Este blog rinde honor y alabanza al Dios de nuestra salvación a Jesucristo el Señor.

..."Ciertamente vengo en breve." Ap. 22:20
..."En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados." 1co. 15:52
..."Seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1Ts. 4:17

Alentémonos con estas palabras que nos fueron reveladas. Bienvenidos a este blog todos los que esperan el rapto de la Iglesia

lunes, 22 de agosto de 2011

ACERCA DEL BLOG

Palabras del Señor que me entregó al despertar. Isaías 49:6

"También te dí por luz de las naciones, para que seas mi salvación
              hasta lo postrero de la tierra" 


Esta página nació gracias a la inspiración del Espíritu Santo de Dios. Ya que yo me preguntaba lo siguiente: ¿Como lo habría de hacer el Señor cuando llegue el tiempo de venir en busca de su Iglesia, acaso él haría algo como para que nosotros nos demos cuenta cuando  él vendría?. Y para mi sorpresa ese mismo día al amanecer el Señor me respondió. Y las palabras que me dijo fueron así:

YO LES AVISARE A CADA UNO DE MIS HIJOS EN TODO EL MUNDO, LOS DIAS ANTES DEL ARREBATAMIENTO DE  LA IGLESIA.

Estas palabras las recibí con mucho gozo y le agradecí a mi Señor por darme esa tan buena respuesta. Y no pasaron muchos días, cuando de nuevo  el  Señor me da una segunda inspiración tocante a lo mismo. Esta vez  me dijo que haga  una página en internet y que le ponga el nombre:  “IGLESIA TU HORA HA LLEGADO”.

Para compartir todo lo tocante al rapto, los tiempos finales y a la vida cristiana  con todo su pueblo. Y prepararnos en oración y santidad para aquel día en que el Señor ha de venir. Hermanos la hora de nuestra partida ha llegado . Amén , Gloria a Dios.

El Señor se lleva pronto a su siervo Yiye Avila

REVELACIÓN 15 DE MAYO DE 2009, 5:00 AM
El Señor me mostró que se llevaba a su siervo Yiye Avila, no supe como fue pero sabia que habia sido de forma natural; en sueño, en su cama descansando. Una vez esto acurrió, todo el pueblo de Dios sabia que en cualquier momento comenzarían los juicios de Dios sobre Puerto Rico.

Me vi mirando "La Cadena del Milagro" (CDM Internacional) que estaba informando los detalles del velatorio. La programación continuaba su curso; esa era la voluntad del Padre y sé que tambien de su siervo. Entonces tuve una visión dentro de mi visión: vi que un varón (mi hermano mayor), transportaba el ataúd a una ciudad, no estoy segura si era en P.R. o en Estados Unidos, pero me inclino mas por E.U. Entonces vi gente decir: "tanta cosa con ese hombre y ahora hay que rendirle pleitesia". Esas palabras hirieron aún más el corazón de Dios pues simultáneamente, según veia la programación del canal, ví como comenzó a temblar aquel estudio y la tierra con una furia indescriptible. Era toda la ira y la mano de Dios cayendo sobre la tierra. Vi como se abrió y se partió la tierra de un extremo a otro, en sus cuatro puntos cardinales se desgarraban en una cólera exagerada. 

Vi objetos caer sobre mucha gente y las vi morir en una agonía tremenda; entonces clamaban en sus corazones por misericordia. Vi levantarse el mar y cubrir la mitad de la tierra, como si fuera una cortina de agua. Entonces comencé a correr junto con una gran multitud de gente desesperada. En el aire se respiraba el terror, la muerte, la desesperación. Corrí junto a un grupo de personas a un ascensor mientras otros corrian a otros lugares. Recuerdo que antes de que las puertas del ascensor se cerraran, vi a una mujer jóven, delgada, que estaba con su bebé en el cochecito. La llamé desesperada y le dije que corriera a los brazos del Señor, que era su última oportunidad. Ella sacó la "ATH" de su bolsillo y me dijo riéndose que iba al centro comercial a comprar. Yo le grité al tiempo que se cerraban las puertas y entonces, justo antes de cerrarse, la vi caminando de espaldas cuando un pedazo gigante del edificio terminó con su vida y la de su bebé aplastandolos en el acto.

Dentro del ascensor vi a una mujer y supe que trabajaba en el ministerio de Yiye Avila; era una sierva de Dios. Nos abrazamos y comenzamos a gemir y clamar por la humanidad. Yo estaba aterrada. Ella comenzó a hablar en lenguas y me decia: "por qué temes, dice el Señor? No hay porque temer, acaso no sabes ya que es necesario que esto acurra y que aún muchos tengan que morir"? El ascensor comenzó a estremecerse y el techo del mismo se desplomó arrancándole la vida a algunos que estaban alli. Yo levanté mis manos al cielo y dije: "Señor, aquí está mi alma, te pertenece, si llegó mi hora, hágase tu voluntad". Lo que veia a mi alrededor era tan real que parecia una guerra... era espantoso, una masacre. El aire olia a sangre y muerte. Habia dolor en los rostros, desesperanza y miedo, Vi en aquella multitud hombres, ancianos, mujeres con coches y sus niños correr buscando un lugar seguro, pero hermano, no lo habia!!

Vi edificios enteros caer, cuidades enteras dividirse con una grieta gigantesca, vi las calles romperse, los carros volar por el aire, las casas derrumbarse. Cuando desperté sentí un profundo deseo de clamar por toda la humanidad, por misericordia. Comencé a orar, a pedirle confirmación al Señor para poder hablar esto que escribo y el 18 de mayo, tres dias después, el Señor me dijo en una revelación estas palabras: "me lo llevo pronto, es necesario, urge que le avises a mi pueblo", mientras, veia al siervo de Dios Yiye Avila en la mano de Dios como durmiendo y con unas vestiduras blancas hermosas!!

Pueblo de Dios y amigo que lees, es necesario que endereces tus pasos y que te afirmes pues asi como esa joven que dio la espalda hay muchos que caminan de espalda a Dios, es tiempo ya de que arregles tu vida y que le abras tu corazon. Si aún no lo has recibido, ábrele tu corazón y dile: "Señor, reconozco que soy pecador, te necesito, entra a mi vida y límpiame. Endereza mis veredas y hazme imitador tuyo. Escribe mi nombre en el libro de la vida, bautízame con tu Santo Espíritu para tu gloria, en el nombre de Jesús, amén!!

