Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

lunes, 9 de julio de 2012

¿QUIEN ES EL DIOS DE LA IGLESIA CATOLICA?

Grave denuncia

HAY SATANISTAS ENTRE LOS SACERDOTES, OBISPOS Y HASTA CARDENALES DEL VATICANO AFIRMA EL SACERDOTE CATÓLICO GABRIELE AMORTH, EXHORCISTA DEL VATICANO!


¿SATANISTAS EN EL VATICANO? “SÍ, EN EL VATICANO HAY MIEMBROS DE SECTAS SATÁNICAS”. Y ¿QUIENES PARTICIPAN DE ELLAS? “SE TRATA DE SACERDOTES O DE SIMPLES LAICOS? “SON SACERDOTES, MONSEÑORES E ¡INCLUSIVE CARDENALES!”
Discúlpeme, don GABRIELE, pero ¿ud. Como lo sabe? “lo se por las propias personas que me lo han podido referir porque han tenido modo de saberlo directamente. Y es algo “confesado” por muchas veces por el propio demonio bajo obediencia durante los exorcismos”. ¿el papa está informado? “¡por cierto que está informado! 

Es algo escalofriante. Tenga en cuenta que Benedicto XVI es un Papa alemán, viene de una nación decididamente adversa a estas cosas. En Alemania de hecho casi no hay exorcistas, pero el Papa sí cree: he tenido ocasión de hablar con él tres veces, cuando era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. ¡Sin duda cree! Y ha hablado explícitamente en público muchas veces. Nos ha recibido, como asociación de excorcistas y ha hecho un buen discurso dándonos ánimo y elogiando nuestro apostolado. Y no se olvide que del Diablo y del exorcismo ha hablado mucho Juan Pablo II”.

Ahora bien, ¿es verdad lo que decía Paulo VI: que el humo de Satanás ha entrado en la Iglesia? “Es verdad, sobretodo porque inclusive en la Iglesia hay adeptos a las sectas satánicas. Este particular “humo de Satanás” lo ha mencionado Paulo VI el 29 de junio de 1972. Y como esta frase ha creado un enorme escándalo, el 15 de noviembre del mismo año 1972 dedicó todo un discurso de los miércoles al demonio, con frases muy duras. Ciertamente, rompió el hielo, levantó el manto de silencio y censura que venía desde hacía mucho tiempo, pero no ha logrado consecuencias prácticas. Se necesitaba alguien como yo, que no vale nada, para dar la voz de alarma, para lograr esas consecuencias prácticas”.

El P. Gabriele Amorth es uno de los grandes exorcistas en el nivel internacional. Desarrrolla su función en la propia ciudad de Roma. Sus memorias, recopiladas por Marco Tosatti en “El P. Amorth. Memorias de un Excorcista. Mi vida en lucha contra Satanás”. (Piemme) son ante todo una denuncia de la Iglesia que quiere hacer. Sobre la Iglesia y a sus obispos dice allí: “Tenemos muchísimos sacerdotes y muchos obispos que por sobre todo no creen en Satanás”. Y ahora: “Hay naciones enteras sin exorcistas: Alemania, Austria, Suiza, España, Portugal... Muchos obispos no creen ya en el demonio y llegan a decir a la gente de un modo directo: el infierno no existe, el demonio no existe. Sin embargo Jesús en el Evangelio habla mucho por lo cual podría decirse que ¡o no han leído el Evangelio o directamente no creen en Él”! 
Muchos obispos no creen en el demonio. Y de hecho, la batalla del P. Amorth se desarrolla en dos frentes: contra el adversario de siempre y contra el silencio o la incredulidad del clero: “El Código de Derecho Canónico dice que los exorcistas deberán ser seleccionados de entre la flor del clero”, explica. Y, en lugar de esto, se hace de otra manera”. A menudo los mejores sacerdotes son destinados por los obispos a otros encargos. Y los pocos exorcistas que hay tienen poca experiencia. Debería ser al revés. Para todos debería ofrecerse lo que tuvo don Amorth: el cardenal Ugo Poletti lo destinó junto al P. Cándido Amantini, que hacía cuarenta años era excorcista de la Scala Santa. Dice don Amorth: “Fueron muchos los episodios que me relataba el P. Cándido. Un día un sacerdote le dice claramente que no creía nada de todo esto: demonio, exorcismo y cosas así.

Quitando la mascara del romanismo

No hay comentarios :

Publicar un comentario