Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

viernes, 2 de septiembre de 2011

Fui llevada a la presencia del Señor. hna Noemy

Experiencia maravillosa durante el año 2001 



En ese tiempo buscaba al Señor intensamente en oración y en ayuno, y comencé a tener revelaciones y experiencias sobrenaturales muy grandes que impactaron mi vida. Cuando oraba sentía muy fuerte la presencia de Dios y era llena de su glorioso Espíritu. Leia todos los días la palabra y se la enseñaba a mis hijos; y tanto ellos como yo teníamos lindos sueños espirituales que nos daban mas ánimo y fe para seguir adelante en el evangelio. Hasta que llegó el bendito día en que tuvo lugar esta preciosa experiencia de mi Dios.

Entonces pude entender las Escrituras donde el profeta Isaías dice:

Vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo. Por encima de él había serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban. Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria”. Amen, amen.

Así  fue que en un amanecer  fui llevada a la presencia de mi Dios. 

En un momento me encontré sola en medio del espacio, parecía que estaba como sobre la tierra, era como de noche oscuro. al frente donde yo estaba vi una hilera de montes altos y hacia lo lejos como al lado norte había una montaña mas grande. Aquella montaña me llamaba la atención; parecía que algo estaba ocurriendo allí. De repente comenzaron a verse pequeños fuegos en varias partes de la montaña, y cada vez aparecían mas fuegos y mas grandes y yo pensaba del porqué de ese fuego. En eso un gran humo comenzó a salir, era como si toda la montaña se estaba quemando, el fuego iba aumentando rápidamente hasta que  la montaña  se  llenó de humo y de fuego; y desde atrás y hacia todos lados, salían rayos y relámpagos y un gran resplandor de luz.

Yo miraba llena de estupor, sabía que algo grande iba a ocurrir. Seguí mirando y en ese momento la montaña se comenzó  a mover, lentamente comenzó a salir de su lugar y conforme salía un tremendo resplandor de luz se podía ver a la distancia; yo estaba impresionada. Los rayos y los relámpagos seguían hasta que la montaña se salió totalmente y desapareció, En ese instante el resplandor de luz fue aun mayor y fue ahí que apareció la imponente e impactante figura que iluminó todo el firmamento. Era el ser mas maravilloso que podía ver. Allí delante de mis ojos estaba la bendita y gloriosa persona del Señor Jesucristo mi Salvador;  en aquel momento yo no podía pronunciar palabra alguna; mi alma estaba impactada. Una emoción muy grande llenó todo mi ser.

Inmediatamente supe que aquel ser esplendoroso era Dios el glorioso Señor. Me sentí  tan insignificante y tan débil mujer frente a la presencia del Señor que lo único que podía decir era -El es el Señor, él es Jesús el Hijo de Dios nuestro gran Salvador- ¡oh cuan grande es el Señor!. Estaba en profunda admiración. Al principio la montaña estaba muy lejos pero cuando el Señor se apareció  estaba muy cerca a la vez. Ahora me encontraba en la misma presencia de mi Dios, gran gozo y paz llenó todo mi ser, pero yo quería mirarle, en ese momento mi cabeza se inclinó y lentamente por el poder del Señor le contemplé, desde abajo hacia arriba; lo primero que vi fueron sus vestiduras y eran como faldas y le llegaban hasta los pies, eran de un blanco radiante nunca visto en la tierra. Sus vestiduras exhalaban  una santidad muy grande; vi  toda su vestidura hasta los hombros, sus hombros eran fuertes y sobre ellos caían sus cabellos.  

Al mirar su rostro quedé maravillada, era sumamente joven solo tenía como 25 años; su rostro era semejante a la de los hombres judíos. Su tes era brillante y no tenía manchas ni arrugas ni barba ni cosa alguna. Sobre su cabeza brotaba gran humildad. Cuando miré sus ojos quedé atónita, sus ojos eran como  llamas de fuego, y de ellos emanaba un poderoso amor que  estremecía y llenaba todo mi ser.

Sus ojos no eran como los de un hombre eran luz y amor. El Señor me miraba directamente a los ojos.

Era Dios. Todo mi ser quería gritarle lo mucho que yo también le amaba,  pero no podía pronunciar palabra, solo podía contemplar y admirar  su poderosa majestad y gloria. Seguía sintiendo una paz muy grande, y un gozo indescriptible, yo quería continuar viéndole por siempre, experimentado la dicha que nunca había sentido en toda mi vida. No pensaba en ninguna cosa terrenal, era como si el tiempo se hubiera detenido, era muy feliz. 

Mientras miraba al Señor fluía de él ese poderoso amor, y en su mirada me decía que me amaba, me decía  te amo, te amo tanto. Fue entonces que comprendí cuan grande es el amor de Dios por nosotros los pecadores y me vino a la mente su santa Palabra: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda sino que tenga vida eterna” Juan 3:16.

En ese momento recordé a la gente de la tierra, y pensé si tan solo los seres humanos supieran cuán grande y verdadero es el amor de Dios para con sus vidas, millares de almas  se arrepentirían y se convertirían al Señor y muchísimos mas se salvarían y escaparían de la condenación, y sentía en mi corazón el deseo de ir y anunciar al mundo entero esta tremenda y gran verdad, decir a todos los hombres que Dios es amor y que ama al pecador si este se arrepiente, el Señor le perdona y le da salvación y vida eterna.
Aunque en aquel momento yo no quería regresar a este mundo  pronto estuve en la vida real agradecida de mi Señor por la preciosa experiencia que me había concedido

  ¡toda gloria honor y honra para Jesucristo el Señor! Amen

2 comentarios :

  1. Hola Hnitos. me gusta este blogs porque "nos despierta en la marcha" hacia el Paraíso.donde muchos nos esperan, ángeles pusieron la mesa... y el SEÑOR DE LA CASA está de fiesta por nosotros!!!¿No es tremenda esta esperanza?, ninguna creencia la disfruta,solo los CRISTIANOS RENACIDOS la podemos disfrutar, mienetra adoramos al REY DE REYES que enun"santiamén" nos vendrá a buscar!!! Con el amor del Señor Jesús. Gloria

    ResponderEliminar