Revelado a Leillian Rivera, profeta de Jesucristo, para su Gloria y Honra.

domingo, 21 de agosto de 2011

Sueño-Visión del Arrebatamiento

Sueño de nuestra hna Adriana sobre el rapto de la iglesia                                                                        

"Hola mi nombre es Adry y quisiera compartir con vosotros una visión que Dios me dio hace 14 meses. 

Un día al levantarme mire el reloj y al ver la hora que eran las 8:30 am le dije a mi Señor me quedare un ratico más en la cama y al cerrar mis ojos me veo en una carretera de arena de playa y yo me encontraba conversando con mi esposo y cerca de nosotros veía a nuestros hijitos jugar, luego como a diez pasos veo unos familiares y le digo a mi esposo dame unos minutos iré a conversar con mis primos vigila a los chicos ya vuelvo, al estar conversando con mis primos veo a mi beba que para ese momento tenía 1 añito apenas corría un poco al verme corrió hacia donde yo estaba pero tropezó y cayó en la arena yo doy la vuelta por detrás de mis primos para recogerle pero al volverme hacia ella ya no estaba y fue muy impresionante, y en la mente escucho la palabra EL RAPTO

Me me digo el rapto en eso recuerdo a mis otros niños que jugaban cerca de mi y al verlos uno por uno se desaparecían a mi vista y cuando desapareció el último vi como yo también era elevada al cielo y yo decía ¡¡¡ me fui, me fui, yo también me fui !!! sentí un gran gozo que no puedo explicar, luego me vi fuera del planeta tierra y luego de allí el Señor me devolvió, digo devolvió porque fue tan vivido y real que se que lo viví y al volver sentí tanto temor, porque me hizo sentir que ya está por venir, mi cuerpo estaba temblando, no podía caminar sentía que mi tensión se bajaba fue algo muy glorioso y real. 

Estoy convencida que ya nos vamos a casa, mis niños de 9-8-4 anhelan irse con el Señor y es tanta su confianza en Él que dicen que si decide tardar un poquito más y le place llevarse a uno se pelean por ser los primero, jejejeje es tan bonito ver como para ellos el morir es ganancia que parece insólito pero desde muy pequeños le decían a Dios ven y llévame a casa contigo y yo me angustiaba un poco pero ahora se, que mis niños definitivamente no son de este mundo son ciudadanos del cielo porque quieren irse tan pronto de aquí que se que nuestro Señor ha puesto ese sentir en nosotros en general y nos gozamos de saber que falta muy poco. Gloria a nuestro Señor."

Extracto profecía de Efraín Rodríguez sobre la partida de Yiye Avila

“... de momento oigo una voz desde el aire que se oía en la parte alta de la montaña que está al lado de la casa de mis padres y la voz me dijo claramente audible, mi siervo (mira acerca de mi siervo Yiye esta persona será su sustituto y yo no entendía lo que me quería decir de este gran siervo suyo pero luego entendí que es que se lo va a llevar antes del rapto y levantara a otra persona no conocida como su sustituto según me dijo y la cual me mostró.


Le diré al pueblo todo lo que le dije al Siervo para que entiendan lo serio de este asunto. Mientras estaba en mi iglesia le decía Señor yo no lo voy a dar el mensaje al pueblo hasta que no hable con tu siervo Yiye puesto que él está relacionado con este juicio. Una noche le pregunté a un hermanito que trabaja en el ministerio y le dije, necesito hablar con Yiye tengo un mensaje del Señor personalmente que tengo que comunicarle, me dijo pide una cita lo cual se hizo. 

Le dije Señor tu sabes que es urgente hablar con él, días después me llamaron para que estuviera en el canal a las 12:30 PM para verme con el cuando el saliera del programa de la 1:00. (Esto fue en mayo del 2010) Le dije Dios mío en el lío que tú me has metido, llegue antes de las 12:30PM me identifique que tenía cita con el Siervo a la 1:00 luego de ese lapso de tiempo llego al lobby su secretaria y me indico lo siguiente, el hermano Yiye te va a recibir aquí en esta área, le dije que la conversación tenía que ser en privado me indico que tenía que ser allí, me dijo que el hno. Posiblemente no te podría hablar como estamos hablando pero él entiende todo lo que le digas, yo le dije eso es lo único que quería saber, después que me entienda aunque no me no me diga nada pues era lo que le pedía al Señor antes de ir a verlo.

Me senté en el sofá y comencé a mirar todos aquellos trofeos y reconocimientos que le han otorgado a través de su larga trayectoria ministerial y le dije Señor que yo hago aquí mira todo esto y yo le tengo que decir a tu siervo lo que tú me mostraste para él, dije Dios mío yo no le llego ni a los tobillos a este hombre en el concepto espiritual, le dije Señor yo creo que voy a abrir esa puerta y me voy a ir estoy nervioso y además si es como dijo la secretaria tengo que hablar con el donde se sienten otras personas entonces me voy aunque Tú me hagas volver en otro momento.

Cinco minutos antes de la una decidí irme y de momento la secretaria abrió la puerta y cuando él me vio me dijo tu eres el hermanito que quiere verme, le dije si yo soy, nos abrazamos y nos sentamos pero en mi mente le dije Señor si alguien se sienta aquí mientras hablo con tu siervo yo me voy. Le dije Siervo traigo un mensaje del Señor para ti y es el siguiente, tú le has dicho en alta voz a Dios y al mundo que te vas o quieres irte en el rapto de la Iglesia tal y como dice la palabra pero el Señor te envía a decir que te llevara antes porque El no desea que veas el juicio más grande nunca visto en lugar alguno del mundo el cual está reservado para esta isla y Dios no quiere que tu sufras por un pueblo que ya se encuentra alejado de las raíces de santidad las cuales tu les predicabas y a las cuales ya no cree, por ti al día de hoy no se ha derramado este juicio porque Dios honra todo lo que tú le pides tal y como lo hacía con Moisés por Israel.

Le dije Dios me mostró el maremoto más alto en estos tiempos cubriendo parte de la isla y todas sus costas acompañado de un terremoto y sobre todo con una sorpresa que no esperamos ver en nuestros tiempos pero el cual tiene base bíblica en Apocalipsis, me mostró bajando del cielo una gran roca la cual sería la que haría levantar esa ola tan grande y la cual causará devastación en todo el continente y PR.
Le dije la mortandad será tan grande cuan nunca vista en el mundo y esto ocurrirá durante la noche después de las 12:00 AM. También le dije El Señor me hablo desde el aire y me dijo mi siervo mira acerca de mi siervo Yiye estoy seleccionando a esta persona como su sustituto y mientras hablaba con el abrió sus ojos con más énfasis y le dije se llama fulano de tal con nombre y apellidos una persona la cual no es conocida en ningún medio en PR pero para Dios que pone y quita cuando El habla hace que se cumpla aunque el hombre trate de hacer lo que hizo el hermano de Salomón. 

Durante casi 40 minutos pasaron varias personas por nuestro lado y nadie se sentó, le dije siervo ahora me voy, pero él me dijo no te vayas  voy a orar por ti, pero antes te voy a pedir que todo lo que me acabas de decir vete rápido y díselo al pueblo me lo indico tres veces y le dije eso mismo haré. Desde Junio 8 del 2010 no he cesado de hablar sobre este asunto. El hermano Yiye es la señal de este juicio después de su partida con el Señor, solo Dios nos avisará el momento de ejecutar el mismo, sé que Dios hablará a su siervos y profetas de esta tierra, pues el justo y el impío no van a morir juntos porque nuestro Dios es sumamente JUSTO.”

Fuente: Efraín Rodríguez

Esta es una confirmación de la profecía sobre la partida del siervo Yiye Avila.

sábado, 6 de agosto de 2011

PROFECIA SOBRE EL SIERVO YIYE AVILA

Esta profecía el Señor me la entregó a fines del año 2003
Cuando él vino a realizar su última campaña en Temuco-Chile


Estas fueron las palabras que habló el Señor

“YIYE  AVILA PREDICARA SOLO NUEVE AÑOS MAS”.

Conforme al tiempo señalado por el Señor esta profecía tendría su cumplimiento   el próximo año 2012 
Que nuestro Dios bendiga a su siervo Yiye y le siga  usando hasta el último momento.
Que la paz de Dios inunde nuestros corazones.

Sueño, visión del fin de la predicación del siervo YIYE AVILA. ( 4 de Dic. 2010)


Me encontraba en las afueras de una ciudad yendo a un Baño.

El baño era tipo pozo negro, por  ser tan precario y Por estar en tan malas condiciones no podía hacer nada. Estando adentro del baño comencé a escuchar una voz  muy Fuerte  que venía de atrás; salí a ver que sería, y a cierta distancia  vi  un gran mar y a un hombre que iba caminando Y hablando  por la orilla de la playa, era el hno. Yiye Avila Llevaba un micrófono en la mano y predicaba a todo volumen. Allí no había nadie. Sentí pena al ver eso, pero el hno. Seguía predicando. Parecía que su mensaje era como urgente. De repente escuché un ruido  en los aires, miré hacia el cielo arriba y del lado norte vi que venía un avión tipo avioneta en dirección hacia nosotros, el cielo estaba claro con sol, y unas pequeñas nubes era un día agradable
Al mirar otra vez el avión,  supe que venía a buscar a nuestro Hno. Yiye Avila y que había sido enviado del cielo de Dios. Y ya estaba a punto de llegar. 
El Señor  me hizo saber que el baño precario era la condición de la Iglesia y que los cristianos aun cuando se les predicaba   de tal manera como lo hizo el hno. Yiye no querían obedecer. El Señor se llevará a su siervo.

Revelación del Rapto de la Iglesia.

Visión del pastor Rafael Mata, Venezuela
                                                                                            
"El día jueves, 28 de julio, se acostó a dormir, agotado por haber tenido 23 horas de viaje y antes de dormir meditando, dijo: será que el diablo me va a atacar. Sentí una unción, y a eso de las 3:05 desperté, abrí los ojos y me pongo a orar y le dije al Señor, me paré 5 minutos tarde, pero te los repongo al final. Y aproximadamente a las 4 y tanto de la madrugada, yo estoy hablando con el Señor y Dios me muestra una visión predicando en un estacionamiento y hago un llamado y el Espíritu Santo, me dice Mira hacia arriba y levante mi mirada al cielo y veo un reloj tipo antiguo que tenía la hora en las 12 de la noche con menos de 30 segundos para dar la campanada, me quedé mirando y me impresionó y la aguja se movió, pero el reloj no se mueve, pero oigo una trompeta, un shofar y sonó......huuuuuuuuuuuuuuuuu y en fracciones de segundo, mi cuerpo se desintegró y también muchos cristianos desaparecieron, en menos de un segundo. 

Me encontré que tenía una bata blanca y me veo en una nube. Miré y un ángel y le dije: y donde está el pastor y el músico y dije, tu eres un ángel, cierto? y que hago aquí? y me dijo: estas aquí porque fuiste fiel, este es el arrebatamiento de la iglesia. Busqué a mi gente. Y no pude soportar la unción, y vino un quebrantamiento a mi vida y dije: ten misericordia a muchos. 

¿Porque dejaste al Pastor y al músico? Y el Espíritu Santo me dice: eso que tú vistes es el arrebatamiento, no importa que sean pocos o muchos, hoy en día hay mucho pueblo que se ha olvidado que vengo a buscarlos. Diles que se santifiquen, que sus vestiduras resplandezcan, y vuelvan a la santidad. Es necesario que su corazón vuelva a mí y dejen el afán. Y el músico?(le pregunté?) y me dijo: no confundan la unción con la santidad, los músicos están perdidos en el dinero y en la fama y ahí tienen su recompensa en su dinero y en su fama. Y el pastor?, y me dijo: tú te has conservado, el no ha enseñado mi palabra, la ha dado a medio decir y no habla sobre la santidad y han metido la prosperidad, han ensuciado mi altar. 


Dile a mi pueblo que pronto vengo, ya es medio segundo lo que falta, aunque sea uno, pocos o muchos, me llevaré a mi iglesia a los reinos de los cielos. Que se mantengan puros y santos, Yo soy el que Soy, El Gran Yo Soy, que saque mi pueblo de Egipto. Y tengo el poder de convertir multitudes. Y dije yo: Hay muchos que no se han contaminado, y él me dijo: hay hombres fieles, que a pesar de las pruebas, enfermedades, son fieles. Diles que dejen las doctrinas de hombres, que mi pueblo se una, que no se afanen, que yo les doy lo que necesitan. Y le dije al Señor: Y nuestra familia? y me dijo: mi compromiso es salvarte a ti, cada uno dará cuenta delante de mí y allí serán juzgados según sus obras

lunes, 1 de agosto de 2011

Testimonio de Victoria Nehale

Nací y viví en Namibia toda mi vida, le rendí mi vida a Jesús el 6 de febrero del 2006. 


El Señor Jesucristo me ha revelado muchas cosas en el ámbito espiritual incluyendo un par de viajes al infierno. El Señor me instruyó a compartir mis experiencias con la gente; también me advirtió que no añadiera nada ni omitiera nada de cualquiera de las cosas que el Señor Jesucristo me mostró o me dijo. En el tiempo de la edición de este libro, finales del 2006, fui visitada 33 veces por el Señor Jesucristo. En cada una de esas visitaciones, el Señor me decía antes de irse que: el tiempo se está acabando rápidamente.

Primer viaje al infierno.

En el fin de semana del 23 de julio del 2005, tome un viaje en taxi de 30 minutos, desde el pueblo de Ondangwa en donde trabajo y resido, hasta mi aldea nativa para pasar el fin de semana con mis padres. En el camino a casa, tuve la sensación de que algo extraordinario iba a suceder esa tarde.

Llegué a casa al rededor de las 6:00 p.m., y ese era el tiempo en que la gente prepara para la cena. Yo estaba en la cocina con el resto de mi familia, recostada en una vieja sábana sobre el suelo, mientras que mis sobrinitas y mis sobrinos cantaban sus coros de la escuela dominical. De repente sentí una gran unción que vino sobre mí, mi cuerpo se debilitó, y yo permanecí bajo el poder de Dios. Vi a un hombre usando una larga túnica blanca, sujeta con una cinta del mismo color, venia caminando hacia donde yo me encontraba. Había una luz brillante al rededor de Él, como si la luz radiara de Él mismo. Usaba unas sandalias cafés; sus facciones eran como las de la gente del Oriente Medio, tenia una hermosa piel bronceada. Su gesto era muy amable y lleno de gloria, pero no podía ver a sus ojos. Cuando Él comenzó a hablar sus voz era tierna, amable y amorosa, sin embargo con mucha autoridad; ondas de amor emanaban desde Su mismo ser.

Él extendió Su mano hacia mí y me levantó del lugar donde yo estaba recostada. De repente yo me encontraba en un hermoso cuerpo transformado; me veía exactamente como cuando tenía 18 años. Me encontraba usando una túnica blanca ceñida con un cinto blanco. Pero aunque mi túnica era blanca, el material era diferente del que material de la túnica de este hombre. Su túnica tenia una apariencia como de seda con una brillantez que simplemente no se como describir.

Él dijo con la mas amorosa y tierna voz: "Victoria, quiero que vengas conmigo; te enseñare cosas espantosas y te llevaré a un lugar a donde nunca has estado jamás en toda tu vida".
Él tomó mi mano derecha y partimos. Yo sentía como si estuviéramos caminando en el aire y nos elevábamos todo el tiempo. Después de un tiempo en el camino, comencé a sentirme muy cansada y le dije que me sentía incapaz de poder continuar en el camino y le rogué que me permitiera regresar, sin embargo Él me miró tiernamente y dijo: "Tu no estás cansada - estas bien. Si te cansas, yo te cargaré, pero por el momento te encuentras bien. La paz sea contigo, vamos".

El lugar al que llegamos era muy árido, peor que el peor de los desiertos conocidos por el hombre, no había ningún signo de vida de ningún tipo. No había un sólo árbol o hoja o pasto o ninguna cosa con vida en esa vista. Era un lugar muy deprimente de hecho.
Llegamos hasta una puerta, y el hombre se volvió y me dijo: "Victoria, vamos a travesar por la puerta y las cosas que vas a ver te van a espantar y afectar - pero debes descansar segura en que a cualquier lugar que yo te lleve, estarás bien protegida. Solo abre tus ojos y observa todo lo que voy a mostrarte". Yo estaba aterrorizada y comencé a sollozar, empecé a protestar y a suplicar a este hombre que me trajera de regreso. Le dije que no quería ir a ese lugar, por que podía ver a través de la puerta lo que estaba sucediendo allí dentro. El me miró y dijo, "La paz sea contigo; Yo estoy contigo. Debemos ir adentro, por que el tiempo se está acabando".

Entramos a través de la puerta. No puedo describirles a ustedes el horror de ese lugar. Estoy convencida que no hay otro lugar tan espantoso en todo el universo entero como ese lugar. El lugar era extremadamente grande y tenía la sensación de que se expandía y agrandaba todo el tiempo. Era un lugar de densas tinieblas y el calor de ese lugar no se podía medir; era mas caliente que el mas caliente de todos los fuegos. No podía ver ninguna flama de fuego, o de dónde provenía el calor pero eso estaba realmente ARDIENDO. El lugar estaba lleno de moscas de todos los tamaños - verdes, negras y grises, todo tipo de mosca concebible se encontraba en ese lugar. 
Además de eso había también cortos, gruesos y oscuros gusanos por todas partes, subiendo por todas partes, los gusanos empezaron a subir sobre nosotros y las moscas también estaban sobre nosotros. El lugar estaba lleno del mas asqueroso y repugnante hedor; no hay palabras para describir la intensidad del hedor de ese lugar. El olor era casi como el de la carne podrida pero era cien veces peor que cualquier carne descompuesta que jamás hubiera yo olido en toda mi vida. El lugar estaba lleno del ruido de lamentos y de crujir de dientes, así como de demoniacas carcajadas malignas.

Lo peor acerca de este lugar era que estaba lleno de personas. Había tantas personas que no se podían enumerar. Las personas se veían en forma de esqueletos. Puedo decir confiadamente que estos esqueletos eran humanos, por que reconocí a algunos de mis parientes cercanos y gente de mi aldea. Sus huesos eran de un gris oscuro y extremadamente secos. Tenían largos y filosos dientes como animales salvajes. Sus bocas eran grandes y anchas y sus lenguas eran largas y de un rojo brillante. Sus manos y pies tenían largos y delgados dedos con uñas largas y afiladas. Algunos de ellos tenían colas y cuernos.

Habían demonios mezclándose entre la gente, los demonios en apariencia se veían como reptiles y caminaban en cuatro patas. Estaban a gusto en ese ambiente y estaban constantemente burlándose y atormentando a los humanos. El ruido que los demonios hacían era mas bien como una celebración, se veían a gusto y despreocupados; también bailaban y brincaban todo el tiempo. Los humanos por el contrario, se veían miserables y deprimidos; se encontraban en un estado de impotencia y de desesperación. El ruido que los humanos hacían era causado por el dolor; sollozaban, gritaban, crujían sus dientes, estaban en una situación desesperada de inimaginable dolor y agonía.

Las personas en este lugar eran incontables, pero pude ver claramente que la gran mayoría eran mujeres. Se encontraban divididos en diferentes grupos. Pero aún estando en grupos, no era posible estimar el número de personas dentro de un sólo grupo por que cada grupo era extremadamente grande.

El hombre me guió hacia uno de los grupos en la parte este de ese lugar. Él me miró y dijo: "Victoria, este es un grupo de personas que rehusó perdonar a otros. Yo les dije muchas veces de muchas diferentes maneras que perdonaran a los otros pero ellos me rechazaron; yo les había perdonado a ellos todos sus pecados, pero ellos se rehusaron a perdonar a otros. Su tiempo se terminó y se encontraron a si mismos en este lugar. Ellos estarán aquí por toda la eternidad; ellos están comiendo los frutos de su labor por siempre y para siempre. Aunque, es muy doloroso para mí verlos en este horrible lugar y en esta eterna situación -por que yo los amo".

Fuí entonces guiada al siguiente grupo, y el hombre me dijo que la gente en este segundo grupo eran aquellos que tenían deudas. Había tres categorías diferentes en ese grupo. La primera categoría era de gente que debía a otros, ellos tenían dinero para pagar sus deudas pero se mantenían demorando y postergando sus pagos. Ellos decían que pagarían mañana, o la siguiente semana, o el siguiente año, hasta que el tiempo se les terminó a ellos y ahora se encuentran en este lugar. Y aquí es donde se quedarán para siempre; están comiendo los frutos de su labor.

La segunda categoría era de aquellos que tenían deudas que se podían permitir pagar a sus acreedores y ademas querían pagarlas, pero temían mas a las consecuencias por que, tal vez, si ellos decían la verdad sufrirían el rechazo o tal vez irían a la cárcel o tal vez lo que hicieron se sabría abiertamente ante todo el mundo y ellos serían humillados. El hombre dijo: "Ninguno de ellos vino a mí para preguntarme alguna manera. Si ellos lo hubieran hecho, Yo les hubiera enseñado el camino hacia una salida fácil. Pero ellos prefirieron usar su propia sabiduría y razonamientos los cuales no les ayudaron en ninguna forma. Su tiempo se les terminó y ahora se encuentran en este lugar en donde estarán para siempre. Están comiendo los frutos de su labor".

Después el dijo: "La tercera categoría tenían deudas las cuales no se podían permitir pagar, pero, nuevamente, ninguno de ellos me dijo que tenían deudas que ellos no podían pagar. Si así lo hubieran hecho, Yo hubiera pagado sus deudas. Ellos también trataron de usar su propio razonamiento y sabiduría, los cuales no pudieron ayudarlos en nada. Y ahora ello se encuentran en este lugar en donde estarán para siempre. Ellos están ahora comiendo el fruto de su labor. Mi corazón se duele por todas estas personas por que los amo profundamente".

En el primer grupo, vi a dos de mis parientas cercanas, así como a una de doce años, también pariente mía. Yo se que tenía doce por que esa era la edad que ella tenía en el momento de su muerte. En el segundo grupo vi también algunos de mis parientes, así como a un pastor al cual yo conocía muy bien. Jakes, mi novio que había cometido suicidio por que yo le había dado mi vida a Jesucristo, estaba también en el segundo grupo. También vi a algunos de mis vecinos en ambos grupos.

Yo reconocí a la gente que conocía antes de sus muertes; ellos también me reconocieron a mí. Mis parientes estaban furiosos cuando me vieron y comenzaron a gritarme obscenidades; usaban el lenguaje mas vulgar mientras me maldecían. Uno de ellos me decía que yo no era digna de seguir al hombre que estaba conmigo; ellos me decían las cosas que yo solía hacer antes de darle mi vida a Cristo. Ellos no estaban mintiendo; las cosas de las que me estaban acusando eran verdad. Jakes me decía que yo le pertenecía a el, y que yo debería de estar en donde él estaba por que había cometido los mismos pecados que el cometió.
Al principio el pastor parecía feliz de verme y me dijo que había hecho bien en venir, pero su actitud cambió inmediatamente cuando él vio quién era el que me estaba acompañando y entonces el también se unió a las maldiciones y el uso de lenguaje obsceno. El hombre que iba conmigo me dijo que los ignorara por que ellos no sabían lo que estaban haciendo.

Yo estaba petrificada y extremadamente triste; mi cuerpo estaba temblando y no podía permanecer de pie. Estaba llorando sin control. El hombre se volvió a mí, me dio un abrazo, y dijo: "La paz sea contigo, Victoria". Mi fuerza retornó a mí y me sentí muy segura en su abrazo. Entonces Él me dijo que teníamos que dejar el lugar y regresar. Él me miró y dijo: "Victoria, Yo te he mostrado. Ahora tu debes escoger en cual de los grupos tu quieres estar; la decisión está en tus propias manos. Debes decirle a la gente todo lo que has visto y experimentado pero no agregues ni omitas nada".

Yo recuerdo que dejamos el lugar de horrores juntos pero no se en que momento lo deje a Él por que entonces me di cuenta: Abrí mis ojos y ya estaba de vuelta en mi cuerpo físico, recostada en el Hospital Oshakati. Había un suero en mi brazo izquierdo y vi a mi madre y otros vecinos de nuestra aldea en una esquina del cuarto, desde donde me estaban viendo con asombro. Pude ver en el rostro de mi madre que había estado llorando. Le pregunte a una de las enfermeras si ella sabía que me había sucedido, pero ella solo bromeo y dijo: "Fuiste enviada de regreso; tal vez has hecho algo malo y necesitas arrepentirte". La enfermera estaba tratando de hablar de manera alegre acerca de mi condición, pero podía ver que estaba espantada de acercarse a mí. Le pedí que llamara al doctor que me había atendido.

