Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

sábado, 1 de junio de 2013

El amor de Dios es lo mas grande

El amor presidía los milagros de Jesús.  
Rodolfo Loyola  (ya en la presencia del Señor)


Se dice que los milagros de Jesús eran para mostrar su poder sobre la enfermedad y la muerte, pero si leemos detenidamente cada uno de los milagros de Jesús estaban presididos por el amor.

Y saliendo Jesús vio una gran multitud y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos. Mateo 14:14

Después al ver que tenían hambre hizo el milagro de multiplicar los panes y los peces.
Y al ver las multitudes tuvo compasión de ellas, porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Mateo 9:36
Allí hizo milagros de sanidad y sintió dolor por tanta necesidad y tan pocos obreros, y pidió a los discípulos que orasen al Padre para que fuese suplida esta falta.

Los discípulos Jacobo y Juan, quisieron hacer un milagro en la ciudad de Samaria, como hizo Elías: Que descendiera fuego del cielo y arrasara a los samaritanos. Pensaban en un milagro para vengarse de un desprecio hecho a su Señor. Jesús les dijo: "Vosotros no sabéis de qué espíritu sois, porque el Hijo del Hombre no ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas" Lucas 9:51-56.
En el sentir de Jesús, los milagros sin amor son condenables. Después de Pentecostés, otro Espíritu intervino y otro fuego cayó en Samaria que se vio envuelta en un gran avivamiento.

Jesús advirtió:
Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí hacedores de maldad. Mateo 7:21-23
¿Por qué? Porque les faltó el ingrediente para ministrar el dolor de parte de Dios: El amor. Pablo dijo: "Si tuviese toda la fe que trasladase los montes y no tengo amor, nada soy" I Corintios 13:2.

Por montones de actos de aparente piedad muchos serán echados en el barril de la nada. Si Dios pudiera ver un poquito de amor, entonces podría decir: ¡Ven buen siervo fiel!
Se ha dicho y tiene apoyo bíblico, que el más grande milagro es el del nuevo nacimiento; cuando una criatura perdida abre su corazón a Dios y nace del Espíritu. Milagro por lo inexplicable, milagro por lo imposible de conseguir por medios humanos. Es una operación sobrenatural que produce la metamorfosis del hombre interior.
¿Qué movió a Dios a realizar este singular milagro? Juan 3:16:
"Porque de tal manera amó Dios..."Aun los milagros de resurrección que hizo Jesús, estaban presididos por su amor.

Veamos: El hijo de la viuda de Naín  Lucas 7:13-15
Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo no llores (¡Qué ternura!). Y acercándose, tocó el féretro; y los que lo llevaban se detuvieron. Y dijo: Joven, a ti te digo, levántate. Entonces se incorporó el que había muerto y comenzó a hablar. Y lo dio a su madre.

La hija de Jairo principal de la sinagoga. Lucas 8:40-56 Estaba hablando aun en medio del gentío, donde una mujer se sanó tan solo de tocar el borde de su manto. Cuando vino uno de la casa del principal de la sinagoga a decirle al padre de la niña: "Tu hija ha muerto; no molestes más al maestro. Oyéndolo Jesús le respondió: No temas cree solamente y será salva. Entrando en la casa, no dejó entrar a nadie consigo, sino a Pedro, a Jacobo y a Juan, y al padre y a la madre de la niña. 
Y lloraban todos y hacían lamentación por ella. Pero El dijo: No lloréis, no está muerta, sino que duerme." (El corazón de Jesús era tan tierno y amoroso que de sólo ver llorar a alguien se conmovía). "Y se burlaban de El, sabiendo que estaba muerta, mas El, tomándola de la mano clamó diciendo: Muchacha, levántate. Entonces su espíritu volvió, e inmediatamente se levantó; y El mandó que le diesen de comer".

Y más sugerente aun si se quiere es el caso de la resurrección de Lázaro Juan 11. Desde la primera llamada de sus hermanas a Jesús, se apela al amor: "Señor, he aquí el que amas está enfermo". "Y amaba Jesús a Marta y a su hermana y a Lázaro". Ya en Betania Jesús se encuentra con las hermanas de Lázaro que estaban muy afligidas llorando. Y dice el escritor bíblico refiriéndose a María: "Jesús entonces al verla llorando, se estremeció en espíritu y se conmovió, y dijo: ¿Dónde le pusisteis? Le dijeron: Señor, ven y ve. "JESUS LLORÓ". Dijeron entonces los judíos: Mirad cómo le amaba.

Y después el milagro. No me cabe duda que este milagro está presidido por el amor.

Yo estaba allí, creedme, cuando a Jesús dijeron
que en la aldea de Betania Lázaro estaba enfermo.
Y me inquietaba mucho, como a María, sabedlo,
que en hora tan difícil no estuviera el Maestro.
Mas pasados dos días, llegó otro mensajero
a avisar al Amado que Lázaro había muerto.
Y me dolió de veras que aquél a quien amaba
llevaba cuatro días en la tumba sellada.
Y sentí compasión por María y por Marta,
que fueron a Jesús casi sin esperanzas.
Mas, lo que me marcó y no puedo olvidarlo
-camino de la tumba- fué ver a Dios llorando.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada