Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

jueves, 1 de diciembre de 2011

SE ACERCA EL FIN DE LOS BANQUETES Y DELICIAS DE TANTOS PASTORES Y LIDERES


Me encontraba de pie delante de un inmenso comedor. Las mesas y los comensales se perdían de mi vista. Sin embargo vi que estaban sentados por grupos. Eran los lideres religiosos (obispos) de las iglesias evangélicas que estaban sentados con sus grupos de pastores. Pude reconocer claramente a dos organizaciones una grande y la otra pequeña. Yo conozco a ambos líderes y a algunos de sus pastores. Todos estaban comiendo. Había platillos muy deliciosos sobre las mesas. Yo estaba parado con un plato vacio en mis manos esperando a que dos hermanas en Cristo que servían las mesas me sirvieran también a mi una porción. Sin embargo, cuando me acerque una de ellas me dijo con un mal tono de voz “espérese un momento”... Me espere un poco avergonzado y vi que ellas se sirvieron un plato y se retiraron a una mesa a comer dejándome parado esperando. Los lideres y pastores observaban la escena sin darle importancia. Entonces, un poco avergonzado y a la vez un poco indignado dije en voz alta: “Pues como veo que nadie me da, yo mismo me voy a servir”. Entonces una carcajada moderada, como un murmullo, salió de todos los presentes y continuaron comiendo. Me acerque a las ollas para servirme un poco cuando de repente la escena cambió.


  Yo sabía que algo drástico había sucedido pues el comedor estaba totalmente vacio. Todos se habían ido. Entonces me acerque a las mesas y pude observar muchos platillos a medio comer y mucha fruta y manjares que aun permanecían en sus platos. Entonces me dio un sentimiento de tristeza pues pude observar que mis compañeros habían estado disfrutando de una gran comilona y nunca me ofrecieron nada. Aunado a esto, yo sabia que algo drástico había sucedido. Por segunda vez la escena cambio.

Estaba con mi esposa en un patio cuando a lo lejos vi que venia un grupo de jóvenes y niños. Pude ver entre ellos a los hijos de algunos pastores y hermanos en Cristo. Mi esposa estaba asustada porque ese grupo de niños y adolescentes traían agarrados entre todos a un gran león. Era enorme y muchos de los niños se colgaban de su melena y lo tenían dominado.

 Mi esposa me gritaba que yo tenia la culpa de ese suceso tan peligroso, pues “yo les inducia a valentía”. Yo le aseguraba que no iba a pasarles nada. Sin embargo estaba sorprendido por el tamaño de la bestia y por la osadía de los muchachos. Mi hijo encabezaba el grupo y dijo ¡!Mira papa lo que agarramos!!. Me acerque rápidamente para asegurar que en verdad no peligraban los muchachos. Cuando llegue escuche que la bestia decía una palabra, pero no lograba comprender que era. Entonces puse mi oreja cerca del hocico y pude entender lo que la bestia decía. Repetía con una voz grave, pero muy cansada:


¡! Hambre, hambre. Hambre!!


Luego de orar pude comprender el significado de aquella visión nocturna.

El sistema económico va a colapsar. Nuestra forma de vida va a cambiar drásticamente en esta generación. Seremos testigos de una gran hambre que vendrá sobre toda la tierra.

 La rapiña y el banqueteo de los lideres de la iglesia llegará a su fin. Terminará el apacentarse a si mismos. Sin embargo, la generación que viene detrás de nosotros serán alimentados sobrenaturalmente obteniendo gran victoria sobre el devorador. Los hijos de Dios tendrán mesa en el desierto, en medio de grandes escases. Ellos van a depender únicamente del todopoderoso. !!!Bendito sea el nombre de Jesús!!!.

hombredfe

No hay comentarios :

Publicar un comentario