Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

jueves, 12 de abril de 2012

LOS DEMONIOS DE LA PORNOGRAFIA son vencidos solo por Jesús.

LIBERADO DE PORNOGRAFIA.
Yo era un muchacho sin rumbo fijo. No era alguien problemático, no usaba drogas, ni tomaba; ni siquiera fumaba, pero sí tenía un vicio: El de pornografia que no podía quitármelo. Acostumbraba a  rentar videos o miraba mujeres y hacía cosas indebidas. Así estuve por lo menos seis hermosos años de mi vida los cuales pude haberlos disfrutado sirviendo al Todopoderoso mi Señor Jesucristo. 

Un día, hace ya unos siete años vino a mi casa un Americano dando folletos a través de  los cuales nos invitaba a su iglesia. El era un hombre lleno del Señor, siempre alegre. Desgraciadamente ya no le sirve a Dios. Empecé a ir a la iglesia a la cual él nos invitaba pero yo nada mas iba a criticar o a ver las muchachas que había. Tenía mi cabello largo y pintado y usaba aretes y me gustaba mucho el Rock. Para ese mismo tiempo empezaron a abrirse servicios en español en esa misma iglesia de americanos. 

Mi padre, a quien amo mucho, empezó a asistir a esa iglesia hasta que se convirtió a Jesús. El me invitaba a acompañarlo pero yo no quería ir, hasta que un día me dijo que le ayudara porque lo habían puesto de director de alabanza; él canta hermoso para la gloria de Dios. Empecé a ir con él y tocaba el bajo, pero el Señor tuvo misericordia porque yo todavía no había aceptado a Cristo como mi Salvador. Cuando subía al altar yo traía aretes, pantalones apretados y el cabello pintado ¡que vergüenza! Así estuve como por dos años. 

Un día me invitaron a un banquete y ahí fue donde Cristo tuvo misericordia de mí y habló a mi corazón.  Ese día fue el mejor de mi vida; allí acepté a Jesucristo como mi Dios y Señor .Desde ese momento toda mi vida cambió. Se me quitaron todos esos pecados de pornografia, de vanidad. Cristo me dió una vida diferente, me resucitó, porque estaba muerto en delitos y pecados, pero su amor por mi fue grande y misericordioso. Ya no he vuelto a voltear para atras.

Es mucho lo que yo les puedo contar pero estoy trabajando ahorita. Gracias a Dios que me bendijo. Ahora soy un ingeniero mecánico en computación para la gloria y honra de Dios. 
Testimonios.net

1 comentario :