que hay mas allá de nuestra galaxia.

Me interesé por el mundo de los enteogenos (drogas naturales) la marihuana  me llevó a querer exprimentar mas mi psiquis, por ende empece a ir a ruitales chamanicos donde tomaban drogas alucinógenas, todo esto dirigido por chamanes de América. Fui a varios rituales de esos porque me gustaba alucinar y experimentar mi psiquis, en esos rituales va gente de todo tipo, ateos indus, sectarios por doquier.
Mi locura fue tanta por conocer el mundo espiritual y de otros entes (extraterrestres, duendes y cosas asi, que al final me di cuenta que todo esos entes son lo mismo: demonios).
Tome 2 drogas chamanicas super alucinogenas, las mismas se llaman ayahuasca y peyote; la experiencia con ayahuasca es una experiencia “alucinogena-demoniaca”  igual con el peyote; en esos rituales invocan demonios para que los mismos con los efectos de las drogas pongan alucinar mas a la gente y a ver visiones esprituales donde la gente sienta paz y dolor a la vez, para que le encuentren significado a su vida

Se les dice rituales de “sanacion” porque las alucinaciones y visiones son tan fuertes que la gente encuentra por medio de las mismas “paz y dolor” (“sensacion que te ayuda a sanar tus heridas segun los shamanes) esa paz y dolor que siente la gente no son simplemente por grados alterados de conciencia que les causa las drogas ya nombradas, esas sensaciones de paz y dolor las causan demonios invocados por los shamanes y gente que va a los rituales, llamese sectarios de creencias extraterrestres, gente que practica metafisica,gnosis y para usted de contar cualquier cantidad de gente que van para esos rituales a tener sus experiencias espirituales.

 Yo estaba al tanto de que para donde yo iba habían cosas demoniacas,  antes de eso no era cristiano, pero si  creía en Jesús a mi manera. Tenía mis tias que tienen años en el evangelio y bueno sabía que el ocultismo era malo, pero yo por curiosidad e inocencia caí en las garras del enemigo en ese tiempo, gracias a Dios que por medio de manifestaciones espirituales demoniacas me di de cuenta que por ir a esos rituales satánicos ahora no podía dormir y tenía alucinaciones horribles con culebras, extraterrestres, deidades de brujeria, etc,  Jesus permitió que 3 días después de ir al ultimo ritual, tuviese una pesadilla en la que me paré con algo de ganas de vomitar, tembloroso, la vista un poco borrosa y presión arterial altísima;  y para que se me pasaran los nervios me metí en el facebook, casualmente una prima mía que es cristiana, me empezó a hablar de lo malo de la metafisica, mentalismo y cosas asi, yo estaba renuente a sus consejos de evángelica, hasta que en la madrugada del dia siguiente, me convenci de que el ocultismo es malo, le pedí perdón a Dios, y en ese instante lo acepté como mi único y suficiente salvador y caí de rodillas a orar y a reprender.
Después fui para la iglesia de un conocido que me había invitado un tiempo atrás a su congregacion, al final iba a esa iglesia que me invitó el conocido y a otra más.

En la segunda iglesia me hicieron liberación, y presenté “manifestacion” con tembladera, luego me emepecé a congregar y se me fueron quitando esos sueños feos y alucinaciones.
aun tengo secuelas de esas cosas feas a los que fui, tengo pesadillas, paralísis del sueño y cosas así, pero nada comparado a los días posteriores a los que fui al últmo ritual.
Gracias a Dios que hasta hoy en día el Señor me sigue sanando.
¡¡¡diganle no al ocultismo y todas sus ramificaciones, solo hay victoria en Crsto jesus!!!

Fuente: El Regresa