Cuando el llegó dijo que no sabía lo que estaba mal conmigo. Inicialmente el pensó que había contraído malaria, pero los resultados de la malaria habían salido negativos. El continuó diciendo que mi temperatura, pulso y presión arterial estaban peligrosamente bajos pero que no había podido encontrar la causa para ello. El dijo que no había nada que el pudiera hacer por mí; el no me podía admitir por que no estaba enferma. El suero que me estaban aplicando no funcionaba al principio pero cuando abrí mis ojos, entonces comenzó a funcionar. El me recomendó que la enfermera administrara otro suero cuando el primero se hubiera terminado para que pudiera tener suficientes fuerzas para regresar a casa.

Yo estaba espantada de las cosas que había visto en ese lugar y no podía dejar de llorar. El hedor de ese horrible lugar continuaba siendo tan real como cuando estaba ahí dentro. Las escenas de ese lugar se me revelaban en mi mente todo el tiempo. No podía dormir y mi cuerpo entero estaba en gran dolor. Sentía como si todos mis miembros hubieran sido arrancados de mí y puestos de regreso en mi cuerpo. Oh me sentía terrible. Tuve diarrea y un dolor de cabeza punzante por una semana entera.

Yo ya estaba determinada que no hablaría con nadie acerca de mis experiencias por que quien me iba a creer? Que iba a pensar la gente? Permanecía diciéndome a mi misma que no debía nunca relata mi experiencia a nadie. Uno de mis mentores me telefoneó tres días después para inquirir acerca de mi bienestar por que le había enviado un mensaje pidiéndole que orara por mí. Antes de que pudiera darme cuenta me encontraba ya diciéndole acerca mis experiencias. Cuando me di cuenta de lo que estaba haciendo ya le había dicho la mayoría de la historia. Quería patearme a mí misma. Lloraba por que estaba convencida de que había cometido el peor error de mi vida. Ahora la historia estaba dicha, no había posibilidad de que yo pudiera esconderlo más. Ahora se que si Dios quiere que algo sea dicho, simplemente será dicho. El es Dios, después de todo.

El 19 de agosto, desperté, sintiendo las señales de una unción en mi cuerpo físico. Estaba débil y temblando, mientras que ondas de electricidad pasaban a través de mi cuerpo. En la tarde vi una luz brillante aproximándose hacia el cuarto y en medio de esa luz se encontraba el mismo hombre. Esta vez Él se sentó en una silla junto a mi cama, no tengo idea de donde salió esa silla pero estaba allí tan pronto como Él se dispuso para sentarse. Era una hermosa silla hecha de oro solido; la forma era la de una silla convencional, con soporte en la espalda. En cada pata había una estrella de plata incrustada en el oro; la misma estrella estaba también en el centro del soporte de la espalda. Tenía ruedas redondas en cada pata.

Después de saludarme, Él me dijo que Él sabía que tenía muchas preguntas acerca de Su identidad y que había venido para revelarse a sí mismo conmigo, y para explicar ciertas cosas que yo había experimentado. Él dijo: "Yo Soy Jesús, tu Salvador. Si tienes alguna duda, mira mis manos. El lugar a donde fuimos es el infierno". Cuando miré a Sus manos, vi las marcas en donde los clavos lo habían atravesado.

Querido amigo, yo quiero decirte que el infierno no es un producto de la imaginación de nadie, sino un lugar real y bastante desagradable. No fué hecho para las personas sino para Satanás y sus demonios. Nuestro debido lugar es en el Cielo con Jesús, pero nosotros debemos escoger a Jesús antes de que sea demasiado tarde. Hoy que escuchan Su voz, no endurezcan su corazón; acepten a Jesús como su Salvador personal hoy y vivan para Él. El infierno es un lugar terrible, es un lugar de miedo y tristeza; es un lugar de tormento y eterno llanto y crujir de dientes. Satanás quiere llevarse a tantos como le sea posible al infierno con él. No cooperen con él; cooperen con Jesús y ustedes vivirán y no morirán.

No podía entender por que el Señor me diría que hiciera una decisión entre los dos grupos que Él me enseñó en el infierno cuando yo era ya una cristiana renacida. Yo lo había aceptado en mi vida y Él todavía me pedía hacer una decisión de querer ir al infierno o no. No podía entender. Empecé a orar y a preguntarle a Dios que me diera una revelación de lo que Él había querido decir y lo que Él quería que yo hiciera. El Señor me reveló que yo estaba abrigando una falta de perdón y resentimiento en mi corazón en contra de una de mis hermanas, así como mi prima. Le pedí al Señor que me perdonara la falta de perdón en mi espíritu; también le pedí perdón a mi hermana por albergar ira y amargura en mi corazón en contra de ella. El Señor me instruyó también a pedirle perdón a mi prima.

El Señor también me recordó que hubo un tiempo en el que adquirí un trabajo como profesora con un diploma fraudulento, y Él consideraba eso como una deuda y un robo. Yo estaba determinada a hacer lo que era correcto y le pedí al Señor que me ayudara a través de este problema y que me mostrara una salida fácil por que esto era un crimen serio que me podría llevar tras las rejas. Él me dirigió a ir al Departamento de Educación y confesar lo que había hecho.Yo estaba dispuesta a ir a la cárcel si esto era inevitable. Experimente el favor del Señor de gran manera. Las autoridades del Departamento de Educación me dijeron que yo debía decidir lo que yo quería: pagar de regreso el salario que había recibido del gobierno o no pagarlo. Ellos prometieron no presentar ningún cargo en contra mía por que estaban atónitos por mi confesión. Nuestro Dios es  fiel para con quien honra Su palabra.

Si tú estás en una situación similar a la que yo estaba, quiero animarte a que tu hagas lo que es correcto, sin importar las consecuencias. Tal vez vayas a la cárcel pero eso será un castigo temporal. No hay dolor ni vergüenza que se compare con una eternidad separado de Dios. El infierno no es un lugar agradable, es mejor permitir a Dios que te juzgue ahora, antes de que sea demasiado tarde. No debemos temer el juicio de Dios mientras estemos en el tiempo de Su gracia, debemos permitirle que Él exponga lo que sea que este mal en nuestras vidas, mientras todavía tenemos tiempo de enmendar nuestras situaciones para con Él, por que ya no hay más perdón del otro lado de la tumba.

Segundo viaje al infierno.

El 18 de octubre del 2005 desperté a las 5:30 a.m, pero no pude ir a trabajar. Me sentía muy débil y como ebria; no me podía mover o girar en mi cama, y la presencia del Señor se sentía fuertemente en el cuarto. Yo estaba temblando y sentía electricidad pasando a través de mi cuerpo. El Señor vino a tomarme justo antes de las 8:00 por que la última vez que vi mi reloj, eran las 7:48, y Él llegó poco después de eso. Él me saludó y me dijo que debíamos irnos nuevamente por que el tiempo se estaba terminando. Me levanté y comenzamos a caminar. La forma en la que estábamos caminando esta vez era muy diferente de las otras veces; aunque nuestras piernas hacían los movimientos de caminar, nosotros estábamos como flotando mas que caminando. Mientras íbamos de camino, Jesús me dijo que todos los pecados son malos y que no hay tal cosa como pecados pequeños y pecados grandes. Todos los pecados llevan a la muerte, no importa que tan grandes o pequeños sean. El Señor me dijo que íbamos a visitar el infierno otra vez y luego Él me preguntó si tenia temor. Yo le contesté que tenia temor.

Él dijo: "El espíritu de temor no procede de mi Padre o de Mí, proviene del diablo. El miedo te causará a hacer cosas que te llevarán al infierno".

Sin fe es imposible agradar al Señor y el miedo es directamente lo opuesto de la fe. Es obvio que el miedo no le agrada a Dios por que destruye la fe de uno. Por que todo el tiempo que íbamos de camino, íbamos caminando lado a lado pero tan pronto como llegamos a la puerta del infierno, Él tomo mi mano con Su mano y la sostuvo todo el tiempo que estuvimos en el infierno. Yo estaba tan feliz que el Señor sostenía mi mano por que con el sostén firme de Su mano removió todo el temor de mí. El lugar seguía siendo el mismo, nada había cambiado desde la primera vez. Había moscas, gusanos, calor extremo, el hedor, esqueletos, el ruido, todo se encontraba tal y como estaba la primera vez que estuve ahí. Entramos a través de la misma fea puerta y el Señor me llevó llevó a un grupo de personas. Había muchas personas que conocía mientras todavía estaban en la tierra. La gente pobre estaba un estado terrible; se veían miserables y en gran agonía, pero lo peor de todo era era la expresión de desesperación en sus caras.

El Señor señaló a una mujer de mediana edad que conocí antes de su muerte. Ella había muerto en un accidente automovilístico en el principio del año 2005. Yo estaba en shok de ver a aquella mujer en el infierno por que todos sabíamos que ella era una mujer temerosa de Dios y amante del Señor. El Señor me dijo que esta mujer lo amaba y que Él también la amaba; ella lo había servido cuando ella vivía en la tierra; ella había guiado a muchas personas al Señor y ella conocía al Señor muy bien. Ella era compasiva con los pobres y necesitados; ella les daba, y los ayudaba en muchas maneras. Ella era una buena sierva del Señor en muchas maneras.

Esas palabras del Señor me dejaron todavía más atónita, y entonces le pregunté por qué Él dejaría a alguien que lo había servido tan bien y haya terminado en el infierno. El Señor me miró y me dijo que esta mujer había creído la mentira del diablo. Aunque ella sabía las escrituras bien, ella creyó la mentira de el diablo de que hay pecados pequeños y pecados grandes. Ella pensó que un pecado "pequeño" no la llevaría al infierno por que, después de todo, ella era cristiana.

El Señor continuó, "Yo fuí con ella muchas veces y le dije que parara de hacer lo que estaba haciendo, pero muchas veces ella razonaba que lo que ella hacía era demasiado pequeño, y ella atribuyó mi advertencia a sus propios sentimientos de culpa. Había un tiempo en el que ella paraba por un tiempo pero luego ella se convencía nuevamente a si misma que esa advertencia no provenía de Mí, sino de su propia voz, por que ese pecado era demasiado insignificante para lastimar al Espíritu Santo".

Le pregunté al Señor otra vez cuál era el pecado que esta mujer había cometido y Él me contestó así: "Esta mujer tenía una amiga que es enfermera en el Hospital de Oshakati. En cualquier momento que esta mujer se enfermaba, ella no iba al hospital para pagar por su carnet como una práctica normal; ella sólo tomaba el teléfono y le decía a su amiga que le organizara medicina para ella del Dispensario del Hospital. Su amiga estaba siempre obligada y le pedía recoger la medicina a una hora particular. Primero, ella decidió aceptar la mentira del diablo acerca de pecados chicos y grandes y rechazó mi verdad; ella causó a alguien mas a pecar y a robar por su bienestar, y lo peor, ella contristó al Espíritu Santo. Esto es lo que causó que ella llegara al infierno. No importa si tu has traído millones de almas al Señor; es todavía posible llegar al infierno por contristar al Espíritu Santo. No solo debes preocuparte por la salvación de los demás sino que tienes que ser también cuidadoso de no perder tu propia alma. Sé sensible al Espíritu Santo en todo momento". Después de que el Señor dijo esas palabras el dijo que debíamos regresar.

Muchos cristianos que han oído esta historia la encuentran problemática. Ellos siempre me preguntan: "Qué acerca de la justificación, misericordia y gracia?" y "Es posible perder tu salvación después de haberla recibido?" "No es eso demasiado severo?", "Puede ser Dios tan cruel?".

Bueno, como he dicho en algún otro lugar de este libro, yo no estoy presentando ninguna teología aquí. Yo sólo les estoy diciendo lo que el Señor me ha mostrado y enseñado - y lo que Él me ha permitido experimentar. Por favor diríjanse a sus biblias para respuesta. Miren en los siguientes versículos y hagan saquen sus propias conclusiones. "Sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado". 1 Corintios 9:27 "Qué, pues, diremos? Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? En ninguna manera. 

Por que los que hemos muerto al pecado, como viviremos aún en él?". Romanos 6:1-2 "No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias." Romanos 6:12 "Por que si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios". Hebreos 10:26-27 Puedo ir al infierno después de haber servido al Señor y después de haber guiado a otros a Cristo? Usted sea el juez!

Desobediencia.

El lunes 6 de marzo del 2006, me desperté con la alarma del reloj a las 5:30. Empecé a orar y me di cuenta de que una fuerte unción vino sobre mí. Mi cuerpo estaba muy débil y estaba temblando y ondas de electricidad pasaban por mi cuerpo.

En la tarde, mientras estaba recostada en mi cama, vi una luz brillante llenando el cuarto. Vi pequeñas, blancas y redondas gotas como del tamaño de una cabeza de alfiler. Las gotas caían como lluvia y se hundían en mi piel al contacto. Además vi una nube, o algo como una niebla que venía de lo alto; que también llenaba el cuarto y que se hundía también en mi piel al contacto. Después de eso, vi a Jesús caminando hacia mí desde en medio de una nube de niebla. Él se sentó en su silla junto a mi cama. No tengo idea de donde salía esta silla; usualmente aparece tan pronto como Jesús se dispone a sentarse. Es una preciosa silla de oro; su apariencia es como la de todas las sillas pero con soporte en su espalda, y en cada pata su estrella de plata; y una estrella similar pero mas grande en el soporte trasero, y tiene ruedas redondas en cada pata.

Jesús me saludó y estiró su mano hacia mí y me dijo que me levantara por que el tiempo se estaba terminando. El me levantó hacia arriba de la mano y yo me senté en la cama. Entonces Él me dijo: "Victoria, vamos a orar". Él oraba en un lenguaje que yo no entendía; sólo entendí la palabra "Amen". Entonces Él continuó preguntándome lo que yo veía y yo le contesté que veía grupos de personas yendo a sus trabajos, y otros llegando a sus lugares de trabajo. También veía gotas similares blancas cayendo sobre aquellos que habían llegado primero a sus trabajos. Después del primer grupo, otro grupo llego también después. Para cuando llegó el segundo grupo la lluvia de diminutos gotas había ya dejado de caer.

También vi diferentes grupos de personas, llegando a diferentes iglesias el domingo en la mañana. La lluvia de blancas gotas empezaría a caer tan pronto como los primeros empezaran a llegar al lugar de la iglesia. Continuaba cayendo por un tiempo y después se detenía. Los últimos en llegar no encontrarían nada.

Jesús me preguntó si había entendido lo que habían significado esas visiones y yo le contesté que no las había entendido. Entonces el comenzó a explicarme: "Estas visiones significan que a cualquier lugar donde tu debes estar a una hora específica y tu sabes a que hora deberías estar allí, hay siempre ángeles distribuyendo bendiciones para esa hora específica. Si tu llegas a tiempo, tu recibirás tus bendiciones, pero si llegas tarde, tu perderás tus bendiciones para ese día por que los ángeles distribuyen las bendiciones sólo para ese tiempo en específico. Victoria, quiero advertirte por que tu llegas tarde a tu trabajo y además llegas especialmente tarde a los servicios dominicales. Debes saber que a esas horas tu has llegado tarde sin ninguna razón válida; siempre te has perdido de las bendiciones para esos días; ellas nunca volverán a tí. Victoria tu debes parar con esto y no volverlo a hacer, a menos que tengas una buena razón para llegar tarde".

Cuando el Señor dijo esas palabras realmente deseé poder desaparecer o darle algunas excusas aceptables por mi indisciplina. Le dije que algunas veces me quedaba dormida, pero Él me miró directo a los ojos y dijo que estaba mintiendo y que yo tenía una mala tendencia a regresar a la cama después de haber despertado, para sucumbir al deseo de dormir 'por unos minutos mas'.
Después de que Jesús me advirtió, Él dijo: "Levántate. Vamos. El tiempo se esta acabando rápidamente y hay cosas que debemos hacer".

Esta vez el Señor me llevó a un lugar donde nunca había estado antes; también era la primera vez que tomábamos ese camino en el que caminamos ese día. Llegamos a un jardín lleno de hermosas flores y de hermosos árboles verdes, nada en esta tierra se puede comparar a esta belleza. Las flores eran de todos los tipos y de hermosos colores brillantes. Nos sentamos en una hermoso banco de jardín, que estaba hecho de oro sólido, y tenía pequeñas y brillantes estrellas plateadas.
Cuando nos sentamos, Él señaló enfrente de nosotros y dijo: "Victoria, mira, puedes ver esa ciudad?" Cuando miré, vi una enorme, y brillante ciudad. Era hermosa mas allá de toda descripción. La ciudad tiene un brillante y reluciente puerta y en esa puerta estaba un hombre, sentado, que era de gran edad. Tenía una larga y blanca barba y pelo blanco. Ya había visto a este hombre antes, cuando le pregunté a Jesús quién era este hombre, Él me dijo que era Abraham, el padre de la fe.

Vi muchas avenidas en esa ciudad, que están también hechas de oro. Hay también altos edificios y también eran brillantes como el oro. El esplendor y brillo en la ciudad es indescriptible. Jesús se volvió a mí y me preguntó: "Qué piensas acerca de la ciudad?".

Yo le respondí que era hermosa y que quería ir allí. Jesús me dijo: "Yo te llevaré si tu continúas siendo obediente por que es ahí también donde tu casa va a estar. Permanece obediente - por que si eres desobediente, Victoria, los cuervos volarán en tu casa. Tu casa será morada de búhos y patio de espiritus. De cualquier forma, no tengas temor, por que yo estoy contigo. Sólo obedece. Por que todo aquél quel que desobedece, en su casa volarán los cuervos, será morada de búhos y patio de espíritus".
Jesucristo es real y Él nos ama con un amor que no puede ser descrito, Su más grande deseo es que nosotros escojamos la vida y que pasemos la eternidad con Él. Su corazón se duele por todas esas personas que están muriendo y yendo al infierno por que han escogido rechazar la Salvación que Él les ofrece, en lugar de eso, ellos escogen la muerte.

Fuente:/www.divinerevel

Revelación del Cielo y del Infierno Hna. Bernarda Fernandez

Impactante testimonio de una hermana, que usted no puede dejar de ver.