Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

sábado, 6 de abril de 2013

¿Cuánto me amará Dios?


¿Alguna vez se le ocurrió grabar sus iniciales junto con las de la persona que amaba en algún árbol? 


Si es así, probablemente su mensaje de amor todavía está allí, a pesar del transcurso de los años.
Hace mucho tiempo, Dios grabó su mensaje de amor sobre un árbol, en una cruz romana, instrumento de tortura, levantada sobre una colina llamada Calvario. Este es el hecho más asombroso de todos.
El gran Dios, gobernante del universo, nos ama, a pesar de que somos pobres hombres, mujeres y niños pecadores. Se dio a sí mismo en la persona de Cristo Jesús, el Dios a quien llamamos el Hijo. Probablemente usted ha oído esto antes, ¿pero entiende todo lo que ello implica? ¿Qué significa para usted personalmente el mayor regalo de amor de Dios? 

 ¿Cómo ha demostrado Dios su amor por nosotros?

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (S. Juan 3:16). “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados” (1 Juan 4:10).
Respuesta: Debido a que él lo amó a usted tan profundamente, estuvo dispuesto a ver a su Hijo único sufrir y morir, más bien que verse separado de usted por toda la eternidad. Aunque no alcance a comprenderlo, éllo hizo, precisamente por usted.Nunca ha existido una demostración de amor tan grande como la cruz.

 ¿Se interesa Dios en mí?

Esto es lo que él dice: “A mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable y yo te amé” (Isaías 43:4). “Con amor eterno te he amado” (Jeremías 31:3).
Respuesta: El amor infinito de Dios por usted es mucho mayor de lo que puede imaginarse. El lo ama como si usted fuera la única persona perdida en todo el universo. El hubiera dado su vida por usted solo si no hubiera habido otros pecadores para redimir. Trate de no olvidar nunca ese hecho. Usted es valioso para él, por eso lo ama.
Dios se preocupa por usted personalmente. ¡Qué razón fantástica para alegrarnos!

 ¿Cómo podría él amar a alguien como yo?

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8). 
Respuesta: Ciertamente no porque yo lo mereciera. Ninguno de nosotros tiene derecho a nada sino a la retribución por el pecado,que es la muerte (Romanos 6:23). El amor de Dios es incondicional. El ama a los ladrones, a los adúlteros y a los asesinos. El también ama a los egoístas, los hipócritas y los blasfemadores profanos. ¡Pero lo más grandioso de todo, es que él me ama a mí, y porque él sabe que mis pecados me conducirán sólo a la miseria y a la muerte, él quiere salvarme de mis pecados.
Por eso él murió. No ha vivido una persona a la cual Jesús no haya amado.

¿Qué hace su muerte por mí?

“Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos deDios” (1 Juan 3:1). “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios” (S. Juan 1:12).
Respuesta: Cristo murió en mi lugar para satisfacer la pena de muerte que pesaba sobre mí. El nació como nace cualquier ser humano para poder sufrir la clase de muerte que yo merezco.
Entonces ofreció darme el crédito de lo que él hizo. En otras palabras, su vida impecable es acreditada a mi cuenta, de manera que yo soy contado como justo. Su muerte es aceptada por Dios como pago total por todos mis pecados pasados y malas acciones. Al aceptar yo lo que él hizo como un regalo, quedo incorporado a la familia de Dios como un hijo suyo. ¡Esto abruma lamente!
La muerte de Jesús fue el pago completo por cada pecado que usted pudiera alguna vez cometer.
Cuando usted acepta este don fabuloso, llega a ser parte de la familia personal de Jesús.

Fuente: hayundios.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada